jueves, 19 de febrero de 2009

ESTO ES EL PODER

Me había quedado en una entrada antigua a mitad de mi historia a leche limpia con una proporción importante del pueblo chino, o al menos así me lo parecía. La empresa ya iba en caida libre. Nos habían comprado por nada y el tiburón que nos compró (Y que a día de hoy ya ha vendido con unos beneficios que para mí los querría), ya había decidido que yo sobraba y había alcanzado un acuerdo razonable conmigo (Creo que esto ya lo he contado). Habíamos acordado que mi único trabajo residía en cerrar este contrato del mejor modo.

Dado que en el anterior envío nos habían robado, no sabemos todavía muy bien dónde, y que eso me había generado unos dolores de cabeza para intentar salir con los menores daños colaterales posibles, y dado que mi único trabajo era ese, decidí que este proyecto lo iba a llevar como si se ejecutase a 5 minutos de mi casa. Volaba a China cada mes o mes y medio para controlar el proceso.
Eran tres partes lo que debía suministrar, y la segunda parte era un Transmisor de TV de 10 KW, o sea, lo suficiente para dar señal a unos 20 millones de personas, más o menos en esa región.

Sellamos el contenedor en España, y volé a Jiangxi simplemente para abrir el sello del contenedor y comprobar que todo lo enviado había llegado.

Con la aparatosidad que solo los chinos, y una persecución policial de cualquier raterillo en Los Angeles, por cierto, saben dar a sus actos, la apertura del sello fue filmada y emitida en el principal telediario de la TV de aquella noche (Junto con una entrevista a mi humilde persona en horario de máxima audiencia que, creedme, ni idea de lo que tradujeron, porque de estos ya no me fio nada)

Una vez descargado el contenedor, había que subir el transmisor, y un huevo de cosas más, al piso 21 del edificio de la tele, como se observa en la foto. El pequeño transmisor pesaba una tonelada y media. Les pregunté como lo iban a subir ya que no cabía en el montacargas (Y mejor que no cupiese, que capaces de montarlo y que el montacargas se descolgase hasta el suelo), y me dijeron que habían contratado una empresa externa y que lo subirían por la fachada. Me quedé pensativo y decidí prolongar mi estancia hasta que el transmisor se encontrase en su emplazamiento definitivo en espera de que desplazase a mi personal a instalarlo y ponerlo en marcha. Capaces de que se cayese desde el piso 15 y tener que volver a discutir todo otra vez. Por si acaso exigí un seguro de accidente para el traslado de los 75 metros entre la superficie y el piso 21, seguro que contrataron y me mostraron.

A los dos días era la izada del transmisor. Mi sorpresa fue de escándalo cuando vi que la empresa externa la componían unos 50 chinos que apoyados en una polea anclada en la terraza iban a subir a pulso el transmisor. Sabeis que mis creencias religiosas distan mucho de ser ejemplares, pero juro que no he puesto más velas virtuales en mi vida a todos los santos, como en el trayecto de subida del susodicho transmisor.

Empezaron a tirar de una soga casi tan gruesa como mi muslo. Yo ya tenía muchísima experiencia en China pero, no me dejaban de sorprender. Capaces de lo mejor y de lo más pedrestre. Si se caia el transmisor, por mucho seguro que tuvieran sería un dolor de cabeza tal, otra vez, que dudaba mucho que me mereciese la pena continuar. Sin embargo, con más sudores de los que puedo recordar, seguro, el transmisor acabó arriba. Lo peor fue el meter el transmisor por el agujero que habían hecho en la pared, una vez llegó a la altura prevista, porque tirar a pulso de una caja de madera de tonelada y media, por muchos chinos que haya, no creais que es fácil.

Lo consiguieron y yo, con el susto todavía en el cuerpo, despues del recuento y vuelta a sellar de los materiales, me volví a España.

