miércoles, 29 de diciembre de 2010

UNA ESCAPADA A PARIS EN OTOÑO

París es una de mis ciudades preferidas. Afortunadamente, debido a mi actual empleo voy todos los meses, lo que hace que, un par de veces al año, disfrute allí de un fin de semana "porque sí".

Mi conocimiento de París no es exhaustivo. Sé las zonas que me gustan, aquellas que no me gustan, y disfruto paseando.

Cada época en París tiene su encanto. Hay que lidiar con el clima pero, si hay suerte y no llueve mucho, la experiencia suele ser grata.

Había tenido una reunión en París el jueves, y luego había tenido que visitar una fábrica cerca de la frontera suiza. LLegaba a la Gare de Lyon en el TGV el viernes a las 20,00. Demasiado tarde para pillar con garantías el Vueling de las 21,30. Ya de quedarme hasta el sábado por la mañana...¿Porque no retrasar la vuelta hasta el domingo por la tarde?

El sábado amaneció frio pero radiante. El hotel, cercano a la Gare de Lyon.

Quería visitar el mercado de la Rue Mouffetard. Apetecía desayunar tranquilamente en un café, pero sábado, en París...no es territorio adecuado para según qué lujos. Por fin, cuando ya pensábamos que no desayunábamos, una Boulangerie con café apareció ante nosotros.

La Rue Mouffetard es una calle típica en una zona histórica de París cerca de la Sorbona. Las pescaderias, las tiendas de quesos o las carnicerias y tiendas de aves se suceden al lado de restaurantes más o menos típicos (Hay un restaurante español muy popular en esta calle) Pasear por ella es olvidarte que estás en el Gran París y sumergirte en ese mercado de abastos que viví de niño en Vitoria. La Sorbona está a pocas manzanas del final de la calle.

Bajando hacia la Ile de la Cité nos dimos de bruces con el Mercado del Boulevard de Saint Germain, con más puestos de Paté, de vinos, de queso, de aves. Con lo poco que me gusta pasear por estos sitios ...gocé como un enano.

Me apetecía pasear y subimos hacia la Opera, para tomarnos una cerveza bajando el Boulevard de la Madeleine, donde me acordé de los suegros de los camareros parisinos. Aparte de antipáticos hasta decir basta, 18 € por dos cervezas, tampoco es un precio para que no te hagan la ola. (Y no digo una barbaridad porque esto lo leen niños).

Nos habían recomendado un restaurante en la Rue de l'Annonciation. Eran cerca de las dos. Estábamos en Europa. Por supuesto nos mandaron a la calle por tardones y fue lo mejor que nos podía pasar. Puerta con puerta estaba un restaurante Vasco-Landés especializado en Ostras. Menuda "jartá".

La educación de un país la comienzo a medir por el respeto a las normas de tráfico. En esto París, y el conductor parisino (especialmente ese subgrupo denominado "taxista parisinus") deja no mucho...si no todo que desear.

Recuerdo cuando adolescente iba a estudiar Inglés a Gran Bretaña y me descojonaba haciendo parar a los coches en los pasos de cebra. Hoy eso lo puede hacer un estudiante parisino que venga a estudiar español a cualquier ciudad. ¡No se te ocurra hacerlo en Paris!

Los hijoputas de los taxistas, mientras cruzábamos por los pasos de cebra, echándonos las largas para que nos fuésemos a la acera. Eso de parar debe ser para los extranjeros.

La tradicional antipatía del camarero parisino no es un hecho aislado. El conductor parisino no es que sea antipático...es un asesino en serie.

Carmen tenía ganas de entrar en una tienda de lujo. A Louis Vuitton de los Campos Eliseos que me llevó. No recordaba la última vez que hice cola para algo. Ahora sí. Quince minutitos en la calle esperando que el portero nos perdonase la vida y nos dejase entrar. Mira que siempre llevé mal a los porteros de los bares en mi época de estudiante. En mi vida hice cola para dejar pasta en ningún sitio, menos este día. Esto era por una buena causa...o eso me dió por pensar.

