jueves, 24 de marzo de 2011

UNA CALÇOTADA EN LAS FALDAS DEL MONTSENY

Llevo unas semanas casi desaparecido. Tengo más trabajo del que puedo absorber, y eso me revienta, porque no lo hago bien.

Sin embargo, este pasado fin de semana disfruté de otra escapada y, me doy cuenta de que, por obligación o devoción, paro poco en casa.

A los que somos de cerca de Bilbao, los faroles solo nos gustan encendidos, y algo de esto ocurrió.

A través de Facebook estoy en contacto con antiguos compañeros de Colegio Mayor. No sé como surgió pero Pepo, ilustre mareante, dibujante excelso, gran montañero y un amigo divertido, residente en las faldas del Motseny, me enseñó la patita para tomar una Calçotada, sabiendo que, en condiciones normales cualquiera no se iría hasta Barcelona a pasar un fin de semana. Yo, que tengo puntos de cualquier línea aérea, real o inventada, aguanté el farol y, una vez con todas las bendiciones hogareñas, que Carmen en estas cosas siempre tiene la última palabra, le comuniqué día y hora. Le dejaba que el buscase sitio.

Su única condición fue que las calçotadas se pagan a escote y por ese detalle sin importancia no íbamos a cancelar el viaje.

Montamos toda la familia, 4, en un vuelo de Spanair y al llegar al Prat, ahí nos estaba esperando con un cartel de bienvenida, como en sus mejores tiempos. Teníamos que desplazarnos hasta su casa, en las faldas del Montseny, donde, aunque había insistido en que durmiésemos en su domicilio, habíamos reservado habitación en una Masía.

La primera nos la tomamos haciendo tiempo...y hambre. Un día de enmarcar.

Al poco fuimos a buscar a su chica, Julia, y a hijo, Pau, y directos al restaurante.

A Pepo se lo habían recomendado. Sitio familiar nos sorprendió que un sábado, a la una y media, ya estaba razonablemente lleno. (Estos catalanes son europeos...en el peor sentido de la palabra, jejeje) (Por Tutatis, habitantes del principado, no me baneeis el blog. Supongo que eso será el "hecho diferencial" ;-) )

Menú de Calçots para 7. Comenzamos con verduras, alcachofas, coles, ensalada...y llegaron las tejas llenas de Calçots, esas cebollas tiernas puestas a fuego de leña vivo dos o tres minutos, acompañadas de Salsa Romesco.
Para los no iniciados, el babero es obligatorio. No solo para que los abogados gringos no demanden al restaurante en caso de que una gota de salsa les condecore la camisa, sino para que nuestras Santas no nos echen de casa si nos pasa lo mismo (Que las manchas, al contrario que las cogidas en Sanfermines, no solo les caen a los yankis)

Los calçots estaban en su punto, pero la salsa simplemente espectacular, con el toque justo de almendra...

Pepo y yo pedimos el vino en porrón...para beber menos. Cayeron dos botellas para los dos, no quiero ni pensar si hubiésemos bebido en vaso ;-)

Lo único que había pedido a Pepo era una camiseta conmemorativa, como las que guardo suyas de nuestros años mozos. Me comentó que no era posible, porque el diseño que había realizado no se podría finalizar hasta saber cúantos habían caido por barba.

Supongo que caerían 40 por cada uno...No somos de Bilbao, pero no creo que estuviésemos muy lejos. A día de hoy sigo esperando la camiseta... ;-)

Las zarpas, como podeis comprobar, con su correspondiente capa de mierda, que la primera piel quemada se quita a mano...

Una vez que acabamos con todas las que nos habían traido, ante el jolgorío de las familias, parrillada de carne...

¿Y de postre?...Mató con miel....

¿He de decir como nos pusimos?

Tuvimos que ir a pasear a un hayedo a bajarlo...y me recordó tanto a mi pueblo, que se me escapó algún suspiro

Por la noche cena en casa de Pepo...Un Rape que se salía del mundo. No cocina mal...

Y a la cama...al día siguiente nos quedaba un paseo por Barcelona, y había que aprovecharlo.
Decidimos que deberíamos repetirlo, y ahora estamos en que si todos los años...o cada dos. Supongo que dependerá del diseño de la camiseta ;-)

25 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Es bueno tener buenos amigos repartidos por toda el mapamundi de Bilbao y parte del extranjero :-D
¡Chico! ¡Qué envidia! No porque tengas puntos en las líneas aéreas de tanto trabajar si no por esos momentos que te buscas para disfrutar. Por cierto, me has dejado salivando con la descripción del los calçots con romanesco.
Salu2

Pepo dijo...

vale, pero no iba de farol (con un vasco, vasco no tengo güebos de ir de farol)la oferta era sincera desde el principio. El año que viene (o dentro de dos años)a ver si demuestras que tienes amigos y nos vamos a Valls o por ahí a hacer la segunda.
Por cierto, que si al día siguiente te apretaste un cochinillo, me quito el sombrero ante el saque que tienes.
Chapeau tus chicos el aguante que demostraron.
un abrazo

Kikas dijo...

Juan Carlos...inenarrables
Para que los no iniciados sepais exactamente lo que es Bilbao para un Bilbaino...ahí os dejo esto...ellos lo dicen en serio
;-)

Kikas dijo...

Yogui nos falló por causas de ergonomía y diseño, que no por ganas
La próxima aterrizo en Reus, a ver lo que vuela allí...pero esta vez me llevo el cartel de Bienvenida
;-)
¿Aun dudas que al día siguiente me apreté un cochinillo a la catalana en Culleretes?
Mis hijos creo que son míos (Por lo menos los bautizos los pagué yo) Algo se les tiene que haber pegado
;-)

Winnie0 dijo...

