lunes, 4 de mayo de 2009

UN PARTIDO DE RUGBY EN LA ALHAMBRA

Sí, ya sé que os he llamado la atención. A lo mejor la realidad es un poco más prosaica pero no por ello menos divertida.

Los Escoriones, equipo de Rugby de Veteranos de la Provincia de Granada celebra desde hace 4 ediciones el Memorial Manolo Haro de Rugby para veteranos. En esta edición estábamos invitados, además de los anfitriones, el F.C Barcelona y nosotros, el Cisneros, "el Colegio".

Decidimos nuestra asistencia, en función de la respuesta que obtuvimos tanto de jugadores como de mujeres, que ya se sabe que en estas ocasiones son más importantes que los jugadores, hará un par de meses. La respuesta, sin poderla considerar masiva, fue importante. Gente que hacía años que no veíamos, se decidía a visitar Granada el día de las Cruces.

Se planteaba un problema de intendencia (Y para alguien que no ha hecho la mili por inútil, la intendencia debe de ser una cosa seria). Alojamiento para todos.

Las opciones eran claras, Hotel con encanto para las parejas de tortolitos y/o con niños en edad de teta, campamento militar para las familias a las que gastarse 600 € solo en dormir 3 noches nos parecía un poco excesivo. Que el Rugby nos gusta, pero tambien nos gusta el caviar, y solo lo compro cuando voy a Rusia.

Tato, madrileño afincado en Granada (O sea, de los pocos madrileños que habían, porque de los nuestros...casi todos somos de fuera) anfitrión estupendo y buen organizador nos echó una mano en este sentido. El Albergue de la Ciudad Deportiva de Armilla, donde se iba a disputar el torneo. 7,21 € por persona y día. No nos daban desayuno, ni falta que nos hacía.

El Barça, más previsor, había bloqueado todas las cabañas con capacidad para 8 personas que había en la instalación.

Bloqueamos el Albergue la familia de Iñaki, la del Yogui, Fermín, la mía más tres paracaidistas sin descendencia conocida (El Mono, JoseFer, y Paquito Cereijo, a la que mi hija y la de Iñaki le apodaron el "Croasancito", pequeñito pero cuadrado).

He de decir que, efectivamente, no era un alojamiento para una escapada romántica. Para eso estaban los hoteles que se agenciaron los ricos. Habitaciones de 4 literas, con baño compartido, tampoco es para llevar a nuestras mujeres muchas veces pero, en esta ocasión, transigieron y bien que se lo agradecimos.

Llegamos de madrugada la noche del jueves. El viernes 1 por la mañana fuimos a dar un paseo por el centro de Granada. Catedral, Álcaicería, la capilla real donde están enterrados los Reyes Católicos, unas cañas, comenzamos a calentar motores.

Tato nos había facilitado el poder visitar la Alhambra. Nos habían reservado dos guias para el viernes por la tarde y ahí fue donde nos vimos el grueso del equipo. Alegría por encontrarme a gente como Gorrotxa despues de 15 años.

La visita, con niños, fue una maravilla. Hacía unos 20 años que no había vuelto. La última vez, creo recordar que fui, aprovechando que arbitraba un partido del Universitario de Granada de ascenso a División de Honor. Disfrutamos mucho del paseo, de las explicaciones de Paty, nuestra guía, de las vistas del Albaycin, de Sierra Nevada, del Sacromonte, de los aromas del Generalife. Comenzaba bien el fin de semana, sí señor.

Al acabar, las chicas quisieron ir a ver las vistas desde el Albaycín, desde aquel sitio donde Bill Clinton, de visita en Granada exclamó que era el mejor atardecer que había visto en su vida. Nosotros habíamos quedado para un tocata con el resto de equipos, seguido de un barril de cerveza y algo para empapar. Los diez minutos de Gorrotxa llevando la delantera para hacer algo de conjunto, me llevó veinte años atrás. ¡Qué recuerdos!

El sábado amaneció con el Mono botando el balón en el pasillo del albergue. Menos mal. Eso hizo que me desperezase. Los actos comenzaban a las 11 con unas palabras de diferentes autoridades y representantes. Gran ovación que se llevó el Responsable de Cruzcampo, patrocinador del torneo. El de Coca Cola tuvo que soportar el abucheo cachondo al presentarse sin el de JB.

