domingo, 14 de diciembre de 2008

UNA FIESTA EN EL CISNEROS

Hay dos noches al año que Carmen permite que me desmelene....cosa harto complicada a mi edad. Una es alrededor del puente de la Inmaculada (Ahora de la Constitución), la otra alrededor de San Isidro.

Esas noches, Marqués se comporta como el amigo que es, me viene a buscar a casa y vamos en su coche. Demasiados soplómetros en la noche madrileña.

La imágen siempre es la misma. Ducha sobre las 8,30 de la noche, traje oscuro, corbata azul del Cisneros, botón dorado en el ojal de la americana recibido al acabar la carrera, unos Euros en el bolsillo, y a disfrutar una noche. Ya que no conduzco, ni cartera llevo encima, que siempre puedes perderla.

Antes Carmen venía conmigo. Hace años que se aburrió de escuchar las mismas historias, los mismos chistes y ver los mismos abrazos año tras año. Bueno, es nuestra fiesta, y aunque siempre me gusta su compañía, en estas noches la disculpo.

Hace tiempo Marqués y yo hacíamos competiciones a ver quien se comía más langostinos. Los años de la escasez pasaron, y ahora nos contentamos con bajar rapidamente de la cena al Bar antes de que nos digan que no hay más café, que desde que Antonio nos dejó, ya no es lo mismo. Ni Gordons para mi Gin Tonic tienen.

Siempre me gusta invitar a alguna copa a algún grupo de nuevos, como hicieron conmigo hace 25 años. Ellos al principio van de modositos, te piden cerveza, hasta que les dices que mariconadas las mínimas. Les preguntas que van a ser de mayores, solo para tocarles las pelotas. Y cuando te dicen que Ingeniero te empiezas a descojonar...para seguírselas tocando. Ellos saben que es un juego y admiten la broma con buen humor.

Este año no ha sido una excepción. Pero hubo un desembarco masivo de ratones que hizo que peligrase nuestra estabilidad mental. Yogui me mandó un correo desesperado. No le podía dejar solo, y, aunque Marqués es ratón, como no tiene moto, es un ratón en el exilio. (La ratonera era el pasillo 1º dcha del pabellón Ximenez, y sus habitantes, ratones).

Jevy, no te deprimas. Estaba Garagorri y Señora. Su señora me confesó que ella se quedó con Garagorri porque estaba muy bueno. Me dió como que insinuaba que ahora necesitaba más materia gris en su relación. O sesa que, 25 años despues, saboreemos la dulce venganza. Nosotros no estábamos tan buenos como Garagorri pero....de materia gris....ahora que lo pienso, a lo mejor tenemos la misma...casi mejor sigamos deprimidos, Jevy.

El Chonfli se enfadó. Los hermanos toledanos de apellidos impronunciables ¿García Gómez? me descubrieron un mundo en las pilosidades masculinas. Ahora que, a nuestra edad, el único que tiene más pelo que entonces eres tú, Jevy, descubrí varios términos que nunca supe que existían. A ver, a los pelos que te salen en el cuello, debajo de las orejas, yo siempre les he llamado calandracas. Ahora vienen estos a decirme que se llaman abueletes. Yo creía que con tener esa parte cuidada teníamos un aspecto digno. Craso error. Me descubrieron que encima de las orejas hay que llevar los guardabarros pulcros, y no revueltos. Sí, guardabarros. Nunca imaginé que esa parte pilosa tuviera nombre.

Siempre llamé mejillones a los pelos que te salen desde dentro de las orejas. Pues no, según su peluquero se llaman junquillos.

Y aun hay más, aunque dudo mucho que su peluquero se lo haya desvelado, a no ser que tengan una intimidad con él que, en estos momentos, resultaría comprometedora. Los tarzanetes o campanolos que son esos pelos del culo cuando se te queda pegado un trozo de papel higiénico, y tienen dicho nombre por el movimiento armónico simple que el peso del papel induce.

Como ves, hubo conversaciones de altura.

Apareció el Innombrable y Señora. Has de saber, Jevy, que está embarazada. Pregunté varias veces a ambos si el padre era el Innombrable. La respuesta de ella era de manual. ¿Qué iba a decir? Lo que me sorprendía era la seguridad pasmosa de él y su cara de satisfacción. ¿Te imaginas al Innombrable cambiando un pañal? Yo tampoco. Por supuesto le tuve que pagar una copa porque me voy a morir de rico y él no tiene un duro y bla, bla, bla, que a ciertas horas el Innombrable se pone muy pesado (Bueno, a casi todas)

Eran las cinco cuando el Marqués me dijo que ya era hora de irnos. Lástima, no habían aparecido las Segovianas todavía...si siguen existiendo. Sí, esas chicas que aparecían cuando ya habían cerrado todos los garitos de Moncloa para acabar la fiesta. Rapidamente les hacía corro una pléyade de presuntos galanes con más copas de las necesarias. Ellas aguantaban hasta que la música cesaba y se iban a su nido, dejando a todos compuestos y...bueno, Garagorri ya sabemos que no.

Dado que nunca salgo del Bar, sabes que bailar no es mi fuerte, me perdí el Momento de la Noche. El Presidente de la Sociedad de Fiestas, el nuevo Innombrable, y a la vista de lo que hizo, con un carrerón, llamó la atención a un grupo de antiguos, muy antiguos porque uno de ellos se había quitado la corbata para que la gente bailase pasando debajo de ella. Cuando todos los antiguos, ante su queja, se pusieron la corbata en la cabeza, no les dijo donde tenían que ponérsela, llamó al Subdirector. Este, que no había nacido cuando algunos de nosotros ya éramos colegiales del Cisneros, intentó ejercer su autoridad metiéndose en un curioso jardín.

Bonito momento para decir eso que siempre quise, y nunca pude, ayer tampoco por ausencia "¿Tu sabes con quien estás hablando, chaval? ¿Sabes quien paga la orquesta de tu fiesta?" Bueno, a lo mejor lo que buscan es quitar estos momentos y celebrar un bonito botellón conmemorativo en algún polideportivo, que ya sabemos que los Colegios Mayores siempre fueron un reducto de fachas, y la Universidad ahora es politicamente correcta...¿O no?

Y es que se cumple la máxima, en España a alguien le pones un gorro de cocinero y se cree capitán General de los tres ejércitos, y colega, el gorro es de cocinero.

Espero, Señor Subdirector, que ponga el mismo empeño en mantener el espíritu y las tradicciones del Cisneros. Todos se lo agradeceremos, con y sin corbata.

Una curiosa mezcla la de esta noche. Nuevos recien llegados de su pueblo a estudiar, poniéndose corbata por primera vez en su vida. Viejos con años en el Colegio. Antiguos que van desde el recien licenciado hasta el Jubilado. Y todos compartiendo música y copas como si estar con tu padre en una fiesta y disfrutar fuese la cosa más normal del mundo.

Ah, y novietas del pueblo, novias formales, mujeres con más noches en el Mayor que más de un vicenuevo....y las segovianas, por supuesto, las de nuestros años o las de ahora, que algunas cosas no cambian.

29 comentarios:

El 23 dijo...

No me compares a este individuo con el Innombrable, que el Innombrable sabría estar y sabría que los antiguos pagan para estar en la fiesta. Porque el Innombrable sabía muchas cosas que no sabía nadie.

Mira que me fastidian estos que como el nuevo jefe de Fiestas le quieren enseñar a su padre a hacer hijos. Era para decirle: "MIra chaval, como me toque los cojones, me llevo la orquesta a Palos" (¿Todavía existe Palos?) "y no dejo entrar a los que lleven corbata".

