jueves, 8 de agosto de 2013

COMIENDO BICHOS. REVISTA ENTROPIA (DE AEROPUERTOS Y CALORIAS)


Os presento mi colaboración habitual para el Octavo número de la Revista "ENTROPIA" dentro de mi sección, "DE AEROPUERTOS Y CALORIAS". Os adjunto la portada y una copia del índice, que sé que nunca os creeis que alguien haya pensado en mí para que le destroce una revista....Espero que lo disfruteis...y compreis la revista...el resto es mucho mejor, lo juro...


Para descubrir que tengo un saque importante, no hace falta contratar al Teniente Colombo….ya os lo digo yo. Es más, el título de esta sección lo apunta….
Y he de decir que siempre fue así. En casa me acostumbraron a comer de todo, y cuando digo de todo, digo de todo….
De bien pequeño recuerdo la sopa de rata de agua, exquisita, que no debía ser tan extraña cuando Delibes la dedicó un libro. Lo de las ancas de rana, también presentes en mi niñez, una delicadeza…
Eran otros tiempos. Con un sueldo único, y no elevado, mi viejo traía angulas de vez en cuando a casa. Dolores, la señora que trabajaba en casa, la primera vez que las vio se declaró en rebeldía…y eso que todavía vivía Franco.
Llamó a mi madre a capítulo….
“Doña Merche…yo necesito trabajar….pero me niego a limpiar todos esos bichos…”
La pobre mujer se pensaba que tenía que limpiar las angulas una a una….
Si hay un sitio donde nunca comí bien ha sido en Inglaterra. La primera vez que fui tendría 13 años. Eso de desayunar alubias pintas con tomate en una tostada…no sé…no lo veía civilizado. Todavía recuerdo con pavor aquel mes. El segundo domingo pusieron pollo. Creía que iba a ser mi oportunidad….Vana ilusión…de todas las partes, me toco la del Chiste….
Para Zapata, la pata…para Zabala, el ala….para Angulo….”
“No gracias, a mí no me gusta el pollo…”
Y ahí acabaron mis recuerdos gastronómicos de ese primer mes en el extranjero…¡Qué poco imaginaba entonces que sería el primero de tantos!
Siempre recurro a lo mismo pero, el país que me abrió los ojos de verdad en esto de la comida, fue China. Nunca sabía lo que comía, y casi todo me gustaba…menos las patas y las cabezas de pollo, con el pico y las uñas…que ellos devoraban.
La única comida que no soportaba era el desayuno. Acabé acostumbrándome a desayunar tomates crudos, ante su cara de sorpresa, ya que nunca les echaba azúcar (Para ellos, el tomate es un postre, y se lo toman con azúcar…en fín…lo mejor la salsita….puagggggg)
Nos encontrábamos en un punto culminante de la negociación de un gran contrato. Ellos necesitaban mis equipos….pero querían rebajar el precio…el tiempo se nos agotaba…
Aquella noche, durante la cena, me pusieron el menú en inglés por primera vez…como medida de presión. Y los muy cabrones no se cortaron pidiendo exquisiteces…
Pero si eso era todo lo que tenían para doblegarme….no fue suficiente… Despues de ver el menú, y os voy a ahorrar los detalles, simplemente me fijé en cómo comían los demás, y actué del mismo modo…Escasa munición para una guerra nuclear…
Allá donde viajes, hay especialidades que sin duda te sorprenderán. Siempre digo que los pueblos, a lo largo de los siglos, se convierten en sabios. No me cabe duda de que los chinos toman el agua caliente (Sí, sí…caliente, casi hirviendo), para luchar contra las infecciones a través del agua. A ellos les sorprende muchísimo que tomemos el agua fría.
Cada vez que traía clientes chinos a España, las explicaciones a los camareros cuando me pedían un vaso de agua, y el agua debía de ser de la cafetera…más de un camarero se ha pensado que me estaba quedando con él, ante mi cara de poker y de hombre de mundo…
Lo de los picantes, lo he comentado muchas veces, se da principalmente en países calientes o tropicales y, estoy seguro que al principio, era para poder tolerar el que los alimentos estuviesen en mal estado. Se da en el Sudeste Asiático, en Singapur, en Africa, en México…
En España, costumbre madrileña, el pescado lo acompañamos de limón, cosa que, cualquier cocinero, nos dirá que es una aberración. Sin embargo nos hemos acostumbrado. ¿Y eso por qué? Siguiendo mi teoría para, hace décadas, poder tragar el pescado al llegar a la capital, ya no tan fresco…
Lo de México merece un capítulo aparte. No hay viaje en el que no me atreva con algo diferente. Durante este último, se trató de gusanos de Maguey, servido con Guacamole en tortillas de maíz…deliciosos
Los chapulines, una especie de saltamontes que se toman fritos con sal de gusano de maguey, conservan un delicioso sabor agridulce y ahumado…
Lo que peor llevo son los escamoles, huevas de una especie de hormiga, cuando me las hacen fritas con mantequilla….y es que no soporto esa grasa bárbara….
En México, en un restaurante, darás por seguro que no hablas el mismo idioma. Será difícil que un comensal español sepa identificar, sin ayuda de un local, ni el treinta por ciento de los platos, siendo terriblemente generoso.
Nos encontrábamos en la provincia de Gansú, en la China Hiper profunda. No recuerdo, demasiados años, demasiados viajes, demasiados clientes, si estábamos en Lanzhou, la capital de la Provincia, o en Baiyin, a orillas del impresionante Río Amarillo, haciendo honor a su nombre, tal es el color de sus aguas debido al lodo que arrastra. Me había venido a recibir el Alcalde de la ciudad. Fuimos a comer…
Ahí comenzó un mano a mano de brindis con licor de arroz, 50º de nada. Lo llamativo no es que al Alcalde se lo tuvieran que llevar con un coma etílico a los postres entre la algarabía de su séquito. (Políticos diferentes, costumbres diferentes, séquitos diferentes)
A mitad de la comida aparece la estrella. Una tortuga de más de medio metro con caparazón y todo. Quince pares de ojos mirándome.
Con ayuda del intérprete, el achispado alcalde me indica que he de meterle mano al quelonio. No sé como apartar de mí ese cáliz. El que le indique que está cubierto por el caparazón, le parece una pobre excusa. Tres pares de palillos me lo apartan.
Al seguir haciéndome el remolón, el Alcalde me indica que hasta que yo no comience, el resto de comensales no podrá disfrutar del festín
Cierro los ojos….Lo único que necesito ahora, es que el ebrio representante popular me indique que las partes más exquisitas del cadáver son o la cabeza o las patas, para levantarme e irme.
Por suerte, nada de eso ocurre. Mis herramientas van al medio, pinzan un trozo de carne y, al metérmela en la boca, quince pares de palillos se abalanzan sobre el pobre bicho…
Al día siguiente, el Alcalde en el Ayuntamiento, me recibirá muy contento. Recordará que hacía años que no bebía tanto (No me pregunta a mí), y se congratulará de lo bien que bebemos los españoles (Que no sé por qué no dice lo bien que bebemos los Ingenieros…o los calvos)
Con el hígado como si fuese paté de oca, firmaré el contrato. Y mi jefe nunca me preguntará qué hice para conseguirlo. Y por mí, mejor. Estoy seguro que no me creería, y no hay nada peor que un jefe piense que le estás ocultando algo…
 

