lunes, 15 de septiembre de 2008

FUMANDO CON INDIOS

Sí, como he dejado escrito en un par de comentarios ayer, ¿para qué esperar a contar esta historia, recientita, sacadita del horno ahora mismo?

El título es parecido a bailando con lobos, pero fue una noche, por lo que me contaron por supuesto, para recordar.

Dado que aquí se relatarán actividades ilícitas en muchos paises del mundo, es obligado recalcar que, cualquier parecido con la realidad y, la identidad e incluso nacionalidad de los participantes es una libertad que se toma el autor, nada más.

Perez y Martinez, agresivos ejecutivos de una empresa española de Telecomunicaciones se encontraban en Amsterdam en el IBC. Habían tenido un día intenso. Era domingo pero ellos habían trabajado duro. No habían acabado el trabajo, tenían unos clientes a los que iban a invitar a cenar.

Fueron a esperar a los clientes a Leidsplein, y, mientras esperaban, se tomaron una cerveza. Los clientes eran viejos contactos y, sin llegar a ser amigos, se les podía catalogar como buenos conocidos.

Esperaban a dos personas, pero aparecieron esas dos, más la mujer de uno, más otro. Como eran shijs, vestían unos turbantes que Perez y Martinez podrían ponerse debajo de cualquiera de ellos en caso de lluvia y no se mojarían.

Antes de cenar se impuso tomar una cervecita, ginebra ellos, que para eso forman parte de la Commonwealth.

El cuarto integrante del grupo, era el propietario de la mayor fábrica de calzado de toda India. Amigo de la infancia de los clientes de Perez y Martinez. Esta persona ya conocía a Martinez de un viaje que éste realizó a Delhi hace algunos años.

Según parecía, era la primera vez que esta persona iba a Amsterdam. Tenía al día siguiente una reunión con un grupo inversor. Le llamaremos ID. Dado que no le gustan los hoteles se había comprado un piso en Amsterdam para la ocasión. Perez y Martinez, ejecutivos bien pagados, no daban crédito a esta demostración de poderío.

La conversación giró enseguida hacia las cosas que se pueden hacer en Amsterdam y no en otros lugares del mundo. ID enseguida quiso visitar un coffeshop, o sea, esos locales donde se puede comprar y consumir droga de modo totalmente legal.

Se le comentó que mejor era llenar antes el estómago y si, despues, todavía quería hacer una pequeña excursión, encantados de la vida.

Fueron a cenar. ID era un cachondo con volantes. Tenía 37 años, con un padre congresista y pasta como para que no se acabase en 14 generaciones. La cena resultó super divertida. Al acabar no quisieron ni postres ni nada, al Coffeshop. Aunque Martinez suele ir en alguna contada ocasión al Rookies, local bien ventilado y con terraza, ellos se empeñaron a entrar en otro que se encontraba en un sótano. Sin fumar ya pegaba, tal era la humareda.

Dado que la cena la había pagado Martinez, ellos se empeñaron en comprar los canutos. En Amsterdam estas cosas no llaman la atención, pero Martinez se empezó a imaginar a los tres varones, acompañados de Perez y Martinez, en un local de Madrid, con sus turbantes de medio kilo cada uno, y esas barbas que ninguno de los tres se habían afeitado nunca, mientras un grupo de madrileños les hacía corro mirando curiosos.

La filosofía de por qué ellos no se pueden cortar el pelo del cuerpo es que Dios les creó con pelo, y a la mujer sin él, con lo que no está bien querer enmendar lo que Dios hizo y, además, para que veas que estás equivocado, si te lo cortas, te vuelve a crecer. Interesante explicación, que Martinez es curioso y pregunta hasta en funerales si tiene oportunidad.

ID, todo un personaje, compró un canuto para cada uno, que entre las clases altas de India, eso de compartir no debe de estar muy bien visto. Comenzaron a fumar. ID no podía chupar directamente el cigarro porque su barba, abultada, se podía quemar, y aspiraba por la mano cerrada. O sea, que le entraba el humo directamente al apéndice.

De repente, uno de los clientes de Perez y Martinez se empezó a poner pálido. Entre la oscuridad del local y la pigmentación de un indio, no creais que es fácil de ver cuando se ponen pálidos, pero se derrumbó todo lo largo. ¡Menudo marrón! Un tio con turbante desparramado en mitad de un tugurio.

El dueño del local rapidamente le ofreció un vaso de agua con glucosa para subirle la tensión. En esto, ID seguia fumando, preocupado, pero encantado de la vida.

Una vez el cliente pudo caminar, ID quiso continuar tomando unas copitas. Martinez pidió un whisky de malta, Perez un Ron, ID pidió un Chivas de 18 años. No tenían. ¿De 12? tampoco. ID, si no era Chivas, no bebía whisky (No era sibarita ID ni nada) Por fín decidió que le sirviesen el licor más caro del local, fuese el que fuese. La única manera de que lo que se tomase no fuese malo, según él. En ese momento sacó una VISA negra, platino. Para tener esa VISA has de asegurar gastos anuales con ella por valor de 120.000 €. ¡Joder! No tuvo empacho en decirle a la camarera que no se la devolviese hasta que acabaran. Se tomaron un par de rondas. La cuenta debió de ascender a unos 100 €. Dejó otros 50 de propina, que la camarera no sabía donde estaba la boca, escondida detrás de la barba, para darle un beso en los morros.

