martes, 30 de diciembre de 2008

UNA DEUDA DE JUEGO ES UNA DEUDA DE HONOR

A 23 la boca se le calienta rápido. Y los dedos en el teclado más, añadiría yo.

Llegó un día de Inocentes de 2008. Ambos asumimos que, era materialmente imposible que ganase la apuesta. En 4 días no podría sumar cerca de 20 países, ni desplegando todas sus artes coercitivas. Decidimos que había que pasar página y, por ello, nada mejor que darnos un homenaje con nuestras familias.

Sabiendo que el Marqués y familia se encontraban ociosos, les llamamos por si se unían a la visita a Toledo. Dado que son muchas las niñas que hay que movilizar, decidió que cuando llegase a la Ciudad Imperial nos llamaría.

Llegamos 15 minutos tarde, lapso entendido como espera de cortesía, sobre todo para el que se hace esperar. Ahí estaba 23 con Angelique, tomándose un Chocolate con churros. Ganas me dieron, y no me privé de otro.

Había amanecido un día frío y nublado en Toledo. Sin embargo el cielo aguantaba la lluvia. El Marqués había logrado embarcar su prole y tambien estaba en el antiguo feudo del hoy senador. (Perdón, creo que me estoy metiendo en terrenos peligrosos)

¿Qué hacer con 5 niños y 6 adultos un día en Toledo? Pues sí que se me ocurren pocas cosas en otros sitios pero, en Toledo, un día, se pasa rápido y entretenido. 23 Había dejado sus tres niñas en Los Montes, con su madre. Otra vez fue como si el tiempo se hubiese parado. La conversación fluía fácil y las bromas se sincronizaban dos a dos, es decir, cada vez que alguien preguntaba una cosa, practicamente siempre, los otros dos contestaban la misma parida...No ha pasado el tiempo por nosotros (Y eso es lo más preocupante, piensan nuestras mujeres). Esto ya no se quita ni con medicación.

Había muchas cosas que ver pero demasiados niños para verlas todas. Enseguida entendimos que 23, pese a ser oriundo de Los Montes y vecino de la Ciudad durante algunos años, nunca se orientó bien. No llegó a Boy Scout, cuanto menos a Jóven Castor.

Dimos un paseo por el Casco Antiguo, donde no pudimos ver la Catedral porque era Domingo y estaban en Misa. Pero subimos al campanario de la Iglesia de los Jesuitas, desde donde vimos una vista preciosa de la ciudad y nos dirigimos a San Juan de los Reyes. 23 hizo amago de pagar la primera entrada, pero dado que éramos muchos, propuse algo tan español como "el fondo". Digo español porque en Flandes cada uno se paga lo suyo y no hay problemas, pero aquí siempre hemos tenido más verguenza torera, y nunca mejor dicho.

Yo creía que tenía inventiva pero 23 tenía a todos los niños ensimismados con los relatos de Reconquistas, prisioneros y otros temas politicamente incorrectos en esta época de Alianzas de Civilizaciones y demás. Aviso, en la foto tomada en la Terraza de San Juan de los Reyes, ambos dos están de puntillas, con el fin de denigrarme.

Nos metimos una cañita empapada en unas bravas. Dado que he de ser fiel notario de la actualidad, que somos modernos y europeos, y que además funcionamos con tarjeta de crédito, por si luego había que poner más, decidí que adelantaba yo con mi Visa los 60 € de cañas con condimento. Sabía que si me quedaba sin dinero (e iba con mis dos hijos y Cármen), me aplicarían un correctivo consistente en advertirme que me lo tienen dicho, que salga con dinero de casa, etc, etc. Decidí adelantarme a la catástrofe.

Nos dirigimos al Hostal del Cardenal. Marqués tenía una laguna mental. No se acordaba en qué boda había estado allí, hasta que le tuvimos que decir que en la de 23 ¡Menudo pedo!

Situamos a la infantería en un extremo de la mesa, y a los progenitores en otra y, he de reconocer que los 5 se portaron de maravilla, y nos dejaron comer tranquilamente, y reirnos lo que nos dió la gana.

Dado que estamos a Régimen, Marqués y yo nos metimos unas sopas de ajo y cochinillo, seguido por un sorbetito para pasarlo. 23 no nos fue a la zaga pero de primero se metió unos trigueros, creo recordar. Estuvimos recordando nuestra última cena en Amsterdam y 23, estuvo ilustrando a la mujer del Marqués, no seguidora de este ciberdiario, acerca de sus andanzas con "La Paqui", compañera suya de masajes. Debe de ser verdad que las europeas son muy liberales, porque la feliz usufructuaria de los encantos de 23, Angelique, se descojonaba mucho más que nadie.