Por lo menos esperaba que me hiciesen mucho la pelota una vez entré. Ni puto caso. Supongo que mi txapela no era lo más glamouroso que habían visto, pero si las tiendas del lujo se distinguen por la atención al cliente, debimos equivocarnos de día ...o de tienda.

Petado de chinos, los dependientes pasaban de todo. Eso debe de ser la globalización de los cojones. El rebaño lo tiene todo comprado...¿para qué te vas a molestar si el de enfrente no se llama Paris Hilton y tiene algo más que serrín en la cabeza? Carmen iba buscando un bolso, para variar. Al no hacernos ni caso, o por lo menos el caso que yo estimaba que una compra de esa cantidad merecía, ellos se lo perdieron...o a lo mejor no. ¡Con lo bien que me hubiese venido tener ya comprado el regalo de Reyes!

El mercado de Navidad de los Campos Eliseos es lo más parecido al mercadillo de mi pueblo que he visto en mi vida. Excepto el vino caliente, no hay nada, absolutamente nada, referente a la Navidad. Zapatillas, cuchillos, incienso o queso, pero petado de parisinos y foraneos pasando frio.

Habíamos decidido estar en un pienso todo el fin de semana, y teníamos reserva en Lintillac, nuestro restaurante de Paté de cabecera. Siempre que hemos ido hemos salido hasta arriba, pero esta vez, supongo que debido al rebote que tenía contra cualquier conductor, me enfadé.

En una mesa pequeña de cuatro nos sentaron a...cuatro. Pero de nada conocíamos a la otra pareja. Como separación pusieron la tostadora que compartíamos. Tal que si pensasen que necesitábamos hacernos amigos. Muchas veces pienso que en cuanto pasas los Pirineos, ese concepto del buen servicio en la hostelería es una leyenda urbana (Y no estoy hablando que el sitio sea barato, que conste) Ahora bien, si el rebaño traga con todo, es problema del rebaño. Mi jeta supongo que era un filtro paso todo, que dicen los telecos, la magnitud de mi propina...tambien.

Sin embargo todo estaba, para variar, exquisito.

El domingo amaneció lluvioso. Carmen quería pasear por la Torre Eiffel. A mí, me apetecia dar un paseo por el Marais y comer en el Barrio Judio. Teníamos el avión a las 5 de la tarde con lo que madrugamos y, por una vez,comeríamos como en Europa.

Despues del paseo por el Campo de Marte y Notre Dame, llegamos al Marais.

El barrio judio es un conjunto de calles repletas de restaurantes. Se ha convertido en una zona de moda y abundan las tiendas de ropa. Cada vez que voy con Carmen entramos en una zapatería y se lleva un par...o más. Esta vez no fue una excepción. La dependienta no sé si ya nos conoce, yo a ella sí.

Era ya cerca de la una. Hora idónea para comer. Me apetecía el Schwartz's, con su exquisito Sandwich de carne ahumada, pero la cola, como en el de Montreal, era inmensa. Decidí que ya que había comido en el original, no merecía la pena hacer cola para comer en la réplica. Supongo que tambien me pesaba todavía la cola en LV del día anterior ;-)

En la esquina había un restaurante, lleno como los demás. Con una aceptable presencia de gente del barrio (No me pregunteis por qué lo sabía...creo que por las Kipás con que se adornaban los varones ;-) )

En estos sitios siempre pido el plato que tiene " de tó", y esta vez no fue una excepción. No sé si mi cara denota satisfacción ante lo que me iba a meter entre pecho y espalda, jejeje

Se nos iba haciendo tarde, pero necesitaba un café y algo para empaparlo. La pastelería de enfrente tenía un escaparate con una pinta estupenda. Una vez dentro me sorprendí retrocediendo 35 años, cuando en la tienda de mi pueblo, las cuentas las hacían a mano. En la caja registradora, el dueño, sumaba con un bic en una cuartilla a una velocidad pasmosa (Otro de los oficios en vias de desaparecer...el de sumador a bolígrafo ;-) )

¡Por Dios! ¡Qué pasteles! ¡Qué café!

