miércoles, 21 de noviembre de 2012

UN FIN DE SEMANA DE PRIMAVERA EN BUENOS AIRES

Que no es poca cosa tener primavera en Noviembre, para los que no están acostumbrados. Llegaba desde Panamá en un vuelo nocturno. Pesado. Nunca duermo. Un viaje de 6 horas, en la última fila sin reclinar, no es la experiencia más agradable que uno pueda imaginar. En la aduana, una funcionaria me dice:
 
“Le voy a molestar con una foto”
 
“Si la tiene que mirar luego, a lo mejor, quien le molesta a usted soy yo” respondo. Risas, buen rollo, ya estoy dentro.
 
La maleta sale pronto y, antes de lo que me esperaba ya estoy montado en el taxi. Como con cualquier taxista argentino, la conversación siempre es de política. Y me corto poco al exponer mi opinión. En esta ocasión, además hablamos de pizzas y de medias lunas.
 
Las medias Lunas de Argentina, probablemente, serán los mejores croassanes del mundo. Yo tengo mi pastelería de referencia. Sin embargo, le pregunto al taxista. Me manda a la Pasta Frola, en Corrientes, a menos de 8 cuadras de mi hotel.
 
El NH 9 de Julio siempre me trata bien. Suelo llegar en vuelos nocturnos y siempre me dejan pasar antes de las 10 sin cobrarme. (Nada que ver con el TRYP Nações Unidas de São Paulo, donde 10 minutos antes de la una del mediodía pretenden que pagues el dia completo.)
 
Intento cambiar Euros. El cepo cambiario al que Kristina somete a sus ciudadanos para que no guarden dólares, hace que solo pueda cambiar en casas de cambio o en la calle, pero esto es más peligroso, porque por mucho que sepas, si te ven que eres gallego, te cuelan billetes del Monopoly. Hasta las 10 no abren. Me voy a La Pasta Frola.
 
Me meto 3 medias lunas con un café que veo a Dios enfrente mio, justo delante. Lleva delantal, y es pastelero de oficio. Pido otras 3. No puede ser cierta esa explosión de sabor. Ni sé lo que me cobra ni me importa. Como si me hubiese cobrado 50 Euros por los 6 croassanes y el café. Los valen.
 
Vuelvo al hotel. Son las 9. La vida, aunque sin duchar todavía, tiene otro color. A las 10 estoy en la Habitación. Trabajo un poco. A las 12, hora de BBAAs, juega el Colegio contra el Gernika. Esto de internet es la leche. Veo el partido en directo. Nos meten una paliza, pero el partido ha sido bonito y hemos aguantado al líder en muchos momentos.
 
En Buenos Aires no solo hay rivalidad entre River y Boca. La rivalidad entre las pizzas y pizzerías es más sangrienta incluso. Hay familias que se han dejado de hablar por cambiarse de pizzería los sábados. Este tema merece una entrada por sí solo, pero Los Inmortales de Corrientes, Güerrin, enfrente, El Palacio de la Pizza al otro lado de 9 de Julio, las Cuartetas….
 
Voy a Güerrin. Pido una pizza de Muzzarella y una fugazzeta. La salsa de tomate de la Muzzarella es como si no hicieran 2000 pizzas al dia, sino que me la hubieran hecho ex profeso a mí. ¡Qué cosa más rica!
 
Hasta las 5 no tengo nada que hacer, ya que, a esa hora juegan los Pumas contra Francia, y me apetece. No quiero ir por donde siempre (San Telmo, Palermo o el Centro). Voy a Belgrano.
 
Barrio residencial. Hace un día delicioso. Sin calor pero soleado. Me apetece pasear. Y va pasando la tarde. En muchos parques hay puestos o ferias. Ha llegado la Primavera y todo es una explosión de color. Me siento en un murito de una casa. Me da la sombra. Me apetece ver  a la gente pasear. Estoy en la gloria. No sé cuanto tiempo estoy allí, pero se me comienza a hacer tarde para el partido. He visto donde hay una parada de metro. Pero, justo enfrente, Freddo. Una heladería memorable. Y me meto una tarrina de chocolate, menta y maracuyá que el tiempo se detiene en cada cucharada. Eso del Imperio de los Sentidos era una película de sexo, pero porque Nagisa Oshima no conocía los helados de Freddo.
 
Francia le mete un pequeño gorro a los Pumas y es una hora tan buena como cualquier otra para meterme en la cama, aunque sean las 7 de la tarde.
 
El domingo me despierto temprano. El día amenaza lluvia. Hace mucho tiempo que no voy a Recoleta, pero me apetece pasear. Bien armado de un plano comienzo a caminar. Buenos Aires es grande, pero es muy fácil para situarse. Es domingo por la mañana. Un domingo encapotado y tranquilo. Hay mucho mendigo en Buenos Aires. Como en tantas ciudades.
 
