martes, 27 de noviembre de 2012

UNA TARDE EN RIO DE JANEIRO

Que parece que aquí  hablo por si no teneis otra cosa que hacer, que os peguéis una escapadita, y, lamentablemente, todo esto es mucho más prosaico.
 
Porque me pesan las dos semanas fuera. Y sí, recuerdo que ese enlace también lo escribí estando en Rio. Entonces los viajes eran menos alocados. Duraban una semana…generalmente viajaba acompañado (Yo era jefe de unos comerciales fabulosos) y nos reíamos mucho…
 
Pero los cambios de empresa, las crisis y la vida, hace que como no estés dispuesto al cambio sea cuando cambias…porque te mueres.
 
No había dormido nada. Era la segunda noche que me sucedía. El Trayecto  desde Quito hasta Santa Cruz de la Sierra, vía Lima había sido agotador llegando a las 4 de la mañana al hotel (Lo de la cola para pasar las maletas por la aduana en Bolivia, merece entrada aparte).
 
En Bolivia, una reunión ya que, sin previo aviso, me cancelaron la de las 9 de la mañana (Como comprenderéis, yo vuelo a Bolivia cada semana un par de veces).
 
Hay veces, de todos modos, que gente a la que no visita nadie se sienten agradecidos. Mis clientes Bolivianos me pusieron un asistente personal para pasar trámites, seguridad, aduana, puesto anti drogas….jejejej, era la primera vez que me pasaban por la fila de los diplomáticos y pilotos…
 
Pues si eso había sido fuerte, el viaje desde Santa Cruz hasta Sao Paulo, via Asunción, tampoco fue descansado. Supongo que por los días acumulados también.
 
Llegaba al Hotel a las 12 de la noche….y estaba colgado del PC hasta las 4 de la mañana…me tenía que levantar a las 7…tampoco dormí.
 
Sao Paulo amaneció lluvioso. En el Aeropuerto procuro hablar portugués a la mínima que puedo y, aunque me contesten en español (Producto lógico de mi pobre dominio de su idioma) continúo hasta que acaban contestándome en portugués, jejeje. Y es que, el que no práctica es imposible que mejore…¿Quién dijo algo del sentido del ridículo?

Rio en Noviembre….
 
He quedado para mantener mi reunión en el Aeropuerto de Santos Dumont. Aterrizo y despego por la noche rumbo a casa desde el Aeropuerto de Galeão. Para ponerlo fácil. Dejo las maletas en consigna. No voy a andar por Rio con un  trolley y el PC y el maletón. El encargado me avisa:
 
“¿Puedo cerrar? Solo admite una apertura”
 
Seguro afirmo que sí hasta que me oigo el click….¡Mierda! Las gafas de sol y la cámara…
 
La cámara me cuesta 10 € de apertura de puerta pero, con una tarde libre, ¿No es un asesinato el ir por Rio sin cámara?
 
La reunión la mantenemos en el Restaurante del Aeropuerto. Yo no he desayunado, así que comer a la 1 no me va mal. Mi cliente tiene hasta las 14,15. Hablamos de lo que tenemos que hablar. Ya estoy libre.
 
¿Qué hacer en una tarde en Rio? ¡Tantas cosas!, pero me apetece el Pão de Azucar. Hacia allí me dirijo.
 
El Pão de Azucar se encuentra en una península que separa las playas de Flamengo y Botafogo de las de Copacabana e Ipanema. No solo es una vista espectacular desde cualquier parte de Rio (A mí, la mejor vista me parece desde Flamengo o el Corcovado), sino que, desde allí, las vistas de la ciudad son auténticamente fabulosas.
 
Sí, sé que es para turistas. Carmen hubiese preferido que pasease de compras aunque no me apetece. Según ella, el collar más bonito que nunca le regalé (Yo creo que el único) se lo compre en Rio, cuando yo tenía gusto y clase. En el mismo viaje le compré un bikini a mi hija de entonces 11 años, que me costó una pasta y que, directamente, fue a la basura. Carmen se pensó que me había vuelto un incitador a la pederastia….
 
La subida al Pão de Azucar se realiza en el funicular con una parada en el medio. El Morro da Urca, de 220 metros de altura. No hay mucha gente. Y me quedo sentado observando el paisaje. Y me viene el bajón.

Porque es injusto estar aquí solo. Debería de estar prohibido. No me deberían haber permitido subir. Y me invade la nostalgia….
 
Me pido una Caipirinha enfrente del pico. Me he tomado Caipirinhas en peores sitios. Tambien me las he tomado mejor acompañado (No corráis a demostrar que me habeis pillado en falta, que la reserva de Cachaça en mi casa de Madrid es proverbial, y, honestamente, no las preparo del todo mal)
 
Sí, estoy triste, y es una putada. Porque el escenario es como para quedarse a vivir allí. Un poco nuboso en el Pão, disfruto del Morro da Urca un par de horas. Y me subo.
 
La nube cabrona ha decidido agarrarse justo en la cumbre del Pico. Hace mucho viento y, sin embargo, no se está mal.
 
Debido a la nube, las vistas son totalmente diferentes, pero el Corcovado, enfrente, sobre el mar de nubes, es una vista maravillosa.
 
Y observo la cantidad de turistas, parejas de novios, y grupos disfrutando. Y sé que soy un ingrato, pero no me considero un privilegiado en este momento, sino un auténtico desgraciado de tener que vivir esto solo.
 
Sin embargo  no me quiero ir. Me apetece ver la puesta de sol y aguanto…
 
Poco a poco se va haciendo de noche. Mi vuelo sale a la una de la mañana. No voy a ir al Aeropuerto. Me voy a meter un Rodizio como dios manda en mi lugar de referencia, El Porçao de Flamengo, camino del Aeropuerto.
 