Cada fin de semana de estos meto tres kilos, menos mal que no los junto en el tiempo. Lo que sí es cierto es que estos fines de semana los disfruto como un enano, y me cargan las pilas como bien se puede observar... para un par de días por lo menos...una vez que me olvido de camareros y taxistas...

20 comentarios:

Domingo dijo...

Me has dado hambre, me has dado frío y hasta me has dado ganas, pese a todo, de visitar París. ¡Je,je,je! Una de tus crónicas viajeras más vívidas y más tú. Me ha encantado. Yo ahora tengo un amigo en Chavagnes. Está de profesor de español. Cuando le haga una visita, y dado que estaremos por París, trataré de emular tus pasos. :)

Kikas dijo...

Domingo, disfruta del París a pie. Sigue mis pasos o no, pero camina...
Por cierto, París no se puede ver en un fin de semana, o sea, selecciona, que aquí hay muchas zonas que no aparecen. Pero las que aparecen, créeme, merecen la pena.
Y si los camareros y los taxistas te miran raro...¡que les jodan!
Un abrazo y Feliz Año

Javier dijo...

Todos tus viajes de placer están relacionados con la gastronomía.
Propósito para el 2011, no leer tus post con el estómago vacío.
Nunca he estado en París, de hecho siempre busco una excusa cuando mi mujer lo menta, pero... algún día caeré (ya lo sabrás porque te enviaré un correo para que me aconsejes)

Un abrazo

Kikas dijo...

Javier, como vasco, la gastronomía ocupa un lugar central en mi ocio. Ahora bien, he ido muchas veces a Londres, que es una ciudad que tambien me gusta, jejeje, y no me tires de la lengua.
En plenas Navidades, no me creo que te haya dado hambre, en medio de Teruel poniéndote morado, a cada hora del día, de jamón, pan y vino....placer de Dioses.
Me parece un auténtico desatino, Javier, que no conozcas París. Desatino que habrás de poner remedio en breve
No te pido el teléfono de tu mujer para no dar lugar a malos entendidos, jejej, pero habré de ponerme de acuerdo con ella para limpiar esta mancha en tu, hasta ahora creia, inmaculado expediente
;-)

Fran dijo...

Que lindo y romántico París. La última vez que estuve fui con mi mujer... y mi suegra. ¡Imagínate cuanto romanticismo junto!
De acuerdo contigo en lo de los taxitas, los camareros parisinos y las clavadas por la cerveza. Desde entonces a pedir agua de grifo en los restaurantes, que es gratis.
Pero con todo ello es una ciudad que me fascina.
Un abrazo Kikas.

Kikas dijo...

Jejeje, Fran, eres mi héroe
¡Qué chute de romanticismo en vena! jejeje
Nada, nada, con la suegra, en una terraza, tomando un vaso de agua...desde luego es una experiencia inolvidable, jejeje

Carrascal Bollo dijo...

La primera y única vez que he estado en París fue en mi viaje de Fin de estudios. 17 años casi recién cumplidos que tenía yo.

Mis padres me tuvieron que firmar una autorización o algo así, no recuerdo muy bien.
El viaje fue de estos exprés. Visitamos París-Amsterdam-Bruselas-Brujas-Gante y demás en una semana o por ahí.

Evidentemente me pilló en un momento muy concreto y tampoco es que disfrutara mucho propiamente de París. Era un niño, la primera vez en el extranjero sin mis padres, con los colegas... Total, recuerdo especialmente el cachondeo, las risas, los ligues (obviamente míos no), el alcohol y las drogas.

Aún así, creo que lo único que recuerdo plenamente bien fue el paseo por Paris y el Sena.
Desde luego yo no la recuerdo como la ciudad romántica, sino como la ciudad en que nos metimos unos 50 en la habitación de Agustín a ver porno. Evidentemente antes no era como ahora que todo el mundo tiene acceso a porno cuando quiera.