¡Menudo lujo de campo!. Una hierba cuidada, un poco alta, y Sierra Nevada al fondo. Para quedarse a vivir.

El primer partido nos enfrentaba a los Escoriones de Granada. Marmolillos delante, se notaba que quedaban todas las semanas para tocar balón y beber unas cervezas. Algo que nosotros, al ser casi todos de fuera de Madrid no hacemos nunca. Muy coordinados pero, en cuanto pasábamos el balón a la línea, ahí se notaba la diferencia, y es que atrás nosotros somos buenos, muy buenos. Cinco o seis ensayos les cayeron, pero nos hicieron sudar.

El siguiente partido nos enfrentaba al Barça. Se notaba que había pasta. No sé cuantos juegos de equipaciones llevaban. Para la cerveza de por la noche, para el tercer tiempo, para.... Parecía un desfile de ropa deportiva.

Al Barça yo le tengo cariño. Fue el primer partido que jugué en División de Honor, en la Fuxarda. Ganamos. Veintitantos años despues volvimos a hacerlo. Otros seis ensayos les debieron de caer. Y nuestro casillero a cero los dos partidos. Seguimos sin perder un partido en veteranos y van, ni sé los años.

La mala noticia es que a Finito, en un placaje, se le rompió la clavícula. En ese momento yo me encontraba fuera del campo, con lo que me tocó acompañarle al Hospital. Más de tres horitas de nada mientras nuestra única preocupación era que no se acabara la cerveza ni el asado argentino antes de que volviésemos. Bueno, eso y un pobre ciclista que se había dado un morrazo. Las reacciones que tenía, y su pinta hicieron que con todo el humor negro que se puede tener no paráramos de descojonarnos durante el rato que estuvimos allí.
Y es que menos de quince personas de bata no había en la sala desde donde distribuían a la gente. Todas ellas hablando de las malas situaciones laborales que tenían, de que no había derecho, pero tocándose los huevos a cuatro manos. Sí, señores de Urgencias del Hospital de Traumatología de Granada. Uno que viene de familia de Galenos, no puede por menos que pasar verguenza ante la pachorra que desplegaban. Finito, malagueño, me preguntó ¿En el Norte es igual? No sé si tengo la respuesta, o si me apetece darla, pero la situación no es como para enseñarla a un inspector.

Baste decir, que llamaron a una persona que estaba en una camilla para ir a Rayos. Su mujer intentó empujar la camilla pero, parece una chorrada, no era capaz de enderezarla. Me ofrecí a ayudarla, y éramos incapaces de sacar la camilla por la puerta de la sala de espera. Fue a ver si alguien nos podía ayudar y le dijeron que no. Al final, entre ella y yo logramos sacar la camilla y llegar a rayos. Al pasar por donde estaba todo el personal, donde ella había preguntado, en ese momento conté 14 personas sentadas de charleta. Una puta verguenza. Si eran todos médicos no sé que hacían. Si no había un celador no sé quien distribuye los turnos. Si pasaban de nosotros, mierda para ellos. Me parece que, con lo que está cayendo, alguien no se acaba de enterar de que los que pagamos los impuestos es por recibir unos servicios, no solo por obligación.

Claro, os podeis imaginar ese Ecce homo, vestido de ciclista, con cierto caracter, viendo ese panorama y, sobre todo, que llevaba dos horas y nadie se había acercado a él, se le llevaban los demonios.

Por fin logramos salir de Urgencias y llegar al tercer tiempo. Eran casi las cinco de la tarde pero, todavía quedaba cerveza y asado. Y, sobre todo, un ambiente estupendo.

No quisiera olvidarme a nadie, pero gracias a Tato, Ursus, Luis y todos los Granadinos que tan bien nos habeis tratado. Cuando nos íbamos hacia Granada eran más de las 7 de la tarde. Cena de tapas.

Y lo mejor es que los niños disfrutaron como enanos. Me han dicho que en Septiembre se organiza algo en Oviedo...comenzaré a entrenar...por si acaso.

33 comentarios:

Anónimo dijo...

