jueves, 8 de septiembre de 2011

UN VIAJE INOLVIDABLE. REVISTA ENTROPIA (AEROPUERTOS Y CALORIAS)

Publico aquí mi primera colaboración en la Revista bimensual ENTROPIA, dentro de una sección que hemos llamado "Aeropuertos y Calorias". Este número 2 salió a la venta hace un mes y es una buena alternativa a quien no quiera saber qué ha sido de Belén Esteban durante los dos meses anteriores.

Gracias Javier de Historias de la Historia por darme la oportunidad



He de reconocer, que cuando me propusieron iniciar una especie de sección de viajes y gastronomía, no dudé de mis conocimientos en ambas materias (Más cuantitativas que cualitativas), pero sí que lo hice respecto a mi aptitud delante del folio en blanco. Por suerte o por desgracia, he visitado más de 100 países (Conocerlos es otra cosa), y en todos ellos he buscado el modo de perderme unas horas a disfrutar de la comida, solo o en compañía.

No pretendo mezclar ambas temáticas en mis relatos. Si se da el caso mejor, pero pueden ir por separado, como de hecho ocurrirá en esta ocasión.

Para esta primera aportación, he intentado bucear en mis recuerdos buscando un viaje que me marcara, allá donde los viajes no significaban corbatas, portafolios y prisas, sino simplemente, disfrute y asombro.

Porque esta es otra. Que nadie espere una Guía de Viajes o de restaurantes, sino vivencias, donde cualquier medio de locomoción me haya llevado. A los interesados en las otras temáticas, al lado de esta revista hay un montón de guías.



Tenía 13 años. Verano. Viajaba con mis padres y hermanas. Entonces no era como hoy en día, que tienes que atravesar medio mundo para poder contarlo. En el SEAT 1500 de mi padre hicimos los kilómetros que nos separaban de nuestro destino. Paramos una noche en Canfranc donde mi padre tenía amigos del Bachillerato.

Estando allí recuerdo que fuimos hasta la frontera de Somport, pintada en la carretera. Al llegar nos bajamos del coche y pusimos un pie a cada lado de la línea, estando a la vez en dos países diferentes, cuando los países eran diferentes de verdad…

Recuerdo asimismo haciendo un pis desde España a Francia y viceversa. A ver quien decía que meaba más largo que yo… El disgusto de mi madre también merece ser recordado.

Nuestro destino, Andorra.

Ya estoy viendo a la mitad del personal pasando a otro artículo. ¡Menuda mierda de Sección de viajes!

Andorra en aquel tiempo era un viaje de compras. Como ahora pero elevado a unas cuantas potencias. Recuerdo una calle cuesta arriba llena de tiendas, con mil y un productos que en España eran desconocidos. Los que eran conocidos, a un precio irrisorio.

Era lunes. Salimos de compras toda la familia. Comenzaba a estar en la edad del pavo. Quería cualquier indumentaria ADIDAS que viésemos en un escaparate. Me compraron una Dunlop Maxply. Tenía fama de ser la mejor raqueta de madera que existía. Botes de mantequilla BREDA, dulces de chocolate de los que no habíamos oído hablar, una tienda de campaña.
En los Almacenes Pyrenees nos comportamos como la familia media española de compras en Andorra, arramblando con todo.

La mañana iba transcurriendo. Mi madre todavía no se había comprado nada, y entonces la vimos.

Una maravillosa cazadora de esquiar en tonos morados, con una greca. Mi madre se enamoró de ella al instante. Entramos toda la familia, era una fiesta.

Mi madre solicitó probarse la cazadora del escaparate. Se la trajeron. No le estaba bien. Buscaron otra talla. Se la probó. Como un guante.

Mi madre miró a mi padre sonriendo. Ya tenía regalo. En ese momento sonó el teléfono de la tienda.

La encargada comenzó a poner cara de preocupación. Colgó. Se dirigió a mi madre. Eramos los únicos clientes de la tienda. Le intentó quitar la cazadora que llevaba puesta por la fuerza. No entendíamos nada.

Nos indicó que la tienda estaba cerrada y que no nos podía vender la cazadora. Ahí salió mi padre y su proverbial genio. En aquellos tiempo debía tener 40 años. Menudo vozarrón.

De ninguna manera. Nos llevábamos la cazadora. La encargada entonces dijo que no costaba lo que indicaba la etiqueta sino casi el doble. Mi padre no es que fuese un hombre de mundo, pero no entendía que eso pudiese hacerse en un país presuntamente civilizado. Amenazó con llamar a la Policía (En España, llamar a la Policía entonces, todavía daba mucho miedo)

Supongo que la encargada debió de temer que de esa situación no saldría bien parada. A todo esto, mi madre sin quitarse la cazadora, abrochada hasta el cuello, no fuera que desapareciese. ¡Qué calor!

Despues de unos minutos más de discusión logramos salir, pagando el precio de la cazadora que indicaba la etiqueta. Mi madre todavía con ella puesta, por aquello de por si acaso.