Todo ello bebiendo alcohol de bastantes grados por primera vez en la vida de muchos de los allí presentes. Mientras algún que otro intentaba liarse un porro de algo que compró en Amsterdam. No se me ocurre el término: ¿Triste? ¿Penoso? Jajaja..... en fin... La edad supongo.

El cachondeo generalizado vino, evidentemente al día siguiente en recepción, todo el colegio allí: profesores y compañeras por supuesto, y a voz en grito dijo el recepcionista que la habitación de Agustín tenía que pagar el suplemento de ver canales equis...

Sí, oficialmente tengo que ir a Paris. A pesar de los sablazos de los que habla todo el mundo.

Vaya homenaje te pegaste de ostras Kikas, que envidia... vaya absoluta pasada las ostras. Brutal. Y ya veo dos fotos de platos :D que bien. Y sí, la cara de felicidad se te nota, y ahora la compartimos al ver lo que te metes entre pecho y espalda.

Bueno Kikas, un abrazo, que disfrutes hoy la cena y que el año que viene esté lleno de historias tan apasionantes y que nos sigas contando con gusto.
¡Un saludo desde Málaga!

Kikas dijo...

CB, jejeje, ese comentario no es para todos los públicos
¿porno? ¿Drogas? ¿Estás seguro de que querías escribir al dakipalla o te has confundido de ventana y estabas en el blog de Nacho Vidal? jejeej
Veo que sigues esperando en casa de tus suegros a que se preparen, angelito ;-)
O sea, yo me voy a preparar las viandas porque, como te dije, yo sí preparo condumio(Con permiso de mi Santa)
Hoy se me ha ocurrido comprar en el mercado un besugo. Creo que lo traen de la selva, porque me han dicho que no estaba domesticado o...¡no, que era salvaje!, jejeej
Y alguna delicatesen variada para no aburrirnos hasta las 12
Te deseo muchos descubrimientos culinarios en el 2011, y, sobre todo, mucha felicidad
¡Un abrazo!

Carrascal Bollo dijo...

Jejeje, que calado me tienes. Vuelvo a cenar a mesa puesta. Esta vez a casa de mis tíos, jaja.
Pargo, Sargo, Besugo o lo que sea pero grande y salvaje claro es lo que comemos en mi casa por Nochebuena. La mejor manera prepararlo a la sal.... Aunque este año como ya te dije fui a casa de mis suegros.... bueno. COmo esto "puede" que lo lea mi santa no diré qué cena me gusta más jaja.

Por otro lado... no sé por qué, pero me da a mi que yo disfrutaría mucho ahí con vosotros esta noche. Eres un sibarita como nosotros. Pero cuidado con la palabra "sibarita" ¿eh? Una cosa es ser un sibarita remilgado pijo plasta, y otra nuestro sibaritismo. Que igual lo expresamos con una docena de pimientos fritos que con caviar. No sé si me entiendes.

En fin, sea como sea, un abrazo, muchas gracias por tus deseos. Y de corazón espero que el año que viene a ti y a los tuyos os vaya muy muy bien.

Kikas dijo...

¿Que tu santa lee esto, CB? Ya estás quitándole esa idea de la cabeza, jejeej
Lo que cambian los tiempos. Antes nos metiamos un pez de esos todos los días (Por lo menos mi casa era de pescado diario, mañana o noche), y ahora para que sepa a pez lo tienes que traer de la jungla, jejej, que si no es domesticado, jejeej
Pues bueno, yo reconozco que soy terriblemente sibarita con el vino (Vinos esta noche sacaré un tinto, un blanco seco, un blanco dulce para el foie, cava...), pero estas cenas nos complicamos poco con el "empape". Un tanto de horno (mañana cordero), pero jamón, y cosas de esas con cáscara, que lo más que hago es preparar la cabeza con vino blanco, huevo duro...en fin, mmm, o echar limón y pimienta encima de otra cosa con concha.
Otros años, cuando viajaba mucho a Rusia, he de reconocer que nos poníamos de blinis, crema agria, vodka, y unas cosas muy asquerosas de las que nacen los esturiones como pobres, jejeje
Con respecto a compartir estos días, yo soy un clásico. Estos días son de familia, y mi familia es mi mujer y mis dos hijos, pero cualquier otro...
A lo mejor en el 2011 (Sin patxarán, ya lo avisé)
;-)

Juan Carlos dijo...

