sábado, 25 de junio de 2011

UN ACCIDENTE DE COCHE EN LA CHINA PROFUNDA

Hace dos años y medio que no he tenido que ir a China y, he de reconocer, que lo echo de menos. Hay muchos momentos en los que me vienen a la cabeza circunstancias estrambóticas que allí me sucedieron, y una sonrisilla de nostalgía me asoma por la comisura de los labios.

Más de una vez os he comentado que en China, conducir bien, no es lo que se hace habitualmente. A la falta de educación vial se une la idiosincrasia del chino de a pie, ése que se busca las habas sin importale demasiado el prójimo y si, para esquivar un atasco, se tiene que meter en dirección contraria en una calle de un carril, que se jodan los que vienen de frente (Y alguna cosa increible que os contaré otro día)

He visto decenas de accidentes de tráfico en China. Poco graves generalmente. Si la Policía no hace el atestado in situ, el seguro no paga (Para aquellos pringaos que tienen seguro). Esto hace que una mera rotuta de un intermitente en un cruce, provoque atascos kilométricos.

Para el que no lo haya visto nunca, un accidente en China tiene una trama que parece sacada de una obra de teatro. En este momento me estoy acordando de uno que viví no recuerdo muy bien donde. Creo que fue en Kunming, capital de Yunnan, pero puedo estar equivocado.

Un mero toque en un cruce.

Se paraliza el tráfico. Como en una pelea de perros salen ambos conductores y se empiezan a merodear entre sí (Si llega a ser una conductora, el valiente macho se la come sin empezar el baile) (Perdón Leyre, es un dato objetivo, aunque sea politicamente incorrecto. Porfa, no me cierres el blog)

Dan vueltas y más vueltas mirando los inexistentes daños. No se hablan. De repente, uno de los dos conductores, el que más inocente se cree, lanza un lamento en voz queda. Sigue sin dirigirse al otro.

Los curiosos empiezan a rodearles. Los conductores se saben protagonistas de un pasatiempo comunal. A nadie le importa ya el pifostio montado en el cruce. Se solucionará en unas horas, o no...

El primer conductor comienza a dirigirse al otro. Al principio en voz baja, maldiciendo su mala suerte y haciéndole partícipe de esa desgracia. El otro conductor no dice nada de momento.

Wu Lan y yo llevamos observando cerca de 5 minutos este drama en cámara lenta desde la acera de enfrente. Hemos de ir a cenar.

Estando Wu Lan y yo solos, la cena no se demora. El inconveniente de ir dos personas a cenar en vez de 20, es que solo se pedirán tres platos (Uno por persona y uno más) Si comen 5 personas se pedirán 6. Si comen 40, 41. Esto hace que no haya demasiada variedad.

La comida de Yunnan es picante, aunque no tanto como en su vecina Sichuan. Yunnan es famosa por sus frutas y verduras que son deliciosas, en especial las setas. La cerveza, como siempre, local, y fria.

La conversación entre nosotros fluirá. Nos llevamos muy bien y se nota. Me parece una ingeniera competentísima. Por muy occidentalizada que se crea, su mentalidad china no le abandona, con lo que me encantará escuchar argumentos que, si no fuesen enunciados por ella con seriedad creería que está de broma. Lo que he aprendido de Wu Lan solo es comparable, creo, con lo que ella aprendió de mí.

Regresamos al hotel. Habrá pasado una hora u hora y media. Nos sorprende el atasco kilométrico en el cruce del que ya nos habíamos olvidado. Está la policia rellenando formularios. El círculo de curiosos es reseñable. El que cree que tiene razón ya se ha quitado la careta. A gritos está arrinconando al otro conductor que aguanta el chaparrón como puede. Nos quedamos observando otros cinco minutos sin que la acción se desarrolle de modo veloz.

La obra de teatro transcurrirá hasta que los dos se pongan de acuerdo en el coste de la reparación, para que no haya que avisar al seguro. Seguramente, durante esas dos horas, lo único que han hecho ha sido regatear acerca del coste del piloto, esté la policia o no.

La muchedumbre curiosa ya tiene tema de conversación para la próxima semana, mientras se entretiene jugando al Mahjong, en cuclillas en las aceras.

20 comentarios:

Winnie0 dijo...

jajaja Ruego porque vuelvas a China y vivias más anécdotas como esta.....Gracias por las risas (China me parece un destino increible...¿me llevas metidita en la maleta la próxima vez? jaja Besos

manuel dijo...

Como son tantos y tienen tantísimo caos, que mas les da que un par de ellos se dediquen a perder el tiempo.El tiempo para ellos es simplemente una frivolidad, al fin de cuentas ellos lo tienen todo perdido, no son nada ni nadie.

Kikas dijo...

Winnie...a China he ido más de 50 veces, jejeje.
Si quieres historias chinas, bucea al principio del blog. Hay decenas de ellas
Acerca de lo de llevarte en la maleta...si pesas menos de 20 kilos por mí no hay problema. Eso sí, no pago ningún exceso de equipaje

Kikas dijo...

