domingo, 15 de enero de 2012

UN SABADO EN SANTO DOMINGO

Me encuentro en Santo Domingo. Llevo una semana de viaje y me comienza a pesar.
Que mis clientes latinos no son alemanes, se nota en la cordialidad con la que me tratan, en la cercanía...tambien en la seriedad...
Aterrizo en Santo Domingo el jueves por la noche con una reunión fijada para el viernes a las 11 de la mañana. Al llegar al hotel, el recepcionista se apercibe de que es mi cumpleaños. Me da Suite en planta ejecutiva y no normal (O sea, una cama de 4X4 para que, aunque pilles, sea imposible pecar. A ver quién se encuentra en un campo de futbol a oscuras...)
A las 9 recibo una llamada. El Ingeniero fulanito se ha tenido que ir a 300 kms. Lo más normal del mundo. Que venga alguien a verte de a tomar por culo y tengas la deferencia de avisarle un par de horas antes por si le da tiempo a no venir...
O sea que, con un fin de semana perfectamente organizado en Bogotá, donde iba a ir a ver la Villa colonial de Leiva, me quedo hasta el lunes en Santo Domingo (Espero que el lunes no me lo atrase para el martes porque, encajes de bolillos de un viaje de 15 días, soy capaz de hacer en uno. Como me vuelvan a cambiar la agenda pillo el lanzallamas...)
Santo Domingo tiene un barrio colonial, el más antiguo de América, que es Patrimonio de la Humanidad. Honestamente no está conservado como merece. El edificio de varias plantas erigido enfrente de la Catedral (La primera de América) merece por sí solo el fusilamiento del responsable de urbanismo, arquitecto, aparejador y quien firmó la licencia de obras.
Sin embargo, el dominicano es amable y cordial. Los innumerables guías presentes en los principales centros turísticos no atosigan. Se conforman con la voluntad una vez desarrollado su trabajo y, si les dices que no estás interesado, te dejan en paz.
Tomo un taxi para ir a ver el Faro de Colón. (Es una de las dos localizaciones donde se dice que están los restos del Almirante, junto con Sevilla)
La obra, Faraónica, para lo más que sirve es para que funcionarios dominicanos dormiten en la oscuridad y el fresquito de las diferentes salas (Que es que ni disimulan, oiga). Los artículos expuestos de los diferentes países americanos, España y Japón, a donde se dirigía Colón, no merecen la visita. El posible ancla de la Santa María es lo que más me llama la atención.
Tomo un taxi para la Ciudad Colonial. El Paseo es maravilloso. Sin embargo, las restauraciones de los principales edificios históricos, no guardan ningún parecido con el original, entre otras cosas porque lo que se empleó en la construcción, fue ladrillo y, en la reconstrucción, piedra coralina. En la Fortaleza de Ozama me piden 60 Pesos por entrar. Solo tengo 500 y 50. Me dice que le dé 50. Extrañado ante ese manejo del dinero público miro el comprobante que me da...Pase de estudiante, 20 Pesos...Ya sé dónde va el resto...
Despues de un paseo por la sombra, me doy una vuelta por la Calle del Conde, auténtico "tontódromo" de la ciudad, arteria comercial y lugar donde la gente pasea. Me meto en "La Cafetera", establecimiento emblemático, lugar de tertulias y conspiraciones. Al lado mío se sienta Rafael, Ingeniero colombiano con ganas de charla, y despues de 4 cervezas, que no me deja pagar, se va a ver a unas amigas.
Sigo paseando hasta la Plaza de la Catedral y me siento en la terraza de la Cafetería Conde, enfrente del antiguo consistorio.
La gran mayoría de mesas están ocupadas por cincuentones gringos o europeos acompañados de niñas que no llegan a los 19. (Y digo 19 no sea que alguno de estos infames sea abogado y me demande por acusarle sin pruebas, de la comisión de un delito)
Me da verguenza ajena. Estos son los que, en su pais, se escandalizan ante el mínimo atentado contra los derechos humanos o la delincuencia proveniente de no sé qué paises y, en cuanto dejan a su santa en Milwaukee, exhiben sin ningún pudor un comportamiento rozando la pederastia que a mí, me da auténtico asco.
Porque esas niñas, a lo más que llegan, es a adivinar durante tres días lo que es una vida sin apreturas, teniendo a cambio que convencer al maduro hijo de puta, que está completamente loca por él.
Las caricias y arrumacos entre los integrantes de las mesas que me rodean me hacen sentir incómodo.
No voy de moralizante, simplemente me parece vomitivo.
A mí, pasear solo, no me va mal. Supongo que los donjuanes que me rodean se piensan que qué mal me lo monto, pero disfruto mucho.
Como en la Habana, la gente juega en la calle al dominó, al ajedrez, y a una especie de damas con un tablero de 12 casillas por lado, donde las fichas pueden comer para adelante y para atrás. Me quedo mirando una partida. Al acabarla les pregunto si puedo jugar. Santo Domingo contra el resto del Mundo. Me gana, son 5 pesos (20 cts de €) que le entrego con gusto.
Las niñas, por la calle, me miran con descaro compitiendo por ver quien me llama la atención. Una se dirige a mí preguntándome si estoy solo. Amablemente pero con firmeza le contesto que sí, y que muy a gusto. Me mira como si fuese un marciano. Y a lo mejor lo soy...