Don Kikas, menudo paseo pour le Paris, aunque veo que opinas lo mismo que yo, eso de que esté lleno de parisinos...
Bueno, a lo que iba, que te deseo una ¡Feliz entrada de Año Nuevo! Que el 2.011 no se parezca en nada a este que nos abandona y que cuando quieras invitarme al txoco allí me tendrás con mucho gusto (y con el apetito desbordado, si me conoceré yo)
Salu2

Kikas dijo...

Juan Carlos, lo del Txoko dalo por hecho, pero como varón sabrás (con v de varón), que allí se va a cocinar, o sea que ve comido, que si no a los demás no les va a llegar nada de la pitanza que nos prepares
;-)
Feliz Año

Malvi dijo...

feliz año kikas!!! Mi padre tambien es muy sibarita para los vinos!!

Me encanta la navidad. Con las comidas, con las cosas... los regalos y el ambiente. La noche buena en casa de mi abuelo me gusta.... CERO, así que si hay alguien que piensa lo mismo... jejejje.

Recuerdo cuando fui a Paris... fui con mi abuelo y mis tios.. imaginate tu... ME gustó muchisimo, lo que no me gustó fue que no paramos para nada, ibamos de un lado pa otro sin aliento, alli y aqui... un rollo. Nada parecido a los viajes que hacemos mi "Santo" y yo. Que paramos de vez en cuando a tomarnos algo.

El cafe hirviendo en pleno Julio se me salia por las orejs. No comimos bien, para nada. Y como soy una milindri llegué con 52kilillos y perdí unos cuantos. esoo fue lo malo.

Los museos las calles... Me parece que es una ciudad-museo... espreciosa.

De romanticismo nada, como no me pusiera romantica con mi abuelo.... pero como que no!

Por eso digo que quiero volver. Me hubiera gustado tomarme una cerveza en la plaza que hay al lado del Sagrado corazon. Me hubiera gustado callejear más...

En fin las cosas...

jejejej ósculos!

Kikas dijo...

No sé por qué, Malvi, me pongo a hacer asociación de ideas y hay algo entre tú y CB...¡es que no se me quita de la cabeza! jejeej
Así me gusta, que tu Santo y tú pareis de vez en cuando a tomar algo, que ver las cosas con hambre es muy incómodo y desagradecido, jejej
Y estoy seguro de que no comiste bien con tu abuelo porque, o todo te sabía a mantequilla o te metías ahí donde se oia hablar mucho inglés o, mejor, español, jejeje
La plaza de Montmartre, no es la mejor para tomar un café, lleno de turistas, pero callejear por esa zona descubriendo incluso los viñedos que todavía producen vino, ¡en Paris!
En fin, tenemos un retrato de mi hija en el salón hecho por un artista de Montmartre Es una zona preciosa, pero más cuando te sales dos calles de donde está todo el mundo. Entonces es irrepetible
Feliz Año, Malvi, ¿Qué pasa? ¿A quien vas a gorronear la comida hoy?

Malvi dijo...

Jejejjejje, gracias.

Comimos cuando mi abuelo, en un buffet. La verdad es qaue no lo he dicho antes, pero ibamos a Paris en un viaje organizado... y como comprenderás es un rollo viajar así. Por eso, no podemos parar cuando queramos ni nada de eso.

Puagggg! para el buffet. La comida la hacían por la mañana y tenia que llegar a la noche... y eso de que la hicieran por la mañana... quiero pensar que fue así. Comiamos y cenabamos allí acabé de aquello hasta... en fin.

Se llenaba de moros... había en particular una vieja que llevaba un ciego todos los días... que ni te cuento. Así que.... mi paladar es limitado, pero con esas condiciones... ya te digo! tres kilillos perdí.

