viernes, 27 de febrero de 2009

UNA ESCAPADA A SIERRA NEVADA CON EL MARQUES

El Marqués y yo somos amigos. No sé si esto lo he dicho en alguna ocasión o no. Seguramente, pocas personas habrá más diferentes que nosotros dos. No opinamos lo mismo ni de política, ni de economía, ni siquiera de la vida, pero supongo que ahí está la gracia.

En alguna ocasión que él necesitó ayuda, yo intenté prestársela. Cuando la necesité yo, ahí estaba él. Ahora que la necesitamos los dos...¡socorro, que nos ahogamos!

La vida nos está poniendo continuamente a prueba, y salimos como podemos a flote. Sin embargo hay veces que te acabas cansando, y cuando estás muy cansado, hay que tomar aire.

Y eso es lo que nos pasaba, que necesitábamos tomar aire, y nos fuimos a buscar el aire más puro que pudimos encontrar. Aire a 3.000 metros de altura, en Sierra Nevada.

La familia del Marqués tiene un apartamento allí. Yo solo había salido a esquiar un día este año. Carmen sabe estas escapadas, lo que recargan mis pilas, y me suele incluso animar a que me vaya una semana al año, como ocurrió esta vez.

El Marqués tambien necesitaba un poquito de aire fresco, y le propuse escaparnos 4 días.

Llegamos el domingo por la noche, con muchísimo frio. El Marqués esquía desde que era niño, no como yo que comencé pasados los 30 años, y así me va. Me mantengo de pie, y bajo por cualquier sitio, pero no harán conmigo un cuadro acerca de la estética encima de unas tablas (Como no sea de planchar).

La diferencia entre Pulmo y el Marqués, aunque no sé decir quien puede esquiar mejor de los dos, es que Pulmo es un obseso del esquí. Si abren las pistas a las 9 de la mañana, está haciendo cola a las 8,55. Si cierran la estación a las 5, es el último en tomar un remonte para cerrar pistas. Entre medias, alguna barrita energética apresurada en un remonte, no sea que pierda tiempo de esquí. Supongo que mea como los ciclistas, en marcha, por si hay alguna escapada.

Marqués no. Marqués, como cualquier aristócrata, no madruga. Eso es para pobres. Marqués llega entre 10,30 y 11. A las 12,30 se toma una cervecita con patatas, que hay que reponer fuerzas. Por supuesto, entre dos y media a tres, un bocadillo con otra cervecita, que no se van a llevar las pistas. Y a eso de las 4 ó 4,15, ya está entrando en el apartamento a descansar con otra cervecita y unos cacahuetes.

Yo, que he esquiado, es un decir, con los dos, me adapto a todas las circunstancias. Disfruto del esquí con Pulmo, que además es un profesor paciente. Disfruto del esquí y de los pequeños placeres que se pueden encontrar alrededor con el Marqués, como se observa en la foto.

Recuerdo mi primera escapada con Pulmo. Fue a Baqueira. Pulmo me apuntó en un curso. El monitor se llamaba Benjamín, y era un paisano del Valle en sus 50. Nuestro grupo, de principiantes, estaba compuesto por 7 chicas de entre los 35 y los 50, y yo. Benjamín, en cuanto vió el grupo, ya decidió que no se iba a matar por enseñarnos a esquiar, que seguramente, casi todos los miembros del grupo, estábamos allí por una embarcada de nuestras parejas, como supongo que así era, y procuró que la semana pasase lo más tranquila posible. Presión cero. Lo que aprendí ese viaje, me lo enseñó Pulmo cuando acababa el curso, a las dos de la tarde. Ninguna de mis compañeras se molestó lo más mínimo ante la nula exigencia de Benjamín, más bien al contrario. Ya que era una embarcada, que fuese lo más leve posible.

Soy una persona exigente conmigo mismo y constante. Me propuse esquiar hará unos 10 años y, modestamente, me mantengo encima de unas tablas con cierta dignidad (que no estilo).

Ya que iba a esquiar 4 días este año, encargué un tiempo como para quedarse a vivir allí. ¡Menudos días más maravillosos! Y toda la nieve que os podais imaginar.

El primer día, en un remonte, vimos a un trabajador de la estación a las 11 de la mañana con una cerveza. A las 4 de la tarde, despues de montar en ese remonte casi 10 veces, seguía con una cerveza departiendo. ¡Menuda productividad! Espero que fuese catador de cervezas, si no la ruina para cualquier empresario.

Por supuesto no volvimos a verle en toda la semana. Suponemos que fue la presión de la jornada laboral ;-)

Sierra Nevada es una estación grande, lo que hace que sea muy divertida. Si a esto unimos que la nieve estaba buena, buena....lo que hemos disfrutado es dificilmente explicable.

Algo he aprendido este viaje. Cuando en Sierra Nevada dicen que hay hielo, no es que la nieve esté dura. Es que esquías sobre placas de hielo azul, con lo que la posibilidad de torrijas crecen exponencialmente según el hielo que te digan que hay. Y había zonas, altas, con hielo, pero de verdad. Y he aprendido que, si se te cruza una placa de hielo en tu camino, eso de meter rodilla y clavar cantos es una bobada. Pasa por encima lo más rápido que puedas, pendiente abajo, y rezando no se te vaya una pierna, como una vez me ha ocurrido, por cierto.

