sábado, 9 de agosto de 2008

PENULTIMA ETAPA, TAUPO-ROTORUA-TURANGI

Y despues de estos días no sé si tengo muchas ganas de seguir hablando del viaje pero, ya que me queda tan poco, supongo que más adelante me apetecerá tener todos estos recuerdos un poco ordenados. Y no diré esa bobada de "A él le gustaría que lo hiciese" Cada vez que oigo en circunstancias similares eso, pienso que se deben de pensar que somos imbéciles. Al final, hacemos lo que queremos, y nos da lo mismo lo que pensase o no pensase alguien que acaba de abandonarnos (En el hipotético caso de que sepamos lo que pensaba)

Dormimos en casa de Keryn en Hamilton. El cambio del coche de alquiler nos jugó una mala pasada. Había estado lloviendo. Al llegar a casa de Keryn, me di cuenta de que había entrado agua de la lluvia en el maletero. Una maleta la teníamos chorreando. El problema es que no era rígida. La ropa os podeis imaginar como andaba. Bueno, nada que una buena calefaccíon a 5 cms de la maleta no pudiese solucionar en una noche.
Lyndon llegaba de trabajar tarde. Carmen se fue a la cama y Keryn y yo nos quedamos hablando mucho, mucho tiempo acerca de mil temas, sus padres, los amigos que recordaba, el futuro...

Al día siguiente nos levantamos pronto. Llevamos a Keryn a su trabajo y, guiados por el magnífico invento que es el GPS seguimos camino de Taupo. Taupo está en la orilla del lago más grande de Nueva Zelanda. Podeis observar que se levantan olas con un poquito de viento. Desde la semana anterior ya nos habíamos dado cuenta que, con las distancias en Nueva Zelanda hay que tener cuidado, porque las carreteras no son autovías y, a veces, hay camiones. O sea, que no puedes calcular los tiempos. Habíamos quedado a la hora de comer con unos amigos de las personas con las que nos intercambiábamos la casa para que nos facilitasen la llave. A mitad de camino, y dado que en principio no hacía muy buen tiempo, estuvimos tentados de irnos directamente a Rotorua a un hotel y avisarles de que no íbamos, pero a mi, que era el que conducía ;-) no me pareció bien.

Taupo está a 280 kms de Auckland. Al llegar habíamos visto un cartel indicando una zona de visitas. "El crater de la luna", pero íbamos mal de tiempo para llegar a comer. El GPS nos dejó delante de su casa. Con afán de agradar, Peter y Deanna, nos habían preparado purrusalda (Unos de mis platos favoritos) aunque, a decir verdad, era una sopa de patata, pero bueno, la intención era lo que contaba. Les llevamos otra botellita de vino neozelandés, que nos agradecieron mucho (No me extraña, con esos precios)

Al irnos, decidimos pasarnos por "El crater de la luna". Al día siguiente suponíamos que no íbamos a tener mucho tiempo y desviarnos 15 minutos no tenía ninguna importancia. Menos mal que lo hicimos, porque fue una de las visitas alucinantes del viaje.Un campo plagado de fumarolas provenientes del centro de la tierra, impresiona. Hay que detallar que desde el Parque Tongariro, o de los volcanes, donde hay tres en activo, hasta Rotorua, es una de las zonas volcánicas más importantes del mundo. No te podías desviar de las pasarelas de madera porque no sabías donde podías meter el pie. Si te parabas en silencio, podías escuchar tranquilamente el pop, pop, pop, no sabemos si de la lava o de agua en ebullición. Impresionante, de verdad. Veis en las fotografías todas las columnas de humo que surgen de la tierra, sin más.

Al acabar el paseo decidimos irnos a la casa para llegar de día. Os recuerdo que allí estábamos en invierno y anochecía muy pronto. Ante las preguntas repetitivas acerca del sitio del que veníamos, siempre les respondía que de la cálida y soleada España, y les preguntaba si su verano era tan frio todos los años. Algunos me pillaban el chiste, pero recuerdo una señora empeñada en demostrarme que cuando en el hemisferio norte es invierno, en el sur es verano y al revés, jajaja.