Kikas, me has llegado al corazón hijo!!!
Resulta que soy un Escorión más, que por desgracia no he podido asistir este año al memorial (por motivos laborales llevo 4 meses en Costa Rica) y me ha llenado de satisfacción el que vosotros hayáis podido disfrutar un fin de semana maravilloso.
Espero poder vernos en el próximo memorial o en cualquier otro y reforzar a mis "viejitos" para que no os quede el casillero en 0 y que perdáis vuestro primer partido de veteranos, y si no es así, pues no pasa nada, ya lo arreglamos a los chinos con las cervezas.
Un abrazo y felicidades por el "artículo" del torneo ha sido un placer leerlo.
Gustavo Alonso
Escorión exiliado

Jevy dijo...

Garagorri sigue en forma, por lo que veo. Parece que sigue anclado en los 30. Y Paquito Cereijo ya era cuadrado cuando llegó de nuevo al Colegio, eso sí, rápido como un conejo. Recuerdo que era hermano de tres componentes del Clan de Las Segovianas, que nunca se iban de la fiesta, pero que era más difícil ligar con ellas que con Escapa. Recuerdo a la pequeña, Esther, que era amiguilla mía. También chiquitita como su hermano, pero no era cuadrada.
Me gustaría ver con más definición la foto del equipo, para ver si reconozco a alguien más que a Garagorri. A ti ya se te reconoce de lejos: el abuelo Cebolleta.
Espero que ya hayas comenzado a andar sin que parezca que andas escocido, después de tales esfuerzos. Con lo fácil y barato que es echar unas partidas de ajedrez...

Kikas dijo...

Gracias, Gustavo, por pasarte por aquí; Créeme, no es petulancia. Juego (O mejor dicho, me dejan jugar) de delantero, de tercera. Por ello, al decir que atrás somos muy buenos, no es una presunción. Es que es muy difícil ganarnos en ese terreno. Pero delante, delante nos hicisteis sudar, si señor.
Sin embargo, lo mejor, el tercer tiempo. Gente maravillosa, un ambiente estupendo y un dia para quedarse a vivir, incluso en las "suites" de Armilla.
Espero poder conocerte de corto, el año que viene...o cuando sea
Un abrazo

Kikas dijo...

Jevy, las Segovianas eran de Segovia, y además creo recordar que del Caro, y las Cereijo eran del Franco. A ver si tomamos algo para la memoria.
Lo pasamos bien, incluso con la competencia de Garagorri ;-)

Jevy dijo...

Sí recuerdo que eran del Franco, que tenían una amiga, Coco, bastante apañadita, que salió con Schumann el piloto, pero no sé por qué las asocio con las segovianas... Quizás, porque tampoco se podía ligar con ellas. Y cómo envidiábamos a Emilio en la tuna, que hacía amistades con la uruguasha...
Por cierto, Don Ingeniero, a ver si me sacas de una duda: ¿dónde se puede encontrar el gadget de los "Últimos comentarios" para que aparezcan en el blog? En el mío no encuentro por ningún lado cómo ponerlo al personalizar, y me parece de lo más útil.
Como sigas jugando al rugby, la próxima vez, en el tercer tiempo, te vas a encontrar con que alguien te va a preguntar: "¿Y Franco qué opina de esto? Y qué, ¿el Madrid otra vez campeón de Europa?"

El 23 dijo...

En la foto en que estáis en dos filas es difícil saber quién es quien, por la baja resolución, por los años que han pasado por algunos, menos por Alti y Gorrotxategi que parece que han hecho un pacto con el diablo, y por los años que han pasado por mis neuronas, que tampoco ayudan.

Ayúdame un poco a completar hombre:

De pie: Ballesta, ¿?, ¿Mono? (que está más calvo que yo), Ezquerra, Michi, Kikás, ¿?, ¿Oly? (joder está inmenso), ¿?, no me acuerdo del nombre (sí de la cara), ¿?, ¿?

Sentados: ¿? (lo que se parece a Arrazola), Cuca, Alti, Cereijo, Gorrotxategi, no me acuerdo (pero habría que hacerle un monumento porque creo recordar que ya era veterano cuando yo estaba en el colegio), Persilín, ¿?.

Anda Kikás, relléname los huecos (no con "la chose" ¿eh?.

También he visto por ahí a JB (que es de esas personas que te hacen sentir bien sólo con mirarle a la cara), pero no a Chonfli.