Ahí nos advirtieron, creo yo, que nunca nos cambiarían por una mujer ¿O fue por un hombre? En fín, que la conversación acabó derivando hacia terrenos escabrosos.

Nuestras tres esposas, señoritas de ciudad, no entendieron la expresión "delanterillas", aplicada a algunas compañeras de clase de 23, de cierta edad. (En su clase son 17 chicas y él). Los que somos de pueblo, y si además eres bruto, como 23, lo entendimos a la primera. La delantera es la mula que se pone la primera en el tiro porque tiene más edad y es más experimentada. Ellas se pensaban que hablábamos de fútbol o de implantes de silicona....¡Vivir para ver!

A 23, el Alzheimer le había jugado otra mala pasada. Quería volverme a dejar en ridículo en público por segunda vez en un año. Me había traido un regalo....y se lo había dejado olvidado en Los Montes. ¡Menos mal! Carmen me hubiese matado por gañán y no haber llevado yo nada.

Llegó el momento de pagar. 23, a la vista está, le hizo poca gracia apoquinarme dos condumios el mismo año. Con la boca pequeña dijo que él estaba preparado para pagarme a mí, a mi mujer y a mis hijos...pero que la familia del Marqués era demasiado. A mí, que lo que realmente me hace gracia es verle la cara, con inmortalizar el momento me valía. Lo que no sabía era que estaba pagando....¡Con mi fondo! Bueno...eso lo descubrí luego.

Como veis por la hora (Ya aprendí a poner la hora en la cámara de fotos) salimos tarde. Teresa, la mujer del Marqués quería ver "El entierro del Conde Orgaz" y salimos para la Puerta del Cambrón (Con perdón). No era nuestro día de suerte. Llegamos a las 5,50, y cerraban a las 5,45.

Nos faltaba la penúltima copita. Yo quería enseñarles la vista de Toledo desde el Mirador del otro lado del río. Cuando llegamos en coche, era noche cerrada. Sin embargo, Toledo iluminada, desde allí, es de las vistas más espectaculares que conozco. 23 nos quería llevar a "La Venta del Alma". Un sitio, de verdad, para verlo. Precioso.

Las niñas del Marqués estaban derrotadas y decidieron que se iban a casa. Ahí yo, que me conozco el percal, y dado que nos debían de sobrar unos 60 € de bote, le dije a 23 que le diese 20 al Marqués, que si no, en cuanto llegase a su pueblo y el mío, lo iba a empapelar avisando que nadie saliese conmigo, que dejaba dinero a deber a la gente. 23 me dijo que ¡No llevaba suelto! y que me daría 20 a mí para que yo se los diera al Marqués.

El Marqués, con la boca pequeña dijo que no importaba....

Nos metimos nuestro Gin Tonic, y las chicas unos tes raros en una sala preciosa, enterita para nosotros (Demasiado fumador en Toledo ;-) ). La verdad es que el sitio estaba petado de gente. Menudo ambientazo. Con un patio interior que en los atardeceres de verano debía de ser una delicia por el fresquito.

Y volvió a llegar la hora de pagar. 23, dado que según él llevaba fondo, debía amortizar, pero me confesó que no llevaba dinero (O sea que, en efecto, había pagado la comida con mi fondo). Le puse mi peor cara y sacó una Tarjeta de crédito Belga. Como era Belga, debía de ser de chocolate porque decía que nones. Presa de gran excitación pidió la tarjeta a su Santa. La tarjeta de Angelique, y eso que se dedica a temas de riesgos bancarios, era tambien belga, o sea de otro tipo de chocolate.

Ahora todos, el camarero, la feliz pareja belga (Espero que feliz no porque se estuviesen escaqueando de pagar en ese momento), y Carmen, angustiada, me miraban a mí.

O sea, que yo le debía 20 € al Marqués porque 23 dijo en presencia de los dos que me los iba a dar. 23 me debía mi parte del fondo, y además pagaba yo las copas. ¿Pero qué cancelación de deuda era ésta?

Mi tarjeta se comportó como se ha comportado casi siempre en la vida (Excepto aquella vez en República Dominicana que todos recordareis) y canceló el débito. Lo canceló con el camarero, que el débito de 23 hacia mí, era enorme en esos momentos.