30 comentarios:

San dijo...

Creo Kikas, que leido lo leido, si algun día, remoto, muuuuy remoto, viajo a estos lugares, me llevaré unas lonchitas de jamón ibérico envasado al vacío, yo como que esos bichillos no los tomo.
Genial y divertida entrada.
Besos.

Kikas dijo...

Tuve un amigo que iba mucho por China y llenaba la maleta de latas de sardinas...
Es muy cansado, créeme
;-)

Mela dijo...

Kikas... yo no sé cómo comprar esta revista y, tú, no lo explicas
La gente que come gusanos, saltamontes, tortugas... etcétera, etcétera... deben ser caníbales
Y no voy a comentar nada sobre tu foto con tenedor y cuchillo en mano... me la he descargado para reírme de vez en cuando

Kikas dijo...

¡Menuda pregunta!
A ver como puedo explicarlo. Las revistas se suelen conseguir en los kioscos....
Entropias no es el Hola, pero en Castellón, en algún Kiosco del Centro, estoy seguro de que la encontrarás....
Por cierto, de que cosas tan extrañas te ríes tu.....

Mela dijo...

Es imposible y es conveniente que cuente hasta un millón antes de contestar a este comentario
Me llevará un tiempo contar porque, a lo mejor, no sé contar... soy demasiado torpe e inculta
Y, sí, seguramente me río de cosas extrañas... me lo haré mirar

mientrasleo dijo...

Ah, pues yo allá donde voy... pruebo la gastronomía local. Vamos, que también tiendo a probar el dolor de barriga e incluso la diarrea del viajero que doy fe no tiene nada que ver con el agua.
Besos

Norma2 dijo...

Lo que hay que hacer para mantener un trabajo!!... Yo estaría feliz probando todo.
Saludos Kikas

Juan Carlos dijo...

Dicen que la tortuga es plato exquisito. Y no dices si te gustó o no (supongo que estaría cocinada y no cruda,,,).
El picante, como el limón, es para disimular que la vianda no esté suficientemente fresca (y en mi caso, para tragar el hígado empanado). También vale la pimienta y el pimentón para conservar las carnes, no te vayas lejos de España: mira el chorizo (picante por favor), salchicha, adobos; desde luego que pueden mejorar el sabor, vaya que si, pero lo principal es que se conserven.

Ilesin dijo...

