jueves, 29 de septiembre de 2011

ARCHIPIELAGO DEL ROSARIO O ¿QUIEN HA FUMADO EN ESTE BARCO?

Tenía solo un fin de semana para disfrutar de Cartagena de Indias y sus alrededores. Juan Caballo me había colocado el pack completo. A mi falta de tiempo se unía que no había podido preparar el fin de semana, con lo que me dejé aconsejar e hice lo que se espera de cualquier guiri de pro.

El sábado, además de pasearme por esa maravilla de casco histórico que es "el corralito de piedra", me montó en una chiva para ver los alrededores. Se las ingenió para que le contratase una excursión en barco al Archipiélago del Rosario y Playa Blanca para el domingo.

El domingo me levanté temprano. A esas horas Cartagena todavía es soportable. El barco se iba llenando de familias locales y turistas. Nada más salir pusieron la salsa a tope y se acabó la tranquilidad (Algo lógico, por otra parte, tratándose del Caribe). Ya sabes, si no te gusta te vas del pueblo.

Cartagena está enclavada en una Isla, rodeada de decenas de Islotes. Una compleja red de fuertes protegían la ciudad de las incursiones, principalmente de los piratas Ingleses, como Drake. Todavía hoy se pueden admirar todos ellos. La situación enfrentada de los mismos, al cruzar los fuegos, hacían terriblemente complicada la toma de la ciudad.

Saliendo del puerto camino de mar abierto, la vista de los diferentes fuertes así como el horizonte recortado de la ciudad son únicos.

Yo necesitaba un café. El camarero que atendía mi zona no paraba de sacar mango verde con sal. La gente lo devoraba, supongo que pensando que de lo que se come se cría. A cada vuelta con más mango le recordaba mi café. El me contestaba que "ahora", pero no creo haber visto nadie que haya pasado tanto de mi jeta como ese pavo.

Cuando ví que la gente salió en masa a bailar al pasillo y, con ellos, el camarero (el de la gorra blanca), decidí ir a por el café yo solo.

Creedme si os digo que eran las 10 de la mañana y que nadie había tomado ni una cerveza. No me lo podía creer. Efectivamente, elegí un mal día para volver a tomar café...

Entre salsa y merengue, bachata y cumbia, acabamos llegando al Archipiélago del Rosario. Este está compuesto de unas veintitantas Islas coralinas, algunas con una superficie tal que solo permiten alojar una casa. El agua transparente, la tranquilidad absoluta, solo interrumpida por los barcos llenos de turistas que íbamos o bien a bañarnos o bien de paseo. Si existe el edén, debe de estar muy cerca de aquí.

Juan Caballo no me colocó en el barco con más glamour. De eso ya me había dado cuenta yo con la historia del café. Despues de parar en una Isla y darnos un baño, continuamos hacia Playa Blanca.

Playa Blanca es una lengua de arena de kilómetros de longitud. La única vía de subsistencia para los habitantes del pueblo más próximo, a dos kilómetros andando, que se organizan entre ellos para que todos puedan trabajar. Es un poco agobiante porque todos te intentan colar una pulsera, unas gafas de bucear, o una cerveza. El agua es absolutamente cristalina y la arena tan blanca que hace daño a la vista. Se lo pidas o no, se quedan cuidándote las cosas si te vas al agua, te hacen fotos aunque no se lo pidas, y esperan una propinilla. El sitio maravilloso, pero demasiada gente.

Un par de horas despues, y menos mal porque no me había llevado crema bronceadora y uno ya tiene una edad, nos debíamos de ir otra vez a Cartagena. La maniobra de volver al barco, como para recordarla en un curso de capacitación de comandos de operaciones especiales de la Otan. Las mamás, las abuelas, los nietos, el señor que se piensa que a él le van a dejar en Playa Blanca para toda la eternidad...en fin, que Dios es justo y no pasan más cosas porque El no quiere. La abuela gritando, la hija de 40 años que quiere ir al lado de su madre cuando están entrando un par de docenas de personas simultaneamente. El barco que tampoco es que lo acaben de botar hace 15 días...

De vuelta para Cartagena continuó el musicón. No sé los sicotrópicos que pudieron esnifar para mantener ese nivel de actividad durante todo el viaje, pero reconozco que se me iba la rodilla de vez en cuando viendo dar vueltas a la tropa (Y despues de la maniobra de carga, nunca mejor dicho) en el pasillo del barco.