Me da Manuel que los chinos no gozan de tu simpatía, jejej
Efectivamente, para ellos el tiempo no cuenta. Por eso, para tener éxito en los negocios, debes de ir sin billete de vuelta confirmado. Porque ellos te putearán semanas hablando de bobadas, hasta que decidan que mereces la pena.
En ese momento es cuando comenzarán a hablar de negocios
Por no entender esto, demasiado hombre de negocios occidental con la agenda muy apretada se ha comido más de un moco propio en China

Fran dijo...

Menudo pasatiempo tienen en China con los accidentes de tráfico. Pero no te creas que es tan extraño, tu relato me ha recordado a un golpe que ví en Nápoles y que duró también lo suyo y paralizó a cientos de coches. ¡¡ y haber quien era el listo que decía algo!!
Pero estos se gitaban desde el primer momento, será que el carácter latino!!
Saludos

Javier dijo...

Si al final lo del parte amistoso, medie seguro o no, es lo mejor en cualquier rincón del mundo.
Lo que siempre he tenido claro es que en cualquier golpe siempre tiene la culpa el otro... fuese como fuese.

Un abrazo

Fernando Solera dijo...

Yo es que es pensar en China y me agobio, y eso que nunca he estado. Si a eso le añadimos la historia que acabo de leer, comprendo que no me llame mucho la atención ese país. Para enterarme de sus cosas buenas, ya tenemos a nuestro Phileas Fog particular ;-)

Un abrazo

Kikas dijo...

Fran, jejeje, lo único parecido el atasco.
Tenias que verles dando vueltas y mas vueltas mirando su golpe, el golpe del otro, la cara...sin decir una palabra
Y de repente un lamento
Y mas vueltas, jejeje
Se pusieron serios a la hora de tarifar

Kikas dijo...

El problema del parte amistoso en China es que el que te entreguen sea falsificado, y te comas tu copia, jejeje
Por otra parte interesante reflexión..."La culpa siempre la tiene el otro"
Me recuerda al tercer enunciado de la Ley de Murphy...
"La otra cola siempre va más rápido"

Nieves R dijo...

La verdad es que no me extraña nada esta historia que nos cuentas, porque una de las cosas que más me impactaron cuando estuve en China hace 18 años fue precisamente el caos en el tráfico, cruzar una calle era una auténtica odisea, o te lanzabas en medio del inmenso lio de coches, bicicletas, carromatos, animales y demas vehiculos andantes, o te podias quedar todo el dia esperando. Aunque supongo que algo habrá mejorado en los últimos tiempos jejejjeje. Buen domingo Kikas,

Kikas dijo...

China es una maravilla, Fernando...y ya , si te lo explica un local...alucinas
Porque lo que sí es cierto es que si en cualquier pais del mundo te puedes enterar de algo, aquí, sin ayuda, estás perdido. Y lo más seguro es que las conclusiones que saques ante culquier hecho que observes sean absolutamente falsas
Siempre he dicho que, antes de las Olimpiadas, era la única civilización realmente diferente que existía en el mundo

Kikas dijo...

Nieves, hace 18 años era el 93. Yo comencé a ir en el 99, y nada tiene que ver con lo que es ahora
¿Te pareció el tráfico caótico? En Pekin no diré que solo se veían bicicletas, aunque casi, pero se circulaba razonablemente bien.
Ya, te ibas a una provincia y, de acuerdo, entre rebaños de vacas, que eso parecía Sanfermín, bicicletas, carros, lo más moderno...alguna moto, se veían escenas pelín llamativas
Me has dejado pensativo con esto...a ver si a mí me han llevado a decorados de cartón piedra y he vivido engañado estos años
;-)

manuel dijo...

Ayer vi a Rubalcaba en Bilbao, se abrazaba en un mitin a un señor igualito que tu.

Kikas dijo...

Manuel...un poco capullo sí que eres ;-)
Se llama Rodolfo Ares...no es la primera vez que me lo dicen. Una antigua lectora me lo recordaba en cada comentario
No me dedico a la política. ¿Crees que hablando como hablo podría? Salía en los papeles continuamente. No sé si Leyre me aguantaría de compi de pandi

manuel dijo...

No he dicho que fueras, solo que era igualito que tu. No te veo yo tan capullo como tu a mi. te miro con mejores ojos. ja ja ja

Kikas dijo...

Manuel...touche!!!
;-)

Mela dijo...

Un mero toque en un cruce... muy gracioso.
Y los competentes ingenieros... Wu Lan y Kikas perdieron 10 minutos... 5+5, de su preciado tiempo.
Pues, a lo mejor, ni ella ni él son tan competentes.
Yo no hubiese perdido ni un segundo... mirando tonterías

Kikas dijo...

Para variar te equivocas.....
Solo Wu Lan es competente.
Yo curioso, no más...
Pero luego tengo muchos temas de conversación diferentes....

Mela dijo...

Yo también tengo muchos temas de conversación diferentes... no soy monotemática

Kikas dijo...

La gente limitada necesita inspiración....