sábado, 1 de enero de 2011

UN RODIZIO EN RIO DE JANEIRO

Supongo que alguno pensará que soy un guiri de libro, pero cada vez que llego a Brasil me tiro en plancha a una churrascaria a meterme un rodizio, o varios, entre pecho y espalda.

Para los no iniciados, el rodizio es un menú muy habitual en Brasil que consiste en un buffet de ensaladas seguido de más de treinta tipos diferentes de carne (En muchos sitios, además, hay buffet de sushi, sashimi, maki, etc. No hay que olvidar que Sao Paulo, por ejemplo, concentra a la mayor cantidad de japoneses fuera del Japón, del mundo). El precio es fijo y hay que añadir las bebidas. ( Y el postre, si alguno quiere suicidarse de un reventón).

Solo con el buffet de ensaladas podríamos ir servidos. Sin embargo, una vez que ven que has acabado con la ensalada comienza un interminable rosario de camareros, cada uno con un tipo de carne diferente que te van ofreciendo hasta que te hartas.

En estos momentos, me acuerdo de Isidro Agirrebengoa, "El Apa", compañero de Colegio Mayor quien yo creo, podría hacer quebrar más de uno de estos establecimientos. Aquí te sirven hasta que no puedes más, y yo, al "Apa" nunca le ví no poder más, y eso que hubo ocasiones. Como aquella vez, que viniendo de ganar un campeonato de España de Rugby en Gijón, paramos a comer en un restaurante de un pueblo donde al entrar, la dueña nos dijo que nadie nunca se había logrado acabar su cocido. Cuando "el Apa" rebañaba la perola con la lengua, despues de haber repetido cuatro veces, la señora, henchida de satisfacción bien es cierto, nos dijo que ya nunca más podría decir lo mismo. Por supuesto, acabamos con un par de postres y un café con sobaos para desengrasar

Me disperso, para variar. Con el fin de orientar un poco el proceso y no tenerte todo el rato diciendo que sí o que no a los camareros, te facilitan un circulo de cartón. Un lado pintado de rojo y otro de verde. Así los camareros saben si dirigirse a ti o no. Aunque lleves un rato con el disco en rojo, lo puedes cambiar a verde cuando desees. Es una competición de resistencia, no de velocidad ;-)

Como os he comentado, hay más de treinta tipos de carne diferentes, aves, vacuno, cerdo, cordero.... Mi preferida es la Picanha, o solomillo. No he probado ni un solo Rodizio en el que la carne no estuviese en su punto (Lo siento, amigos argentinos). ;-)

Recuerdo un viaje en Sao Paulo donde debido a las reuniones no habíamos podido comer. Entramos en una Churrascaria a las 5 de la tarde...salimos a las diez y al llegar al hotel les tuve que pedir que me cambiasen mi cama por una de matrimonio, y no para hacer guarradas, jejje ;-)

Os voy a evitar las vueltas. Si vais a Rio, habeis de ir a la Churrascaria Porcao.

Porcao es una franquicia de churrascarias presente, que yo sepa, como mínimo en Rio y en Brasilia. En Rio tienen tres restaurantes. Yo he estado en el de Ipanema y en el de al lado del Aeropuerto Santos Dumont.

Sin ser barato, su relación calidad/precio es óptima.

Llegaba a Río el jueves 2 de Diciembre. Me alojaba, como siempre, en Ipanema. Siendo un clásico y apasionándome el vino, me encanta tomar rodizio con Caipirinha, y estoy esperando ya todos vuestros afilados cuchillos. La realidad es que será el ambiente, la humedad, o el calor, pero una caipirinha con esta carne en este sitio marida de cojones, que diría un pijo.

Y las Caipirinhas, varias, que me hizo el encargado en el Porcao de Ipanema son de lo mejor que he tomado en mi vida (Para los amigos, sabeis que en casa siempre tengo, como mínimo, una botella de Cachaça, por si ese día viene algún caprichoso con ganas de tocar las pelotas pidiendo algo difícil). Sabía donde iba y sabía lo que tenía que pedir, no en balde somos viejos conocidos.