Despues de una hora caminando, llego a la Iglesia del Pilar, al lado del Cementerio de Recoleta. Toda la gente va con una idea fija. Llegar a la tumba de Evita.
 
El cementerio de la Recoleta no llega al de Montparnasse, ni mucho menos. Sin embargo, su barroquismo encandila. Tumbas curiosas como la de Rufina Cambaceres, de quien dice la historia que fue enterrada viva el dia de su decimoctavo cumpleaños, al darla por muerta después de un ataque. Al ser enterrada por error con un anillo muy valioso que le acababa de regalar su madre, y quererlo recuperar a los pocos días, se la encontraron con la cara totalmente desfigurada…muerta.
 
El árbol más antiguo de la ciudad me mira. Un Ombú. Las jacarandás en flor es una alegría para la vista y, al seguir caminando, me encuentro con el Museo Nacional de Bellas Artes. Anuncian una exposición de Caravaggio…y sus seguidores…..
 
Me apetece ver lo que tienen. La colección permanente posee una razonable cantidad de pinturas impresionistas que, sabeis, que es mi debilidad. Degas, Cezanne, Gaughin, Monet…Al ver dos marinas de Sorolla, me acuerdo de mi madre. Está siendo una mañana de auténtico lujo. El Museo no es el Prado o el Musee d’Orssay, pero es digno.
 
¿La exposición de Caravaggio?, pues muy argentina…4 pinturas de Caravaggio y 27 anónimos que dicen que son de sus seguidores…picaresca hasta aquí…  ;-)
 
La Embajada de España está…en la Plaza de Bélgica. Parece de coña. Hago una fotografía. Hay pocas ciudades americanas tan madrileñas como Buenos Aires, por no decir ninguna.
 
El Parque que está entre el MNBA y el MALBA, Museo Privado, me recuerda a Central Park. Me siento en un banco viendo los arboles en flor, la gente patinando o paseando.  Comienzo a sentir hambre. No he probado bocado desde el desayuno, y son más de las 2 de la tarde. Veo que en el Malba hay un restaurante y me siento. ¡Mierda! Cocina francesa…en Buenos Aires. Ya es demasiado tarde. Pido lo único que creo que no tendrá mantequilla. Un Cassoulette (Guisote de alubias pavo y carne), que me va a hacer andar a reacción por la tarde. Sin nada de caldo y con pan rallado, me lo meto a fuerza de pan…que está delicioso, esto sí.
 
No estoy cansado. El día me está encantando. Ya, si estuviese con alguien con quien hablar, sería de coña. Despues del condumio, me apetece un Gin Tonic, mis pasos me han llevado de vuelta a Recoleta y, ahí está, La Biela, café porteño mítico, junto con Tortoni.
 
¿Quería hablar? Ahí están, a mi disposición, Borges y Bioy Casares. Ya os he dicho que estoy en un grupo latinoamericano de literatura que están todo el día subiendo y bajando con Borges y Cortazar. Pido un Gin Tonic y un vendedor pretende que compre un libro de Borges. Le cuento mi situación mental con el susodicho. Me ofrece un libro de citas. Algo ligero…
 
Argentino, me envuelve…y yo que creía que aguantaba bien a los vendedores (Con las vendedoras dice Carmen que soy chollo, que me cuelan lo que sea, pero no es cierto…o sí…no sé ;-)   )
 
La tarde va pasando. No recuerdo un día en solitario más grato. Son las 8 de la tarde, habré caminado 15 kms y comenzaría el día de nuevo….Es Buenos Aires… en primavera

24 comentarios:

Winnie0 dijo...

Deliciosa forma de contarlo Kikas... Imágnes y día primaveral al otro lado del charco en un sitio queme encantaría conocer Un beso con envidia sana

Fuego negro dijo...

Te estás haciendo mayor, Kikás. O romántico, que no sé que es peor.

Deliciosa entrada, como siempre.

Kikas dijo...

Winnie....gracias...porque tú escribes lindo, que dirían por aquí.
Como siempre, escrito en un avión entre Santiago de Chile y Quito....

Kikas dijo...

23...eso de romántico no me lo dices a la cara....
O a lo mejor sí...es posible que a Carmen le guste...
;-)

Dinsmoor dijo...

Por poquito se perdió "La noche de los museos".
Yo agarro todo el verano en Buenos Aires, pero vale la pena porque no hay nada más lindo que despertarse con los canarios y las medialunas (los domingos) de mi abuela.
Un beso, Kikas!
(Qué paseo más gasolero ;))

Javier dijo...