No había mucha gente, pero estaban los soldados del regimiento de montaña todos los días. Solo pido una cosa por la integridad territorial de la patria. Cuando Hassan decida invadir la península, por favor, que no lo haga por zona nevada. Los pobrecillos estaban aprendiendo a esquiar, y las leches que se daban eran curiosas. Supongo que un invierno esquiando todos los días, hará maravillas pero, en este momento, por favor, que Hassan desembarque en la playa y no se tire en paracaidas en las montañas....

La belleza de la Sierra se observa en estas fotos, teniendo detrás el pico más alto de la Península Ibérica, el Mulhacén, con 3481 mts, o la siguiente, con el segundo pico más alto, el Veleta, con 3398. Los remontes llegan hasta más de 3200 metros, con lo que cuando pega viento....os podeis imaginar.

El tiempo, como os he dicho, para quedarse a vivir.

He de decir que hemos disfrutado como enanos.

Hemos cargado pilas. Eso sí, a buenos chicos no nos gana nadie que no había día que no nos metiésemos en la cama despues de las 11.

Viajar con el Marqués es como viajar con una madre. No hay persona más pulcra y ordenada. Todo en su sitio. Viajando con él, no se pasa hambre, aunque en esta ocasión yo he sido el que me he encargado de la intendencia, y eso que no hice la mili por ser un inútil total....

Me estaba relamiendo desde el domingo ante unos macarrones con salsa de tomate que iba a preparar un día. Cayeron el martes, con su cebollita pochada, su tomate natural frito poco a poco, su chorizo, un poquito de pimienta, una pizca de vino blanco. El Marqués me quería sacar a hombros.

Otro día nos metimos unos chuletones de buey para caerse de espaldas. Por supuesto, no faltó el buen vino para acompañar. En fín, que aunque nuestras chicas nos dejen abandonados, no nos moriremos de hambre. De otras cosas es posible que sí, pero de hambre, definitivamente, no.

El Marqués y yo hemos hablado de todo, e incluso hemos estado de acuerdo en casi todo. Increible. De acuerdo en Aznar, de acuerdo en Zapatero, incluso de acuerdo en Garzón, jejeje.

Ambos necesitábamos esta escapada. Nos ha venido bien.

El Marqués es mi amigo, creo que ya lo he escrito antes, y sabe que los amigos estamos para ayudarnos y para apoyarnos. Con esto creo que lo he dicho todo.

EL RUGBY EN EL CISNEROS

El sábado 21 se presentó en el Colegio el tercer volúmen de la Colección Cisneros. Este volúmen está dedicado, como no podía ser de otro modo, al Rugby.

Nos dimos cita en los salones del Mayor, varios cientos de antiguos colegiales, jugadores o no. El más antiguo, padre y abuelo de grandes jugadores del Colegio que jugó en la década de los 40-50, los más jóvenes hijos de alguno de nosotros.

La época más representada fue la de los 60-70. Ahí alguien había hecho una labor impresionante de contacto porque fueron muchos, muchos, los que vinieron con sus familias desde lejanos lugares. A lo mejor influye que el presidente de la Asociación, Muro, es de esa época, o a lo mejor es que están mucho más en contacto que los demás. El resto de las épocas, convenientemente representadas aunque sin llegar al número de jugadores, ni de lejos, que la mencionada.

Otra vez se reunió gente que hacía años que no se veía. Volvimos a escuchar las mismas batallas y reirnos con las mismas anécdotas. Ilustres, ilustrísimos jugadores se dieron cita demostrando lo que este deporte ha hecho por el Cisneros y tambien lo que el Cisneros ha hecho por este deporte.

Como crítica constructiva, que el evento estuvo centrado excesivamente en los 60-70, dejando de lado épocas igualmente señalables. No hablo del montaje audiovisual, ya que si no proporcionas material de tu época, es difícil que tu época aparezca, sino de los oradores. De los 4, 3 eran de esa época o de finales de esa época.

¿El libro? Una delicia. Compuesto por 35 artículos provenientes de todos los ámbitos. Desde el gran jugador Fonfo o Epalza, hasta los estetas más recalcitrantes que lo más cerca que veían un balón era desde la grada. Me lo leí de un tirón al llegar a casa.

Precioso el artículo de PPO, me ha encantado tambien el de Miguel Delibes desde el punto de vista de alguien que nunca jugó, pero al que el Rugby atrapó (Para los ajenos a este ambiente, hijo del gran novelista y biólogo en el Parque de Doñana) Como anotación al margen, en esta época de decir barbaridades de la caza, no estaría mal un café con este señor, o con su padre, cazadores reconocidos y amantes de la naturaleza y de los animales. Y es que, ambas cosas no son incompatibles como pueden creer los urbanitas ecologistas de salón.

Todos los artículos rezuman cariño por el equipo y el colegio, y buenos recuerdos. El mío ya lo publiqué el 30 de octubre aunque os facilito aqui el enlace para que no busqueis. En uno de los comentarios de ese artículo, tambien está el de 23, titulado, UN REFUERZO DEL CISNEROS:

http://dakipalla-kikas.blogspot.com/2008/10/que-es-el-rugby-para-mi.html

Espero que los disfruteis.

domingo, 22 de febrero de 2009

IGUAZU. COMO UN MILLON DE GRIFOS A TODA PASTILLA

Fue el primero de incontables saltos del charco que separa España de América. Había de ir a Argentina, Chile y Paraguay. Me sorprendió la diferencia entre los tres países, aparentemente tan similares por, incultura mía, pensar que como estaban poblados principalmente por emigrantes (Y bueno, en Paraguay sobre todo, esto es una falacia), daba lo mismo donde cayera cada uno.