Al cabo de un mes desplacé al Ingeniero encargado de poner en marcha el transmisor y al técnico que lo iba a instalar a Jiangxi. Cuando llegamos nos encontramos la preinstalación hecha. Los chinos se lo habían currado. Compusimos un buen equipo, Javier el Ingeniero, el técnico, Wu Lan, mi Ingeniera asistente y yo. Como podeis observar, de jefe yo soy un chollo. Creo que promuevo el buen ambiente y eso sirve para, que en un momento que me quedo traspuesto, cuestión de que cuando ellos se iban a sobar, yo me tenía que quedar discutiendo (e invitando a beber, todo sea dicho) a los mandamases chinos, se descojonasen de mí ellos, y los curritos chinos que había a montones.
Como veis esto es tener muuuuucho respeto a un jefe, y sé que esta foto va a dar mucho juego, 23 ;-)
Javier sufrió el episodio de acoso sexual más serio del que yo he sido testigo. Dos trabajadoras de la tele chinas le propusieron algo más que palabras en público y sin cortarse un pelo. Yo que creía que no había entendido bien, pregunté a Wu Lan si era cierto lo que a mí me parecía. Al decirme ella que sí y preguntarle la posible razón, me contestó que tenía una sonrisa por la que las mujeres chinas se derretían. Por supuesto, no es que no entienda a las mujeres occidentales, es que no entiendo a ninguna. Porque las propuestas fueron explícitas, y en público, o sea que eso de la sumisión y timidez de la mujer china, permitidme que lo ponga en solfa, por lo menos si hay una sonrisa por medio....

Despues de muchas vicisitudes logramos acabar la instalación, y llegó el momento de probar el transmisor. Para ello había que apagar el viejo, y encender el nuevo.

En España, en la antigua Retevisión hoy Abertis, para probar un transmisor de 10 KW (En España no se permiten de más potencia), tenías que pedir permiso con semanas de antelación. Te daban la típica ventana de 30 minutos de 5 a 5 y media de la mañana un sábado para molestar al menor número de personas posible, y si no habías logrado poner en marcha el transmisor, aparte del chorreo que te caía, había que esperar otro momento semejante, con las consiguientes penalizaciones para la empresa.

Me dirigí con mi petición al responsable máximo esperando que me iba a decir que dentro de 5 días, a las cuatro de la mañana nos darían media hora y que ojalá todo funcionase a la primera. Atentos a todos los que dicen que el modelo pantalón de talle por los pezones lo ha inventado Julian Muñoz.
Contrariamente a mi pensamiento me preguntó que cuando nos venía mejor. Yo, iluso de mí, contesté que cuanto antes, siempre que molestásemos al menor número posible de televidentes. Me preguntó ¿Os va bien ahora?

¡Con dos cojones! Las cuatro de la tarde, un día de labor y el pavo le dió al interruptor y dejó sin tele a 20 millones de personas. Sin dar ninguna explicación acababa de desconectar a 20 millones de personas y al que le molestase, que se jodiese. En ese momento yo descubrí algo que me había intrigado muchas veces ¿Que era el poder? El poder era exactamente eso, y nunca he encontrado otra explicación más cercana a lo que yo creo que es la realidad.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Dame el teléfono de Javier.
Belle de Jour

Kikas dijo...

Joder, Belle;
Habiamos descubierto que eras fémina, pero vamos estrechando el cerco.
¡Ahora resulta que tambien eres china!
Lamento no poder darte su teléfono, creo que lo suele llevar en el bolsillo y he hecho muchas cosas en la vida pero, carterista, todavía no soy.

El 23 dijo...

Yo creo que no tiene nada que ver con el poder. Tiene que ver con que la cultura china es una cultura de la producción. En China, por lo tanto, la importancia de las personas se mide por lo que pueden producir. Por ello, en China, puedes cortar la tele a las cuatro de la tarde: si fueras importante, a las cuatro estarías trabajando, si no estás trabajando, que te den porque no eres importante.

Sin embargo, en la cultura occidental la importancia de las personas se mide por lo que pueden consumir. Es una cultura de consumo, si me apuras, una cultura del espectáculo. Si cortas la tele a las cuatro de la tarde, dejas a millones de personas sin ver el culebrón y lo que es más importante, sin ver los anuncios que muestran aquello que tienen derecho a consumir. La gente se echaría a la calle a protestar, habrían tumultos que tendrían de cabeza al Ministerio de Interior una semana. Porque no hay derecho a eso.