Yo no te digo de donde me habría colgado la corbata porque... porque este ciberdiario lo lee mucha gente pero nos habríamos reído un rato, lo justo hasta que me echaran de la fiesta claro.

Me fastidia perderme la fiesta todos los años, pero es que vivo un poco lejos del Cisneros.

A ver si el año que viene.

(Oye, Kikás, ¿la fiesta no la habrás pagado tú con los ingresos de publicidad del ciberdiario?

Kikas dijo...

Es exactamente como lo dices. Y alguien que no nos conozca se pensará que la gente estaría desbarrando potando en la pista de baile y eructando a las chicas...
Pues no, alguien se quitó la corbata para que la gente pasase por debajo, y todos, para variar, estaban impecablemente vestidos y con un comportamiento exquisito.
Y llegan unos de esos que tocan de oidas y se creen que el Colegio lo han descubierto ellos. En fín, que da lástima que entre toda la gente que para variar fue amabilísima con nosotros, y nosotros con ellos, que conste, se te cuelen dos "con cargo" y quieran ejercer.
¿Tú te imaginas al Marqués desbarrando en la fiesta? Porque estaba en el Grupo.
En fin Pilarín, que nos reimos del y con el Innombrable pero, en efecto, estas son las típicas cosas que con el Innombrable nunca hubieran pasado. Porque empezábamos a cenar cuando él se duchaba, y nunca se duchaba pronto, pero luego era un caballero.
La orquesta se paga con las cuotas de la Asociación de Antiguos, que como no sé si eres pagano o no, te invito a que lo seas, y así el año que viene la pagas tambien tú.

El 23 dijo...

Pues este año he pagado la orquesta sin oír ni una nota. Sí, querido, soy pagano por la gracia del Puro a quien no tengo el gusto de conocer pero cualquier día me paso por el Cisneros y lo arreglamos a cañas.

Que no tengan Gordons en la barra se puede arreglar llevando tu propia botella. No para hacer botellón a la puerta del colegio sino para darsela al camarero y decirle que puestos a envenenarse, mejor un veneno conocido.

¿Así que pagando copas en plan Antonio el de la teoría del movimiento armónico simple?. Así pasa, que luego te tengo que pagar las cenas yo.

Lo que tenías que decir a los futuros ingenieros es que es mejor que estudien Derecho o Económicas y se vayan a trabajar, pongamos por caso, a la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha, que haciéndose ingeniero pueden acabar vendiendo unidades moviles a tomar por saco.

Tengo que reconocer que los ratones tienen un asociacionismo realmente envidiable. No se observa eso en otros pasillos. Quizá tendríamos que aprender de ellos, Kikás. ¿A que de mi pasillo no se pasó ni el Mono?

¿Que el Garragorri no tiene materia gris? Pues no será por falta de espacio. La última vez que ví a Garragorri estaba, más o menos como la penúltima, quince años antes. Así que la señora de Garragorri, por lo menos en eso puede estar contenta. A la señora de Garragorri no la veo desde la última conversación que tuve con ella en la que puso a caer de un burro a todos los Cisnerianos. Pero bueno, eso fue hace muchos años y en tantos años puede pasar de todo, hasta que la señora de Garragorri cambie de opinión, ¿o no?.

¿Y por qué se enfadó el Chonfli? ¿Se le despeinaron los guardabarros?
¡Vaya con los impronunciables de Toledo! Envidia les tengo, que yo para hablar de términos pilosos, en vez de ir a la peluquería, tengo que ir a la Wikipedia.

Enhorabuena al Innombrable. Eso sí, que pase lo que pase, tendrá el Innombrable más contorno que su señora. Y yo tampoco me lo imagino dando el biberón, pero bueno tampoco me imaginaba a mi mismo y ahora los doy a dos manos.

Y volviendo al responsable de fiestas, está claro que cada vez hay menos voluntad de servicio. A ver, ésta es una cena de gala. Una cena de gala es como un restaurante elegante. En un restaurante elegante, cuando entras sin chaqueta, el maitre no te pega una bronca sino que te trae una chaqueta y te dice "seguramente estará usted así más cómodo". Lo que tenía que haber hecho el responsable de fiestas es pedirle al antiguo colegial disculpas por no disponer de cintas para poder pasar por debajo de ellas, pedirle por favor que se pusiera la corbata, cederle la suya propia para que pudieran seguir bailando y expulsarse a sí mismo de la fiesta por no llevar corbata. Eso es ser un señor y lo demás tonterías de principiante.

No es de extrañar que, dada su falta de tacto se sorprendiera de la reacción del grupo: se colocaron la corbata en la cabeza a lo Karate Kid. Es que estos niños, ya nacidos en libertad, no saben que si quieres ir de autoritario tienes que ser muy preciso en tus instrucciones y, por otro lado, que ejercer políticas represivas con señores que no necesitan mirar en la Wikipedia para saber qué era El Alcázar puede tener más efectos secundarios que la radioterapia.

A las que tenían la costumbre de venir a la fiesta a comer sin respetar la cadena trófica, es decir, sin dejarse comer luego, les dedicó un famoso cantautor cisneriano, del que el Jevy se acuerda bien, una hermosa canción que terminaba diciendo "Todos los años lo mismo, esta es la última vez, la que quiera que venga el año que viene pero que venga....." (no me acuerdo como terminaba).

Y menos mal que no se asomaron la segovianas: ya no eran niñas entonces, pero ahora ya deben de haber canas en el acueducto.

Ahora me dice mi mujer que me podría haber subido a un avión y haber pasado el fin de semana en Madrid. Yo le he dicho, a toro pasado, que no, que en vez de emborracharme con tios feos, mejor masajear chicas guapas. Y este fin de semana estaban como al final de la canción del cantautor.

Y hablando de canciones, me voy a cantar la de la Familia Telerín (¡que viejos somos!).

Kikas dijo...

Bueno, bueno, 23, y si eres pagano...¿por qué no te has dado de alta todavía en la red social que acaba de crear el marqués para los paganos de la Asociación? Por privado te mando la dirección que, no me cabe duda que, si estás al corriente, se te admitirá con sumo placer.
Tio, de tu pasillo, ni Juani, pero nos reimos mucho.
Chonfli se cabreó porque, yo que llegué en el último momento, quise ver que tal llevaba los guardabarros pero, parece ser que los hermanos de apellidos impronunciables llevaban con la misma desde 12 horas antes....o así.
Cuando el Innombrable me dijo que estaban embarazados le pregunté...¿Quién de los dos? Y hay que joderse, que hasta en esto fue afortunado. No sólo su Santa le aguanta (Parece que todavía), sino que es una chica de lo más agradable. Mucho más que él, donde vamos a ir a parar.
Las mujeres siempre te ofrecen pillar un avión a toro pasado. No lo hacen con mala idea, son así. De todos modos, créeme, un par de veces al año se pueden cambiar los masajes por los mismos chistes de los últimos veinte años. Es muy saludable...

Anónimo dijo...

Antes de comentar los articulillos arriba publicados, quiero presentarme, ya que, tú Kikas, me conoces...

Soy Pep Noguera, ex gerente de la asociación y ahora antiguo colegial.