Argentina estaba en pleno periodo de dolarización. Debía de ser el año 93, más o menos. La corrupción era galopante. Lo primero que te pedían al proponer un negocio era que cúanto se llevaban ellos o, a la inversa, te proponían ellos un negocio basado en cúanto se llevaban ellos, que el orden de los factores no alteraba el resultado final...que se lo llevaban ellos.

Lamentablemente para ese gran país, las cosas no han cambiado demasiado. Tienen tal cantidad de golfos infiltrados en todos los estratos que es imposible que un país así salga adelante. A lo mejor esta afirmación es exagerada. No sé si hay mucha cantidad de golfos, pero sí que los ves allá donde vayas. Y se cortan poco. Comienza el carrusel al llegar a la aduana....y hasta que te vas.

El pueblo tiene ese fatalismo porteño ante lo difícil del envite, mucho gallego, jejeje, y no pelea contra esa lacra, sabiendo que no es que estén cavando su tumba, es que no van a salir de ella.

El Gobierno, con un partido Boca-River, ya les tiene distraidos 5 ó 6 meses, el resto les busca un enemigo exterior ante el que la Argentina va a luchar unida, y hasta la siguiente bancarrota.

Yo, que nunca he pagado por hacer un negocio a sabiendas, obviamente, cuando el encargado de probar los ratones de ordenador de un proyecto me pedía pasta por aprobarlos, y yo le decía "oiga, que son ratones", y el pavo me respondía "Ché, o funcionan o no funcionan" sentía que aquel no era mi sitio. No echaba la culpa al "probador de ratones". Este hacía, a su nivel, lo que hacían todos los de arriba y todos los de abajo. Cambiar eso en un país, es tremendamente complicado.

Eran los primeros tiempos, creo recordar, del Mercosur. Los argentinos estaban con Brasil, Uruguay y Paraguay. A los Chilenos les tenían vetados. Enseguida entendí por qué.

Los Chilenos eran mucho más aburridos que los argentinos, dónde vamos a ir a parar, pero eran muy organizados y trabajadores. Tradicionales, muy tradicionales, pero efectivos. Creo recordar que Pinochet todavía andaba por ahí, pero comienzo a tener ciertas lagunas.

Al llegar, con las mismas propuestas que a Argentina, lo que me vinieron a decir poco más o menos fue lo siguiente:

"¿Qué es lo que nos trae usted, oiga? Nosotros, esta tecnología la tenemos hace años. Si no tienen otra cosa, no va a ser posible" (Y no se referían a dinero)

Como veis, la diferencia de actitud en los dos países, abismal.

Para el Gobierno argentino, putear a los chilenos era politicamente rentable, pero economicamente mucho más porque, aun con la diferencia de magnitud entre los dos paises, si a los chilenos les metias en el grupo, se comían al resto. Justo lo que esta pasando ahora con Brasil, que aparte de que su magnitud sea infinitamente mayor, es un pais que va a ser una potencia en muy poco tiempo. Y esto a los argentinos les subleva, ya que ven como les pasan por la izquierda, por la derecha y por el centro países que, simplemente, en vez de tanto populismo y clientelismo, hacen los deberes.

Y es acojonante que este país, con lo que fue y lo que pudo ser, se haya estancado y no encuentre el modo de salir de esa situación, cosa difícil por cierto, mientras no fumiguen a más de uno y a más de dos golfos.

Paraguay fue un choque porque, de repente, me encontré en la España de los años 60. Tal era la situación de atraso. Ahí sí que nos miraban a los españoles como a Bienvenido Mr Marshall.

Fue la primera vez que noté el cariño ante mi origen. Estábamos cenando en el típico restaurante de Folcklore paraguayo muy famoso. Lleno de turistas. Los cantantes preguntaban por las mesas el orígen de los comensales. Estaba la ONU en pleno. Al decir que veníamos de Madrid, la gente empezó a hablar de la Madre Patria y nos comenzó a aplaudir (Aunque he retornado, no creais que me ha vuelto a suceder, o sea que asumiré que estaban pagados e incluido en el precio de la cena ;-) )

De todo el viaje recuerdo los vinos, argentinos y chilenos. Realmente muy decentes, y la carne, impresionante.

La diferencia de clases era abismal. Las villas donde vivía la clase dirigente, protegida por alambradas y soldados del ejército, fueran o no cargos públicos, mientras que un poblado de chabolas limitaba con la muralla del Palacio Presidencial de Asunción.

Se habían quitado hacía poco tiempo al Dictador Stroessner. Es curioso. Muchas veces se hace referencia a que en Latinoamérica ha habido tantas dictaduras, debido al origen de los inmigrantes en contraposición a los vecinos del Norte. Sin embargo, si nos fijamos, no solo ahí, sino en en otros países, lo que creo que pasa es que la gente está constreñida por el entorno. En cuanto les liberas de ese corsé, se manifiestan como realmente son. Y estos inmigrantes alemanes, no se quedan atrás de mucho golfo italo-hispano que haya emigrado hacia allá.

Esta teoría la elaboré, hace muchos años, cuando de niño hacía colas para cualquier cosa en el Reino Unido. Si a un pobre niño español, se le ocurría saltarse la cola, los improperios de nuestros civilizados anfitriones se oían en la casa natal del nene. Sin embargo, traspasabas a estos jubilados a Benidorm, y no sabías quien era más pícaro, si ellos o los locales.