No hay nada más triste que comer solo, a no ser que haya cementerios involucrados. Sin embargo, procuro disfrutarlo. Para los que estais acostumbrados a comer siempre acompañados, no os recomiendo una semana de viaje solo, cenando en sitios decentes porque encima no vas a sufrir, mientras el resto del personal te mira con cara de conmiseración…

Hay varias celebraciones en el restaurante. Me situo discretamente en una mesa en un rincón, y observo el espectáculo.
 
Comienzo con un buen plato de sushi y sashimi. Para los que no lo sepais, habitualmente, en Brasil se come un sushi muy decente. Entre otras cosas porque es la nación con más japoneses fuera de japón, y están perfectamente integrados.
 
A mi, la carne Brasileña me parece espectacular. Estoy decidido a no inflarme, y selecciono las piezas que quiero, principalmente Picanha, que me vuelve loco. Los que no hayais estado nunca en un rodizio, atentos al semáforo. Rojo, no me sirvas carne de momento. Verde...hasta "jartarnos"...
 
Caen tres caipirinhas y decido irme al Aeropuerto antes de que acabe uniéndome a una de las fiestas.

Será la primera vez en mi vida que me despierten al llegar a Barajas sin parar de dormir en toda la noche. Y no, no es por las caipirinhas. Ni siquiera por el Libro de Borges que me colaron en Buenos Aires….
 
¿El puro agotamiento?

20 comentarios:

Winnie0 dijo...

A veces me das envidia sana kikas...otras pienso que tienes que acabar agotadito muchas veces y sobre todo debes de extrañar "casa" ¿no? Un beso y gracias por enseñarnos mundo

Kikas dijo...

No hay envidias sanas, Winnie
Todas las envidias son pecados capitales...
;-)

Anónimo dijo...

Otra vez una entrada melancólico sentimental??????? O te estas haciendo viejo o te ha invadido un espíritu.

Kikas dijo...

Las dos semanas se hacen largas, si...
Pero me lo voy a hacer mirar, a este paso me voy a quedar sin uno de los dos lectores que tengo...
;-)

Javier dijo...

Este último viaje te está cambiando: escribes casi con pena, muy sensible, mirando el reloj, echando en falta alguien con quien charlar o pasear... Decididamente este no ha sido uno de tus mejores viajes.

Es más, no voy a hacer leña del árbol caído y simplemente me voy a despedir con un abrazo.

Kikas dijo...

Va a ser verdad. He contado el inicio, el medio y el final.
Entre medias 10 paises en dos semanas...
Y las circunstancias que tampoco ayudan. Si quieres te cuento el ultimo telediario....
En fin, que el que viniese aqui a reirse hizo un mal negocio
Me lo miro...

Dinsmoor dijo...

Los científicos aseguran que la calvicie aumenta con la melancolía ^.^
¿La cámara era digital?

Kikas dijo...

Era digital pero barata, Julieta....
Ese estudio, ¿es de un psiquiatra argentino? ¿Es calvo?...Yo solo lo aparento....
;-)

Fernando Solera dijo...

Ay, madre, que te nos estás volviendo un sensiblero ;-) Para otra vez, si te sientes tan solo, podrías llevarte contigo a alguno de tus sufridos lectores. Me he reído con alguno de tus chascarrillos, pero reconozco que este texto transpira tristeza. ¿O será saudade?

Kikas dijo...

En fin....
Y a mí que en mi juventud, en medio de una borrachera, alguien me llamó cínico miserable....
Si me viese ahora..
;-)

mientrasleo dijo...

Pues llueve, y graniza, y estamos a 7 grados y con viento del norte.... y te leo y veo tus fotos y pienso eso de.... ¿No te da vergüenza darnos esta envidia?
Besos

Kikas dijo...

De las pocas cosas que no tengo...verguenza...
;-)

mientrasleo dijo...

Sigue granizando....

Kikas dijo...

Bueno....
Este fin de semana es un finde de amigotes. Cena en el pueblo, con nieve (Sí, a 400 kms de Madrid tirando para el Norte)
San Andres, verbena de las que acostumbrábamos hace 35 años...
En fin, ¿dices que graniza?

PUMUKIS dijo...

hombre, pero que es normal que salga melancolia maño... pero eso no es malo, hay gente que se hubiera quedado en el aeropuerto enganchado al pc. y quien sabe quizas has ido de avanzadilla y en otros momentos puedes llevar a Carmen a "comprarse un collar"...

seguro qeu celebraste la vuelta...

las vistas son preciosas. tengo unos amigos que fueron de luna de miel a brasil.. y desde entonces me pica la curiosidad...

un saludo!!

Kikas dijo...

Lo último que haría sería quedarme en el Aeropuerto....¡Tú no sabes la cantidad de horas que meto en los Aeropuertos por obligación!
;-)

Mela dijo...

Unas vistas maravillosas y la puesta de sol tuvo que ser espectacular.
Contemplando tanta maravilla es lógico sentir cierta melancolía, sobre todo si la contemplas en soledad.
Pero, bueno, en otra ocasión seguro que podrás ir bien acompañado.
No acertamos con la comida, tampoco me gusta el sushi.
Besos

Kikas dijo...

Mela...comienzas a preocuparme.....
¿Tampoco el Sushi?
Anda, léete esto a ver si te gusta algo...

Mela dijo...

¡¡¡kikas!!!!
Lo he leído, pero ¡qué animalada es esa! ¡Se me ha revuelto el estómago y creo que me he mareado!
Te relacionas con gente salvaje!!!
Lo del mono ha sido demasiado bestial para mí.
Con el machete hubiese desgraciado a más de un "humano".

Kikas dijo...

Me relaciono con todo tipo de gente, Mela...tambien contigo
;-)
Un beso