Lo peor de esto es la soledad, y lo digo en serio. Un Rodizio es un acto social, y tomar un rodizio solo es algo parecido al onanismo. No hablaré con mi confesor por si me confirma que es pecado. Siempre mejor la ignorancia...

Al día siguiente tenía la mañana llena de reuniones. La última, acabó justo antes de almorzar con lo que invité a mis clientes. Ellos me sugirieron de ir a un sitio estupendo a tomar un buen Rodizio. Dado que el día anterior mi experiencia no había sido completa, (Me faltaba la agradable compañía) no dije que no. ¿Donde fuimos? ¡Bingo! Al Porcao al lado del Aeropuerto.

Y he de decir que, aunque mi ácido úrico lo sufra, podría ganar treinta kilos en dos semanas y no comer, ni beber otra cosa. Este Porcao, sin embargo, tiene la ventaja de poseer unas vistas absolutamente espectaculares, como veis, una vez acabada la pitanza, con el Pan de Azucar al fondo, o el Cristo de Corcovado en el horizonte.

Acepto invitaciones por la recomendación. Para mí, volver a Río, siempre es un auténtico placer.

5 comentarios:

Domingo dijo...

Menos mal que tú me trasladas la cara más amable de Brasil, porque de allí sólo me llegan las sórdidas crónicas de un amigo que vive prácticamente encerrado en su apartamento a partir de las seis de la tarde, que según él es cuando en Río de Janeiro empiezan los problemas al poblarse las calles de borrachos, enfermos mentales y gente muy poco recomendable. Más de un susto ha tenido, aunque por fortuna no ha ido a mayores.

Kikas dijo...

Domingo, todos los países tienen problemas, Brasil tambien.
Sin embargo, sobre todo a partir de la llegada de Lula, Brasil ha experimentado un cambio tal que se me ocurren pocos ejemplos similares (Quizás China, pero allí con la contrapartida de la falta de libertad)
No sé si tu amigo vive en una favela. Si no es así, créeme, hay personas tendentes a la exageración (Quizás uno de ellos yo mismo)
He ido a Brasil muchas veces. A Río en casi todas las ocasiones. Paseo tranqulamente por las calles de Ipanema a cualquier hora, ultimamente tambien por Copacabana. Por supuesto que hay zonas a las que prefiero no ir, pero eso tambien me ocurre en Madrid.
Si me hubieses hablado de Sao Paulo, todavía el comentario tenía un pase pero, en una ciudad como Rio, en una zona normal, vivir encerrado en un apartamento, créeme, es un pecado, incluso para un agnóstico como yo
No es por putear, pero si quieres saber, de todo el mundo, donde realmente lo he pasado mal, echa un ojo a esto
;-)

Tendi dijo...

Me parece una vergüenza que estés tanto tiempo sin poner una entrada y más en periodo de vacaciones!!! Si esto sigue así, no voy a tener más remedio que denunciarte... pero no te creas que lo haré de cualquier forma... sino que diré que en tu blog se fuma!!! Vago, más que vago!!! jajajaja FELIZ AÑO!!!

Kikas dijo...

No me presiones, Tendi
He estado disfrutando de unas merecidísimas vacaciones con la familia, viendo alguna que otra ruina, casi diría escombro, de la que te informaré cumplidamente
Con respecto a las denuncias, falsas o no, cuidadito...que a los progres de toda la vida les va meter paquetes (Y no de tabaco precisamente) más que a un tonto una tiza
Estos a sus papis no les hicieron ni puto caso cuando les contaban las batallas de ese Mayo del 68 que todos dicen que vivieron pero que ninguno estuvo allí
Feliz Año, Tendi

Mela dijo...

Kikas, me parece una barbaridad comer treinta tipos diferentes de carne
Y entrar a comer a las 5 de la tarde y salir a las 10, me parece otra barbaridad... por lo tanto, eres un bárbaro
Vale, si voy a Río te invitaré pero no te dejaré comer todo lo que quieras
Un beso