Tenía una reunión con un Importante mando de la Policia para evaluar la posibilidad de llevar a cabo un proyecto. El cuartel era sórdido. El mando, debía de medir 1,60, más o menos. Esto lo suplía como se suple en muchos sitios. Con una gorra de plato que le levantaba 20 cms tal era la magnitud del escudo. Cuando este pollo, en aquel sitio, comenzó a quejarse de que la gente no entendía la diferencia entre libertad y libertinaje, me puse a pensar la cantidad de barbaridades que habrían ocurrido entre aquellos muros en los años precedentes y he de reconocer que mi lenguaje corporal no debía de mostrar excesiva tranquilidad.

Nos sobraba un día antes de volvernos. Decidimos alquilar un coche con chófer e ir a ver las cataratas del Iguazú.

El Area de las Cataratas del Iguazú se encuentran en el vértice de unión entre Paraguay, Argentina y Brasil, aunque, geograficamente, las cataratas separan Argentina de Brasil.

Ciudad del Este, último enclave Paraguayo antes de cruzar a Brasil me pareció la típica ciudad de buscadores de Oro del antiguo Oeste. Llena de buscavidas. Ciudad fronteriza con todo lo bueno y lo malo que ello conlleva.

Nada más pasar la frontera entendí que no era el mejor día para dejar de fumar. En menos de dos kms, los corruptos, entonces, policias brasileños nos hicieron pagar tres mordidas de 50 dólares cada una. Claro, craso error. Ibamos con matrícula paraguaya, y dos extranjeros. ¡Chollo!Multa por llevar las lunas tintadas. Según ellos prohibidas en Brasil. Multa porque nos faltaba un sello de vacunas (No necesario si se pasaba desde Paraguay).

Lo mejor fue cuando el tercero nos multó por llevar el coche sucio. Según él, prohibido en Brasil. Cuando le hicimos saber que era la tercera vez en menos de dos kms, dijo que nos tendría que llevar al Juzgado. Que el Juzgado estaba cerrado y que abrirían a la mañana siguiente. Que habríamos de dormir, vigilados en comisaria.

Ante esta demostración de elocuencia, pagamos. Eso sí, se debió de coscar que ya nos habían tocado suficientemente las narices y supongo que avisó a los siguientes, porque ya no volvimos a tener problemas.

Es curioso lo perjudicial que son estos comportamientos para los países. Les tomé tanta manía que pasaron casi 10 años hasta que volví a Brasil, y eso que tuve oportunidades, pero siempre intenté evitarlo. Ultimamente vuelvo a menudo y, he de reconocer, que la cosa, aunque no demasiado, ha cambiado.

Y las cataratas. Un fragor espantoso, espectacular. Sin embargo no noté que fueran unos saltos impresionantes. Más bien una naturaleza desbocada. Como si alguien hubiese abierto cien mil millones de grifos, y el agua corriese a toda pastilla. Es en esas situaciones donde te das cuenta de lo realmente pequeñitos que somos. Bueno, algunos argentinos no ;-)

jueves, 19 de febrero de 2009

ESTO ES EL PODER

Me había quedado en una entrada antigua a mitad de mi historia a leche limpia con una proporción importante del pueblo chino, o al menos así me lo parecía. La empresa ya iba en caida libre. Nos habían comprado por nada y el tiburón que nos compró (Y que a día de hoy ya ha vendido con unos beneficios que para mí los querría), ya había decidido que yo sobraba y había alcanzado un acuerdo razonable conmigo (Creo que esto ya lo he contado). Habíamos acordado que mi único trabajo residía en cerrar este contrato del mejor modo.

Dado que en el anterior envío nos habían robado, no sabemos todavía muy bien dónde, y que eso me había generado unos dolores de cabeza para intentar salir con los menores daños colaterales posibles, y dado que mi único trabajo era ese, decidí que este proyecto lo iba a llevar como si se ejecutase a 5 minutos de mi casa. Volaba a China cada mes o mes y medio para controlar el proceso.
Eran tres partes lo que debía suministrar, y la segunda parte era un Transmisor de TV de 10 KW, o sea, lo suficiente para dar señal a unos 20 millones de personas, más o menos en esa región.

Sellamos el contenedor en España, y volé a Jiangxi simplemente para abrir el sello del contenedor y comprobar que todo lo enviado había llegado.

Con la aparatosidad que solo los chinos, y una persecución policial de cualquier raterillo en Los Angeles, por cierto, saben dar a sus actos, la apertura del sello fue filmada y emitida en el principal telediario de la TV de aquella noche (Junto con una entrevista a mi humilde persona en horario de máxima audiencia que, creedme, ni idea de lo que tradujeron, porque de estos ya no me fio nada)

Una vez descargado el contenedor, había que subir el transmisor, y un huevo de cosas más, al piso 21 del edificio de la tele, como se observa en la foto. El pequeño transmisor pesaba una tonelada y media. Les pregunté como lo iban a subir ya que no cabía en el montacargas (Y mejor que no cupiese, que capaces de montarlo y que el montacargas se descolgase hasta el suelo), y me dijeron que habían contratado una empresa externa y que lo subirían por la fachada. Me quedé pensativo y decidí prolongar mi estancia hasta que el transmisor se encontrase en su emplazamiento definitivo en espera de que desplazase a mi personal a instalarlo y ponerlo en marcha. Capaces de que se cayese desde el piso 15 y tener que volver a discutir todo otra vez. Por si acaso exigí un seguro de accidente para el traslado de los 75 metros entre la superficie y el piso 21, seguro que contrataron y me mostraron.

