martes, 4 de septiembre de 2012

CUARTA ETAPA DEL CAMINO PRIMITIVO. BERDUCEDO-CASTRO. 27 KMS

Despues del palizón del día anterior, me intento levantar, pero no puedo andar. Los pies los tengo como botas. Es imposible que mejoren si no los dejo descansar. Y sin embargo si los dejase descansar tendría que irme a mi casa. No hay alternativa para un cabezón como yo...

Y he dormido de maravilla en esta coqueta buhardilla color malva.

Por fín, bajamos a desayunar. Vemos que está la ropa lavada y seca ¡menos mal!, me veía caminando desnudo...

Durante el desayuno nos encontramos un trio de suizos de la parte italiana a los que seguiré viendo casi hasta Santiago. La dueña de la casa es del Barrio de Arguelles de Madrid. Hablamos del Chapandaz, que lo tenía debajo de su casa (Yo nunca fui muy asiduo a ese garito. La leche de pantera me parecía vomitiva).

Llega la hora de, otra vez, enfundarnos las botas. Y es entonces cuando me doy cuenta de que lo que me está produciendo esta avería en los pies son las botas, absolutamente empapadas de sudor que no acaban ni de transpirar, ni de secar.

Salimos de Berducedo por una fuerte subida que, 5 kms despues, nos lleva hasta La Mesa. Allí, punto de partida de etapa estandar, otra fortísima subida que nos lleva hasta Buspol, caminando entre Molino eólicos. A estas alturas, comparar el primitivo con el Francés ya parece una broma.

La subida la he hecho, como siempre, a muy buen paso. Para subir no me molestan las ampollas. Piso de diferente manera. Sin embargo, al llegar arriba, nos esperará uno de los trayectos más duros del Camino. En 7 kms descenderemos 800 metros, hasta la Presa de Grandas de Salime. No solo las plantas de los pies se quejan. Las rodillas tambien. Los pulmones van como quieren...el resto del cuerpo...no

Y, sin embargo, el camino es de una belleza arrebatadora. A un km pasada la presa, otra vez de subida (Que es lo que tienen los embalses, que se encuentran en el fondo de los valles, valles estandar, no valles argentinos...se entiende), un hotel con unas vistas increibles. Es nuestro momento de meternos una cerveza que nos sabe a gloria bendita.

Aquí coincidimos con quien será mi angel de la guarda para casi el resto del Camino. Emilio. Le pedimos que nos tome una fotografía.

Emilio va solo, pero acompaña, desde hace un par de etapas, a Luis, un sevillano diesel. De esos que parece que no va a llegar nunca...y que llega siempre.

El sol pica. En cuanto me quiero dar cuenta tengo los brazos quemados. No nos ha debido dar el sol más de 15 minutos, ya que toda la bajada es en umbrío, pero Yogui se queja de su calva tambien. Es el momento de la crema FP 50 que tenía olvidada en el fondo de la mochila.

Y seguimos cuesta arriba hasta llegar a Grandas. Como siempre, yo voy delante. Coincido con Emilio y nos ponemos a hablar mientras caminamos los 6 kms que nos faltan.

Llegamos a Grandas de Salime. Nos damos cuenta que hay gente que ha comenzado el Camino junta, ya que Emilio va conociendo a la gente con la que nos cruzamos. Entre ellos a Joseba, vitoriano como yo, tipo encantador, que está caminando con Simona, simpática italiana de Cerdeña. Aunque Grandas, en teoría, es final de etapa, nos quedan 5 kms para nuestro albergue en Castro. Emilio nos propone quedarnos a comer con ellos, y vemos el Camino desde un punto de vista más lúdico, con sus pandillas, sus amigos, su gente que no se cae bien...pasamos una buena tarde.

Nos metemos una cuchipanda de categoría, que dirían en Valencia, con una botella de vino y dos de sidra para los 4. Me quito las botas ya que me arden los pies.

A mitad de comida, comento lo de mis apéndices. Emilio me contesta:

-"Luego les echo un vistazo y decido que hacemos con ellos"

Me quedo mirándole y le digo...

