martes, 11 de septiembre de 2012

LA ISLA DE SKYE EN ESCOCIA. EL PARAISO

Es jodido intentar seleccionar, entre unas 600 fotografías que hicimos en Skye en dos días, tan solo 15 ó 20. No están las mejores. Ni siquiera las que más me gustan. Supongo que me he aburrido de intentar seleccionar. En fín, Skye es una Isla que debeis descubrir, porque este modesto amanuense se va a quedar sin palabras, y sería una injusticia para con la Isla, y con vosotros.

Llegábamos en el ferry a media tarde. En Verano, en Escocia, amanece a las 5 de la mañana y anochece allá sobre las 11 de la noche. Está muy al norte y media tarde es una opción aproximada para decir que nos quedaban unas cuantas horas de luz.

Nos costó encontrar nuestro primer B&B. Las direcciones en Skye son más bien elásticas y la población dispersa, pero mereció la pena. Era el alojamiento más caro que ibamos a tener en todo el viaje...pero pronto vimos que estaba bien pagado.

Dos habitaciones, auténticamente primorosas, una anfitriona amabilísima, todo hiper cuidado. Nos recomendó un muy buen restaurante para cenar, que tambien fue de lo más caro del viaje, pero mereció la pena. Ahí estaba, en la mesa de al lado, una parejita de españoles que se quedaron con la boca abierta al ver aparecer, tan lejos, a otros compatriotas, pero era lógico...a esas horas (Las 8) solo podían cenar los españoles ;-)

Allí, por supuesto, es muy recomendable el pescado, especialmente el salmón escocés, aunque la carne es fabulosa tambien.

Para desayunar, yo quería meterme lo más escocés que hubiese. Dude entre el Haggis o los arenques ahumados, y me decidí por ellos. Olía hasta Edimburgo por la mañana...

Skye es conocida por la Isla de las Cascadas. Las hay allá por donde mires. Toda la isla es de una belleza arrebatadora, aunque lo mejor está al norte. Es un destino turístico, pero nórdico, no sé si me explico. Cualquier parecido con Benidorm es pura coincidencia...

Las carreteras son estrechas, y excepto las más principales, de un solo carril con puntos de cruce. No os estreseis. La gente es amabilísima. No hay prisa y todo el mundo es respetuoso conduciendo. Incluso Carmen, que en cuanto me meto por una carretera de montaña se pone a sudar, no se inmutó en los dos días que anduvimos por ahí.

El Idioma Gaélico es algo vivo, y es otra de las cosas que llama la atención.

El primer día queríamos ver la parte sur de la Isla y la parte Noroccidental. Y pretendíamos dejar, para el segundo día la parte Nororiental y el regreso.

Uno de los centros turísticos es la destilería de Talisker, emblema de la Isla. No fuimos. Nos íbamos a hartar de ver destilerias en los días siguientes. Sin embargo sí que fuimos hasta el pueblo de Talisker, allí donde nadie llega, y es uno de los parajes, tan bonitos como otros, pero que permanecen todavía en la retina. Nos recordaba mucho a Nueva Zelanda, todo tan verde, las ovejas, las llanuras y las colinas...

Skye es uno de los centros de senderismo conocidos entre los iniciados. Se dice que las Cuillins son unas de las montañas más bonitas del planeta para andar. Al pasar por las cercanías, estaba nublado. Intentaríamos tener más suerte al día siguiente, de regreso. Sin embargo, no sabíamos qué podía ser más bonito que lo que no nos cansábamos de admirar kilómetro a kilómetro.

Nuestra siguiente parada era el Dunvegan Castle, castillo, propiedad todavía, del Jefe del Clan Mc Leod. Comenzó a construirse en el Siglo XII, aunque tuvo sucesivas ampliaciones. Merece la pena pagar la entrada, no por el interior, sino por las vistas desde fuera, el paseo a ver focas (Inolvidable...cientos de focas a pocos cientos de metros en barca desde la base del castillo) y todos los jardines.

Para comer paramos en una casa que daba comidas. Las indicaciones en Gaélico. Me metí entre pecho y espalda unos Haggis, como manda la tradicción. Con su pure de patata y su pure de colinabo...deliciosos.

De ahí, hacia Neist Point, el extremo más occidental de la Isla con un faro en un entorno absolutamente maravilloso y, de vuelta, hacia las playas de coral en Stein. Playas absolutamente blancas formadas por corales....no os lo podeis perder. Hay que caminar cerca de 40 minutos desde donde te hacen abandonar el coche pero, las vistas son tan impresionantes que merece absolutamente la pena.

Todos estos emplazamientos están situados en dos penínsulas a partir de Dunvegan...y el día lo teneis hecho.

Nos fuimos a dormir a Portree, capital oficiosa de la Isla.

En Portree, habíamos reservado en un hotelito en el Puerto. Absolutamente maravilloso, hotelito, y puerto. Nos dieron una habitación que supongo que era la que utilizarían los dueños en temporada baja, absolutamente impresionante.

El Puerto, con casas multicolores, una auténtica delicia.

A la hora de la cena, ¿A que no os imaginais con quien cenamos al lado? jejeje, ¡bingo!...la parejita española y otro grupete....claro, a las 8 y media, aquí es hora de estar tomando unas madalenas antes de irse a la cama...no cenando...