La casa estaba a 40 kms más allá, cerca de Turangi. O sea, había otra tiradita y en dirección contraria a Rotorua, con lo que Carmen ya me fue preparando el camino para al día siguiente irnos a un hotel (Es lo que tiene la convivencia...que la veo venir ;-) )

Llaman a Turangi la capital mundial de la pesca de trucha. No diré yo que no haya muchas. Es más, está lleno de tiendas de artículos de pesca, pero vamos, estos, si no son de cerca de Bilbao....son de cerca de Queenstown...y me da que no son de cerca de ninguno de los dos sitios ...o sea...que será...¡Vamos, que un poco exagerados!
 
Si no te vas a pegar una caminata por el Parque Nacional de Tongariro (Emplazamiento natural Patrimonio de la Humanidad) no tiene mucho interés y, nosotros, ya no teníamos días para otra excursión. Necesitábamos el día siguiente para ver Rotorua, sita en una de las zonas Geotérmicas más importantes del mundo y centro de la cultura maorí, ya que, el siguiente debíamos volver a Auckland. Nuestro viaje estaba terminando.

El GPS nos volvió a dejar en la puerta. Ruth y Dave tenían una casa de madera preciosa cerca del lago Taupo. Al llegar fuimos muy cuidadosos para manchar poco, y así evitar limpiar mucho el último día. Nada había que hacer en el pueblo, con lo que nos fuimos a cenar y a acostarnos. La verdad, he de reconocer que el ambiente es el que hace que sigas unas pautas de comportamiento. En España es imposible cenar a las 6 y acostarte a las 8. En estos países, es que a las 8 está todo como si hubiesen lanzado una bomba de neutrones.

Al día siguiente, Carmen pasó al Plan "B". Buscábamos un hotel en Rotorua y de allí a Auckland. Yo creo que hacemos buena pareja porque nos complementamos bastante bien. Ella es de esas personas que a veces tiene reacciones sin pensar muy bien en todas las consecuencias, dejándose llevar por lo evidente. Yo soy más frio. He trabajado en una empresa gallega que me ha enseñado a buscar siempre la segunda derivada. ;-) En otras ocasiones es ella la que me dirige perfectamente. Creo que soy afortunado y, además, de viaje, es que nos lo pasamos siempre muy, muy bien.

Intenté explicarle que no era un tema de dinero pero que, era nuestro último día a excepción de Auckland. Teníamos un plan bastante exigente y, me negaba a tirarme dos horas buscando un hotel. Al final me negué con estos argumentos. Ella de mala cara aceptó un desayuno "de luxe", que me costó como una comida en Zalacain. Menos mal que, al final se demostró que tenía razón. Si no....

Debíamos estar en Wai o Tapu, a 27 kms de Roturua desde Taupo, antes de las 10. A esa hora entra en acción el Geyser.