20 comentarios:

Angel Rubio dijo...

En realidad nunca paseas solo porque parece que siempre tienen presente a tus lectores.

Kikas dijo...

O sea, ¿Que me veis?
¿Os habeis enterado ya, entonces, de que todo es mentira?
¿Tu comentario es una crítica?
En fin, no sé si serás capaz de contestar a tres preguntas. Si no lo eres, simplemente reseteate
;-)

Winnie0 dijo...

Felicidades atrasadas!!! Lo que cuentas de las "niñas", porque son niñas Kikas....me hace también pensar de todo.......en fin. Un beso

Kikas dijo...

Winnie, el mundo no es como nos lo muestra el Disney Channel, ni siquiera para los niños
Solo hace falta viajar un poquito y llevar los ojos minimamente abiertos
Muchas veces, desde nuestras casas, emitimos opiniones que no resisten 10 segundos de debate en otros sitios
Gracias por las felicitaciones

Julieta dijo...

Claro que eso no sale en las postales. Buen post, Kikas. Saludos!

Kikas dijo...

Hombre, Julieta, bienvenida de nuevo...
No, no sale en las postales, pero se ve a plena luz del día. Hace falta estar ciego para no verlo
Y luego vienen los políticos, hablando de no sé qué polladas, cuando lo primero que tendrían que procurar es bienestar básico para sus ciudadanos, y el forzar a tu juventud sin recursos a la prostitución, (formal o cercana) no creo que lo sea
Por lo demás un país y una gente maravillosos..los que lo estropeamos somos los de fuera

Javier dijo...

Eso en mi pueblo no se llama "tontódromo" se llama de otra forma...
Por cierto, felicidades.

Un abrazo

Kikas dijo...

¿En tu pueblo al sitio donde quedan los quinceañeros y se pasea para ver y ser visto no se llama tontódromo?
¡Qué pueblo más raro, Javier!

Santiago Ríos dijo...

Buen relato Kikas. Pero qué difícil es mantenerse "puro" en esos ambientes ¿o no?

Kikas dijo...

Santiago, no iré aquí de guardian de las buenas costumbres ni de ejemplo de nada, que ya te digo que no (ALgunas costumbres mejores que otras y ahí me quedo)
Ahora bien, siempre tuve claras tres o cuatro cosas. Nunca he sentido ninguna tentación como las que describo. Será que no tengo el gen de la pederastia o de que, saber que alguien está conmigo solo por cenar caliente una noche no me pone nada, nada
Ahora, ¿otros defectos? los que quieras...

Juan Carlos dijo...

Las cosas claras, tu postura impecable, el paredón para los pederastas. ¿No es políticamente correcto? pues que les den.
Salu2

Kikas dijo...

Pues nos íbamos a quedar solos, Juan Carlos
Y me da que más de un conocido se iba a ir...
Es tan fácil, tan fácil, y el ser humano tan canalla.....

Angel Rubio dijo...

Yo voto por la rueda de molino. Eso sí nos iba a hacer falta media provincia de Zamora para sacar piedra.

Kikas dijo...

¿Quieres hacer unos pendientes, Angelito?

Fran dijo...

Una pena que haya lugares en el mundo famosos por este tipo de prácticas.....Mejor sólo que mal acompañado......

Kikas dijo...

Ni siquiera famosos...aunque la culpa no la tienen ellas sino los cerdos que las buscan...

Fernando Solera dijo...

Feliz cumpleaños. Que conste que no te veo con una de 19, pero quizá sí con una de 30, aunque ella aparente mayor que tú ;-)

Kikas dijo...

Fernando...que esto lo lee mi mujer, no me fastidies con j...
Que luego tengo que dar explicaciones...
Y ya sabes, las peores explicaciones es cuando no tienes nada que explicar

Mela dijo...

¿Un marciano? Y dices que, a lo mejor, lo eres.
Me parece que te he llamado extraterrestre en alguna ocasión...
Bueno, honestamente, no me pareces un marciano por lo que cuentas en esta entrada.
No me ha quedado claro qué día es tu cumpleaños, el mes sí.

Mela dijo...

Kikas, en esta entrada no me contestaste... y cuando te escribí el comentario contestabas
Me debes una respuesta... Serás un moroso mientras no me contestes