Al día siguiente, nos quedaba la península Nororiental. Se trata de una carretera de la que te puedes desviar minimamente si quieres, pero que, en cada curva, deberías parar a admirar el paisaje y tomar un par de fotografias.

Por supuesto, no os podeis perder, pero se ve desde la carretera, "The old man of Storr", un pico de roca que parece que lo han puesto ahí a drede. La cascada de Kilt Rock, llamada así porque los acantilados hacen el efecto de los pliegues de la falda escocesa.

Nos desviamos un poquito de la carretera para admirar las Quiraing. Formaciones de roca increibles con una ruta de senderismo que, si hubiese estado solo, desde luego me hubiese tomado las tres horitas para hacer.

En la Punta Norte de la Isla, un antiguo castillo vikingo, el Duntulm Castle, enfrente de las Islas Occidentales, que se observan a simple vista.....

No puedo destacar nada, todo es impresionante.

Nos quedaba tiempo. Skye no es muy grande aunque, si quieres, puedes pasarte allí una semana y no cansarte. Propuse desviarnos hasta Glenbrittle, y poder observar, desde allí, las Cuillins, que no habíamos podido el día anterior.

La carretera, como ya estábamos acostumbrados. Estrecha, sinuosa, pero bellísima. Al llegar allí, un montón de montañeros. Y algo pudimos ver pero, adivino, que lo realmente bonito es patearlas.

Nos íbamos de Skye maravillados. Pero nos quedaban un montón de sorpresas todavía por disfrutar...

18 comentarios:

Winnie0 dijo...

Pero ¿tú no te puedes ni imaginar la envidia que me das? y de paso mencionas Nueva Zelanda...y veo fotos que lo flipo....¡Qué belleza nos traes con tus viajes Kikas!!!!! Un abrazo

Kikas dijo...

Si los blogs hubieran existido hace 10 años, Winnie....
¡eso sí que era viajar!
Esto no llega ni a viaje en Metro
;-)

mientrasleo dijo...

Qué fotos más hermosas, la verdad que me tientas a compartir mis viajes. Menos mal que soy fuerte jajaja
Besos

Kikas dijo...

A mi, en cambio, no me tienta nada escribir acerca de lo que leo....como ves, en la variedad está la virtud
;-)
Un beso

Fernando Solera dijo...

Qué bonito, qué bonito. Pero qué bonito. Celebro que disfrutárais tanto. Mi mujer estuvo allí hace muchos años y le pareció una preciosidad sin parangón. Tengo que ir...

Kikas dijo...

Pues ya sabes, Fernando....que mañana es tarde
;-)

Juan Carlos dijo...

Me pasa como a Winnie0 que me lleno de envidia y es que no tienes corazón. La relación de tus viajes tanto peregrinos como a través de lo largo y ancho de este mundo (pareces el capitán Tan y no me creo que no sepas de quién hablo) dan ganas de ponerse en marcha. Por cierto, que en cuestiones de peregrinajes te voy a presentar a un compañerete del Camino que anduvo por ahí: César en nuncaestardesilachicallega.blogspot.com
Salu2

Kikas dijo...

Jejej, Juan Carlos, la envidia es mala, pero yo tengo envidia de tus cuchipandas y no digo nada...
Ya entré en su blog y me comentó dándome un par de consejos
Un abrazo

Mela dijo...

Kikas, la isla de Skye es una isla de cuento de hadas.
Paisajes de lujo, qué focas tan graciosas. ¡¡¡Acantilados!!!
Los faros me enamoran. El puerto con las casitas multicolores, las playas blancas... Un sueño repleto de sonrisas.
Tienes una mano muy grande jajaja
No te enfades.

Kikas dijo...

La mano es la de mi hijo de 12 años, Mela...
La isla no es de mi hijo....por desgracia..;-)

Mela dijo...

Vaya, en la fotografía me había parecido una mano de adulto.
Tiene una mano bonita tu hijo.

Kikas dijo...

No como la mia, que con7 años me la destroce....
Bueno, ya casi no se nota si no te fijas...

Mela dijo...

Me alegro que ya casi no se note, aunque si se notara no tendría mayor importancia.
¿Qué estarías haciendo con solo 7 años?

Kikas dijo...

Las mismas travesuras que con casi 50, pero con menos cuidado...

Mela dijo...

Pues, Kikas, con tu explicación se deduce que no eres un adulto todavía.

Kikas dijo...

Nadie dijo que lo fuese....y lo contento que me siento...

Anónimo dijo...

Huyyyyy stubo padrsimo tu reportaje kikas pero te hubiera recomendado glaswgor y tambien la isls orcadas qson los lugares mas bellos de mi hermosa escocia por eso el refran escoces dice !...... nadie me ofende inpunemente......! Orgullosamente escoces no britanico ese lemano existe para mi familia paterna jejejejejejejejeje

Kikas dijo...

Gracias Anónimo por tu comentario;
Pasamos 10 días en Escocia toda la familia, y la recorrimos con profusión.
Aun a riesgo de contrariarte, prefiero Edimburgo a Glasgow y, llegar hasta las Orcadas nos implicaba un par de días más....
Skye es muy bonita y, si te interesa, bajo la etiqueta de Escocia tienes bastantes entradas
Un saludo