Realmente hay que hacer verdaderos esfuerzos para conseguir aquello que uno quiere, pero yo seria incapaz de comerme esas cosas que tu llamas delicatessen, ya al verlas se me hace un nudo en el estomago, supongo que si hubiera hambre a lo mejor haces el esfuerzo pero si puedo pasar mejor.
Besos

Ses dijo...

Siempre he pensado que tenemos que sacarnos las manías a la hora de comer, adoramos los caracoles, pero no comeríamos ciertos bichos en el extranjero. Yo reconozco que soy maniática, todo lo viscoso no me va. Suelo pensar que, como me educaron como vegetariana (ahora ya no), hay animales a los que ni acerco a mi boca.

Javier dijo...

No sabían los chinos con quien se jugaban los cuartos... Intentar que tú te asustes con comida o gintonic es perder seguro.

Un abrazo

simona soria dijo...

Existe un lugar maravilloso en el norte argentino; su esplendor se despliega entre valles y montañas, el vino del lugar es, le diria, casi un nèctar, y alli, solo allì puede saborearse el bocado màs celestial de los bocados terrestres: la empanada salteña. Una vez que Ud haya probado aquello, puede contarnos todo esto. Saludos

Kikas dijo...

No cuentes con decimales, Mela...se te puede hacer larguísimo...
;-)

Kikas dijo...

Solo he tenido diarrea en Nueva Delhi, Silvia.....
O sea que no probaré la gastronomía local, haciendo caso del aforismo..
;-)

Kikas dijo...

Otro día te cuento lo de los sesos de mono vivos, Norma....
;-)

Kikas dijo...

Sí Juan Carlos...
Que si escribo de chorizos me iban a dejar destrozar una revista....

Kikas dijo...

Ilesín....hay veces que lo mejor es cerrar los ojos y para adentro... créeme...hasta te llegas a sorprender....

Kikas dijo...

Me alegro haberte conocido en esta segunda etapa, Ses...
Hubiéramos discutido en la anterior..
;-)

Kikas dijo...

Javier, lo dices con una seguridad como si lo hubieses comprobado en persona....
;-)

Kikas dijo...

En fin....
¿Usted, Estimada Simona, me habla de esas empanadas que hay que rellenar con carne cortada a cuchillo para que sean más jugosas?
Me parece que las he probado en Chicoana...Me comentan que hay muchas veces que la gente ya no las corta a cuchillo, que les da pereza.... y que las hacen pasar por auténticas...
Del torrontés hablamos otro día...

Merck Alba dijo...

¡Y yo que pensaba que la revista se compraba en internet!¡No seré imbécil!Lo extraño es que nadie más te haya dicho nada sobre la foto ¿no la habrán visto?Yo me como cucarachas crudas,soy peligrosa en serio y en broma.

Kikas dijo...

Pero qué manía....
Las revistas se compran en los kioscos...
Las únicas que se compran por internet o correspondencia son las porno, para que nadie te vea con la revista por la calle, y te llegan convenientemente empaquetadas en un envoltorio discreto....
Por cierto, cuando quieras, piratilla, montamos una merendola.... a ver quien es más peligroso
;-)

Tracy dijo...

Jajajajajaja, me he inflado a reìr con la manera que tienes de contar las cosas, me parece estar sentado en cualquier bareto ante una bebida larga.
Dicho lo cual, que es de justicia, te diré que lo que más me ha llamado la atención es lo de que los chinos toman el agua caliente ¡menudo purgante!
Por cierto que en la última foto se te va más desmejoraíllo, ¡donde se ponga un buen chuletón de Ávila!
¡Cuídate, sobretodo el estómago!

Kikas dijo...

En fin, Tracy...es que no sé contar las cosas de otro modo...ojalá fuese Góngora...pero soy más quevediano, y no por mis gafas bifocales...
;-)

Fernando Solera dijo...

Tú no tienes un estómago, Kikas: tienes una hormigonera. Qué barbaridad, hijo mío. Menos mal que ahora estás entrando en razón y te me estás quedando hecho una sílfide.

Kikas dijo...

Fernando, comienzo a tener ganas de compartir un condumio....
No serias el primero entre mis ciber amigos...
Ya sabes, para juzgar, hay que conocer....
;-)

Lakacerola dijo...

Puaaaaajjjjjj!!! Antes me como las piedras...por diossss..¿cómo se pueden comer esos bichos? Me parece que no iré nunca a esos países aunque me paguen por ello.
Un abrazo y buen finde.

Kikas dijo...

Si te pagan es incluso mejor....

Ses dijo...

Qué va, Kikas, no habríamos discutido. Era vegetariana de nacimiento, no me dejaron elegir, nunca he batallado por ello, todo lo contrario. Además, la gente come lo que quiere, nunca me meteré con ello (a no ser que te mate, se entiende).

Kikas dijo...

El comentario iba con un poquito de mala leche, Ses...
(Y este tambien)
;-)
O en tono de broma, no nos pongamos trágicos.....