-"En fín, decidiré yo, si no te importa"

Y Luis, su compañero me dice...

-"Es médico"

Bonito momento para haberme quedado callado, jejejej

Despues de una comida, con varias mesas de peregrinos de buen humor, le pido a Emilio que me eche un ojo. Directamente me manda a la farmacia a hacer acopio de un botiquín que me acompañará en lo que me resta de Camino.

Emilio viaja con un maletín de médico en la mochila y, al acabar cada etapa, pasa la consulta gratuita más agradecida del mundo.

Al quitarme las botas veo que, aparte de las ampollas, hay dos uñas que se me van a caer. Pregunto si cree que llegaré

-"No hay nadie que no haya llegado por unas ampollas bien sufridas", me contesta

Si es por sufridas, por mí no va a quedar, pienso.

Una vez hechas las curas, y aunque tenemos cama reservada, decidimos no seguir la fiesta en Grandas e ir a Castro. Nos quedan más de 5 kms y quiero quitarme, definitivamente, las botas por hoy.

Mientras vamos llegando, Yogui y yo comentamos que lo de hoy no ha sido una etapa, sino una romería, pero estamos de acuerdo en que, para cada uno, el Camino significa una cosa diferente, y no hay una mejor que otra.

El Albergue de Castro se encuentra en un sitio precioso. Se dan cita personas que llevan días caminando juntos. Entre ellos, un peregrino muy peculiar, que hace el Camino con su perro al que le ha atado un par de alforjas con su comida y su agua. Gente curiosa...como en la vida.

Emilio y Luis aparecen casi a las 8. Me vuelve a mirar los pies y me hace una cura en más profundidad.

A la cena, más orujo. Definitivamente, esta es otra manera de hacer el Camino. Sin embargo pasamos una noche divertida, cenando en una mesa al aire libre. Buen rollo.

Y pienso que me gustaría volver a coincidir con Emilio...me siento más seguro. A partir de ahora, y hasta Lugo, las etapas están más definidas, y no hay muchas posibilidades de acabar en puntos intermedios. Será cosa de ir viendo día a día...

Y sí...hoy es el primer día del resto de mi vida. Pido unos papeles de periódico para las botas. A partir de hoy, por lo menos, por la mañana, me las pondré secas...algo es algo...

26 comentarios:

Luis MMH dijo...

Y si, ya sé que sería un gran estipendio y un acto de consumo mercantilista exagerado, pero no se te ocurrió, ni siquiera por un mili segundo, el plantearte siquiera, considerar al meno, comprarte un par de zapatillas de caminar en condiciones y mandar la botas asesinas esas a tomar pol'culo???
O es que ya era un tema de tú o las botas???
Mira que eres cabezón!!!
No serás vasco tú por un casual...??

Kikas dijo...

¡Que atrevida es la ignorancia, Marqués!
En fin, con harto dolor, te desasnaré por caridad cristiana...
En el Primitivo, cualquier amago de tienda de deportes en el Camino es pura coincidencia...no existe
Tambien has de saber que, a partir del tercer día, el daño era irreparable, o sea, no era las botas o yo...era el Camino o yo...
Y como bien apuntas....sería el Camino...porque lo que era ser yo...
Por cierto, que te echo de menos...ayer mismo hablé de ti...mal por supuesto

Fernando Solera dijo...

Yo sigo pensando que la mejor forma de hacer el camino es en taxi, pero algunos os empeñáis en destrozaros los pies. En cualquier caso, sarna con gusto no pica. Me gusta lo vitalista que eres, Kikas ;-)

Winnie0 dijo...

Madre mía:
- me han dolido los pies contigo
- me ha picado el sol contigo
- se me doblaban las rodillas en las bajadas contigo
En fin que estoy volviendo a hacer el camino contigo jaja Un beso

Kikas dijo...

Fernando...con gente como tú, ¿Qué sería de esta humanidad sin horizontes, enfrentada a la Prima de riesgo?
O te mueves o te acartonas....
SI ya te veía yo....

Kikas dijo...