Primero y yendo al grano, quiero manifestar mi más profundo malestar por el modo con el que desprecias públicamente la labor que hacen los colegiales residentes. (primer agravio al espíritu colegial)

Segundo, repruebo el comportamiento de esos llamados antiguos, como el Marqués, que encima de saber muy bien las normas que han imperado siempre en la fiesta, tratan de chulear al presidente de Fiestas, ningunear al subdirector del Colegio y a cualquier otro colegial del Cisneros. (segundo y más profundo agravio al espíritu colegial)

Tercero, te hago saber que la Asociación pagó la orquesta de la fiesta por iniciativa de la propia Junta de la Asociación para no cambiar el formato de fiesta, ya que el presupuesto limita toda acción colegial. (Eutiquio te lo puede confirmar)

Por todo esto, creo personalmente que antiguos como tú y el Marqués, que vais al colegio a alimentar vuestro egocentrismo, intentando dar lecciones magistrales del espíritu cisneriano, sois los primeros que incumplen el juramento colegial.

Debo añadir que siendo miembros de la nueva Junta de la Asociación, deberíais ser el primer ejemplo de comportamiento, respeto y educación hacia los colegiales residentes, ayudándoles desde vuestra posición a desempeñar las mismas tareas colegiales que todos hemos desempeñado, mejor o peor, en nuestro paso por el Mayor.

Por todo eso, te pido, el máximo respeto al Consejo Colegial, a los colegiales residentes, y a los demás antiguos que, como tú, han pasado también por el Colegio.

Y aunque me duela tener que replicarte, (no soy menos por ser más joven) creo que hay bastantes razones objetivas como para pedirte la dimisión como miembro de la Junta de la Asociación.

Kikas dijo...

Hola Pep;
Creo que me he debido de expresar muy mal tanto en mi entrada como en "los dos articulillos" anteriormente expuestos ya que no reconozco casi nada de lo que dices. Pero encantado de publicarte y contestarte;
Pienso que no he despreciado la labor de Los Colegiales residentes, sino de dos personas en la fiesta. Es más, si lees con atención "el segundo de los articulillos" que no has comentado, digo que todo el mundo fue amabilísimo con nosotros. Si esto es despreciar a los actuales residentes, intentaré mejorar mi estilo la próxima vez.
Segundo, dado que yo no salí del Bar (Y por consiguiente no me quité la corbata en ningún momento), me sorprendió que me viniesen a comentar el incidente en tres momentos diferentes tres miembros de la actual Junta. Seguramente todos habían bebido demasiado y malinterpretaron todo. Insisto, y como dejo dicho, yo no lo ví, pero me sorprende la versión coincidente del incidente.
Tercero, sí, la Asociación paga la Orquesta, y contentos todos de pagarla. Es una aseveración objetiva. A nadie tengo que preguntar, lo sé, e insisto, encantado de colaborar en ello. Y por pagarla no se pide ningún trato especial para mejor....tampoco para peor.
Cuarto, sí, estoy de acuerdo en que yo (Por el Marqués no puedo hablar) voy al Colegio a alimentar mi egocentrismo. Me gusta contar batallas con mis amigos y, cualquiera que se una siempre es bienvenido. Lástima que yo nunca jurase nada (Ni prometiese tampoco, que ahora hay que andar con pies de plomo con los comentarios politicamente incorrectos)
Sexto, tambien estoy de acuerdo en que hemos de ayudar a todos a cumplir sus deberes, pero no creo haber faltado al respeto a todos aquellos que dices. He afeado la conducta, de oidas, de dos de ellos. Ahora, si ellos son todos los que dices(Consejo colegial, colegiales residentes, antiguos...) en fin, que creia que yo tenía mucho trabajo, pero veo que hay gente que tiene mucho más que yo.
Séptimo, no soy Pedro Castro. Lo de la Dimisión dalo por hecho. Me metió Muro con calzador, y aunque iba a colaborar en la página Web, estoy seguro que puedo ser suplido por gente mucho más capaz.
Solo comentarte que no hay que tomarse esta página tan en serio. ¿Qué podría decir Garagorri o el Innombrable, por ejemplo? Como para fusilarme con lo que se les vacila por aquí.
Para tu información, ayer Tomelloso me llamó. Estaba preocupado. Quería hablar conmigo y me ofrecí al salir del trabajo a ir, como siempre me he ofrecido, desde mi egocentrismo, por supuesto, para cualquier cosa que me hayais pedido. Dado que eran las 9'20 de la noche, y él tenía una reunión a las 10, no daba tiempo. Hoy hay consejo o como le llameis a eso (No es falta de respeto, es desconocimiento) a las 11. Hemos quedado en vernos hoy si salgo pronto del trabajo. Y como siempre, desde mi egocentrismo, escucharé lo que me tenga que decir cualquier actual residente, le volveré a pedir que no me tome tan en serio, que soy egocéntrico, pero no importante, y nos tomaremos dos cervezas, o las que caigan. (Ves que estoy al día de la Agenda del Colegio).
Solo para terminar, pero para que pueda ser mejor comprendido, te voy a explicar como soy. Por supuesto egocéntrico, siempre voy de cara, y cuando me equivoco sé dar marcha atrás. Me gusta la coña, creo que soy humilde, y respeto la libertad sobre todas las cosas del mundo (Esa que me permite escribir lo que me dé la gana, y publicar absolutamente todo lo que me contestan, siempre que no sea delito, que ya soy muy mayor para ir a la cárcel). Por ello, esta noche, despues de las cañas, el mundo seguro que sigue girando, yo estoy igual de ocupado y Tomelloso, los que vengan, y yo, habremos hablado de todo, habremos echado unas risas y habremos hecho Colegio.
Por cierto, no me tomeis tan en serio....yo os aseguro que no me tomo tan en serio a mí mismo.
Un abrazo Pep
(A propósito, lo de llamarme egocéntrico….Entiendo que es una afirmación objetiva…no me gustaría que pudiese interpretarse como una falta de respeto ;-) )

Anónimo dijo...

Querido Kikas,

Para nada he querido ofenderte llamándote egocéntrico, sinó que he usado esa palabra para definir la pedantería de "no sabes con quien estas hablando" y demás frases que entre amigos usamos y nos reimos, pero ante desconocidos la educación nos lo impide.

Y te contrarreplico, subrayando que lo reprochable de tí, y de ahí la ofensa al Consejo Colegial y a los colegiales residentes, es la publicación en este blog, de acceso público, de los problemas e incidentes de la fiesta del Mayor.

El Marqués, ya responderá de lo que haya hecho, no te pido explicaciones de ello, sino que intento defender la postura de los residentes.

Es verdad, y me consta, que has quedado con el jefe de estudios para hablar de ello, pero también es verdad, y me consta, que te pidió que eliminases de este blog el artículo y no lo has hecho.

El problema de todo, y también de mi respuesta a tu artículo, se resume en que todos los incidentes acaecidos en la fiesta fueron causados por antiguos colegiales. No hubo, y me he cerciorado de ello, ningún incidente causado por parte de ningun residente.

Por tanto, creo que la fiesta en vez de convertirse en un botellón, se está convirtiendo en la zona franca de los antiguos colegiales. Cosa que agrava los incidentes ya que, no lo olvidemos, los antiguos somos los invitados.

Creo oportuna tu dimisión, no tan solo por el hecho de airear los problemas del Mayor en la red, sinó como gesto amable hacia el Colegio y los colegiales residentes.

un abrazo,

Pep

Marqués dijo...