Y no sé si le preguntarán por Franco, pero sí por Maíto (q.e.p.d.) y también si el Cisneros es otra vez campeón de División de Honor

Kikas dijo...

Sé que es pura envidia lo que me tienes, porque ni imaginarte quiero vestido de bachiller del siglo XVI con una guitarra debajo de un balcón a tus años.
En fín, supongo que son las vivencias que nos negamos a que desaparezcan de nuestras vidas.
Te puedo asegurar que oir a Gorrotxa como nos llevaba durante 10 minutos a los delanteros, en el mini entrenamiento que tuvimos hizo más por mi salud mental que ciento cincuenta sicólogos

Kikas dijo...

Arriba, Ballesta, Simón, Mono, Ezquerra, Gabi, Kikas, Paco Mendez, Choto, Jose Fer, Banetti, Juan Blanco, Mariano Noriega
Abajo, Xabito, Cuca, Iñaki, Cereijo, Gorrotxa, Juan Cano, Persi y el Doctor (el nuevo).
Falta Finito que se lesionó.
El Chonfli es el autor de la foto y la he publicado en baja resolución para que se descargue mejor la página.
Y créeme, lo pasamos bien, muy bien

El 23 dijo...

Ruego que me disculpen aquellos a los que no he reconocido: Xabito (por lo menos 20 cm más bajo que el médico, ya me fallaba a mí un poco la escala), Cano, Mendez, Banetti, JB, Noriega. La resolución (la de mis recuerdos) es muy mala. A Simón y Gabi sí los ví jugar aunque les traté menos. A Choto (ya véis que lo he confundido con Oly) no lo conozco y tampoco al Doctor.

No me extraña que ganéis muchos partidos. ¡Vaya equipo!. Creo más de diez han jugado en División de Honor y hasta con internacionales porque, por lo menos, Méndez y Gorrotxategi (no sé si Noriega y Cano) han jugado con España.

Vamos, que si os quitamos quince años de media (a algunos veinte o treinta) volvemos a División de Honor absoluta, del tirón.

Tengo una duda, ¿si Gorrotxa sólo dirigió la delantera diez minutos, el resto del tiempo quien jugó de m.m.? ¿Persilín?

¿No os hará falta un veterano de la grada para la próxima?

El 23 dijo...

Ah, por cierto, recibí ayer los tres volúmenes de la Colección Cisneros y me los leí (más bien los devoré) de un tirón. A las cuatro de la mañana me fui a la cama pero mereció la pena.

Kikas dijo...

23, a Choto le conociste. Ahora voy a quedar horrible porque no ercuerdo su nombre, pero fue Nuevo, le duchaste seguro (Esos derechos humanos), era de Valladolid, estudiaba Marketing, y está como un choto, sí.
Gabi Nieto, andaluz de Ronda tambien recibió sus duchas de tu parte.
Juan Cano, Xabito, Ezquerra tambien han sido internacionales, como ves, un lujazo de equipo.
Y Gorrotxa nos dirigió 10 minutos en un entrenamiento, que todo te lo tengo que explicar, 23 ;-)
Por supuesto, veteranos de grada, y cantantes de tercer tiempo son siempre muy bienvenidos. A ver si te apuntas
El libro te gustó, ¿Eh?

Médico! dijo...

Hola a todos, soy el médico. Estuve de doctor en el Colegio del 95 al 2000 para los que no me conozcáis.
Sólo comentar que yo hice la residencia (1990-94) en el Hospital de Traumatología donde atendieron a Finito, y la verdad... no me sorprende nada de lo que cuenta Kikas!
Si yo mismo os contara...

Un abrazo a todos. Gran partido el Sábado.

Kikas dijo...

Gracias, Doc, por venir;
Y perdona el detalle negativo de nuestra maravillosa estancia en tu tierra, pero en este blog ultimamente, con lo que está lloviendo, tenemos un debate acerca de los servicios públicos...y no es de recibo lo que pasamos allí.
Aparte de esto, grandioso fin de semana, grandiosas tapas, grandioso campo, grandiosa vista, grandiosa compañia, grandioso equipo, grandiosos contrincantes, grandioso tercer tiempo....

El 23 dijo...

Como se ponen las cabezas. Rectificando lo anteriormente dicho (viva la memoria colectiva) claro que me acuerdo de Gaby Nieto. Yo creo que lo duché, pero poco porque era muy buena "hente". Creo que jugó como delantero en el segundo equipo universitario y también en el Zeta, y/o el Theta.

