miércoles, 30 de septiembre de 2009

LAS HIJAS DE ZAPATERO

Y esta es la primera "no entrada" de este blog. Porque hasta ahora me había negado a tratar el temita, y me sigo negando.
Esta mañana, un amigo me ha llamado por teléfono, y me ha dicho que había echado en falta este asunto en el blog, y le he explicado lo que siento.
Que los niños, son niños, y nuestra obligación es educarles. En este tema, las niñas poca culpa tienen.
Que todos hemos pasado por momentos de rebeldía, y algunos tenemos más suerte que otros con nuestros hijos. Tambien he escrito en otra entrada, que la suerte hay que trabajársela. Si alguien no se la trabaja en su familia, me parece que es iluso esperar que se la trabaje para su pais.
Que si yo voy a una boda con 14 años en chandal, solo por tocar los cojones, mi padre, un fascista sin sentimientos, por supuesto que me hubiese dejado en casa. En ese acontecimiento social estoy representando, tambien yo, a mi familia y mi viejo, como he dicho antes un auténtico cabronazo, decide que con eso no se juega.
Que quien piensa que no hay límites en la libertad de todos, aunque el viaje te lo paguen otros y estés representando a todo un país, tiene el punto de mira totalmente cambiado, porque hay valores que la libertad sin límites erosiona. (Es que en estos momentos estoy pensando que tengo un vecino que bien a gusto le partía las piernas, pero me da que la gente no iba a entender mi idea acerca de que mi libertad no tiene límites)
A las niñas hay que protegerlas. Y por eso yo, que tengo las fotos de las niñas incluso sin pixelar, no las publico (Y sé que algunos me odiareis por esto). Os perdeis algo, os lo juro.
Las niñas son inocentes. Eso sí, esa niñas inocentes para quien se pide protección, se pueden comprar una pildorilla de esas de 20 € sin receta. Y si son unas cabezas locas y se les pasan 48 horas sin tomársela, pueden abortar sin decírselo a papá que tanto protege a la infancia. Para eso, curiosamente, son mayores.
Y en esto no hay connotaciones religiosas, yo no soy socio de ese club.
Este elemento, que gobierna su casa sin tener en cuenta las consecuencias de sus actos, es el que gobierna todo un país. Me temo que tampoco en esta faceta tiene en cuenta las consecuencias de sus actos.
Sin embargo, no se da cuenta que hay veces que el sentido común está por encima de la libertad. (Y gracias doy a que las niñas en vez de góticas no le hayan salido naturistas radicales. Para no violentar su libertad, a ver a Obama en pelotas).
Pero somos campeones del mundo en buenismo y buen rollito.
Y los que no piensan así unos auténticos fascistas, como mi padre.
(Papá, sabes que te quiero)

3 comentarios:

Gonzalo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo... pero a las niñas no se les protege pixelando la cara, sino dejándolas no ya en casa, pero al menos en el hotel. Una vez que pones a posar a las niñas, si la foto sale, es de un acto oficial y te la tienes que envainar te guste o no.

Un enlace sobre el tema:

http://www.diariodesevilla.es/article/opinion/527402/neogotico.html

Kikas dijo...

Antes de nada, para quien quiera acceder al enlace de gonzalo, lo escribo aquí que se truncó en su comentario:
http://www.diariodesevilla.es/article/opinion/527402/neogotico.html
Despues de leerlo, por supuesto que tambien lo recomiendo.
Los párrafos siguientes, que aparecen en el artículo, ilustran bastante bien lo que algunos queremos decir:

"El problema es que los padres de esas dos chicas han demostrado una escasa capacidad de persuasión, esa cualidad que tanto predican cuando se trata de los demás. Disfrazarse de Lily Monster no es la mejor manera de acudir a una recepción organizada por el presidente de los Estados Unidos en el Metropolitan Museum de Nueva York. Y mucho menos cuando ese presidente es una de las personas más elegantes que circulan por el mundo. Se trata de una cuestión de sentido común. Y cualquier padre debería ser capaz de razonar con sus hijas sobre estas cuestiones, sobre todo si ese padre es un presidente de gobierno. ¿O no?"

"Y lo peor de la foto es que demuestra cuál es el concepto de la educación que tiene Zapatero: que los hijos decidan y hagan lo que quieran, que para eso son jóvenes. Ya sabemos que Aznar habría llevado a su hija disfrazada de fallera valenciana o de millonaria de Marbella, pero eso no debería autorizar a las hijas de Zapatero a llevar un disfraz gótico en una recepción oficial en Nueva York. Es saludable la libertad de los adolescentes, pero hay unos mínimos de urbanidad que no deberían traspasarse. Y Zapatero, me temo, ha hecho el ridículo."

Aquí me parece que se resume todo lo que quiero decir.

Mela dijo...

Kikas... recuerdo este acontecimiento y que cuando vi a estas chicas con semejante vestimenta... me quedé boquiabierta
Pensé que tenían muy mal gusto o que estaban muy mal asesoradas
No tardé en enterarme que eran góticas... una moda que no me gusta nada
Pero, lo cierto, es que me reí bastante
Tal vez a Zapatero le dio miedo llevarles la contraria a sus hijas... porque daban miedo ;-)