A los dos días era la izada del transmisor. Mi sorpresa fue de escándalo cuando vi que la empresa externa la componían unos 50 chinos que apoyados en una polea anclada en la terraza iban a subir a pulso el transmisor. Sabeis que mis creencias religiosas distan mucho de ser ejemplares, pero juro que no he puesto más velas virtuales en mi vida a todos los santos, como en el trayecto de subida del susodicho transmisor.

Empezaron a tirar de una soga casi tan gruesa como mi muslo. Yo ya tenía muchísima experiencia en China pero, no me dejaban de sorprender. Capaces de lo mejor y de lo más pedrestre. Si se caia el transmisor, por mucho seguro que tuvieran sería un dolor de cabeza tal, otra vez, que dudaba mucho que me mereciese la pena continuar. Sin embargo, con más sudores de los que puedo recordar, seguro, el transmisor acabó arriba. Lo peor fue el meter el transmisor por el agujero que habían hecho en la pared, una vez llegó a la altura prevista, porque tirar a pulso de una caja de madera de tonelada y media, por muchos chinos que haya, no creais que es fácil.

Lo consiguieron y yo, con el susto todavía en el cuerpo, despues del recuento y vuelta a sellar de los materiales, me volví a España.

Al cabo de un mes desplacé al Ingeniero encargado de poner en marcha el transmisor y al técnico que lo iba a instalar a Jiangxi. Cuando llegamos nos encontramos la preinstalación hecha. Los chinos se lo habían currado. Compusimos un buen equipo, Javier el Ingeniero, el técnico, Wu Lan, mi Ingeniera asistente y yo. Como podeis observar, de jefe yo soy un chollo. Creo que promuevo el buen ambiente y eso sirve para, que en un momento que me quedo traspuesto, cuestión de que cuando ellos se iban a sobar, yo me tenía que quedar discutiendo (e invitando a beber, todo sea dicho) a los mandamases chinos, se descojonasen de mí ellos, y los curritos chinos que había a montones.
Como veis esto es tener muuuuucho respeto a un jefe, y sé que esta foto va a dar mucho juego, 23 ;-)
Javier sufrió el episodio de acoso sexual más serio del que yo he sido testigo. Dos trabajadoras de la tele chinas le propusieron algo más que palabras en público y sin cortarse un pelo. Yo que creía que no había entendido bien, pregunté a Wu Lan si era cierto lo que a mí me parecía. Al decirme ella que sí y preguntarle la posible razón, me contestó que tenía una sonrisa por la que las mujeres chinas se derretían. Por supuesto, no es que no entienda a las mujeres occidentales, es que no entiendo a ninguna. Porque las propuestas fueron explícitas, y en público, o sea que eso de la sumisión y timidez de la mujer china, permitidme que lo ponga en solfa, por lo menos si hay una sonrisa por medio....

Despues de muchas vicisitudes logramos acabar la instalación, y llegó el momento de probar el transmisor. Para ello había que apagar el viejo, y encender el nuevo.

En España, en la antigua Retevisión hoy Abertis, para probar un transmisor de 10 KW (En España no se permiten de más potencia), tenías que pedir permiso con semanas de antelación. Te daban la típica ventana de 30 minutos de 5 a 5 y media de la mañana un sábado para molestar al menor número de personas posible, y si no habías logrado poner en marcha el transmisor, aparte del chorreo que te caía, había que esperar otro momento semejante, con las consiguientes penalizaciones para la empresa.

Me dirigí con mi petición al responsable máximo esperando que me iba a decir que dentro de 5 días, a las cuatro de la mañana nos darían media hora y que ojalá todo funcionase a la primera. Atentos a todos los que dicen que el modelo pantalón de talle por los pezones lo ha inventado Julian Muñoz.
Contrariamente a mi pensamiento me preguntó que cuando nos venía mejor. Yo, iluso de mí, contesté que cuanto antes, siempre que molestásemos al menor número posible de televidentes. Me preguntó ¿Os va bien ahora?

¡Con dos cojones! Las cuatro de la tarde, un día de labor y el pavo le dió al interruptor y dejó sin tele a 20 millones de personas. Sin dar ninguna explicación acababa de desconectar a 20 millones de personas y al que le molestase, que se jodiese. En ese momento yo descubrí algo que me había intrigado muchas veces ¿Que era el poder? El poder era exactamente eso, y nunca he encontrado otra explicación más cercana a lo que yo creo que es la realidad.

martes, 17 de febrero de 2009

UNA EXCURSION A LA MONTAÑA

Y es que no todo va a ser hablar de trabajo o viajes al más allá. Este año todavía no me había estrenado y Juan A. llevaba varios fines de semana pidiéndome ir a esquiar.

He de reconocer que, así como hay padres que encuentran la complicidad de sus hijos yendo al fútbol, a mí me está costando. Entre otras cosas porque odio el fútbol, y el rugby, a mi retoño, tampoco le hace demasiada gracia. Y como España no gana ni a las tabas, y el Colegio ha pasado tiempos mejores, con 8 años se desilusiona de no ver ganar nunca.

O sea que, el sábado pasado nos pegamos el gran madrugón para poder estar en Valdesquí antes de que cerrasen el parking. Me sorprendió lo fácil y rápido que se desperezó. Recien habían dado las 6 de la mañana.

