martes, 13 de octubre de 2009

Y SEGURO QUE ME OLVIDO DE MAS DE UNO Y DE MAS DE DIEZ. GRACIAS A TODOS

Alguno me lee y otros no, pero quiero con esta entrada agradecer a todos los que me han ayudado durante estos meses en éste mi primer día.
Carmen, ni un mal gesto, ni una palabra de reproche. Un apoyo continuo. Siempre con la seguridad de que este periodo sería mucho más breve de lo que yo pensaba (No sé si agradecérselo, hoy que se acaba). María y JA por su tremenda responsabilidad "en tiempos de crisis".
Las personas que han confiado en mí, reuniéndose conmigo para ver si podía encajar en sus empresas. De verdad, gracias. Me habré visto con unas ocho o diez empresas y habré mantenido no menos de 20 reuniones en total. Y de todas he aprendido.
A la gente que se ha preocupado, compañeros, amigos, clientes, etc

No me quiero olvidar ninguno, aunque sé que es imposible, pero empezando por Antonio, constante llamándome cada dos o tres días, Pulmo, Eduardo facilitandome contactos, Chema interesándose por mí, Luis dándome apoyo moral cuando solo veía negritud en el horizonte, Jesús con quien tan buenos y malos ratos pasamos en otro trabajo, Alfredo, por creer en mí. Angélica, por no creérselo.

Tambien M.José por trajinar con mi CV en campos didácticos que nunca había pisado. Belén y Edurne por sus mensajes de ánimo. Helena, Chema y Ruth, por sus buenos deseos desde el otro lado del charco. Mis compañeros del otro trabajo, Javier, David, Alvaro, Eduardo, Ramón, Lola. Siempre se interesaron sinceramente por mi situación. Alguno de ellos autor involuntario de mi regalo más bonito. Vero por su amistad. Wu Lan por su sincero interés desde tan lejos ahora que ella tiene tambien una papeleta familiar complicada, Xie Xie.

Mi compañero del metal particular, que él sabe quién es aunque no le guste que le relacionen conmigo ni a pie ni en bici ;-) . Carlos por llevar mi CV a una fiesta. El otro Carlos por hablar bien de mí a sus clientes.

José Luis por facilitarme una oportunidad laboral que, siendo muy buena, él no aceptó, Jean Marc por ayudarme cuando se lo pedí, igual que José Manuel, quien compartió una cervezas conmigo intentando orientarme. Eugenio y David, prestos al quite si era necesario.

Maxi, y John, por escucharme. Dani, por mandarme cualquier oportunidad que pasase por delante de él.

Ramón y Ramón, Isabel, Manolo, Juan Carlos, por sus correos y llamadas de ánimo.

Pablo, por aquella invtación a comer al principio escuchando como le contaba mi vida, y todo su apoyo. Mónica, por sus indicaciones.

José por su preocupación acerca de mi situación, y toda la información recibida. Su jefe y compañero Jose, por estar tambien ahí.

Algun@ de l@s que no les gusta que se les nombre, aunque no sean galleg@s.

Al Yogui por bucear en las procelosas aguas del corporativismo. Al Marqués por pasarme cualquier oportunidad que entendía era para mí. A Angelito por pretender convertirme en Quijote e ir a buscar molinos de viento. A Tendi por querer convertirme en cantero, a mis años. Al Jevy, por sus continuas muestras de amistad y palabras de ánimo.

A Zapatero y Corbacho, porque sin su nefasta gestión, este periodo de descanso no hubiese tenido lugar. No es que yo siempre responsabilice a los demás de lo malo, pero en este caso, si no es por mí que a lo mejor soy un mal trabajador, por el de los otros cuatro millones, que alguno habrá bueno.

Al Panoli, por personalizar algo en lo que centrarme sin permitirme desviar de lo realmente importante.

Al tendero, por hacer posible que pudiese demostrarme a mí mismo lo cojonudo que soy. Un chute de autoestima continuo gracias a sus pocas acciones y muchas omisiones.