Lo que tiene la primavera austral... hasta a un rudo norteño le vuelve bucólico y pastoril.
También ti diré que me hubiese encantado compartir ese Gin Tonic.
Por cierto, aprovecha y envía al grupo la foto para ganarte alguna amistad.

Un abrazo

Kikas dijo...

Detrás de una escultura, Julieta, encontré un cuaderno de la noche de los museos. Una de dos...o no limpiaban mucho, que tambien, o acababa de suceder...
¿Gasolero?
¿Me explica?

Kikas dijo...

Me lo voy a tener que mirar...
Comienzo a preocuparme. Delicioso, romántico, bucólico y pastoril...
Vosotros os habeis puesto de acuerdo para putearme...dime que si...
Esa foto se mandó...y no dan crédito
;-)

Fernando Solera dijo...

Dice el refrán que cuando hay hambre no hay pan duro. Si para colmo no es pan duro sino unas medias lunas para ver a Dios, ya ni te cuento. Lo has contado con tanto sentimiento que parecía que las estaba comiendo yo ;-)

Juan Carlos dijo...

Este Kikas se hace mayor. En el momento menos pensado te veo recitando sonetos a la luz de la luna... mientras zampas unos cruasanes, esperas las alubias y te pones las botas para la marcha.
Salu2

mientrasleo dijo...

Qué bonito, viajar y descubrir una primavera en pleno otoño Kikas. Hoy he viajado contigo, si me lo permites.
Besos

Kikas dijo...

Fernando...me estoy empezando a preocupar....
Que parece que todos os habeis puesto de acuerdo en que me afecta la primavera....

Kikas dijo...

Lo unico que me cuadra son lo de las alubias...
Lo de las botas, déjame que busque unas adecuadas
Y me estais ya tocando los cojones todos con la primavera
;-)

Kikas dijo...

Gracias por tu sensibilidad, Silvia
El resto, como ves, unos pelotudos, que dirian en Buenos Aires
Bueno, salvaré tambien a Winnie
;-)

Dinsmoor dijo...

¡Oiga!, "pelotudo" es fuerte http://www.youtube.com/watch?v=0UECrsPryBc
Gasolero: austero. Pero se lo digo en broma, que yo sí sé lo que cuesta un helado en Freddo.
¡Saludos!

Kikas dijo...

Tuve un discusión que casi llega a las manos con un taxista en Buenos Aires acerca de Boludo y pelotudo
Me hizo una demostración práctica mientras conducía...y te garantizo que dependiendo de como lo decía, ofendia o no...
Freddo, tampoco fue tan caro....
;-)

La llúdriga dijo...

Buffff....

Entradas así hacen mucho daño... Más cuando se leen desde un sitio donde el Sol no brilla desde Dios sabrá hace cuanto. Donde la comida no sería precisamente para chuparse los dedos (si, el queso es muy bueno, pero no sólo de queso vive el hombre), y donde los precios por tomarte algo te hacen llorar sangre.

Eternos 3 grados estos días, todo muerto en las calles a partir de las seis p.m. (y yo plego a las 7 o a las 8), y demasiada educación.

Cesar dijo...

Impenitente viajero, che.
Vos sós mi ídolo!

Kikas dijo...

¿Prefieres que sea maleducado, Boludo?
;-)

Kikas dijo...

Te he contado, Cesar, lo bonito
Eso de haberme recorrido Sudamerica tres veces de norte a sur en tres dias no te lo he contado, ¿Verdad?
Si lo hubiese hecho sería tu loco de cabecera
;-)

Doña Jimena dijo...

Se ve que ha disfrutado de Buenos Aires , en primavera, y la verdad es una belleza, se ve que tambien encontró cierta calma, seran los buenos aires??
Sabe una cosa? el museo de bellas Artes es uno de mis lugares favoritos en bs as, que no dejo de visitar cada vez que puedo.
Si, me sorprende que alabe tanto las media lunas y los helados, yo se que son deliciosos, pero que lo diga ud, ya son palabras mayores. A veces caminar por bs as en solitario tiene un encanto especial, pero le aseguro que caminar en compañia la hace una ciudad inolvidable!!

Kikas dijo...

Jimena....
Me acorde de ti al ver los Sorollas tambien. Recuerdo que fue la entrada en la que nos conocimos....
Ya ha pasado tiempo....
La proxima, se me viene con catorce amigas para que el encanto al pasear sea irresistible
;-)

Mela dijo...

Me ha gustado tu fin de semana primaveral en Buenos Aires.
Hay fotos muy chulas.
Me ha impresionado la chica que enterraron viva... un horror.
Y aquí sí que puedo decirte que me gustan las pizzas y los croassanes.
Besos

Kikas dijo...

Buenos Aires...uno de mis imprescindibles....
Pero no son pizzas y croasanes, Mela, que hay gente que mata por SU pizaa y SU media luna....
Un beso