Winnie, mi tradicional y muy comentada literatura realista....
No me agrandaré, como dicen en Argentina
;-)

mientrasleo dijo...

La verdad que me estás dando una lección de previsión en el viaje con el tema del calzado.
Cuidate los pies, supongo que te enseñó a hacerte curas el reciente amigo. Lo bueno del camino me va pareciendo eso, la solidaridad que se genera
Besos

Kikas dijo...

Silvia...tranquila
En diciembre hice el Camino con ese calzado, y los resultados fueron abolutamente diferentes...
Me inclino a creer que es un tema de suerte
;-)

Juan Carlos dijo...

¿Un tema de suerte? ¿no poner papeles de periódico dentro de las botas después de una jornada de marcha? ¿no ponerse un poquito de polvos de talco en los pieses? ¡Ay Señor, qué cruz de hombre!
Pero qué envidia de viaje, qué envidia.
Salu2

Kikas dijo...

Reconocere, Juan Carlos, que te lo he puesto a huevo...
Sin embargo, en cada albergue, las unicas botas con periodico eran las mias...a lo mejor es que el resto de la gente no leia...

Javier dijo...

Un ángel se cruza en tu camino... y tú casi lo mandas a casa.
Anda que no has tenido suerte.

Un abrazo

Kikas dijo...

Mi ojo clínico siempre fue proverbial, Javier, jejeje

Mela dijo...

Me atrae la belleza arrebatadora del Camino pero admito que no lo resistiría. Tengo que ser honesta, no soportaría ampollas en los pies y uñas que se me caen. ¡Me muero o me desmayo! No sé que es peor.
El albergue de Castro me ha recordado a la fuente de Castro, una fuente que está muy cerca de Sueras, un pueblo de montaña donde tengo una casa en una urbanización. La fuente tiene 17 caños y el agua es fresca,cristalina. Allí en Sueras está el Pozo de las Águilas. ¿Te suena de algo?
Ya veremos qué barbaridad me contestas.

Kikas dijo...

El Camino Primitivo es duro. Se suele hacer en trece o catorce dias generalmente sin ir por Hospitales. Yo lo hice en diez. Soy montañero y andarin. No era mi primer Camino, pero estas cosas pasan
Al final te quedas con las enseñanzas que el Camino, como la vida, te ofrece
En fin, espero no haber defraudado las expectativas de leer una barbaridad manifiesta....
;-)

Mela dijo...

Bueno, me has contestado razonablemente pero si no te llego a decir lo de la barbaridad, hubiésemos visto...

Kikas dijo...

Creo que me subestimas, Mela...
;-)

Mela dijo...

Eso no es cierto, por tanto eres un mentiroso. Y no chilles, por favor.

Kikas dijo...

Una convencion en internet para denotar grito es escribir en mayusculas, Mela, por lo tanto no he gritado mas que pronunciando la M de Mela...
Esto quiere decir que la que mientes eres tu...
;-)

Mela dijo...

No te atolondres, Kikas, no me has entendido bien. Me refería a que no gritases cuando me respondieras.
Acabo de ganar la batalla.

Kikas dijo...

Si tu lo dices, Mela, no soy nadie para llevarte la contraria...
Llevar la contraria a una dama no es de caballeros....suponiendo que seas una dama....
;-)

Mela dijo...

Es imposible que conteste a esto porque antes debo contar hasta un millón, me llevará un tiempo.
¡Te adelanto que eres un bruto!

Kikas dijo...

Melaaaaa, no te atolondres....
Eso de que soy un bruto, lo se hace tiempo, ....

Mela dijo...

jajajaja Generalmente soy atolondrada, no pienso y hay que pensar.
De todos modos, termino de releerlo y decir que supones que soy una dama casi es una ofensa también.
Bueno, si piensas que no soy una dama, allá tú. No voy a comenzar una discusión.

Kikas dijo...

Yo no pienso nada...y menos sin desayunar...

Mela dijo...

Supongo que ya habrás desayunado...

Kikas dijo...

A estas horas ya no me acuerdo si lo hice...