domingo, 12 de diciembre de 2010

UNA BOMBA DE NEUTRONES EN QUITO

Este pequeño viaje que me acabo de meter entre pecho y espalda, visitando 8 paises en 9 dias de trabajo me ha deparado más de una situación curiosa, pero nunca había visto que un Gobierno paralizase completamente la actividad productiva de un país a voluntad.
Llegaba a Quito el domingo al mediodía. El Aeropuerto en llegadas absolutamente vacío, ni un taxi. Servicios más mínimos que en el Metro de Madrid los días de la pasada huelga.
Ante mi extrañeza me dirijo a un policia quien me indica que ese día hay censo...nadie puede salir de casa sin ser multado
"¿Como me desplazo a mi hotel?"
"No se preocupe, hay 36 taxis autorizados a trabajar hoy en el Aeropuerto. En un rato vendrá alguno"
Pensando que no he venido solo en el avión, salgo disparado hacia la cola de taxis encontrándome que había habido dos más rápidos que yo. Treinta y seis taxis para un Aeropuerto Internacional, en un destino turístico...no es para tirar cohetes.
En media horita me estoy dirigiendo a mi hotel. Nadie en la calle. En los 15 minutos que tardamos en llegar nos paran dos patrullas para comprobar que estamos autorizados a circular.
Pregunto al taxista qué ejército de funcionarios realiza el censo casa por casa en todo el país y cómo comprueban que nadie se esconde en un armario. Los alumnos de los colegios, me indica. O sea, que las únicas personas autorizadas a caminar por la calle son algunos estudiantes seleccionados
Soy extranjero, pero tampoco puedo salir a la calle, total...¿para qué? nadie hay.
No sé si a alguien se le ocurre el coste ingente de paralizar absolutamente la actividad de un pais, además turístico. Todos encerrados en casa o en los hoteles.
Hay situaciones kafkianas, como que alguien que tenga que tomar un avión a las 5 de la tarde ha de llegar al Aeropuerto antes de las 6 de la mañana para no infringir la prohibición de salir a la calle durante esas horas.
Llego al hotel. Ahí veo un formulario del censo. Menos preguntarte cuantos empastes tienes, todo lo demás. Entre otras cosas, de qué material está hecho el techo de tu vivienda o un repaso por el tipo de electrodomésticos que posees. Desde luego, para procesar luego toda esa información hay que tener un buen sistema informático, pero bueno de narices. Deben de ser unas 10 hojas llenas de casillas.
Las horas van pasando. El toque de queda finaliza a las 5 de la tarde. Sin embargo nadie se ve por la calle durante toda la tarde.
Mi hotel no tiene servicio de comida, he de salir a cenar. ¡Menudo papelón!
Estoy solo en el restaurante. Son las 9 de la noche. En la cocina tres personas mas dos camareros. Mi cena sale por unos 15 dólares. Por supuesto con agua. Ecuador decide, al estilo de nuestras muy democráticas señorias, prohibir el alcohol los domingos por la tarde, que yo sepa, si no más días.
Y es la segunda vez que me pasa y la segunda que me pregunto por qué no se les ocurre educar a la gente en vez de prohibir directamente. (Como en el resto del mundo fumar, mismamente)
Darme de cenar a mí esa noche les ha debido de costar más de cien dólares, por muy bajos que tengan los sueldos en Ecuador. El Ministro de Economía debe de estar féliz.
Lo mejor de todo es que al día siguiente, en los periódicos de la mañana, se indica que no se ha podido censar más que a una pequeña parte. Que a los que no hayan visitado, han de llamar a un número de teléfono para realizar el trámite a distancia.
No, no me pregunteis quien es el lumbrera al que se le ha ocurrido parar un pais en vez de que se pueda hacer a distancia en una periodo de tiempo determinado.
Miedo me da publicar esta entrada y que alguien del gobierno me lea...todavía le doy alguna idea.

11 comentarios:

Javier dijo...

Es que parece que un país sea un comercio, cuando se para un día para hacer inventario, en este caso censo.

Un abrazo

Santiago Ríos dijo...

Jodó, que cosas pasan ...

Anónimo dijo...

Esto no sólo pasa en Ecuador, sino en el resto de países de Latinoámerica. El mes pasado, le tocó a Argentina, pero en este caso, el censo lo hacen funcionarios. Es alucinante.

Kikas dijo...

Javier, el problema es el dineral que se pierde
Espero que sea por una buenísima causa, y que procesen los datos...no sé por qué me da que esto es solo burocracia para que alguien tenga algo que hacer

Kikas dijo...

Pozi, Santiago, Pozi
Por cierto, espléndida fiesta de Navidad que te perdiste el sábado pasado

Kikas dijo...

Pues sí, Anónimo.
Como digo antes, espero que sea beneficioso y no un despliegue para que se vea que el estado existe...

Gonzalo dijo...

Como bien intuyes al final... tú sigue dando ideas...

Kikas dijo...

Al final mi verborrea incontenida nos va a traer un disgusto...si ya lo digo yo
;-)

Domingo dijo...

¡Toc, toc! 2010 llamando a Ecuador. ¡Toc, toc! 2010 llamando a Ecuador. ¿Hay alguien ahí? Es increíble lo que pasa por ahí. Aunque bueno, nosotros también tenemos lo nuestro. :P

Kikas dijo...

Y además nosotros vamos de mundo desarrollado, Domingo...que tiene su puntito viendo a quien nos gobierna...

Mela dijo...

Una situación del todo kafkiana la que nos relatas en esta entrada, Kikas
Tal vez algún familiar de Kafka forme parte del gobierno de Quito ;-)
Un beso