Y he de decir que, aunque haya sido un paréntesis placentero en mi vida, de verdad, es en estos momentos donde te das cuenta de la gente que realmente merece la pena.

Perdón a los que no he nombrado por puro despiste, pero habeis sido muchos, de verdad.

Un abrazo y gracias a todos. Las cervezas apuntadlas a mi cuenta.

23 comentarios:

Manolo dijo...

Me alegro mucho.

Kikas dijo...

Se que te alegras, amigo;
Gracias por tus buenos deseos.
Te cuento en cuanto me asiente y tenga ordenador, entre otras cosas
Un abrazo

Jevy dijo...

Me alegro por ti y por tu familia... ¡Tener que aguantarte tantas horas y días en casa, sin viajar! ;-) Bueno, a ver si esta experiencia profesional es buena y nos permite enriquecernos. Estaría bien que tuvieses algún viaje a Oceanía, que tenemos aquel continente muy olvidado, y necesitamos saber algo más sobre sus tierras y gentes.
Bueno, a partir de hoy, llega lo duro, Kikás: tener que echar la culpa a Zapatero de haber conseguido un trabajo en plena crisis, y eso que seguro que no ha sido gracias al Plan E.
Ahora, tres máximas: el trabajo debe ser fuente de satisfacción, el estrés al cuerno, y después del trabajo aún hay vida. Y unos vinitos para celebrarlo la próxima vez que nos veamos, que aquí sigue una casa abierta para ti y los tuyos. Besitos (y recuerda que el Principio de Peter marcará tus próximos ascensos vertiginosos en la empresa...) ;-)

Kikas dijo...

Estimado, que no querido Jevy;
De Oceanía debe de haber 15 posts. Te recuerdo que Nueva Zelanda es Oceanía.
Si lo que quieres es que hable de Australia, con gusto. Si es de Tonga, es uno de los 23 paises reconocidos por la ONU que me quedan por conocer ;-)
Y efectivamente, Zapatero, un cabrón. Con lo bien que se está en casa, que haya tenido que recomendarme ante Obama mira que me jode. Si es que todo lo hace para fastidiarme, especificamente a mí.
De los vinos, ya sabes que sin problema, pero elijamos bien la tapa, que luego no empapa adecuadamente y te tengo que llevar a rastras hasta la cama, como no hace tantos años ¿20?
Peter, ese gran ideólogo de mi carrera, ha alcanzado su límite conmigo. Le invitaré a la comunión de JA, que se lo merece.
Como vea entonces aparecer a la Tuna me levanto y que pague el de la Pandereta

Anónimo dijo...

Solo tienes lo que mereces. Disfruta y gracias a tí por ser como eres.

El 23 dijo...

No hay por qué darlas (en mi caso, literalmente, que todavía estamos esperando a que nos conteste D. Quijote).

¿J.A. hace la comunión? ¿No le harán daño? Lo digo por un comentario que hiciste no hace muchas entradas sobre el daño que hacen las religiones al ser humano. (Miajitamalababa aquí).

Jevy dijo...

Ya no me quieres como antes... Ahora sólo me estimas... ¿O es que también hablas catalá en la intimitat y resulta que me querías decir: "Jevy, t'estim"? Eres tú el que decía que mariconadas, las justas. Pero yo sé que en el rugby, "deporte de hombres", es el deporte en el que más toqueteos, sobeteos y recontrasobeteos hay. O sea que... no sé si creerte...

Kikas dijo...

Anónimo, mmm, me da que no me conoces, (Por ser como eres, dice)jejeje
De todos modos, gracias

Kikas dijo...

A ver, malababa 23;
Las gracias se dan por irte a La Mancha a buscar molinos y decirme que en Calzada de Calatrava hay (Ahora me entran de allí, me dicen que estroy equivocado y me joden, jejeje).
Si el dueño de los molinos no quiere que se los pinte esa ya es otra guerra.
Por otra parte, yo soy moderno y europeo, y si JA QUIERE hacer la comunión, y además de marinero, a pesar de la oposición de su madre, en ejercicio de su libertad y su uso de razón, nada he de decir. (El traje se lo paga él, que no somos la familia de Zapatero)
Otra cosa es que yo lo fomente, que es que te lo tengo que explicar todo
¿Pero que vi yo en ti?

