domingo, 5 de junio de 2011

EL TAXISTA PARISINO

París es una ciudad que me encanta. Una de mis debilidades. Voy una vez al mes como mínimo y me suelo quedar un par de fines de semana al año. No es que os pueda hacer de guía, pero la conozco razonablemente bien.

Los habituales, me lo habeis leido un montón de veces. No hay en el mundo tío más desagradable que un camarero parisino. Bueno, exagero. Sí que lo hay...el taxista parisino.

Todo camarero parisino que se precie se creerá que estás obligado a hablar un francés de Burdeos, y si no te entiende no es problema suyo, ya que estás obligado a consumir en su establecimiento (No sé que extraña mutación genética les hace pensar tal cosa. La próxima no será la primera vez que, con el servicio y el pan en la mesa, me han tocado de tal modo los ovoides que les he dejado el trabajo hecho para el siguiente cliente pringado y me he ido). Por supuesto eso de explicarte en qué consiste un plato no entra dentro de sus responsabilidades.

Es habitual que si tienen el establecimiento más allá de los tres cuartos, te sienten en una mesa junto a una pareja que de nada conoces, por supuesto sin separación alguna. Y si dices que ahí no, la respuesta son lentejas. O esa, o a la calle. (Por supuesto, saben que vienes de más alla de los Pirineos, y eso suele exacerbar su mala lactea).

Sin embargo, no sé que te ponen en el café por la mañana, que me encanta ir y pasear por París.

Y es entonces cuando te encuentras al especimen que te creías olvidado. El Grupo taxista, subgrupo parisino, especie hijodelagranputa.

Para un taxista parisino, los pasos de cebra son adornos en la calle, sin otro propósito que el ornamental. Aunque te encuentres a la mitad de uno de ellos, a fuerza de largas y sin frenar te echarán sistematicamente a la acera. Por supuesto, si hay un charco cerca pasará a toda leche por encima para que, además, te lleves un recuerdo de su puta madre.

Si el nivel de cultura y urbanidad de un pueblo se mide por cómo se reacciona ante un paso de cebra, el parisino típico se encontrará al nivel de un francotirador serbio en el cerco de Sarajevo. Eso el parisino típico...el taxista parisino nada tendrá que envidiar a Ratko Mladic.

Pero no es que sean maleducados con los peatones. El nivel de golferío con los clientes es tal que, por sistema, se quedarán con la propina que les salga de la punta del boniato.

Como recomendación, si no soleis ir mucho, vais por trabajo, y teneis un poquito de verguenza torera, primero pedid la cuenta, viendo lo que marca el taxímetro. Una vez que te den las vueltas correctamente, pide el recibo. De este modo te evitaras redondeos de 25,5 € a 30 que son los que te aplicarán si primero preguntas si te pueden hacer un recibo sin haber soltado el parné. Ellos piensan que total, para el capullo del propietario de tu empresa, ¿Qué son 3 ó 4 € en cada carrera?

Y si se monta una buena cola de coches esperando porque la calle es estrecha...que se jodan. Son conductores parisinos y, con un poco de suerte, habrá algún camarero entre ellos, por supuesto pitando.

23 comentarios:

Winnie0 dijo...

jaja Me ha encantado esta enseñanza acerca del caracter parisino....
Fui a Paria por primera vez hace dos años...no reparé en estos detalles que ahora no olvidaré. Un beso

Kikas dijo...

Es lo que tiene ir a París en bicicleta con la mochila llena de latas...que no te enteras del caracter parisino
;-)
Como anecdota te diré que justo cuando los enviados del Comité Olímpico fueron a evaluar la candidatura de Paris (Las Olimpiadas que fueron otorgadas a Londres), hubo una gran campaña de publicidad en prensa, radio y Televisión. Se pedía a los parisinos....que fueran simpáticos
Y es que tambien para el resto de franceses, el parisino es desagradable

Nieves R dijo...

Sabia lo del carácter de los parisinos, estuve alli hace unos cuantos años y la verdad es que Paris me gustó mucho, pero lo que no sabia era lo de los taxistas, será porque entonces fui en un viaje organizado y claro, no habia tiempo para coger taxis. Pero corroboro lo del carácter, son bastante engreidos, nada que ver con los italianos o los portugueses, por poner un ejemplo.

