sábado, 30 de agosto de 2008

EL MANOS LIBRES

Y aunque os diga que ésta no es mía, no os lo vais a creer, pero es mi obligación insistir porque, el auténtico protagonista goza de buena salud ;-)

Por supuesto, cualquier parecido entre los protagonistas, las empresas, las nacionalidades, o los proyectos, con la realidad....es pura coincidencia.

Corría el año 1993, o por ahí. Se había cerrado un proyecto muy importante entre una empresa española y, vamos a decir, el Gobierno Panameño. Venía la ministra de Obras Públicas de Panamá a firmar el contrato.

En el Aeropuerto esperaban a la Ministra, el Embajador de Panamá en España, el Director Comercial de la Empresa española, a quien llamaremos Martínez, y su ayudante.

Montaron en el impresionante Mercedes de torero del ejecutivo español, él conduciendo, su ayudante de copiloto, y la Ministra y el embajador atrás.

Al directivo en cuestión le gustaba aparentar. De ahí el despliegue de Mercedes, ayudante, etc. La telefonía móvil, en aquellos años, comenzaba. Cuanto más la tecnología del Manos libres. Y en Panamá, Ciencia Ficción, pensaría Martínez.

De repente suena el móvil de este individuo. En vez de obviar la llamada, sabiéndose acompañado, decide pegarse definitivamente el moco, y contesta con el Manos Libres.

-Sí, digame
-¡Martínez, coño! ¿qué haces?, Soy Mengano (Otra vez Mengano)
- Conduciendo, llevando a la Excelentísima Ministra de Obras Públicas de Panamá a su Hotel (Nótese aquí voz engolada y de importancia de Martínez)
-¿Qué pasa? ¿Te la vas a follar?
-¿Pero qué dices, desgraciado? ¿Estás loco?¡Voy con el manos libres!

Me cuentan que el ayudante del susodicho se iba haciendo pequeñito en el asiento delantero derecho, forrado de cuero del Mercedes con manos libres, mientras un incómodo silencio se adueñaba del habitáculo.

Hay que ser imprudente para, sin saber quien es, y solo por el afán de aparentar, meter el manos libres acompañado y, además, no decir nada. Y Martínez convencido de que la culpa de todo la tenía Mengano.....Es que Dios da pan a quien no tiene dientes.

Así que ya sabeis. Cuando me llameis al coche y os responda, "Voy acompañado, te escucho por el manos libres", no os creais que me estoy dando el pisto para que sepais que mi coche posee dicho artilugio. Que es que uno ya es muy mayor y ha visto muchas cosas y...a las escopetas las carga el diablo....o Mengano.

9 comentarios:

El 23 dijo...

Cuando trabajaba en una compañía de seguros me invitaron a una conferencia sobre el seguro de crédito y caución. Estaba sentado en la cuarta fila, justo enfrente de la mesa de los conferenciantes. En medio de la conferencia, sonó un timbre a todo volumen. El individuo que estaba a mi lado sacó precipitadamente el movil del bolsillo y empezó, nervioso, a tocar todas las teclas. "Pobre", pensé "se olvidó de desconectar el movil y ahora con los nervios no acierta a apagarlo".

- "Hola, Rosa", dice el tipo y comienza, a tono normal una conversación de dos minutos sobre temas domésticos, al final de la cual dice: "bueno, tengo que dejarte, que estoy reunido".

No me pude aguantar y en tono suficientemente elevado como para que me oyera bastante gente, entre otros el conferenciante: "No está usted reunido, está en una conferencia molestando a doscientas personas".

La tecnología es como un altavoz. El hecho de que la poseas y la utilices no te vuelve gilipollas, pero si eres gilipollas, la tecnología hace que se entere todo el mundo.

Kikas dijo...

23, ni yo pudiese haber resumido mejor esta historia que en ese último párrafo ;-)
Y créeme, al contrario que el resto del blog que sabeis que es todo inventado, esta historia te aseguro que es real, porque alguien que la vivió me lo contó.
A mis amigos panameños, que no se apresuren a decir que en Panamá nunca hubo ninguna ministra de Obras Públicas. Esas son las licencias del amanuense.