Hace unos meses vi un reportaje en la televisión holandesa sobre la adopción de métodos modernos de gestión de personal en una fábrica de muñecos de peluche en China. Llegó la televisión y les puso una cámara a los trabajadores encima de la cara. Ni levantaron la vista: estaban trabajando. (Impresionante la velocidad con la que rellenaban de algodón los muñecos). En eso que se acercan a uno de los empleados, un tipo de edad indefinida aunque no era ya un chaval precisamente: el jefe lo agarra del brazo para que interrumpa su actividad y le hace mirar a la cámara mientras le dice a los periodistas que este es el trabajador que más muñecos ha rellenado este mes. El tipo mira a la cámara bizqueando, como un ciervo sorprendido por los focos de un coche. El jefe le da la mano y la enhorabuena y el trabajador vuelve a su trabajo con cara de mala leche. Razones tiene para ello, el reconocimiento de mejor trabajador del mes no supone una mejora económica y en el tiempo que ha durado la interrupción de apenas un minuto y medio, ha dejado de rellenar un cierto número de peluches que, por lo tanto, no cobrará.

El chino sólo quería que le dejaran trabajar. El occidental que veía el culebrón sólo quiere poder consumir. Ambos comportamientos no son ajenos a la crisis financiera actual, por no decir que están en la base del problema.

O quizá la crisis ha ocurrido por otra razón. Los ciudadanos, privados del derecho a consumir por la falta de crédito, echan la culpa a los bancos, a los ricos, a los especuladores, al gobierno, a los americanos, a los árabes, a Wall Street, a los empresarios, a los emigrantes, a los curas, a la oposición y a su suegra. Y nadie entiende nada, entre otras cosas porque la forma de vida de los occidentales depende de no entender. Incluso hay quien, en su inocencia, contempla complacido el espectáculo de ver bancos en dificultades o incluso quebrando. Una amiga mía, me dijo que quizá esta crisis serviría para una redistribución de la riqueza que podría tener efectos positivos. Le pregunté donde estaba lo positivo en que la riqueza se redistribuya, pasando de las clases medias occidentales a los ricos chinos, rusos y árabes.

Los chinos tienen el poder, pero no porque puedan dejar sin tele a veinte millones de personas, sino porque como dice mi mujer hablando de los muchos chinos que ha conocido en sus estudios y en su trabajo: "when they don´t oversmart you, they overwork you, and often they do both". (Cuando no son más listos que tú, trabajan más que tú y, con frecuencia, hacen las dos cosas).

Aunque Kikás, que presume de saber como manejarlos, quizá opine otra cosa.

Tengo curiosidad...

Kikas dijo...

23, nada de acuerdo contigo. Y no porque presuma de saber tratarlos, que creo que no presumo sino que digo lo que me ha pasado con ellos.
Los tios con más poder en China son los más incapaces e improductivos, ocupados simplemente en mantener la silla.
Creo que lo he dicho en más de una ocasión. El pavo que realmente mandaba en este proyecto, nunca se sentaba enfrente de mí, no fuese que quedase mal. Era estupendo echar chorreos continuamente a sus subordinados porque la negociación iba de una manera o de otra, pero eso de sentarse enfrente para que los subordinados viesen que él era tambien mortal, ¡ah, no, eso no!
Esto que pasó aquí era realmente ejercer el poder, porque a este pavo, encargado de la transmisión, le soplaba un pie lo que estuviesen haciendo sus conciudadanos (Y si a él le soplaba un pie, a sus responsables un par de huevos)
Esto es independiente de que sean más o menos listos o laboriosos, que ese es otro discurso.
A mí, mi socio chino, cuando le preguntaba porque trabajaban tanto, me respondía que era porque era una sociedad en vías de desarrollo, pero no es así. Trabajan tanto porque lo llevan en los genes. Y lo llevan en los genes porque seguramente, la gran mayoría, siempre ha sido pobre desde el principio de los tiempos, y es la única manera de sobrevivir.
Otra cosa es que cuando evolucionen se den cuenta de que necesitan algo más de la vida, aparte de trabajar. Pero para cuando eso pase, seguirán teniendo una clase dirigente que les tendrá adocenados y sin capacidad de reaccionar.
Y es que es verdad, hay pueblos como los rusos, o los chinos, que son incapaces, en general, de ejercer la libertad, y necesitan que alguien la ejerza por ellos.
No sé si con esto último me he sobrado....

Anónimo dijo...

Interesante vuestro análisis antropológico, y ahora añado yo: son antieróticos y además la tienen pequeña.

...

Aprovecho para recomendaros cine de calidad: "la teta asustada". Un viaje al Perú profundo. Una delicia. (Ya se puede ir retirando W. Allen con sus temas tan manidos)

Besitos
Belle de Jour

Kikas dijo...