Asi que tendré en cuenta lo de los taxistas la proxima vez que vaya (porque, a pesar de su carácter, quiero volver).

Un abrazo Kikas y que tengas un buen lunes,

manuel dijo...

Es cierto, doy fe de la altivez de esos personajes que dejan por el suelo a sus respectivos gremios.
No soy asiduo de París pero viví un tiempo en Chantilly y la verdad que son unos imbéciles los camareros y mas que estos los chofeur que se creen la leche. Pero para locos los de Roma.

Anónimo dijo...

Pues a mí me han tratado siempre muy bien, me encanta la ciudad y no tengo queja alguna, más bien al contrario. Al autor del comentario le recomendaría repasar algún libro de sintaxis (oh, casualidad) y no quejarse tanto de una de las ciudades más bonitas del mundo. Sus gentes son educadísimas con los que lo son con ellos. Como en todas partes. Si uno ya va prejuzgando y con mala actitud, eso se nota, y los parisinos no necesitan de este tipo de viajeros para nada.
Ahora vas y no lo apruebas y, encima, lo cascas.

Kikas dijo...

E insisto, que no hablo de franceses...sino de parisinos.
Es divertido ir en el coche con tu jefe por Paris (Jefe proveniente de Normandía) y escuchar "Parisino de mierda", jejeej
Y si vuelves, es más que probable que me encuentres ahí...voy cada tres semanas, más o menos

Kikas dijo...

Vaya, Manuel, no soy el único que me he dado cuenta, jejeje.
¿Como estás en tu retiro espiritual?
Un abarzo

Kikas dijo...

Jejej, Anónimo, qué conocido me pareces...
Yo a ti te recomiendo un curso de lectura rápida, porque no hablo mal de una de las Ciudades más bonitas del mundo, sino de dos gremios bien concretos.
A París puedo haber ido unas 100 veces, mucho menos que tú que pasas largas temporadas, pero de ahí a decir que voy con ideas preconcebidas...
Por cierto, no sé muy bien como puedes negar la actitud de un taxista parisino si no te has montado nunca en un taxi
¡Cascao! (No sé muy bien que tenía que cascar, jejeje)
Lo de la sintaxis sí que me ha dejado descolocado...

Juan Carlos dijo...

¡Osti tú! ¡qué bien caracterizados! Sí que son así los dos especímenes, el camarero y el taxista, si! Por lo menos los taxitas italianos sólo te intentan estafar un puñado de liras (hoy euriños) pero son simpáticos, pero los taxista parisinos son unos joputas de cuidado, para mi gusto más que los camareros aunque estos estén por cerca de Monmartre o por Saint Germain. Lo curioso es que por el resto de la grandeur de la France oh la lá no son tan así. Ni mucho menos.
Salu2
(qué guapo es París ¡coño!)

Kikas dijo...

Ten cuidado, Juan Carlos, no te digan que viajas con prejuicios
;-)

Javier dijo...

Sabes si Dakipalla se lee en Francia, concretamente en París. Veo por los comentarios que no...
Lo de intentar tangar al extranjero deben ser normas internacionales porque aquí también hay algún gremio que otro que les da bueno palos.

Un abrazo

Kikas dijo...

Es cierto, Javier, pero con más gracia.
El problema de los taxistas parisinos es que tienen la gracia en el culo.
Recuerdo hace años. Acababan de pegar un palo a unos clientes míos ingleses, en la parada de taxis Internacional de Barajas, como para que el cabrón del taxista se retirase (Ahora está un poco mejor, pero antes era una auténtica mafia, entre ellos muchos funcionarios de la Policia Municipal o Nacional)
Tenía que viajar con ellos al dia siguiente a Marruecos
A la vuelta a Madrid tomamos un taxi y decidí hacer un experimento sociológico. En Inglés le enseñé la dirección a la que nos dirigíamos y continuamos hablando inglés todo el trayecto mis clientes y yo.
El cabrón del conductor nos dió una vuelta casi hasta Segovia. Al llegar a nuestro destino, las aproximadamente 3.000 pesetas de trayecto se convirtieron en unas 12.000.
En ese momento, con mi mejor español castizo le dije al conductor que, por esa vez, la carrera nos había salido gratis. Vamos, que íbamos a consumo cuando quisiese...
Solo lo hice una vez, pero lo cuento mucho
;-)

Fran dijo...