Me lo estaba pasando pipa y riéndome un montón con este "folletín" típico colegial, cuando, tristemente, he llegado a la "aportación" de nuestro amigo Noguera. A quien por cierto he intentado en vano localizar en las nuevas redes sociales de Antiguos y miembros de la Asociación que hemos creado en Ning o incluso tampoco he localizado en el Grupo de Cisnerianos en FaceBook. Todo ello más que nada por ponerle cara, pues creo que lo conozco pero en este momento no caigo. No será periodista por casualidad este Pep? Porque, como suelo comentar a menudo, no hay mejor forma de saber cómo es la prensa en general, con perdón de nuestros compañeros que se dediquen a tan digna profesión, que ver cómo cubre dicha prensa un asunto del que tú conoces todos los detalles por estar inmerso o ser parte de él.
Por cierto 23, que tu nombre no figuraba en un listado de miembros activos (paganos al día) de la Asociación que me pasó el actual gerente y por ello no te envié la invitación para entrar en el otro grupo de Ning, sólo para Asociados. Donde tampoco está el señor Noguera por cierto, no sé si también por un error en la gestión del gerente o porque, aunque se le llena la boca de Colegio y ha sido becario de la Asociación, no pertenece a la misma aún. Supongo que se aclarará.
Me parece triste, en cualquier caso, que el señor Noguera, compañero colegial, se permita calificarme a mí y al compañero Kikas de nada. Me parece triste y no entraré a realizar más comentarios al respecto, tan sólo imaginar que son fruto de su juventud e inexperiencia y ya se encargará la vida de ponerle en su sitio.
Sobre el incidente en cuestión, que viví de cerca pero que no aprehendí en su totalidad pues estábamos a 30 centímetros de unos bafles de 2 metros y no se oía un carajo, sí quería hacer un par de puntualizaciones, aunque me ha parecido suprema y sublime la forma en que 23 lo ha enfocado, sin haber estado allí, y acertadísima su sugerencia de cómo debería haber sido la actitud y comportamiento del innombrable contemporáneo. Ole y Ole Angelito!! (Qué pena que algunos vengan a ensuciar con calificativos baratos y comentarios de gacetilla gratuita estas páginas de inteligencia, humor e ilustración...)
Como diría Cesar Vidal (yo a Federico ya no lo escucho pero a Cesar si, siempre que puedo), sin ánimo de ser exhaustivos los hechos son los siguientes:
1.- Grupo de Antiguos (mayoritariamente ratones y que dejamos el Mayor hace unos 20 años o más) bailando junto a santas a 30 centímetros del bable de 2 metros.
Un miembro del grupo, que no es antiguo pero que había sido invitado por un antiguo con acuerdo de la dirección por desconozco qué motivo, se retira en un momento dado la corbata para bailar el Limbo (ver: http://www.arrakis.es/~enricang/literaria/ball/limbo.htm)
2.- Antes de que la avanzada edad y baja forma física de los danzantes diese por terminado dicho exceso, que sin duda habría sido muy pronto, al parecer el innombrable contemporáneo (responsable de fiestas) se acerca al grupo y le comunica al interesado que se ponga la corbata. Perdiendo la ocasión de poner en práctica las sugerencias de 23.
3.- Ante dicha situación, desconociendo la forma y detalles de dicha petición, y atendiendo tan sólo al principio, el grupo de antiguos lo toma como una soplapollez de uno que no sabe con quien está hablando, como dice Kikas, y escenifica un breve momento de rebeldía pueril, al que se une un servidor aunque ya sabéis lo que a mi me cuesta quitarme la corbata...y más en una fiesta del Mayor, pero lo hago en suma para que no me tachen de estirado o insolidario mis compañeros. En cualquier caso dicha actuación iba destinada a durar un par de minutos y de hecho alguno ya nos estábamos poniendo de nuevo la corbata.
4.- Sin embargo, en estas aparece el señor subdirector que vuelve a ir por los mismos derroteros y vuelve a perder la ocasión de valorar con quién está hablando y qué está pidiendo.
5.- En dicho momento es cuando yo intervengo por primera vez y me dirijo personalmente al señor subdirector cuando veo que los ánimos se están soliviantando con algún compañero ratón. Hasta ese momento sólo había tenido referencias visuales de lo que pasaba y algún comentario entrecortado entre bocinazo y bocinazo.
El señor subdirector me pone en antecedentes y me explica que nuestro invitado llegó originalmente sin corbata al Mayor y amablemente se le prestó una, por lo que adivino que ya se estaba sobre aviso y además ya sabemos la ojeriza que se ha tenido siempre en el colegio a los "invitados" en las fiestas. Más que nada por aquello de que si ya nosotros solos no nos comemos un colín, para que venga gente de fuera a hacernos la competencia...
6.- Aplicando las grandes dosis de empatía que me caracterizan, por eso me extraña que alguien que no me conoce me llame egocéntrico, y mis dotes conciliadoras de opositor a diplomáticos, intenté que el señor subdirector se pusiese en nuestro lugar, antiguos colegiales que también en nuestra época luchamos por mantener las esencias y que no se creyese que en los 80 era más fácil que ahora convencer a un chaval de 18 años que se pusiese una corbata, viendo como años después un jovenzuelo venía a decirnos que en el Cisneros no se puede estar sin corbata en la fiesta de gala...
Del mismo modo, intenté que mis colegas de edad y experiencia, llevasen a cabo un esfuerzo similar de empatía y comprendiesen y disculpasen la actuación de ambos colegiales actuales, fruto de nuevo de su inexperiencia y poca exposición al mundo real (aunque ellos puedan llegar a pensar, que seguro que lo piensan, que por tener un cargo en un colegio mayor son ya la leche merengada. Ayyy! la de chascos que se va a llevar alguno.
Por cierto, alguna vez he pensado que sería a lo mejor una buena idea organizar unas charlitas informales en el Mayor para que los que ya hemos cometido todos los errores y tonterias del mundo, les dieramos un par de consejos a los polluelos de hoy en día. Aunque lo cierto es que como aprenderán realmente es metiendo ellos solos la patita una y otra vez y poniéndose colorados por haber escrito o dicho alguna tontería similar a las que ha dejado aquí escritas nuestro amigo y compañero Pep.
En definitiva, y ya acabo. Que mi impresión era que el tema había quedado zanjado y no sería sino otra anécdota más que recordar y de la que reírnos en las próximas 20 o 30 fiestas a las que vayamos. Siempre que nos los permita el señor Noguera por supuesto!!
Ah, y mi cargo en la junta de la Asociación está a la disposición del respetable, que ya tengo yo bastante lío intentando sacar una empresa adelante y colaborar para que esto no se vaya al carajo...
Y dos piedras!

El 23 dijo...

Joder, me quedo dos días sin internet porque alguien cortó el cable que no debía y se forma un follón de miedo.

De todas formas les entiendo. Cuando yo era colegial, el Colegio era lo más importante, de hecho era lo más importante que me había pasado en la vida. Luego me han pasado otras cosas que me permiten relativizar la indudable importancia de ser Cisneriano.

Cada época en el Cisneros tiene su propia forma de ser y todos los Cisnerianos estamos convencidos de que la mejor forma de ser Cisneriano es la forma en que nosotros hemos sido. Y eso es comprensible, y forma parte de la forma de ser del Cisneriano el presumir de esto. Kikás era viejo cuando yo llegué al Cisneros y de vez en cuando, entre risas, presume de ser mucho mejor Cisneriano que yo nunca podría haber sido aunque hubiese estado en el Cisneros más años que el Peque. Eso no nos impide el saber que hace mucho años que no estamos en el Cisneros, que nuestra relación ya no es la de viejo-nuevo y que cualquier cosa que nos digamos en ese sentido hemos de tomarla con la relatividad necesaria.