Lo que nos encontramos a la salida todavía lo recuerdo. Todas las tiendas y almacenes echando a los clientes a la calle y cerrando. Debían de ser poco más de las doce y media del mediodía. Demasiado pronto.

Intentamos entrar en un bar. Al ver que éramos españoles nos dijeron que también cerraban. Nada hacíamos allí. Parecíamos apestados.

Mi padre decidió que en Andorra no se nos quería, y que como en España en ningún sitio. Con infinito miedo, nos pusimos encima todo lo que habíamos comprado, no fuese que lo tuviéramos que declarar en la aduana. ¡Menudo sofoco!

Al llegar a la frontera, absolutamente forrados de ropa, declaramos la raqueta y la tienda de campaña que todavía conservo. No recuerdo lo que pagamos por ello. Sí recuerdo a un Guardia Civil pegando botes de rodillas en los asientos del 1500 por si escondíamos una barrica de whisky. Se lo hacen hoy a un abogado y tenemos un problema…

Fue la primera vez en mi vida que me sentí proscrito en algún sitio. No solo nos cerraban los establecimientos a nuestro paso, sino que nuestro dinero parecía que nada valía.

Solo puedo preguntarme, paciente lector, si te lo crees. Tengo la seguridad de que, si no es así, es porque no te encontrabas en Andorra el 11 de Julio de 1977 cuando, a la conclusión del Consejo de Ministros, Enrique Fuentes Quintana, Ministro de Economía, declaró que se devaluaba la peseta un 25%.

28 comentarios:

@ngel dijo...

Hola ,al ver tu entrada y la foto de la revista me ha sorprendido ya que me he leido todos los relatos en estos días de vacaciones. Una revista que no conocía pero que me la recomendaron en agosto. Enhorabuena por el relato que me gustó mucho la escapada a andorra y me hizo recordar también cuando solía ir con mis padres en vacaciones a comprar un día entero, que sorpresa que además te tenía agregado en mi blog. El mes que viene los relatos son sobre fantástico o terror pero se me ha pasado la fecha de entrega...otra vez lo intentaré ,saludos!

Winnie0 dijo...

JAJA Quieres creer que nunca he ido a Andorra a comprar ??(cuando todavía valía la pena)Me han gustado tus recuerdos...me has removido los mios de viajes familiares...Un beso

Juan Carlos dijo...

¡Amigo! No me extraña que bajaran el cierre a toda prisa. me has recordado el susto que hubo en mi casa en aquella época. Felicidades por ser elegido reporter gastronómicoviajeril.
Salu2

Kikas dijo...

Hola Angel...o sea...¿fuiste tú el que la compró? Jejeje
Habia unas cuantas apuestas cruzadas entre los colaboradores
En serio...yo la conseguí en el segundo kiosco...el primero la tenía agotada. Espero que no fuese porque el kiosquero solo trajo un ejemplar
Me alegro que te gustase
Un abrazo

Kikas dijo...

Nada, Winnie...despues de NY ya no te quedan excusas...Andorra es tu próximo destino ;-)

Kikas dijo...

Juan Carlos...no sé si no hubo ningún voluntario y tiraron de agenda...y DAKIPALLA queda antes que uno que se titule viajes y tal (O incluso gastronomia y tal)
;-)

Nieves dijo...

En primer lugar, enhorabuena por esa colaboración que comienzas, seguro que con tu experiencia viajera será muy enriquecedora. Y respecto a tu viaje a Andorra, que mala pata que a tu tierna edad tuvieras esa mala experiencia en Andorra, pero bueno, está claro que despues te has resarcido jejeej. Yo estuve alli hace unos años y la verdad es que sólo recuerdo tiendas y más tiendas, de perfumes, de electrónica.... asi que la próxima vez que vaya me recorreré mucho mejor la zona y dejaré la parte de tiendas. Un abrazo y cuidadito con el agua, no traguéis demasiado tú y JA,

José Antonio del Pozo dijo...

Y tan inolvidable, y además contado con toda la astucia del mundo: ese progresivo extrañamiento hasta darnos de bruces que explica todo y que nos hace comprender y sonreir.
Sí, recuerdo -no en persona- esos viajes a Andorra en plan pillaje, decían que era todo baratísimo y que la gente compraba allí, junto a cosas merecedoras del viaje, hasta el azúcar.
Muy ameno. Saludos blogueros

Lakacerola dijo...

De ahí la importancia de la frase: "estar en el sitio oportuno en el momento justo". Unos minutos más y tu madre hubiera tenido que comprarse la cazadora en España.

Kikas dijo...

Nieves, si eres esquiadora, Andorra es un auténtico paraiso. No, no le tomé manía y voy a menudo.
Por cierto, eso del agua no lo dirás porque hoy hemos ensayado sin querer la maniobra de "hombre al agua"...

Kikas dijo...

Gracias, Jose Antonio...es un halago. Alguien me dijo que los finales no podían ser previsibles para que enganchasen...Sin embargo esto me salió así...porque fue así.
No tengo tanta habilidad para inventármelo
;-)

Kikas dijo...