Me hubiera encantado pasearmen tranquilamente por las callecillas, echar mil fotos... fuimos un día a Disney land. HOy dia lo hubiera borrado y me hubiera dado otro paseo por el Sena, o si hubiera estado con mi santo... hubieramos cenado en el barco que se pasea por el Sena...

Llámalo como quieras, unos amigos nuestros fueron de viaje de novios a Paris... no estaban contentos con volver un día antes de esa ciudad, sino que remataron la faena pasando más tiempo en Disney land y digo más... No les gustó mucho la ciudad en si, ellos se quedan con Disney.... MADRE MIA!! Mi marido y yo estabamos alli sentados cuando nos lo contaron, y ni le quise mirar a la cara para no tirarme al suelo a reirme.

Ayyy! en fin... ¿quien es CB? No sé de qué me hablas!! jejejejje

ósculos

Malvi dijo...

Hoy gorroneamos a mi madre!!

Allí me gusta comer. Ponen buen vino, buena comida y la compañia me gusta más. Digamos que no se forma el escándalo chirriante de nochebuena.

Aunque hoy no sé... estoy resfriada y casi no tengo sabor!! cómo se puede aguantar esto? un año nuevo son sabor!!! es una mierda!

jejejeje

Kikas dijo...

Siempre se dijo que no estaba hecha la miel para la boca del cerdo...y ten cuidado con quien te mezclas, que luego la gente habla, y es mejor que algunas cosas no se sepan, jejeje
O sea que les encantó ponerse orejas de Mickey... Pues bueno, así hay menos colas para los demás en los sitios que merecen la pena, jejeej
Cada cosa es para lo que es. Nosotros hemos ido dos veces con los niños a Disney y lo hemos disfrutado mucho. Tambien hemos ido con ellos a París...y asímismo lo hemos pasado muy bien. Ellos tienen que ver de todo, que si no acaban como vuestros amigos, jejeje
Ayyy, la comida de mami, jejeje
Nosotros tampoco hemos entrado con la salud al 100%, espero curarlo a base de buen vino
;-)

Belentxu dijo...

París...París:
Yo he estado 2 veces: la primera, con 17 años, fuí a casa de una familia francesa con la que hacíamos intercambios. Recuerdo que yo lloraba porque me daba pena no pasar la Nochevieja con mi familia...y mi madre me tomaba el pelo diciéndome que comprendería que llorara si me envíaran a Larruskain (una aldea cerca de dode yo vivía, con todo el respeto hacia los que viven allí) pero siendo el viaje a París...Ahora lo comprendo perfectamente y estoy muy agradecida porque me "obligaron" a ir.
La segunda, este verano, cuando ni pasé calor ni discutí con mi marido como bien sabe el creador de este blog...
Me encanta París. Por cierto, a los 17 años un pintor de Montmartre(que resultó ser español) también me hizo un retrato que, lamentablemente,no conservo.
Este verano vamos a Londres, a un apartamento al lado de Trafalgar Square. Se admiten sugerencias.
Feliz Año Nuevo.

Kikas dijo...

Bueno, Belén, entre Larruskain o Amoroto y París...por favor...no hay color
;-)
Pues a Londrés yo me voy el finde del 5 de Febrero a ver un aprtido del VI Naciones, pero me sorprende lo bien que te lo montas con el tema de los apartamentos.
Hermosísima ciudad, Londres...llena de españoles...y de Ingleses tambien (Los que no llegaron a irse a Benidorm todavía)
;-)
Un beso, Belén

Mela dijo...

Kikas, nunca se puede decir "porque sí" o "porque no"... siempre se tiene que dar alguna razón
Pues a los camareros antipáticos no se les da propina
Y a los taxistas que no quieran parar en un paso de cebra, se les multa
Sí, hay una foto donde se te ve sonriente y satisfecho ;-)
Y otra en la que se te ve dormido ;-)
Por cierto, hoy Google avisa de que es el 126 aniversario de la inauguración de la Torre Eiffel
Un beso