jueves, 28 de agosto de 2008

JEVY, ¡MONTATE QUE NOS VAMOS!

Y es que estais metiendo tal presión en el humilde amanuense de este vuestro blog, que hay que rizar el rizo en la invención de historias o la investigación de más libros de aventuras.

23 quiere una de la tuna (que bonito pareado) y, por si acaso aunque han pasado más de 20 años, no ha prescrito, mantendremos a nuestros héroes en el anonimato. Siempre podremos pensar que es un sueño, o una exageración. Desde luego, la parte contraria, nunca admitirá que fue verdad, y esto les libra.

Iba una de las parejas de tunos más excelsas que en el mundo han sido. Al Jevy nadie le conoce (Jevy, no me jodas ahora, respetable profesor de instituto y te presentes por aquí) Jevy era familiar de un antiguo ministro de gobernación, todavía no existía interior, pero ya palmado el abuelo Patxi. Uno a quien se le caian continuamente las gafas por el puente nasal y era de Leon. Joder, es que mas pistas no puedo dar sin decir que era Martin Villa.

Al otro, bueno, al otro le llamaremos Pelaez. Siempre me ha gustado Pelaez como apellido.

Pelaez y el Jevy (A quien le llamaban Jevy porque tocaba acordes de Deep Purple con la Guitarra española, y joder, qué viejos somos) habían salido andando, ya que la Vespa azul de quinta mano matrícula de Jaen de Pelaez estaba en manos de Moisés, intentando ver donde iban las piezas que sobraban en el último desmontaje. Formaban una de las estampas más pintorescas de la noche madrileña. Pelaez conduciendo, el Jevy melena al aire y ¿Bationdeando era? las cintas de las capas de ambos dos mientras el Jevy hacía equilibrios con ambas guitarras. La verdad es que la única guitarra hábil era la del Jevy. La de Pelaez, como si fuera sin cuerdas, tal era el uso que de ella hacía. (Bueno, el innombrable aún tocaba menos. Que se recuerda otra noche excelsa, Rosendo, el Innombrable y Pelaez en Santa Ana, donde les dicen que entren en un sitio a tocar un parche y se encuentran un comedor de bodas con 500 personas, que Pelaez pocas veces ha sentido rubor semejante al recordar otros sucedidos despues de la tremenda espantada que protagonizaron a mitad de clavelitos)

Habían tenido una tarde-noche interesante. Se habían ido sin pagar de La Princesita diciendole al camarero que se iban sin pagar y éste, que debía de ser nuevo, pidiendo auxilio a sus compañeros mientras todo el resto de camareros pasaban de él. (Un par de docenas de preñaditos ya habrían caido) Se habían subido en marcha a un camión de alimentación de reparto, al sentirse hambrientos, consiguiendo el increible botín de una red de limones con la que paliar su necesidad y, no se sabe con qué dinero ni se recuerda gracias a qué generosidad ajena, andaban de vuelta a su cubil (tales eran las dimensiones de las habitaciones donde dormían en el Colegio Mayor) con un pedo de padre y muy señor mío. Eran altas horas. (Por cierto, la red de limones dió para un par de docenas de Gin tonics, que se recuerde, dicen los que allí estuvieron)

De repente, al lado de los bajos de Aurrerá (Todos estos datos exactos es para que parezca que la historia es verídica, nada más alejado de la realidad, Señor Juez) ven un contenedor ardiendo (Maldita Juventud). Un coche de la Policia Municipal con todas las luces pero sin sonido de sirenas, en marcha. Las puertas abiertas del susodicho coche mientras la dotación de Pitufos esperaba la llegada de los bomberos.

De repente el cansancio se vuelve insoportable. Pelaez ve el coche en marcha y se da cuenta de que andando no van a llegar nunca a dormirla.

Jevy, ¡Móntate que nos vamos!

El Jevy, igual de inconsciente o más que Pelaez se monta en el asiento del copiloto. Ese salpicadero que parecía una discoteca tal era el cúmulo de luces que lo adornaban. Y Pelaez. Pelaez que era incapaz de meter más que la primera. Aceleran con la primera metida y, en ese momento, en mitad del pedo, acierta a ver, por el retrovisor, a los dos Choricipales corriendo tras el coche y uno que desenfunda la pipa.

En ese momento a Pelaez se le fue el pedo de repente. Frenó y esperó a que los dos pitufos llegasen jadeando.

Imaginaos la escena. Dos tios, con síntomas evidentes de no estar en sus más amplias facultades, vestidos de tuno, que habían levantado el coche a una patrulla de nuestra heroica Policia Municipal. Eso no se podía solventar en comisaria. A ver con qué jeta le decía esos dos probos servidores públicos a sus superiores, que los otros dos grillos apestando a alcohol les habían levantado el buga. La cantidad de protocolos de actuación que, en este momento, imagino que habría quebrantado ambos agentes del orden dejándose un coche en marcha con las puertas abiertas.