Desde luego lo pasasteis bien (¿quieres creer que no he tomado nunca una calÇotada?) Me has dado envidia sana y ganas de escaparme para allí....Besos y sigue disfrutando de los momentos de escapadas recomfortantes

Kikas dijo...

Winnie...la envidia nunca es sana;-)
A los que nos gusta comer, nos da lo mismo una calçotada, que una alubiada, que una txokada...
Pero te he de reconocer que es una comida riquísima
Ya, eso de hipocalórica no lo sé, porque entre el vino, la salsa a base de almendra y avellana...
En fín, a vivir que son dos días y uno es de mili...

Gonzalo dijo...

Joder, míra qué hora es e imagina los bocados que me estoy dando en los codos ahora mismo.

Recojo y me voy a casa a comer... que estoy babeando.

Había visto alguna referencia a las calçotadas estas, sin saber muy bien qué son... pero tienen una pinta cojonuda.

Anónimo dijo...

Winnie, no hace falta irte hasta allí. En Madrid tienes varios restaurantes, uno estupendo en Hoyo de Manzanares.
Además los venden en el Carefour.... y con una barbacoa en casa los puedes hacer.

Ahora bien, si es disculpa para hacer una escapada,pefecto. Cualquier disculpa es buena

Kikas dijo...

Gonzalo, tu comentario me inspira varias reflexiones...
Es obligatorio en cualquier español conocer mejor España (Glups, perdón)
Veo que desde que tenemos relación epistolar, cada día hablas peor y me desazona. Espero que confirmes que es parte de tu ancestro riojano luchando por salir a la superficie...

Kikas dijo...

Anónimo, estaremos de acuerdo en que el secreto del Calçot, por supuesto, es la salsa
Yo conozco el restaurante de Hoyo...espero que no haya varios...
Desde luego, nada tiene que ver con el extasis gastronómico del que gocé el pasado sábado.
Tambien en muchos restaurantes los jueves dan paella. Yo en eso soy más Talibán. El arroz, en Alicante...y depende del sitio...

Fran dijo...

Vaya experiencia lo de la Calçotada Kikas. Te prometo que he babeado al leer tu crónica, ya sabes que comer me pierde. Puedo prometer y prometo que una Calçotada caerá el día que visite esas tierras catalanas, que espero no sea muy tarde...
Saludos.

Angel Rubio dijo...

Yo soy Pepo, mi papa se llama Pepe y no veraneamos en Pamplona porque somos de Monzón.

Y todo con un polvorón en la boca.

Ay, que tiempos.


Saludos Pepo, desde Flandes.

Angel Rubio

Kikas dijo...

La temporada es esta, Fran, o sea que resérvate un huequecillo entre finales de enero y marzo del año que viene
Y ya, si te recomiendan algún sitio, mejor..que como decía, en Alicante muchos hacen arroz, y hay alguno excelso...y otros infumables
La desventaja de este sitio, Can Net, en Mosqueroles, Barcelona, es que está un poco a desmano (Llegamos a través de una pista forestal), pero si vas allí, no te arrepentirás.
Las más famosas son en Valls, Tarragona

Kikas dijo...

¿Y a mí no me saludas, Rubio?
¡Cria cuervos!

Carrascal Bollo dijo...

Joder Kikas, que bien te lo montas.

Mis amigos de la infancia que tengo en el feisbu sólo me sirven para mandarme invitaciones de farmville de mierda ese...

Que envidia, desde luego ni mucho menos sana ¿eh? Te iba a decir que con ese babero te quedaría muy bien la gorra pero no te lo digo jeje

¡Un saludo y gracias!

Santiago Ríos dijo...

Qué ricos los calsots¡¡¡¡¡ Con lo que me gustan las cebollas y las cosas ahumadas...Aquí en Zaragoza tampoco los ponen mal

Kikas dijo...

CB, eso te pasa porque admites de amigo en el FB a cualquiera.
Ser mi amigo en el FB cotiza caro...y no sale gratis
Que no sé si me entiendes...

Kikas dijo...

Pues Pepo es un aragonés de pro, bueno, en realidad de Monzón.
O sea que cuando quieras...y cuidado con los faroles que ya has visto para lo que sirven
;-)

manuel dijo...

muy ricos los calÇots, te pusiste tibio muchacho.
¡que envidia!

Kikas dijo...

Todavía los estoy digiriendo, jejeje

Fernando Solera dijo...

Tengo que agradecerte que cuando entro en tu blog me subes la moral. Tus artículos irradian un gusto por la vida difícil de disimular. Eres un hedonista, en el mejor sentido del término ;-)

Kikas dijo...

Fernando...un matiz....curro como un cabrón
Eso sí, me precio de tener amigos y de no ser perezoso para organizar txuntxunes, allí donde haga falta
Pero el 90% de mi tiempo lo paso con temas más prosaicos y menos divertidos que estos
;-)

Mairló (la chica que comía margaritas) dijo...

Pero si has estado calçoteando por mis reinos montsenyenses! jeje. Creo reconocer el restaurant por el suelo y las sillas, no por los calçots porque no puedo con ellos, llámame rara (una catalana que odia los calçots!, esa soy yo)

No se puede ver gente pegándose atracones a éstas horas, no señor...¡hambre tengo!

Besos

Kikas dijo...

Si sigues el blog verás que lo que es extraño es algún sitio donde no haya estado comiendo...
;-)
Y disfruté un montón...
La semana pasada comí Calçots en Madrid, buenos, pero no es lo mismo..

Mela dijo...

¡Lo que me he reído con tu babero y con tus manos sucias! ;-)
Por cierto, nombraste a los Sanfermines... pues en la actualidad, cuando te escribo este comentario, estamos en semana de Sanfermines
Un beso