Wai o Tapu es el area geotermal más importante de Nueva Zelanda. Desde que salimos de Taupo veíamos continuamente columnas de humo provenientes de la tierra. Hay hasta una central térmica que aprovecha la energía de la tierra en vez de carbón o electricidad, alucinante. Los colores de Wai o Tapu son extraordinarios. Piscinas de agua fria y caliente, agua hirviendo por todos lados, terrazas de mil colores debido a los minerales allí depositados. (Hay un lago que cuanto más verde está, hay una foto, más arsénico contiene. No es que quiera dar ideas....)
Y el Geyser. Otra foto. Yo llevaba preguntándome desde que lo leí, como cojones un geyser podía ser tan puntual. A las 10,15 todos los días. No me lo explicaba. Pronto descubrí el secreto. Este era un geyser que tenía un ciclo de 24-48 horas. Sin embargo, y dado que es una fuente de ingresos importante, se le provoca la erupción todos los días a las 10,15 de la mañana. Se le introducen 200 gramos de jabón. Esto hace reacción, y es una visión impresionante.
De ahí nos fuimos a Whakarewarewa, en Rotorua. ¡qué olor a huevos podridos!. Whakarewarewa es un pueblo mahori todavía habitado. Teníamos curiosidad por comer comida hangi, es decir, cocinada con el calor de la tierra, tal y como veis en la foto. Se construyen una especie de cajas de madera en la parte de salida de los vapores de la tierra, como veis arriba. Se tapa y la comida se hace en su jugo. Ellos todavía cocinan así, no es para turistas solamente. Las casas se construyen levantadas, como si fuesen hórreos, para no tapar una salida natural de los gases y que salten por los aires. El cementerio, como veis, está encima de la tierra. Si los cuerpos se enterrasen, servirían para el asado de Navidad (Perdón por el chiste fácil) Muy, muy interesante la visita.
Hicimos otra excursión a la ciudad enterrada por la erupción del monte Tarawera en 1886, la Pompeya neozelandesa, pero, entre nosotros, no es la visita más interesante. Sin embargo, como veis en la penúltima foto, en la lejanía se ve el crater del Tarawera, e impresiona.
Y, una vez en Rotorua, debíamos aprovechar el agua calentita para relajarnos del día. Ahí me veis sufriendo, en pleno invierno, a orillas del Lago Rotorua, mientras pasaba de piscinas a 36º hasta 42º.

Como suponía, la vuelta hasta Turangi nos llevó horita y media pero, no se nos hizo demasiado larga y, si hubiésemos tenido que buscar hoteles, el día no nos hubiera cundido lo que nos cundió.

5 comentarios:

carmen dijo...

ja!

Kikas dijo...

Lo que me dijeron de los trolls era verdad
¡solo hay que provocar!

El 23 dijo...

Ha dicho "ja!"

"Ja" quiere decir sí en alemán, danés, holandés, noruego, serbio, silesio y sueco.

"Ja" quiere decir "yo" en croata, eslovaco y polaco.

"Ja" quiere decir "venir" en swahili.

"Ja" quiere decir "adios" en japonés.

"Ja" en catalán quiere decir "ya".

¿Ha ido Carmen a alguna academia rara últimamente?

Porque si no, "ja!", sin la compañia de otro u otros "ja´s" (que denotaría la representación del alborozo y la risa), en mi pueblo quiere decir algo así como "amos, no jodas". Claro que como Carmen no se ha criado en los montes y además es una señora, pues dice "ja!".

O sea, que de todo lo que nos cuentas en esta etapa con dos puertos puntuables de segunda categoría y sprint especial en Rotorua, nos podemos creer, más o menos, la mitad de la mitad.

Te lo tengo dicho: Esto del ciberdiario, cualquier día, te va a costar un disgusto.

Kikas dijo...

A ver, Carmen ha ido a más de una academia rara ultimamente (Carmen tiene una vida interior intensa, y va a academias raras porque mi sabiduría no le colma en según qué aspectos)No te digo las materias porque, como Yogui, me podría denunciar ante la ley de protección de datos, pero todos los lunes por la noche va a un sitio, raro, raro, raro...y caro, caro, caro....
Tú (Con acento) sabrás si te crees lo que he escrito, copiado literalmente de un libro de aventuras. Lo único que puedo decir en mi defensa es que, como bien sabes, soy torpe. (El innombrable decía de mí que tenía 4 pies, dos de ellos sin calcetines). El photoshop no lo domino ni aún siendo bajito, y las fotos, sobre todo la de mi relajo a la orilla del lago, son explícitas, sino tocapelotas directamente.
Y, como decían en el Un, dos, tres, hasta aquí puedo leer....que aunque dormir en el sofá ahora sea grato y fresquito, ya vendrá el invierno....

Mela dijo...

El lago es precioso
Las columnas de humo que surgen de la tierra en el Cráter de la Luna... también me han gustado... y el Géiser que emite una columna de agua a una hora determinada
Una penúltima etapa estupenda