Al llegar a la Estación me preguntó

"¿Pero vamos a esquiar de noche?"

La nieve, debido al viento que ha pegado en la Sierra, estaba bastante dura. Juan A. solo ha esquiado un año, con lo que bastante tiene con hacer la cuña. He de reconocer que se portó como un campeón. Subió a todas las pistas y, aunque en alguna le costó más de la cuenta, lo pasamos de maravilla.

El día, para quedarse a vivir allí.

Nos metimos un bocata a eso de las tres de la tarde parecido a los que yo me pegaba con mi padre cuando iba con él a cazar o a pescar, y nos volvimos antes de que la marabunta colapsara la carretera de Navacerrada.

Me hizo prometerle que volveríamos otro día, y juro que estoy deseando poder cumplir esa promesa.

jueves, 12 de febrero de 2009

MONTREAL-QUEBEC. "LA AMERICA FRANCESA"

En pocos sitios he vivido una variación de temperatura tan inmensa como una vez que estuve en Montreal. Lo recuerdo perfectamente. Era mediados de Marzo. Asistía, con un compañero de trabajo, a un curso técnico de unos equipos de un fabricante local. Montreal nos recibió con frío.


Yo, que uno de mis traumas es, despues de haber estudiado francés un montón de años, no saber mantener una mínima conversación, aunque entenderlo lo entiendo, iba con cierta precaución. (Bueno, y eso de no saber mantener una mínima conversación....supongo que porque siempre estoy con gente angloparlante, y me vuelvo cómodo). Ya sabeis que la Provincia canadiense de Quebec es conocida por la persecución de las autoridades al uso del inglés. Al llegar allí, sin embargo, no tuve absolutamente ningún problema con el Inglés. (Es más, es que el francés de Quebec no lo entienden ni los parisinos, pero esa es otra historia).

La empresa que visitaba tenía unas 60 personas, y había unas 40 nacionalidades diferentes (Gente de primera, o segunda generación de otro país) Era alucinante la mezcla de asiáticos, con europeos, africanos, latinos, y demás.

Sin embargo, en todo Montreal había un montón de marroquies, argelinos, de gente proveniente de la Africa francófona, vietnamitas, etc. Las autoridades promovían esta inmigración dado que así frenaban la expansión del inglés.


Esto me recuerda el comentario, de un amigo mío, nacionalista vasco y mando intermedio en una consejería del Gobierno Vasco. El, que no es vascoparlante de cuna, me defendía las leyes de promoción de la Lengua Vasca con unos argumentos, que de sentimentales tenían más bien poco. En resumen venía a decir, que era una actuación para poner en situación de ventaja a los vascoparlantes, pero no solo en el Pais Vasco;


"Mira Kikás, si aquí, para trabajar de guardia forestal en la Rioja Alavesa, exigimos el Vasco, solo Vascos se podrán presentar a ese puesto de trabajo, habiendo menos competencia y una dificultad casi insalvable para el resto de gente. Mientras tanto, nosotros, sabiendo castellano, podremos optar a cualquier puesto del resto de España (El Estado decía él, pero bueno)". El que en esto quiera ver motivos románticos en defensa de la lengua, que me lo explique.


En Quebec, efectivamente las autoridades intentan frenar la inmigración de gente que no sea francófona. Cada vez que pierden un referendum de autodeterminación ya se están preparando para convocar el siguiente, hasta que un día lo ganen y entonces se acabaron los referendums, que ya somos mayorcitos para creer en los Reyes Magos.


Supongo que pierden los referendums porque la gente tonta tonta, no es, y las oportunidades que tiene un Quebecoi (Quebecua, para entendernos) en Canadá, son inmensas. Dado que, aunque no de hecho, de derecho es un país absolutamente bilingue, para un puesto de bedel en el ayuntamiento más remoto del oeste canadiense, donde lo más francés que han visto ha sido una escena de una película porno, si se presenta un quebecoi hablando francés, será practicamente imposible que nadie le supere en las pruebas de acceso.


Canadá nada tiene que ver con sus vecinos del Sur (Bueno, y del Norte, desde que Rusia les vendió Alaska en el Siglo XIX) Desde mi punto de vista, son los Europeos de América. Su sistema de prestaciones sociales, su conciencia social, hace que no solo los veamos diferentes, sino que ellos mismos se consideren totalmente diferentes. Y es curioso como, dos naciones de aluvión tan próximas, pueden desarrollarse de modo tan opuesto, sin ninguna raiz previa. (Bueno, claro, si los franceses llegaron allí, por lo menos, el know how de montar una huelga en condiciones ya quedaría) ;-)


En el balcón del Ayuntamiento de Montreal es desde donde De Gaulle proclamó su famosísimo "¡Viva Quebec Libre!", que es igual de oportuno que si un político de Toronto se va a la Bretaña o a Córcega y grita lo mismo. Aunque, bien mirado, gritar desde el balcón del Ayuntamiento de Ajaccio ¡Viva Quebec Libre! no deja de ser una bobada.

Recuerdo que llegamos con una temperatura de unos 10 bajo cero, pero a los dos días, nos hizo unos 25 sobre cero, con la gente en camiseta yendo a los parques de picnic, y dos días despues, la ventisca de nieve más alucinante que he visto en mi vida. En una media hora cayeron como 30 cms de nieve. Una auténtica locura.