Kikas dijo...

Siempre digo lo mismo al hablar de algún compañero de equipo, Jevy:
"Con fulanito tengo mucha confianza. Jugaba conmigo en la melé. Ten en cuenta que le he tocado más el culo que a mi mujer y eso crea muchos lazos"
La gente no sé si se cree que soy maricón al comentarlo, jejeje
(Perdón, monosexual) ;-)
Pero no me entras al trapo de la tuna...

El 23 dijo...

Se suelen ver muy buenas amistades entre los segundas líneas y los primeras líneas. Hay que tener en cuenta que el segunda línea tiene la misión de dar estabilidad a la primera línea y mantenerla unida. Para ello, mete la mano por entre las piernas del primera línea, sobrelleva con paciencia los sonidos de su vientre. Y lo hace todo sin tocarle los huevos, lo que el primera línea agradece sobremanera. Eso crea mucha confianza. Relaciones parecidas se producen entre los terceras-ala y los pilares y entre el tercera-centro y los segundas. La línea de tres cuartos, sin embargo, está formada por tipos desapegados, que se arrojan el balón con desdén desde lejos y que al menor descuido, te pueden lanzar un regalo envenenado que acaba con un tercera-ala del equipo contrario intentando hacer paté con tu hígado.

Lo que tú viste en mí...tu verás...que tienes lentes.

Kikas dijo...

No me explico como alguien que tan poco jugó sabe tanto de las interioridades de la melé.
Ya sabes, lo que se cuece ahí, se queda ahí, y, por ello, el Innombrable sigue vivo y la gente le saluda por la calle sin avergonzarse.
Bonita la escena de meterle los dedos en la boca a un talonador despistado del equipo contrario en mitad de la melé, o la famosa y ensayada jugada de los platillos, realizada al únísono entre el pilar y el talonador contra el talonador contrario que alguna habría hecho. Ya sabes, al entrar golpear con las dos cabezas contra la del incauto que tenía que entrar entre ellas. Gran maestro Gordo Giner en esta jugada (El volúmen y peso específico de la cabeza era un dato importante para la efectividad del movimiento).
Porque ya sabes mi lema, "Si el árbitro no me arbitra, me arbitro yo". Y es que en demasiadas ocasiones el árbitro no arbitraba, porque no poseía el don de la ubicuidad, es decir, no se puede estar fuera...y dentro viendo lo que realmente pasa.
Pero muchos árbitros eran expertos para arbitrar "de oido", como Pinino.
¡qué elemento!
Ay...que tiempos

Jevy dijo...

Veo un peligroso aroma Cebolleta en esta entrada como siga así... Seguro que Kikás nos acabará contando cómo hizo un ensayo en el último segundo corriendo por la banda y con las gafas colgando de su oreja, con lo que no sabía si iba a hacer ensayo a favor del Cisneros o en su contra...

El 23 dijo...

No pero podría contar la del "Ladilla" que ese si que hacía todo de oído porque no veía tres en un burro. El "Ladilla" vió (o mejor creyo ver) que un contrario se metía en fuera de juego y le dió un puñetazo. De nada sirvió que el "Berraco" (compañero de equipo) le gritara hasta tres veces: "Ladilla, no, que soy yo".

En la labor de los "platillos" se vió el Gordo Giner siempre bien acompañado por eminentes cabezas como Celada, o mi paisano Adolfo, incluso J.R. que no estaba tampoco mal de azotea. Unos platillos ejecutados por tales prodigios de la naturaleza hacían rendir la rodilla al contrario más arrecho (entiéndase en su segunda acepción, brioso, arrogante, diligente).