Suerte que no todos iban con el pedo de nuestros dos héroes anónimos (bueno, el Jevy cada vez menos anónimo), porque si llegan a dar con unos menos pedo, son capaces de meter segunda y el buga aparece en Las Barranquillas. (A lo mejor con menos pedo ni se les ocurre tamaña chorrada, por otra parte)

Llegaron a un pacto de caballeros. Os vais rapidito a la cama y nosotros no os emplumamos. (Claro, si han de emplumarlos, a lo peor, investigando, les empluman a los 4 y hacen pandi en Soto del Real)

Ambos lo contaron en el Colegio, y nunca nadie les creyó. ¿Se lo creerá alguien esta vez?

16 comentarios:

El 23 dijo...

Pues esta es más divertida que la de los muslos de pollo.

¨La primera Tuna Jevy del mundo¨, gritaban Heavy y "Peláez" (mira que elegir un nombre de subcomisario de la secreta).

Y eso de que no se creyó nadie que lo hicieron no es verdad. Porque Peláez y el Heavy eran de armas tomar. Sobre todo Peláez.

Kikas dijo...

Estabas esperando con el colt cargado, ¿eh? Menuda rapidez en la respuesta
¡Que me estais metiendo mucha caña! esto empieza a no ser divertido ;-)...El precio de la fama
Y me acuerdo (de esas que me han contado) de muchas, muchas
¡Joder, Pelaez!

belentxu dijo...

Hace bastante tiempo leí el libro "El peor víaje de nuestras vidas" donde viajeros impenitentes como Luis Pancorbo o Manu Leguineche contaban algún víaje "truculento" y accidentado. Recuerdo que uno comentaba que el peor víaje era el que no había hecho, idea con la que estoy de acuerdo.
¿lo recuerdas tú?.
Creo que el mío fue uno que hice a Marruecos con una amiga las dos solas en coche...acabamos enfadadas y nunca más he vuelto a verla, lo que no es difícil teniendo en cuenta que vive en Huelva. Demasiadas tensiones.
Ella era una empresaria valenciana y también conseguía precios baratos hasta para los marroquíes, concretamente en la medina de Tánger de donde llegué a temer que no salíamos bien paradas...(muy jevy)
También vivimos buenas experiencias conviviendo con familias marroquíes increíblemente hospitalarias.
Hubo un momento en que decidimos vestirnos como las mujeres marroquíes y la verdad que nos fue mejor.
Desgraciadamente la amistad no superó los malos momentos.

Kikas dijo...

Dos mujeres en coche por Marruecos, reconociendo que Marruecos me apasiona....teníais muchas papeletas para acabar mal.
Me vas a perdonar por el ramalazo machista pero, me da que los hombres soportamos mejor esas tensiones porque somos más simples. Creo que le damos la importancia que merecen las cosas y somos más frios ante las adversidades. Yo lo digo siempre, la diferencia entre un piso compartido de chicos y otro de chicas, aparte de la mierda, es la convivencia.
¿Mi peor viaje? Pues creo que será el que no he hecho proque, como viajero creo que soy bastante bueno. Soy curioso y todo lo que me venga está bien. No me hago ilusiones y ya, conocer gente nueva, para mí es una experiencia.
Ahora, mierda como la que he tenido que soportar en algún hotel de la China profundísima...
Recuerdo dos veces que he dormido vestido de la mierda que había. Una en Baijin, ciudad de la Provincia de Gansu, pobre de solemnidad. Nuestro cliente, la TV local, regentaba un hotel. No podias dormir en otro sitio. Al día siguiente, me duché con calcetines y me sequé con la camisa con la que había dormido dada la vuelta. Y no creas que tengo demasiados escrúpulos con según que cosas.
La otra en Amsterdam en una Feria a la que vamos todos los años. Y es que, te dan un hotel céntrico, y hay veces que como si te dan hotel en la calle Ballesta de Madrid, pues eso...mierda.
Pero hasta en esas ocasiones creo que saqué enseñanzas. Y es que, para mí, viajar es un auténtico lujo ¡Y a mí me pagan por ello!

El 23 dijo...

Bationdeándose en el vientoooooo,
van las cintas de mi capaaaaa,
y Peláez le dice al Jevyyyyyy,
sube que vamos a casaaaa.

Estaban los dos tan pedoooo,
que subieron sin sentiiiiir
en un coche de patrulla, en un coche de patrulla
Vicks Vaporup
de los pitufos de Madrid.

No estaba con el colt cargado que yo tiro con escopeta paralela de dos cañones que para eso soy de los montes.