A unas dos horas en carretera de Montreal se encuentra la ciudad de Quebec, en el estuario del Río San Lorenzo. El trayecto, y más con todo el paisaje nevado, es maravilloso. Nos recibió con 10 cms de hielo. El hielo permanecía allí todo el Invierno. Mientras nosotros a duras penas podíamos mantener el equilibrio, los locales caminaban tranquilamente encima de semejante trampa.


La ciudad de Quebec es el punto de Canadá donde tocaron tierra los primeros emigrantes franceses. Todo allí lo recuerda. Hay varios organismos oficiales franceses de todo tipo (Academia de la Lengua, una especie de embajada, etc) que se denominan "...en la América Francesa". El grifo de "La Grandeur" me da que se les quedó abierto en esta ocasión, porque no sé qué podrían decir los españoles siguiendo el ejemplo. ¡Ah! se me olvidaba, si, claro, genocidas, mataindios, en fin, todo eso. ;-)


Es una ciudad maravillosa. Muy bien conservada, aunque da un poco la impresión de ser de cartón-piedra, todo tan bien puesto. Demasiado turística pero, desde luego, el emplazamiento natural, inolvidable. A los dos meses todavía no se me habían ido los sabañones de las orejas del frío que pasé en este sitio.


El San Lorenzo completamente helado, desde el promontorio donde se situa la ciudad vieja es una vista dificilmente olvidable. Y os aseguro que el estuario tiene una anchura de varios cientos de metros.


En casi todas las casas de Montreal, casas unifamiliares, hay un termómetro de forma circular en el patio que se suele ver desde la puerta o la ventana de la cocina. De este modo, de un vistazo sabes que, aunque luzca el sol, estás a 15 bajo cero, y no te quedas pajarito al abrir la puerta.


Hay un chiste que corría por allí. Alguien esperando en una esquina a su novia, debajo de un termómetro de este tipo que marcaba 20 bajo cero. El tío practicamente momificado cuando la novia le llamaba al móvil y le decía "A menos 25 llego"


Que no sé si lo pillais.....


Y al que me diga que en las fotos tengo cara de panoli....pues eso, que lo diga

sábado, 7 de febrero de 2009

COMO SOBREVIVIR AL TRAFICO....SEGUN DONDE

La verdad, como tráfico difícil, por mucho que algunos podais pensar en El Cairo, complicado de verdad, Londres. Luego, si nos vamos a los tópicos, Caracas, por supuesto, Bombay, México DF, Moscú, Estambul o Bucarest. Seguramente más de un consultor en aprovechamiento de tiempo, se escandalizaría ante la cantidad de horas perdidas que habré pasado en coches en estas ciudades...y Pekín.

Parece mentira que, en una ciudad en la que hace menos de 20 años solo existían bicicletas, pueda existir tal atasco continuo, de Lunes a Domingo.

La conducción en China tiene algo de juego de azar. Creo que he comentado en más de una ocasión que así como en Autopistas, por lo menos los coches suelen ir en el mismo sentido, aunque el carril sea aleatorio incluso los arcenes, lo de las carreteras y ciudades es otra historia. Y eso de que en las autopistas se va en un sentido por lado de mediana, tambien habría que matizarlo, que recuerdo un viaje, no sé de donde a donde por la China profunda, que la autopista se comenzó a colapsar, y la gente comenzó a darse la vuelta en mitad de la autopista, y al final no sabias si el que ibas bien eras tú, o no (Sobre todo cuando mi conductor hizo lo mismo y comenzamos a esquivar a los coches que venían follados en sentido contrario sin saber lo que les esperaba más adelante).

El tema de las carreteras de dos sentidos es para una reflexión con más alcohol en el cuerpo. He hecho miles de kilómetros por esas vías y mi comportamiento ya siempre es el mismo. Si has hecho más viajes con tu conductor y confías en él, lo que ha sido mi caso casi siempre, ¡Insallah! Cierra los ojos y que sea lo que Dios quiera. Lo más seguro es que llegues, pero, por favor, no te pongas histérico dentro del coche que no vas a solucionar nada ni impresionar a nadie.

Me acuerdo de un viaje a Heze, provincia de Shandong. Yo no quería ir en tren (Está a más de 1000 kms de Pekín) y no les venía bien a mis acompañantes, no recuerdo por qué motivo, tomar un avión. Pues recien bajadito de mi Salida de Emergencia del LH711 procedente de Frankfurt, me montaron en un coche...y aluciné.

Porque 1000 kms por carreteras que en aquel tiempo no eran autopistas era para dudar de que no estuvieses drogado y todo lo que veías no fueran alucinaciones. ¿Alguien de vosotros ha hecho un slalom contínuo de 1000 kms esquivando coches, bicicletas, animales y abuelos a una velocidad media de 100 km/h? Pues eso....deporte de riesgo.
video


La cultura de conducción del chino es, para ser elegante, inexistente cuando no asesina. En este video se observa claramente como has de cruzar una de esas pequeñas calles de más de 100 metros de ancho (por el paso de cebra, por supuesto, más que nada para que la ambulancia te reconozca mejor en el contraste de la sangre contra la pintura, porque el significado para el chino es el mismo que cualquier otra señal....o sea...nulo). Ya sabeis, a mirar para adelante, cruzar los dedos y a por ellos, que son pocos y cobardes. Lo tomó un compañero mío en Nanchang, pero no es la vez más peligrosa, es un cruce, de lo más normal.