En Holanda, cuando hay un grupo de gente reunida y alguien llega más tarde y hay alguien que comenta en voz alta, para que todos puedan oírlo "vaya, ahora sí que la hemos fastidiado con este impresentable que llega", todos saben que estos dos son buenos amigos. Dentro del grupo de Cisnerianos que son mis amigos, ocurre algo semejante. Si lees las cosas que Kikás ha dicho de mí, o las que yo he dicho de él, no sólamente hay motivo para pedir su dimisión de cualquiera que sea el cargo que tiene en la Asociación sino para llevarle a los tribunales por un delito de injurias con publicidad. Pero yo sé que Kikás no habla en serio y tenía la impresión de que todo el mundo que pueda leer este ciberdiario lo entendía así.

En este entorno de cosas es en el que se puede interpretar sus y mis comentarios sobre la actuación del responsable de fiestas. El responsable de fiestas ha hecho lo que pensaba que era su deber y el que se atreva a llamar la atención a un grupo de personas que, por media de edad, podrían ser su padre y por media de estancia en el Colegio rondan los ocho años, demuestra que tiene cojones y que defiende exactamente el mismo Colegio que nosotros queríamos y que lo hace en la misma manera en que nosotros lo hacíamos. Incluso Kikás habría sido más bruto, como demuestra su forma de pedir "amablemente" a los nebrijos que no utilizasen nuestras cabinas y yo habría sido aún más vacilón como cuando les pedí, por indicación del Innombrable, a las holandesas que no tomasen el sol en top-less porque los estudiantes se distraían de su estudio. (Menuda bronca me pegaron los "estudiantes distraídos").

Eso sí, no me imagino que el Innombrable (entonces responsable de fiestas) hubiese necesitado de Pepeo (entonces subdirector) para poner orden en un grupo de personas (que no olvidemos son Colegiales de una media de cuarenta y tantos años no hooligans del Liverpool) ni que Pepeo hubiese sido incapaz de poner orden en un grupo de Colegiales aunque todos peinasen canas. Todo este asunto me parece muy extraño.

Pero sobre todo, hay una cosa que me congratula. Que el Consejo Colegial, la Asociación de Cisnerianos, y "la quintaesencia de las cosas que son por sí sin dejar de serlo" (definición del espíritu colegial que junto a su himno nos da una idea de cuán en serio podemos tomarnos los unos a los otros y a nosotros mismos) se sienta ofendido en su más íntimo amor propio por este incidente menor, la proclama exagerada de Pep (que entre otras cosas llama "articulillo" a un texto procedente de mi fino teclado, esto no lo perdono, Pep) y la aún más encendida respuesta de Kikás, que hayan reuniones de directivos de empresas a las diez de la noche para discutir este asunto, que se pidan dimisiones y que toda la ciudad de Tomelloso se haya levantado en armas, me confirma en la evidencia de que EL ESPÍRITU COLEGIAL ESTÁ VIVO.

VIVA LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN Y VIVA NUESTRO PADRE DON JIMÉNEZ DE CISNEROS.....

Y DOS PIEDRAS.

(Se me ha puesto el vello como escarpias, oye)

Kikas dijo...

Pues veo que mi fidelidad a la libertad absoluta está haciendo que esto se lie más, pero lo que tiene ser fiel a una idea conlleva muchas veces inconvenientes, y esta ocasión es un vivo ejemplo.
Pep, entiendo que lo que quieres decir entonces no es egocéntrico, sino prepotente. Y escritor mediocre, añadiría yo, dado que no he sabido trasladar la ironía que pretendía para que la gente, pudiese captarlo como tal. Nunca he dicho eso de que "no sabes con quien hablas" y, si lees con atención lo que escribí, se trata de un deseo imposible, y la coña viene porque, teniendo una ocasión tan a huevo como el sábado, me la volví a perder. Créeme, soy estúpido por muchas cosas, no por esa.
Insisto que no he faltado a los Colegiales y Residentes de este Mayor. He afeado el sentido de la oportunidad de dos señores con mayor o menor fortuna. No me confundas tú tampoco a Pujol con Cataluña, ni al Subdirector con el Cisneros. No es tan importante, ni él, ni yo. Espero que esto tampoco se entienda como una falta de respeto. No he aireado ningún problema en el Mayor. Bien al contrario, en mi escrito se trasluce lo bien que lo pasamos y el buen ambiente que reinaba. Si lees las últimas líneas, se dice que parece mentira que jubilados y nuevos puedan disfrutar de la misma actividad. Ahora bien, si quieres abundar en lo que no he querido decir, seguiré insistiendo en mi prepotencia y mi incapacidad redactora.
No creo que los residentes necesiten ninguna defensa ya que nadie se ha metido con ellos sino con la oportunidad en una actuación de dos personas.
Estoy dando demasiadas explicaciones pero como, creeis que este blog lo lee mucha más gente de la que realmente lo hace, seguiré aclarando algún término. Cuando ayer me llamó, sumamente respetuoso y preocupado el jefe de Estudios sacándome de una reunión, en efecto me pidió que retirase la entrada. Le respondí que estaba en una reunión, que duraría hasta tarde y que haría lo posible por vernos. Ni ayer ni hoy ha sido posible. Y no porque no me haya ofrecido, cuando he acabado (Ayer a las 9,20, hoy a las 10 de la noche), sino porque sus actividades lo han impedido. Creemos que mañana podrá ser.
Esta mañana, al leer tu comentario, he decidido que no podía permitir que pensases que retiraba la entrada para no mostrar tu escrito en público, o sea que aplícate la parte alicuota de responsabilidad.
Insisto, pero creo que hablamos de cosas diferentes, que no hubo incidente hasta que alguien pretendió ser más papista que no sé como se llama ahora el que hay, y se metió en un jardín que si no lo hubiese hecho, en un baile hubiese quedado todo.
Efectivamente, mi zona franca siempre ha sido el bar, y no voy a cambiar de plaza. No sé a qué zona te refieres. Pero sabiendo que soy invitado, estarás conmigo que, con los invitados, se tiene cierta consideración, o no se les invita. Y el que una persona se quite una corbata para realizar un baile, no sé si puede entrar en la categoría de anécdota siquiera.
Por lo demás, por favor, no seas como mi jefe. Aunque me costó mucho acabar mis estudios, soy Ingeniero. Suelo entender las cosas a la Primera. No sé qué parte de "Lo de la dimisión dalo por hecho" no entiendes. Por si acaso adjunto copia del correo enviado hoy a Muro
"Estimado Muro y demás compañeros;

Por favor, Muro, recibe por medio del presente correo mi dimisión Irrevocable como miembro de la Junta de la Asociación. El que haya alguien que la haya solicitado ya es motivo suficiente para mí.

Por supuesto, cuenta conmigo para cualquier trabajo, que fuera de ese órgano de gobierno, y en la medida de mis posibilidades pueda llevar a cabo.

Recibid todos un cordial saludo y pasad unas Felices Fiestas"

Insisto en que la razón es que lo hayas pedido tú, no tener gestos amables hacia nadie que no he ofendido, por lo menos conscientemente. Los gestos amables son pagar cañas.
Si lo vuelves a decir entenderé que estoy respondiendo a una máquina de spam y se me quedará cara de gilipollas.
Tambien he solicitado que se elimine el enlace desde la página de la Asociación de Antiguos a este blog. A mi edad no quiero tener cortapisas en mi libertad de
equivocarme escribiendo.
Por lo demás, la próxima vez que nos veamos en el Colegio, las copas las pago yo. Las tuyas serán las siguientes.
Un abrazo

Kikas dijo...

