miércoles, 9 de septiembre de 2009

BACK HOME

Pues acabo de regresar de mis muy merecidas vacaciones en la playita(Despues de lo que he pasado este año, unas vacaciones de 4 meses serian cortas)

Estoy morenito, con las pilas cargadas y ya con ganas de comenzar. Hay alguna cosa en proyecto, pero, despues de trabajar en una empresa gallega sé, que hasta que no firmas el contrato no hay nada cerrado. Y aun diría más. Despues de haber trabajado en mi última empresa sé, que hasta que no cobras la nómina, y compruebas que la pasta no es de chocolate, no está para nada cerrado, así que de momento, cosas abiertas y ninguna cerrada.

He venido relajado, relajado, pero me ha entrado un poco de mal rollo al pensar en los proyectos que han salido en los últimos meses, proyectos que ya estaban encarrilados cuando salí de allí y que siempre le dije que iban a salir. Nunca me creyó.
Bien pensado, hay cosas que no tienen precio, y no aguantar sus salidas de pata de banco cuando echaba un mal polvo, o porque sí, vale más que la nómina que le costaba una úlcera cada vez que tenía que firmar.

6 comentarios:

El 23 dijo...

Venga hombre, no seas maricomplejines y hazte empresario. Pero de los buenos, de los que paga a sus empleados más de lo que merecen y no despide a ningún empleado ni aunque descubre que le está vendiendo secretos a la competencia o aprovechando el mercado de su empresa para vender sus propios productos o servicios.

Lo de antes era de coña. Lo de que te montes por tu cuenta, ya sabes que no.

Por cierto, que me he enterado de que mi otro yo, ese que nunca se emborracha y que se acuesta a las diez, tras cenar con arreglo a un menú escueto te ha reclamado el 40% de los beneficios de este diario.

A ese, Kikás, ni puñetero caso.

Jevy dijo...

Cuidadín, Kikás, con lo que escribes. El Gran Hermano (el de 1984, no la pijada ésa que anda por las televisiones) acecha. Si quieres que te contraten, "alomojó" te encuentran en este blog y ven que tus jefes a veces son masacrados por la realidad que vuelcas en tus palabras, y un jefe que ha llegado donde ha llegado por el Principio de Peter, nunca quiere que se sepa su grado de incompetencia.
Y si te haces empresario, tus empleados se saltarán el organigrama y harán una organización informal "quetecagas" al ver que si tú criticas con saña a un jefe, ellos podrán hacer lo mismo sin ser reprendidos.
Es el riesgo de escribir, que internet todo lo procesa y Google todo lo almacena...
Por cierto, que yo creo que a Fuego Eterno (o algo así...) le tienes que, además de negar el 40% de ingresos, alejar de este blog, dado que su superior producción de escritos (ese hombre sí que trabaja, y no nosotros) hace que si sigues su blog, no te quede tiempo para nada más...

El 23 dijo...

No te preocupes, Jevy, que ya le he dicho yo a Fuego Fatuo que no se pase por este ciberdiario. Que aquí solo habemos gente alegre.

Kikas dijo...

23, ni en broma con según qué coñas, que hay gente que se cree sus propias mentiras, y solo hace falta que lo lea y se lo acabe creyendo.
Una de las opciones es lo que me propones, y lo estoy evaluando.
Y al paracaidista del 40% ni caso. Me estoy planteando, asímismo, si hacerte caso a ti.
Y por último, ¿Quién cojones eres tú para ir diciendo a la gente por donde puede pasarse? ¿Así quieres mejorar nuestros muy magros ingresos publicitarios? ¡Eso sí que es jugar a la contra en tu propia casa!

Kikas dijo...

Joder Jevy, menudas vacaciones se pegan los funcionarios, jejeje (Un poco de mala baba, anda)
Si lo que aquí digo sirve para que no me contraten empresarios patanes, esa labor de filtro que se hace automaticamente. Cualquier lector inteligente, como aspiro a que sea mi jefe, podrá interpretar facilmente que los jugadores de ventaja (Ahora gano yo, mañana tambien, las subvenciones de I+D para amueblar mi despacho y que vengan a mirar si quieren, etc, etc)no son empresarios serios, sino simples fulleros, tahures del Mississipi, que diría Alfonso Guerra. Y con esos ya no quiero volver a trabajar. Créeme que no.
Con respecto al fuego fatuo ese, yo creo que es un desocupado. Dios, ¡qué capacidad de generación de textos absolutamente ininteligibles!

Mela dijo...

Estoy de acuerdo en que la playa es una maravilla para pasar unas vacaciones
Pero la montaña es otra maravilla... no sé si sabría elegir, me suelo repartir
Kikas... si a ese jefe raro que tuviste le costaba una úlcera firmar una nómina... mejor que lo perdieras de vista