Y te extraña que no haya más accidentes. Supongo que el Dios Chino existe. Porque no es solo que para aliviar el creciente paro chino tengas a un montón de abuelos barriendo las autopistas con escobas (Sí, habeis leido perfectamente y yo, a pesar de la hora, no estoy borracho), y les hayas de esquivar, sino que las autoridades se divierten poniéndote obstáculos en mitad de una autopista como esta bonita tapia sin señalización previa. Sí, si estabas despistado te jodes y haber mirado antes de empotrarte contra ella.

O esta esbelta torre de alta tensión, sin una mísera luz que la señale en la mitad de dos carriles de una autopista urbana, que China ya está comenzando a luchar contra el calentamiento global y hay que ahorrar energía.


Es curioso asímismo, comprobar como, unos vehículos que el mundo, digamos civilizado (Y digámoslo con humildad, que aquí estamos hablando de la gente que inventó, la polvora, y el papel, mientras nosotros todavía no sabíamos que el agua servía para lavarse), sirven para transportar una, o dos personas, aquí transportan, por supuesto sin casco, mariconadas las justas, la mujer y los niños, la abuela, el perro, y la botella de anis las cadenas en el frontal para que vaya fresquita. Creedme, no es la vez que más gente he visto ir montada en una moto. Y si os fijais, el pavo la conduce sin manos, con dos cojones.

Nunca fui de hacer fotos, esa es la verdad. Ahora me comienza a pesar y, con el paso de los años, lamento no haber hecho más, porque los recuerdos se van difuminando y supongo que mis hijos, dentro de un tiempo no me van a creer.


Así que, para que Pere Navarro diga que no mejoramos en nuestra educación vial, está bien saber lo que pasa en el mundo, que luchar contra la depresión colectiva y por el aumento de nuestra autoestima tambien ayuda contra la crisis.

martes, 3 de febrero de 2009

¿BORRACHO CONOCIDO O ALCOHOLICO ANONIMO?

Era mi primer trabajo con Seguridad Social, de los otros había tenido ya unos cuantos de estudiante (Espero que el delito haya prescrito). Me contrataba una compañía alemana para ser delegado de ventas para el centro de España. Intentaba vender (decir vendía supongo que sería una falta absoluta de rigor) equipamiento de conexionado electrónico. El Yogui decía que eran enchufes, para aplacar mi vanidad.

Mis clientes tipo se localizaban principalmente en los polígonos industriales. Me dijeron que tenía que hacer muchos kilómetros para rentabilizar mi actividad. Me acababa de comprar un Seat Ibiza y en tres meses le hice 28.000 kms. Supongo que se referían a eso. Me quería comer el mundo.

La empresa organizó un Seminario de vendedores y distribuidores al mes de estar yo allí y, con gran emoción, cogí un avión para Alemania.

Había gente de toda Europa. Talluditos casi todos. Hombres de negocios y empleados, hechos y derechos.

El Director Comercial de la Empresa me acogió con gran amabilidad. Nos tiramos toda la mañana recibiendo explicaciones de nuevos productos, estrategias de ventas, etc. Por supuesto, el tio más atento del mundo era un crio de teta comparado conmigo.

Llegó la hora de comer. Yo, español, y mediterrráneo (Lo siento Arzallus, majo, qué le vamos a hacer) pedí una cervecita. Inmediatamente me vino el Director Comercial de la empresa y el Director General en España (Alemán tambien) a decirme que eso era imposible.

Intenté hacerles entender, con poco éxito para qué engañarnos, que no era una adicción peligrosa. Que el comer con una cerveza o un vaso de vino no mermaba mis facultades para continuar la reunión por la tarde. Se negaron en redondo. Fue la primera, de muchas veces, en la que constaté que los alemanes y los españoles no éramos muy parecidos.

Su explicación era que si yo me tomaba una cerveza, los centroeuropeos, ingleses y nórdicos se la tomarían tambien, y entonces la reunión vespertina sería una anécdota.

No podía creer lo que me contaban. Aquellos seres encorbatados, serios como un enterrador y profesionalmente exitosos no tenían la menor pinta de hooligans.

Era nuevo, y por una cerveza no íbamos a tener un disgusto. Comí con agua (Al estar en Alemania con gas, ya que ellos no conciben pagar por beber agua que sepa como la del grifo. Extraños estos alemanes, sí).

Continuamos la reunión por la tarde y llegó la hora de cenar. Nos quitamos la corbata y fuimos a otro restaurante. Ahí sí que se permitía el alcohol.

Pedí otra cervecita, lo mismo que los ingleses, centroeuropeos y nórdicos. Y comprendí muchas cosas.

Cuando a las 10 de la noche, casi todos ellos estaban como piojos me di cuenta que lo de la bebida es un tema de educación, como tantos otros. Que si te educan en una cultura de consumo responsable, beber porque te gusta y no para emborracharte, no solo disfrutas más de todo, sino que al día siguiente te tienes que arrepentir de menos cosas generalmente.

Porque fui una extraña excepción en aquella cena junto con el francés y creo que un italiano.

Y es que no me podía creer como perdieron los papeles esos distribuidores austriacos con un Audi de torero, los noruegos borrachos como cubas, los ingleses....bueno, de los ingleses no hay mucho de qué hablar si has paseado por la City londinense un viernes a las 4 esquivando las vomitonas de los ejecutivos que son incapaces de llegar al metro.

Los directivos que durante la comida me prohibieron beber, no tuvieron que volverme a explicar nunca más nada referente a los usos y costumbres en las comidas de empresa. Lo que no sé es si alguna vez explicaron algo al resto.