Belle, ante tu reflexión, me queda un interrogante, porque habitualmente, tus comentarios están llenos de inteligencia y conocimiento....¿Por qué sabes que la tienen pequeña? ¿Se la has mirado a todos? (Ojo que decir todos los chinos es decir un montón de ellos)
Te recomiendo, para ilustrarte acerca de este tema, esta entrada de este, nuestro blog, LAS PAREJAS MIXTAS (DE JAMON Y QUESO) y el interesante análisis de nuestra otrora lectora Anónima2"...Me han contado, he leido, se dice, que la distinta morfología anatómica de las distintas razas, me explico? hace que, a saber:hombre occidental-mujer asiática, hombre árabe (o negro)-mujer occidental, pues que es muy gustoso. Mientras que sus contrarios, resultan una ardua tarea, casi vana (es decir, ni se enteran). Y por último, mujer asiatica-hombre árabe (o negro), pues puede ser muy gustoso, peo dificil y hasta doloroso"
http://dakipalla-kikas.blogspot.com/2008/03/las-parejas-mixtas-de-jamon-y-queso.html
¡Ah! y gracias por la recomendación. Ya nos ilustrarás en qué circuito es posible estar al corriente de ese cine que frecuentas, que no dudo será no comercial.

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Anónima2, aunque a veces y no se por qué misterio ;-)... en parejas de la misma raza y especie saltan las chispas como para hacer hoguera.
Muchos besitos.

Belle de Jour

Jevy dijo...

Puede ser que los chinos la tengan pequeña, y que por eso, en vez de dedicarse a menesteres más placenteros, estén todo el día trabajando como ídem. Yo creo que trabajan lo que trabajan porque quieren vivir como ricos, y ese día dejarán de trabajar y pondrán a los camboyanos, a los bangladeshíes o a quien sea a su servicio. Pero lo cierto es que, la tengan grande o pequeña (que los habrá superdotados y los habrá rabones) su capacidad de producción cual centuria romana es superlativa. Otra cosa sería plantearse si pueden hacer todo lo que hacen por el relajamiento que tienen en los controles de calidad y en sus métodos productivos, que hacen que coman huevos de mentira (fabricados para que parezcan huevos, pero con alúmina en vez de albúmina), hagan edredones con plumas de pato vivo, pinten los juguetes con pinturas tóxicas o den a los bebés leche con melamina. Así no se les va a quedar el pito pequeño, sino el cerebro.

Jevy dijo...

Para que veáis que lo de los huevos no es coña:

China se enfrenta a los huevos falsos
Actualizado martes 17/02/2009 13:02 (CET)
ELMUNDO.ES | EFE
MADRID | HONG KONG.- Tras el problema de la melamina –sustancia que contaminaba la leche y sus derivados y que causó la muerte de, al menos, seis bebés- y después de otros escándalos como los de la falsificación de fármacos, la partida de dentífricos con anticongelante y el exceso de plomo en los juguetes, China se enfrenta ahora a un nuevo reto alimentario: retirar de la circulación huevos falsos que venden algunos puestos callejeros.

Ciudadanos de la provincia de Fujian han comprado huevos falsos que, en lugar de proteínas, contienen productos químicos como alúmina –óxido de aluminio-, alginato de sodio (E 401), cloruro cálcico (E 509), benzoato sódico (E 211) y gelatina. La yema está coloreada con tartrazina (E102) mientras que la cáscara está hecha a base de carbonato de calcio (E170). El resultado de esta mezcla es un huevo con la misma apariencia que los verdaderos, más barato (cuesta entre 0,01 y 0,05 euros frente a los 0,25 de los reales) y con riesgos para la salud.

Según ha declarado el doctor Lo Wing-lok en las páginas del diario 'Standard', que se hace eco de la noticia, "el consumo continuado y a largo plazo del aluminio, un elemento de la alúmina, puede provocar retraso mental". Asimismo, otros ingredientes, aunque se utilizan para purificar el agua y como estabilizantes de otros alimentos, pueden contener algunas impurezas que también resultan nocivas para el organismo.

Los huevos falsos resurgen en China cuatro años después de que hicieran su aparición por primera vez en la ciudad sureña de Cantón, en la frontera con Hong Kong. También se descubrieron en Chengdu y Pekín.