Unos minutos más y un padre más pringado que el mío.
A mi viejo no le sacan de la tienda sin la cazadora ni los Geos...bueno es él
;-)

Luis MMH dijo...

Mi primera visita al Principado fue en el 74. Todavía con el Generalísimo en la poltrona, fíjate! Estábamos mi hermano y yo internos en un colegio en el Valle de Arán y mi padre había venido a recogernos, en el 1.500 familiar, para bajarnos a casa por navidades.
Mi padre iba a tiro hecho, buscando un proyector de Súper 8 para proyectar en casa todas esas pelis que andaba filmando todo el día. A mi hermano y a mi no recuerdo si nos cayó algo, pero si recuerdo que mi padre se dejó la "mariconera", perdón por el lenguaje políticamente incorrecto pero se llamaban así, encima del coche, arrancó y nos fuimos. Cuando se dio cuenta, volvimos sobre nuestros pasos y en cosa de una hora el susodicho apareció en la comisaria de policía a la que nos dirigimos. A mi eso me resultó de un civismo increíble...El contenido estaba intacto por cierto.
Luego esconder el proyector en el coche para que no lo fichasen en la aduana fue toda una historia. Recuerdo que me encantó sentirme como un contrabandista...

Fernando Solera dijo...

Me reí mucho cuando lo leí. Lo que no te haya pasado a ti por esos mundos de Dios... Por cierto, el día que fui a Andorra, hará unos cinco años, sufrí el mayor atasco de mi vida. Y no precisamente intestinal, que te veo venir, vacilador de cajeras...

Un abrazo ;-)

Kikas dijo...

Ejem, Marqués...
Este es un blog politicamente correcto y tú un político en activo...
Eso de Generalísimo casi como que lo dejamos...¿te parece?
Lo que no entiendo es cómo una persona de rancio abolengo como tú, compartía modelo de coche con la familia de un médico de pueblo (Oye, que el de mi viejo no era de segunda mano, aunque le había cambiado el motor y tenia un Diesel Perkins que sonaba como un petrolero)
Por cierto, espero que el delito de tu padre (Y tuyo como encubridor y cómplice) haya prescrito. RBCB está canino por pillar ricos de-los-de-toda-la-vida (Como tú, por cierto)
;-)

Kikas dijo...

Fernando...me estás buscando la boquita...y me conozco
;-)
Como pringao, pillarias fin de semana de esqui y te irias a las 5 de la tarde del domingo, que lo estoy viendo
Con lo bien que se llega el domingo a cenar y se va uno el sábado siguiente despues de desayunar, una vez que te has puesto de esquiar hasta las patas...

Malvi dijo...

Qué fuerte me parece que se hayan hecho cosas así... Pero me llena de curiosidad, ¿por qué la mentalidad así? tan arcaica? Increible, y lo peor, es que hoy en día no se hacen las mismas cosas, pero más o menos... alucino!

Me encantan tus entradas.

saludos y felicitaciones por tu ingreso en la revista

Kikas dijo...

Gracias, Malvi
Con lo que me pagan creo que la Ingenieria va a pasar a un segundo plano, jejeje
Es arcaico porque sucedió hace 34 años, o sea, antes de que nacieses.
Pero aunque no te lo creas, el mundo ya existía (Y algunos de nosotros ya estábamos subidos en él)
No creas que esto ha cambiado tanto

Javier dijo...

Sólo te puedo decir que es un "lujo" contar contigo para esta locura que, como tú dices, no sale Belén Esteban.

Del cheque en blanco... mejor no hablamos.

Gracias amigo.

Kikas dijo...

Tomate algo, Javier
De lo que cueste no te preocupes...lo pagamos con el cheque
;-)

Malvi dijo...

13+34=47

ole!

Kikas dijo...

Joder Malvi...¿todavía con eso?
Si lo sé me evito los detalles
;-)

Mela dijo...

No conozco esta revista, ya preguntaré por ella.
Me he reído bastante con la cazadora... es sábado o domingo ya y todavía no tengo la cabeza despejada. La culpa la tiene el vodka que he tomado(con naranja)
En Andorra he estado, lo que más me gustó fueron los paisajes que vi hasta que me dormí... y cuánto me enfadé porque no me despertaron.
A la vuelta ya no me dormí.
Eras un gamberrito(por el pis)

Kikas dijo...

He evolucionado y crecido.....ya no soy un gamberrito....sino un gamberro
;-)

Mela dijo...

"De gamberrito a gamberro"
Yo añadiría el apócope "gran"
Posiblemente has dicho tu primera verdad(grande)

Kikas dijo...

Posiblemente tengas razon....
Lo que no te puedo asegurar es que, con esta, lleve dos verdades....

Mela dijo...

Bueno, en realidad, cuando te dije que era tu primera verdad... era yo quien mentía.
No creo que seas un mentiroso

Kikas dijo...

¡Acabaramos!
;-)