Pero el más peligroso de todos era el Friki. En una ocasión un pilar del equipo contrario le dio un placaje retardado que lo dejó hecho un guiñapo. No se había recuperado todavía cuando hubo una melé muy cerca de la grada colegial. Tambaleándose se acercó a la melé. Chistó a la grada y llevándose un dedo al ojo nos invitó a mirar. Cuando se formó la melé, indefenso el pilar contrario por tener ambas manos ocupadas, adelantó el Friki, un poco su posición de tercera ala y le pegó un puñetazo por debajo que ni el árbito ni los compañeros del equipo contrario vieron y pero sí toda la grada donde más de uno no pudo contener la risa.

Kikas dijo...

Jevy, esta entrada tiene el aroma que le has proporcionado tú. Que llevo dos días intentando que hables de la tuna, pero parece que te da verguenza ajena.
Mis ensayos siempre fueron obras de arte con la grada, a reventar, puesta en pie.
Lastima que generalmente tu estuvieses tan borracho que no te apercibieses
Creo que he echado demasiada sal gorda...no sé.
;-)

Kikas dijo...

¿Friki? ¿Seguro que hemos visto los mismos partidos? ¿O ahora vamos a descubrir que a quien realmente seguias era a la Escuela?
Anda, dime como era y te doy el nombre...en privado, que esto no ha prescrito

El 23 dijo...

El Friki jugaba a caballo entre el Z y el primer equipo, el pelo rizado, el hablar atropellado, a veces medio tartaja, y lo ojos siempre semicerrados, dicen las malas lenguas que porque usaba sustancias estupefacientes, quien sabe si para tratarse el reumatismo. No vivía en el Colegio pero sí jugaba con el equipo federado. Desde el primer minuto ya parecía que se iba a caer al suelo del agotamiento pero aguantaba como un jabato hasta el final. Tuvo un accidente de tráfico grave y la última vez que lo ví andaba cojo, pero de eso hace ya más de quince años. Es posible que se haya recuperado ya, y que se le haya caído el pelo rizado. Incluso es posible que yo le haya cambiado el apodo y no era Friki sino Flequi o Flipi. Vaya usted a saber.

En cuanto a Pinino...ubícuo no era... pero casi, de tan gordo como estaba. Tenía que pitar de oído por narices porque su peso le impedía moverse mucho. Encima vestía siempre de rojo o de blanco, con lo que engordan esos colores. Tú, sin embargo, vestías siempre de azul francia-azul celeste y parecías un niño hiperactivo el día que se le agota el Ritalín. Hacías más kilómetros arbitrando que muchos de los jugadores a los que arbitrabas. Eras didáctico y espectacular en las señas, que acompañabas con sonoras descripciones (es legendario el volumen de tu voz) del tipo: "está toda la línea en golpeeeee...estoy dando ventaja... pase adelantado del número 12, el balón se juega hacia atrás", no fuera que no supieran lo que estabas pitando. Siempre te referías a los equipos por el color de su camiseta, nunca por su nombre ("melée con introducción para el equipo rojooooo"). Te agachabas para mirar debajo de las melées y pitabas unos golpes que no veía nadie, salvo tú y el que lo había hecho, al que apuntabas con el dedo acusador, diciendo: "Sí, golpe tuyo, que te he visto". Y sí, le habías visto, y al jugador no le quedaba otra que reconocerlo. Que de tanto moverte por el campo, no dejabas ni un puñetero resquicio en la zona oscura donde dar un buen puñetazo para desahogarse.

Eras un buen árbitro (casi mejor que jugador, ups!). Si de algo se te acusó fue de pitar demasiado, aunque tú siempre dijiste que "en un saque de lateral o en una melé siempre se podía pitar algo a varios jugadores". Creo que se te trató injustamente pues podías haber pitado partidos de más categoría, pero eso es agua pasada y ya no mueve molino.

Todo eso lo sé porque en muchas ocasiones, he sido el único espectador en un partido de rugby, que acudió al mismo para ver (y animar) al árbitro, que eras tú.

Y ahora te dejo que me llames troll, porque todo esto no tiene nada que ver con el tema de la entrada.

Kikas dijo...