Yo creo que el único nuevo de tamaño y peso del Choto, con ese tono moreno de piel y con el pelo rizado que yo he duchado en el Colegio fue Oli. Por lo que Oli debe de ser Choto y viceversa, aunque habrá que confirmarlo.

Por cierto, que si se confirmase habría que contar aquel entrenamiento de delanteros en que los nuevos tenían que aprender a pedir el balón después de una patada a seguir o saque de centro para evitar que varios compañeros fuesen a buscar el balón y se chocasen entre ellos. Esto a Oli no le entraba en la cabeza así que Gorrotxa o Xabito, o algún otro, (de eso no me acuerdo bien) se puso con él a la puerta del Colegio, al lado del arbol a tirarle pataditas. Oli agarraba el balón y después de tenerlo agarrado gritaba: "MÍA".

- Que no Oli, que hay que decirlo antes y no después.
- Vale, vale.

Una nueva patada y Oli volvía a gritar "mía" después de agarrar el balón.

Y con paciencia de santo Job, le volvían a enviar otra patada hasta que por fín Oli empezó de forma consistente a gritar "mía" justo después de salir el balón de la bota del pateador, pero entonces, se ponía nervioso y el balón pasaba entre sus manos golpeándole aparatosamente la cara o el pecho y cayendo al suelo, para el regocijo de los congregados allí, que sentados en los poyetes de la entrada, se partían la caja con el espectáculo. Ya ha dicho Kikás en alguna ocasión que en el Cisneros eramos un poco cabrones.

Hasta que, finalmente, Olí gritó mía y después agarró firmemente el balón, lo que le puso muy contento e hizo que fuera inmediatamente aplaudido, palmoteado, abrazado y felicitado por el grupo.

Aquella escena me impactó tanto que todavía me acuerdo hoy, veintitantos años después.

Anónimo dijo...

Kikas, menudo pedazo de blog, y con más de 20.000 visitas. Eres un crack!
Yo el viernes salí con Paco Cereijo a ver granada la nuit. Nos llevamos a tres catalanes y nos juntamos en la plaza de toros con el resto del equipo catalán, con Josefer (¿quien es Josefer?), Dani (el mono) y Jesús (el médico). Cervezas (todas con tapa, por supuesto) y cánticos, diron paso a las copas por una plaza remodelada y transformada en diferentes garitos (y los vecinos felices). Lo pasamos bien con los bellezones de camareras y las bailarinas despistadas. Eso si, que pijos son los andaluces!

Belentxu dijo...

Si vienes a Vitoria CUIDADO con las fotos, miedo me das, primero habrán de pasar el control de calidad...de las féminas fundamentalmente.
Saludos y hasta pronto

Kikas dijo...

Puede ser que fuera Oli, sí, pero ahora es el Choto
¡Qué cantidad de recuerdos! Como los que experimentamos el viernes, 23
¿por qué no te apuntas a cantar en Oviedo?

Kikas dijo...

Supongo que eres Iñaki, Anónimo. Gracias por tu comentario. Esto me divierte, pero más el ser punto de encuentro de gente muy diferente.
Y como diría el Yogui, los pijos andaluces son muy pijos ("Con cortijo, jaski, y barbur"), pero hay muchos que no lo son, y para muestra el encanto de gente que nos acompañó en el tercer tiempo
Un abrazo, Vasco

Kikas dijo...

¿Qué pasa, Belen, que ya no vais a querer salir conmigo porque tengo blog? ;-)
Pues tu te lo pierdes. Muchos Headhunters me visitan para ver donde hay calidad
A ver si nos vemos el 6. Tendré que comentarlo en casita si no salgo de viaje
Un besote

Marqués dijo...

Gracias Kikas por la gran entrada. Me hubiese gustado mucho poder estar y de ser de nuevo el fotógrafo oficial como en Zaragoza. Tu relato y comentarios subsiguientes me han ayudado a imaginar la intensa jornada Cisneriana.
Por cierto, imagino que mirarías con añoranza las cumbres nevadas del Veleta por donde te deslizabas gracilmente hace tan sólo unas semanas...
A ver si nos vemos muchos el sábado en la fiesta del Mayor.