Al entrar el grupo, con esa especie de superioridad que tenemos los europeos, les miraron con curiosidad. Al salir practicamente les hicieron la ola.

7 comentarios:

El 23 dijo...

Pues al indio le iba a empezar a patinar la filosofía en cuanto que le presentase yo a una socia que tuve en mi empresa hace algunos años. Porque ella fue creada por Dios con pelo por todas partes.

A ver cómo me lo explica esto señor ID.

Kikas dijo...

Ya sé, 23, que siempre te gusta joderme las historias.
Esto se puede explicar clarisimamente porque en Portugal no hay Shijs. (Perdón a esa portuguesa sin bigote)
A los Shijs tampoco les gusta el Hola ni la copla española, y no saben nada de la madre de la Pantoja.
Me parece que me estoy buscando más de un enemigo gratuitamente.
Si puestos a joder las historias, lo puedo hacer yo mismo ;-)

Marqués dijo...

A ver, tengo los ojos enrojecidos por empacharme de las últimas entradas de un tirón. Me lo tengo merecido por haber olvidado las buenas costumbres en los últimos días.
Pero tengo excusa! Estaba traduciendo las entradas del blog de Kikas para que se las pueda enviar a la familia del abuelo...Imaginaos lo que es traducir a la lengua de Shakespeare las expresiones que nos usa aquí el hijo del médico, que cuando las lees con tranquilidad no sé ni lo que significan en español! Empecé en plan traducción fiel y literal, pero al poco me decidí por una versión razonablemente fiel al "texto" original (ya se sabe la máxima latina "Traductor - Traidor"...)
Bueno al lío, que luego se me acumulan las ideas y me salen pompas por los oídos.
Primero. 23 Acaba por Diós tu relato de la cena hijo mío!! Que nos tienes en ascuas
Segundo. El consejo del vecino para tener contentas a la mujeres lo quiero YA, pero rapidito, vamos. Luego será una chorrada, pero igual es el secreto que obra el milagro de que las holandesas, que están como un queso en general y os recuerdo que fui yo el primero en llamar la atención sobre ese hecho en este foro, aguanten a los peazo de ma....., vamos a ser políticamente correctos, de los holandeses. Aunque está claro que con Angelique no obró el milagro ninguno y ella, más lista que nadie, se fue a buscar el material a sus fuentes en las estribaciones de Sierra Morena (porque eso son los Montes de Toledo no?, no se chico es que mis hijas la "cono" la estudian en english y me hago un lío...). Todo eso, claro está, gracias por recordarlo, mediando las verbenas entre los plátanos del Mayor que organizaba y coordinaba un servidor en esos maravillosos septiembres gloriosos (nunca sabrán lo que se perdían los que aprobaban todo en junio...).
Y tercero....tercero?...tercero? Ves coño! ya se me ha olvidado!!
La "fiesta del cohetito"... me ha encantado Angel!! Eres un mostro!!
Que vus os den!

Kikas dijo...

Pues sí, Marqués, no solo te echaba en falta sino que, durante la cena, te la pusimos. ¿Y si el año que viene montamos una en Amsterdam y luego nos vamos todos a que las amigas de Angel nos den unos masajes? Apuesto a que se apunta más de una...docena
Por otra parte, no solo iba a ser publico lo de tu colaboración, sino publicado, pero bueno, gracias por adelantarte. Te recuerdo que ya te lo solicité en un comentario en aquella entrada. (Para los que no lo sepan, serán 3 entradas con sus comentarios. El Marqués se ofreció a hacerlo en un día y yo le concedí un mes, que sé lo que es el destajo)
Lo del secreto del 23 no es suyo. Se lo dió un vecino Kosovar. Y puede funcionar, si lo hace con profesionalidad. Pierde frescura pero gana en eficacia.
Me alegro de leerte, Marqués

El 23 dijo...

Mira que confundir Sierra Morena con los Montes de Toledo. Acabas de hacer desaparecer el 50% de la comunidad castellano-manchega y la totalidad de Extremadura. Desde luego que tu vas al concurso ese en el que tienes que competir contra un niño de primaria y haces el ridículo.

La cordillera Oretana, más conocida como Montes de Toledo, para que te hagas una idea, separa más o menos las provincias de Ciudad Real y Toledo y marca el comienzo (si vienes desde Madrid) o el final (si vienes desde Málaga) de la Mancha. De hecho en mi pueblo está el molino manchego más al norte de la geografía española.

Por otro lado, se agradece que valores el material monteño del que se ha hecho este s.s.s.q.s.m.e. por oposición a lo que se cría en los pólders.

Un abrazo, Marqués.

Kikas dijo...

El Marqués sabe de geografía Sueca y Norteamericana, y sus hijas se la recuerdan en Inglés.... Siempre hubo clases

Mela dijo...

Coffeshop en un sótano... me mareo solo de pensarlo
Kikas... soy una gran detective
Has dicho que Martínez es curioso... ya sé quién es Martínez... eres tú ;-)
Feliz lunes