Como te he dicho por privado, ya que hablamos de drogas duras, no está bien que desvele el nombre del primo del primo de Carmen, que no sé si lo he dejado claro.
Gracias por lo que dices de mis innumerables virtudes para el arbitraje, pero yo, en lo que realmente era bueno, era en ver el juego, a pesar de mis lupas.
Pité partidos de mucha categoria, no obstante. Lo que siempre tuve claro fue que no me gustaban los futboleros. Recuerdo un partido de Primera Nacional en Santander. Un coñazo en la grada dándome el partido. Paré el juego y llamé al delegado:
"O se va él o me voy yo"
"Hombre, usted no puede hacer eso"
"¿Que no puedo?. Poder puedo, lo que no sé es si debo, pero ahora va a ver usted como puedo" y me fui al vestuario ante el estupor del delegado (A quien le estaba metiendo en un marrón curioso, porque si suspendía el partido, el equipo local pagaba todos los gastos)
Y el patán de la grada que no se quería ir, y todos pidiéndole por favor que se fuese, hasta que se lo llevaron a rastras.
Lo mejor fue el tercer tiempo. El patán se me acercó y me dijo que era la primera vez que veía eso a lo que le contesté que conmigo, actuando de la misma manera, le podía asegurar que no sería la última. Y no lo fue, pues repetí la jugada al menos en Irun y en Sevilla, que yo recuerde. Quizás por eso, en la Federación pensaban que era polémico, ya sabes, poco amigo de los compadreos, y no tenía muchos amigos (Bueno, ya sabes que "el More" era del Nebrija, pero esa es otra historia).
Y es que le echaba un par de huevos, que habría en esa grada 1000 personas.
En el colegio me odiaban cuando les pitaba porque era estricto. No podía dejar que la gente pensase que era parcial, y les pitaba absolutamente todo.
Recuerdo un amistoso entre el San Isidro de Argentina y una selección de Madrid dirigida por Ken Going. El abuelo estuvo sin hablarme un par de semanas cuando no di por valido un ensayo de los locales que se habia quedado a escasos 3 cms de la línea, pero yo estaba allí y lo vi perfectamente.
El "chupao Gutierrez", internacional por España que estaba lesionado le dijo a un colega en la grada, oyéndolo yo perfectamente;
"Y tiene razón, pero qué huevos"
En fin, que no me tires de la lengua, so troll....¿O quieres tirarme de la misma?

Marqués dijo...

¡Cómo tira el Mayor, eh?! Al final con el rugby monotema.
Bueno Kikas, sabes bien que me alegro un huevo y parte del otro por ti y que a menudo muchos de nosotros creíamos más en ti que tu mismo.
Eres un profesional como la copa de un pino y un hombre de equipo excepcional (sólo hay que ver los comentarios en estas páginas de algunos de tus colegas). Y además ahora eres mucho mejor persona y se te han quitado muchas tonterías de en encima.
Tiene narices que hasta le agradezcas al panoli...pero bien mirado pues hasta si, qué coño!
Ya sabes, empieza a preparar tu próximo valle, aunque seguro que tardará en llegar y será más bien un vallecito.
Qué grande es la amistad tío! Me ha encantado leer esta entrada y te puedes creer que casi se me han saltado las lágrimas! Sensible que está uno coño!
A por ellos!

Kikas dijo...

Marqués, soy muy mayor para llorar virtualmente, o sea que no insistas;
Lo de que se me han quitado tonterias de encima supongo que es porque por fín te he enseñado a relacionarte con gente normal, como yo, que sabe utilizar la pala de pescado aunque no la exija en un bar de menú.
Ahora te toca a ti, y sí, a por ellos, ya sabes, que son pocos y cobardes

Anónimo dijo...

Nos vamos haciendo mayores y la memoria nos folla... ayyy que pena

Anónimo dijo...
Solo tienes lo que mereces. Disfruta y gracias a tí por ser como eres.

13 de octubre de 2009 22:40

Kikas dijo...

¿Perdón? ¿Qué la memoria nos cualo?

Mela dijo...

Bueno, en esta entrada hay muchos agradecimientos... y es de bien nacidos ser agradecidos ;-)
No me parece mala idea convertirte en Quijote e ir en busca de molinos de viento ;-)
Un beso de lunes