Marqués dijo...

Por cierto, Finito, aunque vive en Málaga por razones matrimoniales, aunque yo lo conseguí es muy, muy difícil sacar a una malagueña de Málaga... es cordobés.
Item más, no sé como te contuviste sin cantarles un par de verdades a los zánganos del hospital de Granada. Qué país Señor!!

Kikas dijo...

Sabes que te invité y que tus razones tuviste para no poder acompañarnos, que sé que te hubiera encantado. Ahora bien, compartir baño en nuestras "suites", tú sin jugar, sé que se te hubiera hecho cuesta arriba.
Lo de bajar gracilmente esquiando me parece una frase de mal gusto ¿No te referiras a cuando pillaba ese inmenso hielo azul y bajaba a toda leche hasta abajo pero sin esquís?
De lo del Hospital, toda la bronca la montaba el ecce homo vestido de globero, perdón, de ciclista. Ya no necesitábamos montar nadie nada más. Eso sí, pasaban de él como de la m... Imagínate, uno que llega allí un día les monta una bronca a tios que las están recibiendo todos los días y que tienen más callo que Indurain en el culo. O sea, incluso sonrisitas irónicas.
Casi mejor no decir nada no fuera que nos pusieran los últimos, como al ciclista.
Respecto a la Fiesta, estoy en Medio Oriente, me la perderé, y no sabes cuanto lo siento. Eso sí, he anulado el viaje a Latinoamérica con lo que el día del club, el 23, si la costilla deja de dolerme, volvereis a disfrutar de mi habilidad con el balón oval ;-)

El 23 dijo...

Pues claro que es de Córdoba. Por eso le llamamos el "Finito". Si hubiése sido de Málaga la habríamos llamado Antonio Ordóñez, pongamos por caso. Nuestro Finito tiene una chulería cordobesa (habitual en la ciudad) y gasta una gracia y una simpatía elegante, que no se puede aguantar.

Un abrazo de quien vivió en Córdoba un buen tiempo y echa de menos los paseos por Gran Capitán, los desayunos en Gaudí, y el extraordinario servicio y las viandas de Bodegas Campos, El Churrasco y Puerta de Sevilla, sin olvidar la tapita de berenjenas con miel de Tio Pepe de la Judería, la tortilla de Casa Santos, la mala leche de los camareros de El Tapeo, legendaria como sus raciones (no lo vais a creer, pero tratan a la gente a patadas y está siempre lleno. Es más creo que la gente va porque te ríes de la mala leche que gastan), el marisco del Faro con su pareja de espabilados (el pequeño de los dos se ha jubilado este año: menudo cabrón, que te emborrachaba dándote el vino gratis para doblegar tu resistencia y hacerte pedir más marisco. Luego la leche era de antología. Eso sí, el mejor marisco de la ciudad)

Y también echo de menos a mi vecina, La Paz (la Virgen de la Paz), porque yo viví en la única vivienda habitable de la Plaza de Capuchinos. Ver bailar su trono desde el balconcillo de mi casa o en la cuesta del Bailío (que no se yo como no se ha escoñado el trono nunca al bajar por ahí) y oir a los cofrades "entrarla" a los sones de la Salve me ponía los pelos como escarpias. Mi otro vecino, el Cristo de los Faroles, el de los cuatro clavos, asistió silencioso y compasivo a mis tropezones en los maltrechos adoquines, volviendo a casa alguna noche, acompañado sólo de la oscuridad y del sobrecogedor silencio (y de mi amigo JB con Cocacola, claro). Hasta me pareció, en ocasiones, que me seguía con los ojos y que meneaba la cabeza, decepcionado.

Y ahora os dejo, que me voy a limpiar los mocos.

Kikas dijo...

23, créeme, con un aparatoso vendaje en 8 que le comprimía la clavícula, ejerció esa chulería dando unos naturales a un toro virtual que no estuvieron nada mal.
A propósito, ¿como se tomaba tu compañera, luterana convencida, vuestro pío vecindario?

El 23 dijo...

Tengo que pedir disculpas porque lo que cantan los cofrades a la recogida (reagarrada para los que nos leen desde el otro lado del charco) de la Paz es "Encarnación coronada" y no la Salve.