Jevy dijo...

Hablando de conferencias, 23, me viene a la mente una historia verídica de otro individuo inefable como el Charro, pero con mejor carácter. Es hasta muy gracioso escribiendo, al menos: Bryce Echenique. Este peruano-medio-español, un poco aficionado a la bebida como otros que pululan por aquí in illo tempore, estaba en unas jornadas de estas soporíferas tipo "Curso de verano sobre la vigencia de la superestructura del yo en la novela hispanoamericana según el punto de vista de Derrida". Por supuesto, Bryce Echenique dedicaba sus noches a mojar con algo más que agua sus largas conversaciones.
Al día siguiente de un buen pedo, había una mesa redonda con varios contertulios, entre ellos nuestro héroe, que viendo su estado y el de la charla, se durmió en el acto. En un momento inicial de la charla, se hace un homenaje al recientemente fallecido académico Don Manuel Alvar. En eso, que despierta Bryce Echenique y dice bien alto: "ESO, ESO... Al BAR, AL BAR". Un monstruo.

Kikas dijo...

Jevy, que como tus intervenciones sean de este tenor, voy a tener que darte participación en los beneficios publicitarios del blog. Bueno, en realidad, se los quitaré a 23.
Despues de tu paso, no efímero, pero si catastrófico por Teleco, hiciste económicas, si no recuerdo mal, ente viaje a Miami de la tuna de Oviedo y viaje a Caracas.
¿De qué coño das clases ahora a tus alumnos, afortunados de tener un profe cachondo? Porque de economías, sí que sabíamos. Más bien, de la ausencia absoluta de economías.
Y que sepa usted que, todo aquel que pulula por aquí, será aficionado a la bebida, o no, pero siempre dejó alto el pabellón y pocas veces hizo el ridículo en público, que es condición imprescindible para poder leer este rincón (Siempre hay una innombrable excepción, por cierto)

El 23 dijo...

Coño lo que descubro remontando un par de entradas. Mi socio, busca otros socios y les ofrece participación en la empresa....¡de mi parte!.

Esto me recuerda la historia de un cura que está confesando y no hacen más que venir venteañeras que confiesan haber "cometido actos impuros" con el Titi.
A todas les pone la misma penitencia: dos padrenuestros y 20 Euros en el cepillo.

Después de la misa, se acerca un tipo bien parecido al sacerdote y le dice:

- Buenas tardes, padre. Soy el Titi. Que vengo a decirle que como no me dé comisión, me cambio de parroquia.

El que avisa no es traidor.

Kikas dijo...

23, ¿Te me vas a poner celosón a estas alturas? ¿Tú sabes mi desazón al dejarme en la puta calle una noche lluviosa mientras tu te ibas silbando a recibir unos masajes?¿Dejarme? no, arrojarme del coche en marcha casi....que no llegabas

El 23 dijo...

Pero que tío más falto a la verdad.

¿Noche lluviosa? Pero si hacía un tiempo de puta madre. Si nos tomamos el minibikini en la terraza porque daba gusto estar.

Hombre, que una cosa dar efecto dramático y otra inventarse las cosas.

Kikas dijo...

23, no me hagas mostrar la foto que sacamos sin flash con el móvil en el que se te ve con ese tabardo verde como el que utiliza el ejército chino en el Pekin invernal de los 25º bajo cero. No tiene calidad para este, vuestro blog pero...no me presiones que me conozco.
Joder noche de puta madre. ¡Estás más flamenquizado de lo que me pensaba! y no me refiero a que te guste Paco de Lucía

Mela dijo...

El culpable de este desastre fue Martínez... sin duda
Mengano no podía saber que tenía el Manos Libres activado
Martínez fue imprudente... no se puede hablar con Manos Libres a no ser que estés solo