Marques, te ha salido pelín prepotente.
Un poco de humor, que la bronca iba conmigo por airear no se qué. Que ahora se sufre un incidente como la denuncia de la mamá periodista canaria por las novatadas ultrajantes que sufrio su nene, hará unos 10 ó 15 años, y más de uno se suicida, por salir en los papeles

Kikas dijo...

Angelito, me parece muy oportuna tu dosis de templagaitas.
Yo ya sé que mi manía con que esto sea un foro libérrimo me va a traer más de un disgusto, pero tambien un montón de satisfacciones. Como que tu y yo hablemos todos los días, estando a unos miles de kilómetros de distancia.
Lo que no acabo de entender es como alguien puede deducir de mi escrito que yo no disfruto con los actuales residentes y les he vejado...ahí sí que me vas a tener que echar un cable para que lo comprenda.
Soy bruto, pero leo y leo...y no lo entiendo
Ah, y no me jodas. Nunca te he dicho, ni lo he pensado que yo he sido ni mejor ni peor que tú. Todos somos como somos, que parece que esto puede tender a una guerra de generaciones, y por ahí no paso. Ayer había buenos y malos....igual que hoy

Marqués dijo...

Me dices Kikas que mi anterior comentario resultaba pelín prepotente. No era esa mi intención y me disculpo si alguien lo puede entender así.
El mismo era simplemente el fruto de no entender tampoco yo cómo nadie podía haber entendido tan mal tu post original, como para pretender ejercer la censura, por Dios a estas alturas!, y pedirte/obligarte a que lo retirases.
Calificar tu post como aireación de un "incidente" o de "problemas en el Colegio" a algo que no había sido más que una nimiedad y chanza entre hermanos Cisnerianos es tener muy poca capacidad comprensiva o carecer del más mínimo sentido del humor maduro e inteligente. Alguno debería quizás suplir esas carencias y releerlo un par de veces más...Y así podría ver que dicho escrito original destila y chorrea Cisneros en cada línea.
Del mismo modo me cabrea que alguien me esté atribuyendo a mí un protagonismo y unas actitudes que en modo alguno exhibí durante el llamado "incidente", pues mi intención no fue otra que conciliar, mediar e intentar que las aguas volviesen a donde debían estar. Creía que con mi apretón de manos con el subdirector tras nuestra charla y tras asegurarme que todo el mundo volviese a tener las corbatas donde deben estar, ese había sido el caso, pero parece que no...
Concluyendo Kikas. Siguiendo tu petición, he retirado el link a tu blog de la red social de Colegiales activos (paganos) de la Asociación. Del mismo modo, ya que el señor Noguera nos ha metido a ti y a mí en el mismo saco, aunque tu intervención fuese nula en el "asunto" y simplemente la reflejases con cariño, simpatía e inteligencia en tu blog, y la mía fuese la que he relatado en estas entradas, si considera o considerase que yo también estoy de más en la junta de la Asociación, le ruego me lo comunique para, como tu, presentar mi dimisión a nuestro presidente.
Gracias

Kikas dijo...

Joder, Marqués, que me voy a comenzar a tener que cortar los muñones. Lo de la fina ironía me da que no va a ser mi fuerte.
No sé si prepotente o no, pero que estábamos ambos dos escribiendo a las dos de la mañana, teniendo cosas mejor que hacer, que eso de levantarnos a las 3 de la tarde ya no se estila. Y será porque estamos preocupados porque estos chicos no nos van a dejar escapar al Colegio cuando nuestras mujeres se pongan exigentes. (¡Ostras!, ahora sí la jodí, no solo dije chicos en vez de señores sino que dije que nuestras mujeres se ponían exigentes) No recuerdo como se duerme en el Puente de los Franceses en Diciembre. A lo mejor Yogui puede iluminarnos acerca de eso, y si es delito si te pilla la Policia Municipal.
Y no, no creo que sea necesaria tu dimisión. Yo era un apósito. Joder, si se va el que curra, a ver como saca pecho el resto, de los logros de la Junta. Ahora solo falta que se cabreen Muro y los otros que curran por airear que están en la Junta solo por afán de protagonismo, y traficar con influencias.
(Aviso para mentes poco desarrolladas, el que no haya captado un matiz de ironía y mala baba en todo este comentario, por favor, que se lo haga mirar)
¡Que lo de chicos es bromaaaaaaa

El 23 dijo...

Querido Kikás:

El diccionario de la Real Academia de la Lengua no reconoce el término "templagaitas". Pero siendo la gaita un instrumento de viento y que para templarla hace falta soplarla, me siento insultado, ninguneado y terriblemente ofendido. Muestras además poco respeto por la honrosa profesión de templador/afinador de gaitas. Así que deberías dimitir porque un miembro de la Junta no puede ir por ahí insultando a los templadores de gaitas.

Después de esto voy a enviar mi curriculum a algún partido político o incluso a algún periódico.

En mi puesto de Gerente de la Asociación de Antiguos, entonces se llamaba así a una especie de administrativo de tercera sin sueldo que se encargaba de que los papeles de la Asociación no se perdieran (después supongo que se convertiría en un puesto mucho más importante a juzgar por el orgullo con que Pep lo airea) me empeñé en fomentar las reuniones de los Jueves, charlar con los entonces directivos de la misma, apoyarles en su labor y agradecerles que restasen tiempo a su familia después de sus agotadores días de trabajo en puestos directivos de impotantes empresas industriales y comerciales para dedicar un tiempo a nuestra formación como personas. He aprendido más de mi relación con de la Pisa, de la Cuesta, Tornero, Marina, López-Barajas (y muchos otros que aguantaban con paciencia mis torpezas) que de los catedráticos de mi facultad (entre otras cosas por que pasé más tiempo escuchando a los primeros que a los segundos). A cambio, me empeñé, y conmigo muchos colegiales en hacerles sentir "en su casa" por derecho y no por la formalidad de que a un invitado se le debe hacer sentir "como si estuviera en su casa".

Y no creáis que lo hice pensando que yo algún día iba a ser también antiguo colegial (que no ex-colegial, esta etiqueta también nos esforzamos entonces en eliminar, porque ser colegial imprime carácter y es, como la nacionalidad marroquí, irrenunciable) dado que pensé entonces que nunca iba a terminar los estudios y que iba a batir el record de resistencia en un Colegio Mayor (la única resistencia que rompí fue la de las narices de mi padre que resultaron ser menos elásticas que las de los padres de otros colegiales famosos por su resistencia).

Pero no está de más que me recuerde nada menos que uno de mis sucesores en el cargo que mi labor y la de otros muchos colegiales de entonces fue poco fructífera y que yo, en las fiestas del Cisneros, soy un invitado, a veces incómodo, por ser demasiado "egocéntrico". Así que parece que la actuación de los colegiales no residentes en las fiestas del Mayor debería ser como la de los mirones de una partida de mus: "callar y dar tabaco" o mejor aún, invitar a copas.

Aquí tengo yo que asumir, Kikás, mi responsabilidad por, de todas las cosas tan interesantes que habías contado, haber elegido dirigir mi atención (en mi primer comentario) a la única que ha dado a Pep Noguera la oportunidad lanzar un torpedo a la línea de flotación de la actual Junta Directiva de la Asociación (Dios sabe, Pep supongo que también, con qué motivo y con qué propósito), así como a la cordial relación que existe entre los colegiales residentes y los no residentes.

