viernes, 11 de marzo de 2011

EL VENDEDOR

Tengo un amiguete, denominarlo amigo me parece tener demasiada confianza, con el que de vez en cuando salgo al monte, a tomar unas cañas...alguna vez hemos ido a esquiar juntos.

Es alto directivo de una de las empresas más importantes del IBEX 35, y un hombre hecho a sí mismo. (Es decir, que su padre era un trabajador normal y corriente, que ya sabeis que pienso que desde Viriato nos mandan las mismas familias de hijoputas)

Algo se nos escapa de su vida, porque no sabemos si tiene carnet de conducir, pero el hecho es que nunca le vimos hacerlo.

Viviendo en el extrarradio de una gran ciudad, es su mujer la que le lleva y le trae todos los días.

Por su puesto (Que no quiere decir por supuesto ;-) ) en la compañía tiene coche de empresa. No sé las negociaciones a las que habrá llegado con Recursos Humanos, porque generalmente esos bienes en especie son nominativos, pero de hecho quien conduce el coche de empresa es su mujer.

Hombre enamorado, quiso regalarle a su chica en su cumpleaños un Mercedes descapotable y fue al concesionario.

Ahí apareció nuestro héroe, subgrupo vendedor (Sin tonos peyorativos...yo tambien lo soy...aunque malo). Le echó la vista encima. Hizo la radiografia. Triunfador en la cuarentena. Hombre de mundo. ¡A por él!

Con la más encantadora de sus sonrisas se le acercó. Le comenzó a explicar todas las funcionalidades, virtudes, ABSs, ESPs, aceleraciones máximas, climatizaciones, llantas de aleaciones, cilindros en V, etc, etc, etc

Mi amigo le escuchaba con cara de interés, aunque escasa atención. Era un capricho para su chica y lo demás le daba un poco igual todo.

Llego el momento supremo. El atento vendedor le dijo la frase mágica

"¿Lo quiere usted probar?"

Asintió, y mientras el vendedor amablemente le abría la puerta del conductor, mi amiguete dió la vuelta al coche, y se sentó en el asiento del copiloto ante el estupor del profesional, que nunca se había visto en otra.

Reguló el asiento, estiró las piernas, conectó la radio... tenía al vendedor pensando que le había tocado el pirado de la semana

Salió del coche con una sonrisa y le dijo al vendedor..."Me gusta, me lo quedo"

Me asegura que ni en la más difícil de las negociaciones que ha mantenido en su vida, ha visto una cara de poker como la del pavo con la puerta del conductor en la mano.

29 comentarios:

Winnie0 dijo...

JAJAJA Kikas la historia es genial! Ya le vale! y él tan feliz....Un besote y buen finde

Santiago Ríos dijo...

Muy buena historia. Acabe riéndome como un tonto

Kikas dijo...

Winnie...encantado de haberse conocido. A ver cómo apretaba el cinturón de seguridad o si podía estirar las piernas, jejeje

Kikas dijo...

En este caso, de eso se trataba, Santiago
Un abrazo

Luis MMH dijo...

Muy simpático
Sin embargo, como te dije, este es el Kikas que me gustaría ver de nuevo
http://dakipalla-kikas.blogspot.com/2009/09/hoy-hace-un-ano.html
Un abrazo

Kikas dijo...

Joder Marqués...no me estreses, jejeje
A ver, intento portarme bien...pero déjame un poco de cinismo en mi vida...que si no soy aburrido

Juan Carlos dijo...

Este amigo tuyo ha encontrado la felicidad: que le lleven y le traigan. Igualito que mi hermana pequeña. Seguro que tiene carné pero ¿para qué usarlo si alguien querrá llevar el coche? Ahora que la cara del ventas tenía que ser un poema.
Salu2
jcysusfotos.blogspot.com

Kikas dijo...

¿A tu hermana pequeña tambien la llevan y la traen, la esperan cuando sale a las 10 de la noche y además le sonrien?
¡Qué suerte!

Fernando Solera dijo...

Hay gente para todo, está claro. Yo hace pocos años habría hecho lo mismo, porque todavía no tenía carné. Pero claro, tampoco me habría agenciado un cochazo así. Siempre ha habido clases :O)

Kikas dijo...

A mí, Fernando, en la vida se me hubiera ocurrido sentarme en el asiento de al lado y no en el del conductor
Reconozco que siempre me gusta sentarme atrás por ver si hay espacio...pero esto me parece demasiado, jejej

manuel dijo...

El que se precie de buen vendedor, tiene que estar predispuesto a un fauno extraño que le entre por la puerta.
Estoy con tu amiguete, a mi los coches como que me hacen plim.

Kikas dijo...

Dentro de los vendedores, como dentro de los médicos, policias, jueces y mecánicos hay buenos o malos
Lo que sí que es cierto es que las circunstancias a las que se ve sometido un vendedor un poco todoterreno en su actividad, suelen ser más inauditas que las que se enfrenta un juez de lo mercantil...
Y espero que ahora no me baneen el blog "cienes y cienes" de jueces de lo mercantil
;-)

Fran dijo...

¡Que bueno kikas! Compradores de estos harían falta para levantar a España de la crisis jaja.

Kikas dijo...

Ráido en la toma de decisiones, sí
Pero no sé si el ser vacilón ayuda a salir de la crisis, jejeej

Malvi dijo...

Ese muchacho-hombre no tiene carnet!!! Vaya poderío... el cohe de empresa no le venia bien a la chavala! ella quería uno bueno... y él se lo compró... jejejjeej la cara del vendedor! qué risa!

un saludo

Kikas dijo...

El coche de empresa es cojonudo, Malvi
Era un capricho de él para ella
En fin...esas cosas que hacen los enamorados
;-)

Malvi dijo...

Pues a ver si aprende algun enamorado que hay por ahí... jejejejjeje

Pero esas cosas se les ocurren a los enamorados adinerados...

Me encantaría que mi enamorado me regalara un yate... por decir una cosilla así, de pronto

jejejejejje

Kikas dijo...

No, no...Malvi
Esas cosas se le puede ocurrir a mucha gente
Llevarlas a cabo, no, jejeje
A ti lo del Yate se te ve...despues de esa experiencia en clase Optimist, jejeje

Malvi dijo...

Había olvidado que te lo había contado!! ;)

Me tienes fichá!

Sí que es cierto que una cosa es que se te ocurra... y otra diferente es que lo puedas hacer.

Kikas dijo...

Malvi...estás hablando con un "pofesional", jejej
Me acuerdo de casi todo...o sea, no me hagas recordar, jejej

Malvi dijo...

ya ve... a mi se me olvidan las cosas... cosas de la edad no deben ser... uff!! eso me recuerda tu edad! Madre mia... vaya partidazo te he dado para adivinarla... lo más raro es que con las dotes investigadoras que tengo, no la sepa aun. Pero vaya... estoy cerca
;)

Kikas dijo...

Jajajaja
Me niego a volver a abrir ese melón, Malvi, jejeje

Malvi dijo...

y yo!

:)

jejejejje

Kikas dijo...

Extraña manera de no abrir un melón...
¿Sandía quizás?

Malvi dijo...

No no.... Melón

Kikas dijo...

¿y qué edad tiene ese melón?

Malvi dijo...

¿o sandia?

Kikas dijo...

La sandía es fácil...tiene 30
;-)

Mela dijo...

Kikas, me parece muy raro que, siendo amiguete tuyo, nunca le hayas preguntado si tiene o no tiene carnet de conducir
Yo creo que no lo tiene... es muy extraño que lo tenga y siempre vaya como copiloto
Un beso