A mi mujer le encantaban nuestros vecinos: dos iglesias, una cofradía, una residencia de ancianos. No daban ni un ruido salvo, claro está, los domingos y Semana Santa. Además, una de las dos Semanas Santas que vivimos allí, cuando la grúa me levantó el coche mientras subía a casa la compra, por aparcar en la puerta de mi casa, o sea en el paso de una procesión que habría de pasar una hora más tarde (para que luego nos quejemos de la eficacia de los servicios públicos), se fue a Grecia de vacaciones con sus padres, dejándome solo en la ventana, escuchando la "Encarnación coronada". A ella le fastidiaba más el frío que hacía en invierno y el calor que hacía en verano en ese piso. A mí, sin embargo, los que me fastidiaban era el vecino de abajo que roncaba como una lechuza y el vecinito de al lado, que tocaba el tambor todas las siestas (preparándose para ser cofrade de mayor). Después de más de un año de aguantar al niño, se me hincharon las narices y fui a protestar. La madre me respondió que no podía prohibirle que tocara porque el niño tenía que desarrollar su intuición musical. Le espeté que no se estaba desarrollando nada porque tocaba igual de mal que el año pasado. Ni que decir tiene que dejamos de hablarnos en adelante y el niño siguió jodiéndome las siestas, no fuera que por quitarle en tambor se le causara un trauma al angelito.

Pero esto no es el tema de esta entrada. Yo como siempre, ejerciendo de troll, sacando los pies del tiesto.

----

Solista (acompañado al tambor): Oh, Cisneros.
Coro: Oh, Cisneros.
S: Óyeme, Cisneros.
C: Óyeme, Cisneros.
S: Waré, waré, waré, macumbá watasí
C: Waré, ware, ware, macumbá watasí.
S: Achiruwi,
C: Achiruwi.
S: Achiruwi.
C: Achiruwi.
S: En el campo sólo uno puede ganar;
C: ...el Cisneros.
S: Cisneros, Cisneros...
C: ...y dos piedras.
S: No parar...
C: ...hasta conquistar.

Esto sí viene al caso por el ser el texto de la pseudohaka que, basandome en un himno del equipo de futbol de mi pueblo, creé para el Colegio. Nadie fue capaz de aprendersela pero la seguían con entusiamo, repitiéndola detrás de mí cuando dirigía la grada, con un Perote 3.0 (que no es Perote ni Perotillo sino otro que fue nuevo con Kikás, ingeniero industrial, con bigote y más tics que una jaula de monos, que decía querer trabajar en la Foyizu de Málaga y acabó de profesor universitario en la UMA, a salvo de crisis económicas) que me acompañaba al tambor en aquellos partidos de universitaria.

A continuación, sin solución de continuidad se escuchaba: "Hala Luis, carallo" o "Charro, bien apoyao".

Nos lo pasábamos bien... sobre todo cuando había sangría.

Kikas dijo...

23, siempre fuiste el látigo de los niños con traumas infantiles, cacho de carne con ojos.
Tu no decías "Oyeme Cisneros", sino algo así como "Oyeme Weruno", ¿O es que pretendes que tambien mi memoria se difumine?
Que sin gafas en el campo no veía nada y siempre fui al bulto, pero como se recordaba este fin de semana en el vestuario antes de salir a jugar, a nosotros ya no nos hace falta RadioSalil para jugar, sino un Sonotone, pero no hace 20 años. Ya sabes, los ciegos hemos de desarrollar otros sentidos, y ya que el tacto lo tengo atrofiado despues de los pisotones que me han dado en los campos, mecanismo corporal de autodefensa, el oido entonces no.
Bonitas tardes de Mayo despues de la sangria, y si había algún examen, ¡Qué se jodiese el profesor!

El 23 dijo...

Que tú presumes de memoria pero es porque usas trucos. Por ejemplo, cuando quieres acordarte de cómo se llama el ministro de Administraciones Públicas, preguntas a tu interlocutor si sabe como se llama la patrona de los marineros y cuando te responden que es la Virgen del Carmen dices: "Carmeeeen, como se llama el ministro de Administraciones Públicas".

Lo que has hecho es mirar una entrada anterior donde yo había escrito la letra, justo antes de que dijeras que lo de "en el colegio siempre reina la alegría" viene de tu cuadrilla de blusas.