Más me valdría haberme concentrado en la interesantísima conversación sobre las distintas denominaciones del cabello humano: aunque de escasa aplicación práctica en mi caso, fue sumamente interesante y en principio, menos comprometida. Aunque quizá entonces alguien habría pedido tu dimisión porque un miembro de la Junta no puede ir por ahí hablando de los pelos del culo.

En consecuencia, dimito de mi cargo de conciencia y....oye, que bien me siento, joder que gusto da dimitir de algo.

Un abrazo.

Kikas dijo...

Angelito, esto ¿Se te ha ocurrido solo o te lo han dictado? Yo no hubiera podido. (vaya, salió mi natural imprudente, espero que no te tomes esta falta absoluta de confianza en tu capacidad como una falta de respeto)
Y no me vale "culito veo culito deseo". Aquí al único que le han pedido su dimisión, en estéreo hasta ahora, ha sido a mí. No te me aproveches que te conozco.

El 23 dijo...

Ya sabes que yo a tí te quiero lo mismo, con o sin cargo. Que tu no necesitas un cargo para tener "autoritas".

Otra frase para la reflexión y siento que por ser ironía no fina sino microscopica muchos no me vayan a entender, o a entender mal: Si mis bebés pudieran hablar seguramente dirían que es mi intención hacerles daño en la nariz, pero en realidad, lo que yo quiero es limpiarles los mocos.

De todas formas la culpa la tiene ese grupo de bailadores de Limbo. ¿Acaso no sabéis que el limbo lo suprimió el papa Benedicto XIII en abril de 2007?
Pero claro, como sois todos unos ateos no os enteráis.

Jevy dijo...

Como me encanta la polémica, me uno. Me gustaría aportar puntos de vista desde la lejanía, y es que casi siempre que uno se alejó hace mucho tiempo, va perdiendo ese efecto Doppler que te hace ver muy distintas las cosas cuando te acercas que cuando te alejas.
Evidentemente, creo que aquí no se aireó ningún incidente, sino que se comenta algo que da un interés más al relato en plan chanza de algo que no deja de ser una repetición año a año del mismo rito. Como si mi abuela contara el día que se hizo pis en misa porque al cura se le cayó la dentadura postiza en plena eucaristía y se le mezcló con las hostias.
Veo que eso de "ser cisneriano" se puede entender de muchas maneras, y aquí le tiro de las orejas a todo el mundo. Cisnerianos ha habido de muchos tipos, y yo desde el primer día opté por un estilo que me iba más, y no por ello creo que fuera peor cisneriano.
Ejemplo: siendo p.n. (el novato de otros colegios), había dos tipos de viejos. Los que se creían la quintaesencia de la cisnerianidad por llevar allí sopotocientos años y no haber sido invitados a marcharse (cosa que sí hizo conmigo Juan Lorenzo tras mi bacarrá en segundo año, un agravio comparativo con tanta gente que llevaba 12 o 18 años en el colegio), que puteaban sin gracia, haciendo muy poco para que los nuevos pudiésemos amar el colegio, y gente que sí que hizo mucho para que, siendo puteado, yo llegase a ver el Colegio como mi segunda casa.
Todavía recuerdo las risas que me echaba yo y las que se echaban mis más o menos 50 compañeros de promoción (Pepelu, Perote, Abasolo, Gerardo del Cerro, Carmelo Arrieta, Brocal Pertegaz...) en el Transiberiano, en traje de ducha, con Hernán Silván, cantando "Ay putón, berbenero", "Mal abrigado llegaba al Teresa en busca de bolsas de agua o alguna compresa" (Asfalto) o "Silvia Kristel daba caña a un maromo negro, entonces me tiré" (Aute) o la famosísima, estrenada en el Franco con Los Secuaces, "Con mi prima" (Come prima), canción del incesto: "15 años, pero parecïa mayor". Hernán nos hizo una piña a los nuevos con sus puteos llenos de gracia. Hasta Astillero Pinilla, el hombre globo, parecía despertar de sus viajes. Sin embargo, los puteos de Oscuro a mí nunca me hicieron amar el colegio, más bien lo contrario, y eso sólo porque se creía el guardián de la quintaesencia colegial, sólo por llevar 12 años allí y haber entrado antes de morir Franco.
Las normas están para ser flexibles, o dejan de ser normas. No se puede pedir a nadie que no infrinja ninguna norma (que no creo que sea sagrada) por unos segundos, o si no no estamos hablando de espíritu colegial, sino de puro dirigismo. Es más, dudo que la mayoría de los colegiales que han pasado por el Colegio amara a rabiar las normas colegiales. A mí, personalmente, nunca me gustó la fiesta tal como era. Me parece que el hecho de llevar orquesta no tenía por qué suponer que la música que tocara fuera más propia de gente de 50 años que de chicos de 18 a... los años que tuviera el Peque. Y lo mismo opinaba mucha gente, y creo que no por ello éramos peores colegiales.
Lo mismo que lo del rugby: no entiendo por qué se puede ser colegial de segunda sin haber jugado al rugby. Yo, desde la Tuna del Cisneros, creo que hice bastante más Colegio que algunos que jugaban al rugby. Son cosas que ya me parecían así entonces y me siguen pareciendo. Había gente que aportaba, por ejemplo, su gran conversación: recuerdo que ¿Carlos? Brocal Pertegaz, un hombre ilustrado donde los haya, era de los que te tenía de tertulia en la mesa hasta que cerraba el comedor, independientemente de la hora a la que hubieses bajado a comer. Un hombre que hacía esgrima, y que se libró de una ducha del Oscuro porque había leído, con 15 años, el Ulises de Joyce.
Recuerdo que los modernillos de aquella época hicieron varios números de una revista que eran la monda, y que Javier Anadón hizo mucho por tener una discoteca llena de todo lo último como el mejor crítico musical. Ellos también hacían Colegio.
Yo me tuve que ir hace ya 22 años, pero la prueba de que tengo espíritu cisneriano es estar aquí. Porque para mí lo más importante del espíritu es la añoranza de personas, de ratos, de recuerdos, y no la imposibilidad de aceptar, en 2008, que alguien se quite una corbata en una fiesta. Me parece que eso es reducir el espíritu cisneriano a la pura anécdota. Ese espíritu cisneriano sin gente como Kikás o muchos otros que lo que tienden son lazos humanos, es puro humo, o peor aún, intransigencia.

Jevy dijo...

Por cierto, que este blog sube cada día de nivel intelectual. El otro día entró un colombiano, creo recordar, que accedió al blog desde el buscador del Google poniendo algo así como "viejas que dan culo gratis Bogotá". Vamos, a este paso, nos censura por un lado la Asociación Cisneriana por la corbata, por otro la Asociación Charra de Béjar por las chanzas al Innombrable, pero también nos censura el Canguro.net, por no ser este blog visitable por menores...

Kikas dijo...

23, siempre fuiste un iconoclasta.
Espero que no pienses que te estoy insultando, que llevas demasiado tiempo entre bárbaros en Flandes

El 23 dijo...

Teniendo en cuenta que he nacido en el siglo XX entiendo que me llamas "aquel que niega la merecida autoridad de maestros, normas y modelos.


¿?

Jevy dijo...