Y no te metemos caña, hombre. Es que estamos dejando el café, el tabaco, el alcohol, los dulces, la coca(cola), el sexo solitario, el sexo en grupos pequeños y el porno por internet todo al mismo tiempo. Y la televisión es una puta mierda, estamos más frustrados que el calvo del metro, viajamos por un paisaje bellísimo en un autobús con las cortinillas echadas, tú, de vez en cuando, vienes y corres la cortina y dices "abúuuuuuu, tras" y la cierras otra vez.

Y eso es lo que nos pasa que andamos gritando: "Kikás, corre la cortina, coño". Y es que queremos máaaaaass de ese hermoso paisaje.

¿Entiendes ahora?

Kikas dijo...

Bien, 23, veo que recuperas tus saludables hábitos del insomnio nocturno. De ese que tantos años hemos compartido, y así nos ha ido, por otra parte. Y digo nocturno, y digo bien, porque luego te levantabas a las 2 o 2,30, para desayunar un botellín con pincho, y comer antes de que cerrasen la contrata.
Alguna de Lucy debería caer tambien, hablando de contratas.
O sea, ¿que me teneis como cuidador de excursión de adolescentes corriendo y descorriendo cortinas de un autobús imaginario? ¡En qué poco nos hemos convertido! Como ves, ese hábito tan saludable de la nocturnidad lo sigo disfrutando, aunque ahora me levanto a unas horas mas aceptables, desde el punto de vista burgués, me refiero.
Ah! 23, que te veo venir. No olvides una cosa, Pelaez (sin tilde que pare eso el nombre me lo he inventado yo y lo escribo como me sale de los mismísimos), decía que no olvides que Pelaez es igual que Superman...un personaje de ficción.... No me vayas a joder ahora a mis años

El Jevy dijo...

Historias, las de Pelaez... Efectivamente, aquélla era la primera tuna Jevy del mundo, cuando Pelaez y el Jevy eran capaces de volver vivos cada noche, haciendo equilibrios con las guitarras, el alcohol y la Vespa azul que perteneció a Vespasiano. Y San Ginés, nuestro patrón, alumbrando la noche, y los finos en la Casa de Graná rodeados de churumbeles con navajas más grandes que la imaginación de Pelaez...
Pero bueno, lo relatado concuerda más o menos con lo que el Jevy puede recordar. Los años borran parte de las imágenes, pero cuando nunca fueron del todo nítidas... Eso sí, el Jevy recuerda claramente la bronca del madero, que estaba un poco cabreado con el usufructo de cochepatrulla que los dos tuneros habían protagonizado. Lo de la malla de limones, eso sí, al Jevy se le escapa. Por aquella era tan pobre que no tenía para cubatas: se pedía una botella de Carta de Plata en Mourelos, y el resto, lo que saliera a lo largo de la noche a base de cantar (cuando lograba que Pelaez estuviese un poco ocupado sin tocar la guitarra, el éxito era mayor).
Es sabido que Pelaez, si bien no desafinaba los buzones, como el Charro, sí tenía una peculiaridad en su mano diestra (un poco siniestra): su poca flexibilidad, arqueada como con forma de coger un vaso de tubo, le impedía la magia del arpegio. Rasgueaba las cuerdas de la guitarra como si tuviera que agarrársela a su vecino para que meara. Pero bueno, Pelaez era un buen compañero nocturno. Eso sí, de ligar, ná de ná. El Jevy y Pelaez eran fieles a la ebriedad y no se permitían abandonarse el uno al otro y abandonar sus respectivos pedales. Como buenos hermanos.

Kikas dijo...

¡Joder, Jevy! ¡Cuanto tiempo! Así que tengo imaginación, o que las facas de la Casa de Granada eran pequeñas. Porque mira que era un antro infame, y las horas que pasamos. Y ahora vienen los modernos y nos dan la charla con los "After-hours". Eso sí que era un after, que estaba en un 6º piso, te abría un portero con una insignia del Betis (Nunca antes de las 4 de la mañana despues de haber follado las dos últimas vueltas) y te ibas ...cuando te ibas...generalmente más desmejorado incluso que cuando entrábas.
Le diré a Pelaez que no te gustaba cuando cantaba...pero algún "Cascorro, Cibeles..." fue memorable. Otro día cae la del viejo profesor, el día que palmó Tierno y Pelaez y tú, ciegos como piojos, cantabais en San Gines a su salud mientras los cuarentones progres lloraban agradecidos y vosotros, en mitad de vuestro pedo, llorabais de puro descojono inconsciente.
Y Pelaez tambien me ha contado que, lo que se rió aquellos años contigo, es difícil que vuelva a reirse. Fuiste lo más cercano a un hermano pequeño cachondo que tuvo. Pequeño en edad y...en estatura, para que vamos a engañarnos.
De lo de ligar...pues es que Pelaez, yendo contigo, tenía un handicap importante. Pero a Pelaez eso nunca le importó, porque era imposible que con nadie se lo pasase como contigo.
Jevy, hermano, gracias por aparecer de improviso.