Los caballeros sabemos que las deudas hay que pagarlas (Incluso 23 lo sabe, aunque me costó bastante explicárselo). Hicimos cuentas y decidimos que, con el regalo, 23 enviaría el pecunio que evitaría que toda la blogosfera supiese de sus malas artes si, por fín, eran consumadas. En el transcurso del ajuste de cuentas, y nunca mejor dicho, recordamos que las copas eran de mi parte, si la contraparte pagaba la comida, claro. Si no todo era de mi parte.

23 me ha mandado por correo el regalo. Es "su chose". Insiste que, haciendo de hermoso fajín, van ligados dos billetillos de 20 €, uno para el Marqués, otro para mí. Que lo de menos es la pasta pero, una deuda de juego, es una deuda de honor.

Cuando lo reciba, daré por cancelado este lamentable y oprobioso episodio. Eso sí, si de verdad es "su chose" le estaré eternamente agradecido. Prescindir de semejante instrumento merece mi admiración. Así, por fín, Carmen podrá estar contenta, que ya es hora que le dé una satisfacción....y yo tranquilo

16 comentarios:

Tendi dijo...

Pues el relato está bien como siempre pero a Angelillo le has dejado a la altura del betún... sólo es una opinión eh?? cualquiera diría.. conociéndole... o precisamente porque se le conoce se dice lo que se dice?? jejejej

Kikas dijo...

¿Del betún? No, mi natural provocador para que entre al trapo. Si a él lo que le gusta es que le dé excusas para dar su versión, como en Amsterdam, por otra parte.
Lo cierto es que nos reimos mucho y, eso sí, esperando "su chose" estoy impaciente...y no por los 40 €, ¿eh? ;-)
¡Feliz Año!, Tendi, y a ver cuando nos vemos que hemos de hacer el DVD para Patricia

El 23 dijo...

Para quienes se incorporen ahora al ciberdiario, es importante repasar el capítulo "Así tu mujer estará contenta y tú tranquilo".

En realidad hay en todo esto una confusión. De ella saldrá Kikás y os sacará a todos cuando publique la fotografía del regalo que le voy a enviar.

No he estado activo porque en mi casa no tengo conexión internet (Telefónica me cobraba noventa euros mensuales para una conexión que usaba un par de veces al año) y ahora estoy utilizando la de mis padres. También porque después de nuestra excursión a Toledo me agarré una gripe (será porque lo de pagar me pone malo, aunque el pago sea diferido).

Las historias que conté a los niños, terribles como todas las historias de la Historia de nuestro pueblo, no eran inventadas y creo que entretuve bien a nuestra joven concurrencia con ellas.

De dinero, mejor no hablo. Pero la directora de mi oficina bancaria en Bélgica va oír una bronca de puta madre. Bueno, dos. Una mía y otra de mi mujer.

Eso me pasa por perder las buenas costumbres. Parafraseando el anuncio: "para pagar sin problemas, el dinero en metálico. Para todo lo demás....Mastercard".

Kikas dijo...

¡Ah! ¿Que me quieres hacer creer ahora que no estaba preparado lo de que la tarjeta no rulase?
La verguenza que te ha dado hasta que te han tenido que ir a buscar a casa y meterte en el cibercafé de Los Montes para que luches por el buen nombre del pueblo.
Y en mis relatos no hay más confusión que la que usted quiera inducir, oiga.
Para todo lo demás...¡Feliz Año, 23!

Jevy dijo...

Lo de feliz anyo 23 es porque la pròxima vez que pagarà Àngel serà en 2023? Bueno, es una posibilidad... Ya se sabe que la tecnologìa retrocede que da gusto. Yo estos dìas en Francia me estoy dando cuenta de que Espanya debe ser el paìs que mejor funciona del mundo. Las companyìas de internet y telefonìa son un desastre completo (llevamos tres distintas en anyo y medio), y sòlo por cambiar de titular al morir mi suegro, sin previo aviso, 15 dìas sin teléfono. Cuando mi mujer llamò para quejarse, tras mil mensajes del tipo "si se quiere depilar las cejas marque 1, si quiere cagarse en la santa madre de la compayìa marque 7475600956497987585498609870976976487654896769870987076...", resulta que por fin se pone una voz de persona. Esa persona resultò ser... !otra persona que llamaba para quejarse! Y le dijo a mi mujer: "ya decìa yo que era usted un poco borde...". Para la pensiòn de mi suegra, papeles a cuatro sitios distintos, miles de papeles. Si quieres bloquear el pago a una companyìa, como si quisieras cambiar de sexo. Hasta resulta imposible algo sencillìsimo en Espanya: cambiar los cuatro dìgitos de la clave de la VISA. El del banco te mira con cara de besugo, como si le hubieses pedido un beso a rosca.
Total, que me parece que tenemos las empresas y administraciones màs eficientes del mundo mundial.