Item más: entendería que a alguien se le mande "a la neverra" (como en "La gran evasión" mandaban continuamente sus guardianes nazis a Steve McQueen a jugar con su pelota de baseball) por quitarse la corbata si previamente se mandase a la cama a la gente que, cual piojo, desvaría más de la cuenta. No sé por qué es más impropio no tener corbata que presentar un estado lamentable, el cual, dicho sea de paso en alguien que sólo ha estado en unas 9 fiestas, observé en múltiples ocasiones en más de uno, más de diez... y más aún colegiales y residentes por fiesta, fruto del alcohol, yo mismo incluido (uno siempre tiene derecho a bajar la cadena trófica hasta convertirse en piojo).
Creo recordar que las únicas que mantenían el tipo, llegadas las 6 de la mañana, eran las segovianas, impolutas ellas e inalcanzables. Los que aún no se habían acostado, a pesar de portar corbata, las más de las veces presentaban un aspecto digno de la película "En busca del fuego". Si es que no es bueno ser integrista de nada...

Kikas dijo...

Bueno, chicos....Ojo, chicos somos todossssssss, que nadie se me rebote.
Entre que uno escribe, otro que quiere que se hable de él pero no lo consigue, el tercero se siente herido en su orgullo más íntimo porque entendió que se hablaba de él pero que realmente ni pasaba por ahí, hay más de un ratón que con cuatro copas es bastante impresentable (Ratón de cola gorda, me explico), y el sentido de transmitir ironía (Ojo y saber detectarla) es bastante infrecuente, aquí ha habido un bonito debate.
Esto merecerá entrada aparte, porque ayer me junté con Tomelloso y Lugo (Jefe de Estudios y Subdirector), intenté tratar como Nuevo a Tomelloso, y el que me trató como un nuevo fue él a mí (Le mandé a por cervezas con dinero y el muy hijoputa volvíó con las cervezas y pagó él, y se lo había advertido que no lo hiciera) (Aviso para los defensores de causas perdidas, mi actitud al mandarle a por cervezas no fue prepotente, que se levantó él porque la anterior ronda se nos había acabado y le di dinero. Que todavía salta alguno que los actuales colegiales no están para traer cañas a los antiguos y la jodemos)
Bueno que estos señores tenían unos resquemores, entendieron cosas que les quedó claro que nadie había escrito y, sobre todo, me hicieron ver que ahí no se contaba todo, ni nadie lo pretendía.
Yo les expliqué que la ironía es un tema muy personal y, les intenté dar una lección práctica de matemática aplicada demostrando que, en según qué ocasiones, la distancia más corta entre dos puntos no es la línea recta.
Como veo que no estais entendiendo nada, una vez presentada mi bonita dimisión y pagadas la mitad de las cañas y sobre todo viendo que los actuales colegiales tienen mucho tiempo libre para montar consejos y no sé qué más, se da por inaugurado este pantano.
Aviso, el Subdirector, Lugo, y yo, no nos dimos un beso de tornillo ni cantamos juntos....pero no descarto hacerlo en un futuro (lo de cantar, se entiende), o sea que al final hicimos unas risas y me reí de los Ratones (El, en función de su cargo, no puede. Yo, como ya he dimitido, puedo hacer lo que me de la gana)
¡Que sus den!

El 23 dijo...

Corrigiéndome a mi mismo antes de que lo haga alguien:

"Auctoritas" y no "autoritas" era la palabra que utilizaban los antiguos romanos para refererirse al poder que proviene del respeto y del prestigio que los demás te otorgan por tu trayectoria personal, para distinguirla del "imperium" que es el poder que te da el uso de la fuerza o la amenaza de usarla y "potestas" o poder otorgado por el desempeño de un cargo administrativo, judicial o político.

Me gustaría terminar mi aportación a esta polémica, de la que ya no me siento responsable una vez dimitido de mi cargo de conciencia recordando las palabras de un político nortemericano del que probablemente no hayáis oído hablar. Esto ocurre porque es demasiado honesto para que la mano negra lo nombre presidente (previo paripé en las urnas, claro) y porque pertenece al Green Party, lo que es también un impedimento gordo.

Pues bien, Malachy Gerard McCourt decía que "el resentimiento es como tomar veneno y esperar que se muera el otro".

¡Que con el mismo instrumento sus...etcétera.!

Marqués dijo...

Bueno pues que sepas que allá por el mes de mayo, si Dios quiere y la auctoritas o más bien el imperium lo permite, estaré a la puerta de tu casa para ir a la fiesta del Mayor. Como todos los años...
Angelito, por qué no empiezas un semi-blog en tu página de la Red Social Ning de Antiguos?? Así podremos leerte sólo a ti y no tendremos que tragarnos los rollazos del hijo del médico este...

Tendi dijo...

Hola a todos, que queréis que os diga... ya lo habéis dicho todo y el que no lo quiera entender alla él. Solamente una serie de avisos a navegantes:

* Una lección magistral la da un maestro, aquí hay maestros que si dan una lección, automáticamente pasa a ser magistral. Aprovechadlo.
* El espititu colegial no se va a resentir por una anécdota de fiesta que si no la pone un antiguo,la pone uno del club y si no... vaya mierda de fiesta... el espiritu colegial se puede resentir más por perder la final ante los nebrijos... ahí si que se tiene que reunir el Consejo, la Asamblea y, si hace falta, el Claustro... menos mal que esto no ha ocurrido nunca...

Tendi dijo...

Se cortó la linea...

Por último, Kikas y Marqués coincidireis que esto se ha salido de madre porque importancia tiene la que queráis darle, así que no se la deis.

Un abrazo a los dos y... yo también soy egocéntrico!!!

Kikas dijo...

Debo de ser demasiado sútil porque no me entiende nadie.
Cuando digo "que sus den", implica automaticamente que dejeis de escribir de esto. Que si se habla de algo con la mitad de la información no es como si la tuvieses toda.
Y ahora, unos tios que quieren conservar lo que alguien les legó, saben que lo que alguien escribió no iba contra ningún colectivo de nada y había que tomarlo con cierta coña como, un servidor, con más o menos acierto, se encargó de explicar párrafo a párrafo entre unas cuantas cervezas.
Y servidor asímismo, no se enteró, sino que lamentó la falta de educación de algún animal roedor. (Algo que por otra parte, en fin....)
La lección fue de matemáticas y topológica....aquello de la distancia más corta entre dos puntos no es la linea recta muchas veces.
Y cuando digo que queda inaugurado este pantano, quiero decir que las obras en el mismo ya se han acabado. Lo de las continuar las obras despues de las inauguraciones, es un invento de la democracia. Antes a Franco le sudaba los cojones cuando inaugurar porque no necesitaba ningún voto (Ya se me echarán encima todos los antifascistas, bla, bla, bla)
Sin embargo, para terminar, y por alusiones:
23, las dimisiones, si no te las aceptan y no las haces irrevocables...en fin, que con el mismo instrumento te laves los dientes, acabando tu última frase al estilo innombrable.
Marqués, sigues siendo prepotente, y me estás faltando al respeto ;-)
Tendi, dos cosas....¿Estás seguro de que lo que dices nunca ha pasado?...
Segundo, lo de la crisis debe de estar muy mal...que a un informático con más ordenadores en casa que el pentágono se le corte la línea me deja preocupado....
Y ahora sí...¡espero que esté claro!

Mela dijo...

Kikas... me he ilustrado bastante con esta entrada
No conocía el mundo de la pilosidad masculina... ha sido todo un descubrimiento
Sí, fue una conversación de altura ;-)