Según las informaciones, no hay constancia de que los huevos hayan entrado en Hong Kong por el momento. La policía ha hecho una redada en las instalaciones de un mayorista que al parecer vende los huevos falsos, pero el gerente lo ha negado y ha señalado a la provincia de Liaoning, al norte del país, como el origen del producto.

Los huevos falsos son muy fáciles de fabricar y las fórmulas para elaborarlos se pueden encontrar en numerosas páginas web de China. Incluso algunas empresas ofrecen clases para enseñar a prepararlos.

El 23 dijo...

Yo no lo he leído en ninguna parte, pero dice mi mujer que a los responsables del envenenamiento de la leche en China les van a dar matarile.

Una vez leí en Internet que alguien proponía no comprar nada que se hubiese fabricado en China hasta que no se respetasen los derechos humanos en ese país. Me dió por comprobar las etiquetas y llegué a la conclusión de que mejor era dejarlo. Tendría que cambiar este ordenador desde el que os escribo, el teléfono fijo, el teléfono movil, los muebles del salón (los de los dormitorios son polacos) y una una buena parte de mi ropa (los pañuelos Guasch no, que esos creo que todavía los hacen en Capellades) y sus sustitutos, resultaban tan caros que no me los podía permitir.

A China le pasará como a Japón. En los años sesenta Japón era sinónimo de producto copiado, barato y de mala calidad. Su imagen cambió radicalmente gracias a unos sistemas de mejora del rendimiento y de la calidad que se hicieron famosos (y fueron imitados, muchas veces con más voluntad que acierto) en todo el mundo. ¿Alguien se cree que los chinos no son capaces de los mismo?

Por cierto, Jevy, yo no creo que este chino tenga nada pequeño:

http://www.taringa.net/posts/109784/Gigante-Chino-de-240-mts-a-la-NBA.html


¿De qué es sinónimo España en el mundo?

Kikas dijo...

Belle, despues de unos días desconectado...eso pasa hasta en las mejores familias.
Despues de haberme paseado más de una vez y más de dos....no me quiero imaginar una china cabreada, pero cabreada de verdad

Kikas dijo...

La cultura del trabajo en China es ancestral. Solo tienes que ver a los inmigrantes de las tiendas aquí que abren las horas que sean necesarias, en jornadas maratonianas. Solo los ilustrados comienzan a dejar de realizar esas jornadas cuando comienzan a tener estabilidad económica. Son siglos de vivir con ese paradigma.
Eso no quiere decir que sean eficientes. Son terriblemente ineficientes en su trabajo, pero esto lo suplen con más horas (Bueno, aquí tambien sabemos algo de eso, ¿no te parece?)
Con respecto al índice de golfo por metro cuadrado, en China el concepto de solidaridad no existe, sino el de "sálvese quien pueda". Despues de décadas de regimen comunista (No el de ahora que es de partido único, aunque el partido sea el comunista), ha vuelto de repente la idea, que nunca se fue de su imaginario de que hay que hacerse rico en el menor tiempo posible, y a costa de quien sea. Y a eso se dedican los que tienen acceso a poderlo hacer, envenenando, engañando, etc.
Riete tú de los golfos de Wall Street en comparación a los que han ido dejando gestionar bancos en China, que sin rubor ninguno han metido, en una gran proporción, la mano en la caja sin inmutarse. Eso sí, si no reparten convenientemente, o al que reparten no tiene el paraguas lo suficientemente amplio, les fusilan y a otra cosa mariposa....pero la tentación es grande

Kikas dijo...

23, ya le contestaba al Jevy acerca de si dan o no matarile. Esto ha trascendido y les matan. Si hubiese sido algo sin repercusión, se engrasa la maquinaria y prometen ser buenos y no pasa nada.
Con respecto a la idea que se tiene del "Made in China", los Chinos son capaces de hacer los mejores productos que te puedas imaginar. Solo tienes que encargarlo y pagar más caro que si quieres que te sirva para las tiendas del todo a 1 €.
A España en el mundo se la conoce, mal que me pese, por el Real Madrid, aunque tambien por Dalí, y en China....por Samaranch (Que fue quien se empeñó en abrir las Olimpiadas a China) Allí es un heroe...

Mela dijo...

Kikas... te quedaste dormido en una silla ;-)
Pues nunca lo hubiese creído... pero pareces un angelito durmiendo ;-)
Ver para creer ;-)