Kikas dijo...

Francia es el pais de los Servidores públicos (que no de los servicios)
Ellos están asustados de como España va a toda pastilla, pero claro, es que ves como funcionan, y están en Mayo del 68, todavía.
Angel pagará cuando él quiera, porque para ponerse metas imposibles es único, pero, como comprenderás, no es eso lo más importante, sino que nos sigamos riendo.
Te deseo suerte en tus trámites.
A propósito, ¿crees que fui poco cañero con mi amigo? Le veo apagado....

El 23 dijo...

Ahí va la "chose". Espero que tu buzón sea suficientemente grande.

Y no te preocupes que no me quejo del chorreo. Mi abuelo siempre decía: "Pídele a Dios que no te dé lo que puedas aguantar"

Y si no hubieras dicho nada nuestro estimado público no sabría que tú y yo somos amigos de verdad y que aunque eres un c..aballero te quiero como si fueras normal.

El 23 dijo...

Y estoy de acuerdo con el Jevy. Cuando sales un poco del país te das cuenta de que eso de la España atrasada y profunda es un mito. Parece que Africa comienza en los Pirineos...pero por el otro lado.

Marqués dijo...

Cuando comentas lo del "fondo" como algo tan nuestro, tan español, me he acordado de una ocasión hace muchos años en la que estábamos un grupo de gente de varios rincones de la piel de toro de copas por Madrid. Al ir a pagar la primera ronda alguno propuso, no sé si fui yo, "ponemos mil pelas por barba y hacemos un fondo?? (cuando todavía mil pelas erar muuuuuchísimo más que seis Euros). A esto uno del grupo, que resultaba ser catalán (luego dicen lo de la fama...) dijo "Y esto del fondo qué es???"
Y es que va a ser que al final en lo único que coincidimos todos es en lo de Gibraltar Español!!

Kikas dijo...

Recien llegado de Roma con mis infantes, recojo con ilusión y un punto de impaciencia un papel del Glorioso Servicio de correos Español informándome de un paquete procedente del Los Montes.
Y lo único que hice fue meterte un poquito los dedos en la boca, a ver si saltas, pero chico, el alcohol te deja de un aplanado....
Ahora sí, verás como el paquete sea un blufff
¡Te enteras!

Kikas dijo...

Marqués, tú quieres que me cierren el blog, ¿verdad?
Que los polacos del sur mandan mucho, tio;
De todos modos, si eso de las 1000 pelas era cuando tu y yo viviamos bajo el mismo techo, tu tenias mucha pasta, tio..., que yo, la única vez que vi mil pelas, las llevaba Carmen, y a mí, como gracia, se me ocurrió pedir un salpicón de marisco que costaba 875 en el Manolo de Princesa, y no pudimos cenar...ella todavía se acuerda
Feliz Año, Marqués, mañana te digo si los 20 € que te debo son mios o del impresentable de 23
23, no te rebotes....un troll

Anónimo dijo...

Pues ya tienes a Dominicana que creo que faltaba. Muchos besos

Kikas dijo...

Me temo que Dominicana ya estaba, pero bueno, se agradece el interés en que le pague a algo cvon cualquier excusa a 23
Feliz Año!!

El 23 dijo...

Brasiiiiiiiiiil

La, la, la, la, la, la, la laaaa.
La, la, la, la, la, la, la laaaa.
La, la, la, la, la, la, la laaaa.

Brasiiiiiiiiil, Brasil.

He perdido la cuenta de los países visitantes (cuando tenga un rato, los enumero) pero a mí Brasil, así entrado por casualidad por la foto de tu boda china, me ha dado mucho gusto.

Y Portugal sin entrar.

Un abrazo.

Kikas dijo...

Me da que 32, 23, pero vamos, que encantado de seguir sumando

Mela dijo...

Kikas... si una deuda de juego es una deuda de honor, debo tener mucho honor... porque nunca he tenido una deuda
No me creo que tus amigos se pusieran de puntillas para hacerse la foto
Sí... soy muy simpática