Al día siguiente temprano me iba a Bogotá. Me esperaba una semana de cinco días visitando cinco paises. Cualquier parecido con el fin de semana, pura coincidencia

22 comentarios:

Winnie0 dijo...

Desde luego tu lista de paises visitados en inmensa....eso sí...sin café. ja ja Un beso

Kikas dijo...

No, no...café hubo, pero autotransportado, jejeje
Me dejan sin mi tintico en Colombia y tenemos un problema.
(Para los godos viejos...tinto = café negro en Colombia)

Gonzalo dijo...

Jajaja... así me lo pide mi amiga Vilma: "Pónmelo pero bien tintico, Gonzalo"

Kikas dijo...

¿Amiga, Gonzalo?
Eres un hombre casado y esto lo lee mucha gente
Mándame una foto mañana, justo despues de que te estampen el rodillo en la jeta esta noche al llegar a casa
;-)

manuel dijo...

Nada apetecible esa aglomeración humana, y como deberían de oler con tanto y tanta salsa y demás bailes locales.
¡ay mare del amor hermoso!¿quien te mandaría?

Kikas dijo...

Las Islas, efectivamente Manuel, no eran desiertas
Pero es curioso, no olia a aglomeración...

Nieves dijo...

Muy bueno y muy aprovechado tu fin de semana cartagenero, menos mal que te pudiste relajar antes de empezar la paliza de trabajo y lo del camarero de la gorra blanca muy bueno, eso si que es ser todo un profesional..... del merengue y la bachata jajaja.... Un beso,

Kikas dijo...

Al Caribe hay que ir con el modo vuelo enchufado...
Como vayas con el modo trabajo te vuelves majara
¿Qué el camarero pasa de mi y se pone a bailar? ¡No me voy a tirar al mar!

Gonzalo dijo...

Amiga, sí... y tú enfermo...

:-P

Además, ya te había hablado de ella

Kikas dijo...

jajajaj, Gonzalo
Qué mal caracter se te está quedando
Que si, jejeej, que me acordaba

Malvi dijo...

Creo que no podría llevar tu ritmo de vida! No podría... no podría!

Un besooo

Kikas dijo...

Yo tampoco podría estar nunca embarazado, Malvi, no...no podria
;-)

Estela dijo...

Que buen sabor de boca me ha dejado tu post... y es que este año me lo he prometido.... voy a realizar el viaje de mis sueños y ya nadie me lo va a impedir.....

Un saludo ^.^

Kikas dijo...

El viaje de mis sueños lo realicé hace tres años...y es que ahora no duermo bien
Supongo que es el exceso de trabajo
Un beso, Estela

carla dijo...

Que envidia!!!!, me encanta viajar, la gente, el bullicio, el jaleo...y que paisajes!!!!y sobre todo el café negro...jajajaj

Kikas dijo...

Yo el bullicio y el jaleo en Sanfermines. En una isla desierta...en fin
Con respecto al café, totalmente de acuerdo...
A mí me ofrecieron a la vez trabajo en una empresa francesa y en una inglesa. Elegí, por supuesto, la francesa. El café inglés es infumable
(Y muchas veces bromeo...esto no es broma)
;-)

Mela dijo...

A veces utilizas expresiones muy bonitas... "si existe el Edén debe estar cerca de aquí".
Playa Blanca me ha encantado.
Ya sé por qué te cae mal Blas, a él le gusta la tila y a ti te gusta el café... Blas odia el café.
A casi todo el mundo lo llamas "pavo" o "pava". Nunca me has llamado pava, pero seguro que lo has pensado.
Pues yo te llamo pavo... a ver que te parece

Kikas dijo...

A mi lo que tomen los demas no me importa demasiado mientras no lo tomen de mi vaso, Mela...
A Blas no le aguanto porque es inaguantable, lo que prueba mi coherencia.....

Mela dijo...

Kikas, te aseguro que pensaba que estabas dormido... y tras meditar un poquito venía a retirar lo de "pavo".
De todos modos, te diré que con tanto café... no me extraña que estés alterado la mayor parte del tiempo.
Y perdona, pero no es coherente lo que has dicho

Kikas dijo...

Lo que no es coherente es escribir y, una vez mandado, pretender borrar....

Mela dijo...

Bueno, puede que tengas algo de razón.
Y, ¿a ti qué te pasa que no te vas a dormir esta noche?
Tenía la impresión que siempre te acostabas pronto

Kikas dijo...

Estaba esperando a ver que contestabas.....
;-)