El 23 dijo...

Por cierto, que el Jevy es el único de todos nosotros que tiene más pelo a los cuarenta que a los veinte. Y negro como el sobaco de un grillo bajo la capa de un tuno atravesando el Parque del Oeste en la noche estrellada de Madrid. Vale que, como dice Kikás, el Grecian 2000 hace maravillas pero, lo mío, por poner un ejemplo, no lo arregla ni el Grecian 2000 ni el Windows XT.

¡Que me alegro de saber de tí, Jevy! Quedaté por aquí, que tu antiguo compañero de fatigas necesita que, de vez en cuando, alguien diga que las historias que cuenta son verdad y no se las ha sacado de la chistera.

Un abrazo.

Kikas dijo...

A mí me da que era un peluquín para dar envidia. ¿Pero como se puede dar clases en un Instituto con esa melena de Mayo del 68? Y luego se quejarán de que les falta autoridad. ¡Aquí lo que no hay es orden! (El antiguo alcalde del pueblo de 23 diría)
Y que se quede por aquí, sí. Se lo comenté el otro día a Pelaez y le hizo mucha ilusión, pero no os metais con el Charro que ya habeis visto que está que trina.

Jevy dijo...

Por aquí nos quedaremos de vez en cuando... hasta que nos podamos tomar algo de nuevo en carne y hueso (el 23, poca carne y bastante hueso, que eso de vivir en tierra sin chorizo desmejora mucho). ¡Rubio, a ver si te lleva Kikás de intérprete de neerlandés a algún viaje, y así te echas unos bocatas de caviar con tocino, nefastos para el colesterol, pero buenísimos para la melena! Yo es que sigo a pies juntillas el refranero, y qué sabia es la cultura popular: "donde hay pelo, hay alegría"; y nada, yo, a defender la melena, que no del 68, sino paleolítica. Y consiguiendo el respeto de los alumnos, que ahora que les hablo de la crisis hasta se dan cuenta que les hablo de cosas importantes, y no como esos de física o química que les hablan de la entropía y se quedan más fríos que la mujer china de Kikás en la noche de bodas. Un abrazo y no derrochéis muchas horas de sueño, que también incide en la alopecia...

Kikas dijo...

23 y yo nos vamos a ver este viernes, pero es una gozada ver que, gracias a ete rincón, algunos que hace lustros que no hablábamos, nos mantenemos en contacto regularmente.
Y ni idea de lo que dice 23 en Holandés, pero eructa muy elegantemente y la gente hace cosas cuando el eructa, o sea que a lo mejor quiere decir algo.
Y me ha mandado un correo asegurándome que paga!!!!. Os mantendré informados, que despues de lo que le estoy puteando, como encima el tio se sienta obligado para que no salga en el ciberespacio, me cago en todo, pago yo y que se joda otro año de vacile!!!

Luis MMH dijo...

Para mi que los guionistas de "Resacón en Las Vegas", una gran película excepto por el título en español, se enteraron de esta hazaña cisneriana de algún modo. Si os acordaís, en la peli se produce también una "distracción" de coche policia en noche de jarana y a la mañana siguiente los "cops" deciden correr un estúpido velo por las exactas mismas razones que relatas en tu entrada. Ahora bien, a modo de penitencia, hacen que un grupo de infantes de visita en la comisaría, hagan pruebas reales con pistolas eléctricas en los cuerpos magullados de los interfectos.
En nuestros años de mayor no existían esos juguetes, pero también podía haberles dado por probar sus porras a los pitufos con nuestros amigos, vestidos de tuno y todo...

Luis MMH dijo...

Por cierto, Pelaez es el que también probó a circular con el coche boca abajo por el tunel del Arco del Triunfo o era otro??
Por cierto 2, el parque móvil colegial también daría para alguna entrada más, en la que seguro se te saltaría alguna lagrimita en recuerdo de naranja Mehari.

Kikas dijo...

Marqués...siempre fuiste un siniestro...
¿Ahora Pelaez es el Gordo Giner?
En fin, que pena de hombre echado a perder...
Por cierto, bien nos lo pasamos ayer el Peke, el Mono, Quintanone, el Yogui y servidor...

Mela dijo...

Kikas... has dicho que siempre te ha gustado Pelaez como apellido... entonces es muy posible que Pelaez fueses tú
No sé si estoy errada o herrada... pero te declaro oficialmente como Pelaez