Y aunque he reconocer que tienes razón en función del artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica Cisneriana (que dice que el Cisneros es el acuerdo conjunto de recuerdos difuminados de la quintaesencia de las cosas que son por sí sin por ello dejar de ser todas estas cosas) pues resulta que el Cisneros es el Colegio más antiguo de Madrid, porque se fundó en 1943 justo después de la guerra civil de 1934 aunque recoge la tradición de la Residencia de Estudiantes por lo que podríamos decir que se fundó en 1910 y yo siempre he dicho "Cisneros" y no "Veruno" porque ahora me suena más bonito y más políticamente correcto.

A cascarla.

Kikas dijo...

Lamento, 23, que desveles el secreto de mis sucias tretas. Yo nunca haría eso publicitando aquel alargador de pene que tan buen resultado te dio (Hace falta ser Cabrón, o sea del Cisneros, para decir esto). Pero en el caso que nos ocupa es falso. Lo recuerdo perfectamente y me va a parecer que estás más ido de lo que los que te conocemos sabíamos, porque así lo cantabas, Weruno, por lo menos, al principio (O a lo mejor al final del perolo de 50 litros de sangria y por eso te sentías mentalmente más libre y sufres de lagunas en la memoria) Si no, ¿Por qué iba yo a recordarlo? ¿Porque soy de tan cerca de tu pueblo que nunca fui?
Por cierto, en el 34 fue la Preparación de la Guerra Civil con la Revolución de Asturias propiciada por Largo caballero entre otros. Para la Guerra Civil propiamente dicha deberíamos esperar dos años más, hasta el 36.
Por puntualizar, digo

elsa dijo...

Hola a todos,lo primero de todo kikas felicitarte por el blog. Solo quiero corroborar todas las opiniones sobre el finde en Granada, sobre el torneo poco tengo que decir, la verdad, a mi siempre me han gustado más los jugadores que el rugby... pero la verdad es que estabais todos de lo más digno vestidos de corto. El tercer tiempo genial y las copas de despues con cereijo, josefer (que parecia empalado literalmente, gorrotxa dando por saco a todo armario ropero ( osea, porteros de noche) que hablara rumano, o algo parecido, y Dani el mono, no por mas calvo menos encantador de lo recordaba, fue antologica.
Fue un inmenso placer ver a gente a la que hace mil años que no ves pero da la sensacion que has estado con ellos ayer.
Tengo que hacer una mencion especial (ya sabes kikas yo siempre dando guerra) a las "veteranas" y a todos los ninios y ninias del cisneros por lo bien que nos portamos, por lo poco que quejamos y por lo guapas y jovenes que estamos. ( que ya le daré yo al anónimo pal´pelo cuando llegue hoy a casa y que me cuente lo de las camareras bellezas y la bailarinas trasnochadas...¡Ay señor! que eso si es una cruz y no las de Granada.

Kikas dijo...

Elsa, bienvenida.
La verdad es que sí que fue un placer, no solo estar con vosotros sino con todos los demás tambien.
Y que continue el buen rollito y nos veamos en Septiembre (El sábado no que estoy en Los Emiratos Arabes)
Un beso, Elsa, y sigue leyendo más historias que en alguna apareces tú o gente que conoces ;-)
Un besote

El 23 dijo...

Ya sabes que a mí me gusta la Historia lo que hace que no siempre me quede con la versión oficial o con la políticamente correcta. Pero mejor no discutamos de Historia de España, que es violenta y desgarrada y a no ser que hagas una entrada, Dios nos asista, sobre la memoria histórica, no viene a cuento.

Y déjate de prolongadores que este blog es para todos los públicos y unas declaraciones así son injurias con publicidad.

Kikas dijo...

Habló de Putas La Calderona, 23, con eso de las Injurias con Publicidad. Si no has dejado de injuriarme desde hace meses ;-)
Pero algo de envidia te voy a dar....Berenice ha salido del armario, y sé quien es.
Lástima que no pueda decirlo. Me lo hizo prometer....

Mela dijo...

Kikas... Tengo muy claro que disfrutaste en esa bonita ciudad... y con el rugby
Creo que las personas con bata blanca tenían la cara muy dura
Bueno, por lo menos, a vuestro regreso os esperaban el asado argentino y las cervezas ;-)