Vaya como se las gastan los taxistas...Me temo que como el gremio de taxistas parisinos te lea.... De los camareros sí que noté cierta indiferencia y pasotismo. Y para entedernos sólo hablan francés y después francés.
Saludos

Kikas dijo...

Bueno, el gremio de los taxistas parisinos no me puede tratar mucho peor, ¿no te parece?
;-)

Fernando Solera dijo...

Los franceses en general no suelen ser especialmente simpáticos, y si no que se lo pregunten al bueno de Nadal. Según tengo entendido, a los españoles nos tachan de gitanos, así como suena. No obstante, tengo la impresión de que el cariño es mutuo.

En cuanto a los taxistas, sólo decirte que en España también los tenemos un rato ladrones, por no decir algo más gordo.

Un abrazo ;-)

P.D.: Una curiosidad que tengo desde hace tiempo. Tú que has viajado tanto, y que conoces maravillosamente muchos países así como nuestra geografía nacional, ¿con qué lugares te quedarías para vivir si te pudieras retirar? (no sólo fuera, también en España).

Kikas dijo...

Bueno, yo trabajo en una empresa francesa. Mi jefe es francés. Un compañero mio en España es Francés. Otros dos son hijos de emigrantes...estoy rodeado
El compañero francés reconoce que los españoles no son queridos en Francia. Que les revienta que ganen españoles mientras ellos hace años que no rascan bola. Por eso esa manía con el dopaje, que no digo yo que no sea cierto, entre nosotros.
Entonces te explican sus éxitos en esgrima, piraguismo o tiro con arco.
Yo me creia que era como nosotros con los portugueses, que pasamos de ellos, pero de hecho no es cierto.
Sin embargo he de reconocer que yo me siento bien tratado por mis compañeros. Hay algún gabacho que me toca las pelotas yendo de gabacho y tratándome como un mal necesario, pero eso tambien me pasa con gente de Avila (jejej, perdon).
Ya sabes, con los vecinos nos llevamos mal porque es dificil llevarse mal con gente de Kuala Lumpur. Por eso no llevarse bien con los habitantes de la Pérfida Albion es llamativo, jejeje, porque con ellos se lleva mal todo el mundo, y no viven en nuestra escalera, jejeje
Con respecto a los taxistas madrileños, ya escribí un comentario anteriormente, sobre todo en Barajas Internacional...
Y yo, me retiraría a mi pueblo de la infancia en las condiciones de mi infancia...no hoy
Es jodido eso de retirarme...yo me iria a trabajar a Singapur, seguridad jurídica occidental, actividad china, pero seguramente te diria que para retirarme El Bosforo. La comida es fundamental.
Al final acabaremos en Alicante, ya sabes, los cónyuges es lo que tienen, jejeje
Para trabajar sí que te diría unos cuantos

Mela dijo...

Por lo que he leído estabas muy enfadado, te marchaste dejando el servicio y el pan en la mesa ;-)
Tampoco parecen muy agradables los taxistas.
Kikas, he vuelto a ver la palabra "vergüenza" sin diéresis.
Te digo que lleva diéresis

Kikas dijo...

Ejerceré de Juan Ramón Jiménez, y escribiré como me dé la gana....
;-)

Mela dijo...

Muy bien, escribe como quieras.
Yo, ahora, he agarrado un globo porque también me da la gana

Mela dijo...

Espera un momento... yo voy a ejercer de Camilo José Cela y diré que Juan Ramón Jiménez era un idiota.
Y no digas que te he dicho idiota a ti, se lo he dicho a Juan Ramón Jiménez.
Esta es mejor respuesta que agarrar globos

Kikas dijo...

No sabía que tú tambien conocías a Juanra...
Por cierto...te conservas muy bien....

Mela dijo...

Kikas... pensaba que hablabas del autor de "Platero y yo".
No conozco a nadie que se llame Juanra

Kikas dijo...

Juanra, Juanra Jimenez....
¿No le conoces? Parece que le tratases de toda la vida...
;-)