jueves, 3 de enero de 2013

EL SEÑOR REYES

Los que me seguís supongo que algo os debeis de imaginar. No soy la persona a la que más le guste ir de compras del mundo.
 
Me divertía en la China profunda, pero me cansaba y me canso mucho en España. Al principio de mis viajes sí que solía traer cosas a casa, ahora, absolutamente nada, a no ser que Carmen me pida un frasco de colonia del duty free (Por supuesto, en Panamá, el más barato que conozco)
 
Para mí, salir de compras es algo que he de hacer. No es un fín en sí mismo. Y por ello me desespero cuando voy con Carmen, porque no sé si lo que le gusta es probarse cosas o comprarlas. (Y, por cierto, menos mal que no se llega a comprar ni el uno por ciento de lo que se prueba).
 
Le debí de conocer hará 20 años. Estaba en una tienda Milano de la Puerta del Sol. Un auténtico profesional, de esos que conocen su trabajo.
 
Necesitaba un traje. Ahí estaba yo lidiando con un vendedor. A Carmen no le gustaba como me quedaban los trajes que me probaba (A lo mejor, tambien se divierte viendo probarse cosas...)
 
Apareció él. Nos dió un par de indicaciones. Me ajustó el pantalón a su altura exacta....como un guante....
 
No sabía yo que tenía una percha difícil, pero, en ese momento, me di cuenta que era mi hombre
 
Antes de irnos le preguntamos su nombre. Sr Reyes.
 
Comencé a comprarme los trajes sólo despues de su experto consejo, hasta que, un día, ese Milano de la Puerta del Sol cerró.
 
Al necesitar otra vez un traje, me sentí perdido. Comenzamos a preguntar por él en otras tiendas de la franquicia. Alguien nos dió razón suya. Se encontraba en el Milano de la Calle Serrano.
 
Volverle a encontrar fue como cuando te encuentras un amigo de la infancia. El no se acordaba de mí. Yo, nunca podría olvidarlo.
 
He seguido su trayectoria profesional desde los comienzos de la mía. Solo le fui infiel una vez. En Singapur, donde un sastre me cobró por hacerme un traje a medida en 8 horas, la cuarta parte de lo que me cobraba el Sr Reyes. Muy barato....Recordadme que la próxima vez pida la tela con un poquito más de calidad. Porque me quedaba bien (No como si me lo hubiese probado el Sr. Reyes...pero bien), pero al segundo año comenzó a echar pelotillas....
 
Hoy, dado que Carmen está de vacaciones, he decidido compensarla por los malos ratos que le hago pasar. Hemos ido de compras para ella....

Se ha probado 15 abrigos....no se ha comprado ninguno.
 
Al pasar por el Milano de Serrano, me ha comentado Carmen que la cadena cerró. En su lugar había un Cortefiel. En ese momento me he sentido caer al vacío.....¿Y el Sr. Reyes?
 
Hemos entrado...con ansiedad hemos mirado por toda la tienda. El Sr. Reyes no estaba. En una esquina, un traje que venía de unos retoques...a la atención... del Sr. Reyes...
 
Debía asegurarme. Carmen ha preguntado por el Sr Reyes a un compañero.
 
"No está" nos ha respondido. Mi cara de terror ha debido de ser apreciable....
 
"Viene a la una"
 
He vuelto a respirar.
 
Porque el Sr. Reyes, pertenece a esa generación de profesionales que, seguramente, no han pasado por la Universidad, pero que son impecables en su trabajo. Gente como Antonio Mourelos, poniendo copas en el Cisneros. Gente como el dependiente de Joyería José Antonio, gente como....el Sr Reyes.
 
Personajes que cuidan el detalle y que son exigentes consigo mismos para dar un servicio excelente. Ese servicio que nuestros hijos nunca conocerán, porque la globalización, entre otras cosas, lo que ha traido, es a un montón de patanes tratándote de tú que no saben lo que es eso...el trabajo bien hecho, la educación....y la clase

24 comentarios:

Mela dijo...

Hola Kikas, te comprendo muy bien con el sr. Reyes, porque existen lugares donde da gusto entrar a comprar por el buen trato que recibes. Hay personas que son profesionales, y además están por su trabajo.
Debo ser algo rara (y mi marido se queja de mí), pero no tiene razón. ¡No sabe la perlita que tiene! No me gusta comprar, detesto ir de tiendas. Mi hermana pequeña también se prueba un sinfín de cosas y, generalmente, no compra ninguna o vuelve a cambiarlo. ¡Trastorna mis nervios! Ya procuro evitar salir de compras con ella.
Bueno, que tengas un feliz final de fiestas y que los Magos de Oriente se porten de maravilla contigo.
Un abrazo!!!
He leído lo del Rolex de tu mujer, ¡ya puede estar contenta!

Fernando Solera dijo...

El señor Reyes estará encantado con clientes como tú, que saben apreciar un buen servicio. Hoy, que todo se hace de cualquier manera, da gusto encontrar profesionales que conocen su oficio y lo viven con pasión. Si le dijeras al señor Reyes la mitad de lo que cuentas en este artículo, no te olvidaría jamás ;-)

Kikas dijo...

A mí, lo que me sorprendió del Sr. Reyes fue que, ese pantalón que me estaba como para ir al monte con otro vendedor, me lo subió con el dedo dos cms, me puso un cinturón y ya estaba para ir de boda...
Lo de tu hermana menor...tengo un master en ello...especialmente en devolver lo comprado ;-)
Lo del Rolex...en fin, creo que es su último regalo...y debió de ser hace tres años. Creo que ya toca...aunque no este enero...que mis biorritmos no están como para devolver otro bolso negro...

Kikas dijo...

Soy un ser con apariencia vulgar, Fernando...
La verdad es que cuando le volvimos a encontrar en Serrano se lo comentamos, que le veníamos persiguiendo desde hacía tiempo
Una leve sonrisa de satisfacción simplemente...
Seguro que es que se lo dice mucha gente...
;-)

mientrasleo dijo...

Amen, Kikas. Hoy no hay réplica. Yo... odio ir de compras y a mi marido le encanta y probarse cosas y mirar y dar vueltas y entrar en otra tienda... así que si quieres, mandamos juntos a Carmen y al señor Leo mientras tu y yo nos tomamos una cerveza con una tapita.
La verdad que hay profesionales tremendos por ahí sueltos, de grandísima calidad, y me gusta reconocérselo. A todos nos gusta que nos digan si hacemos algo bien, ¿verdad?
Besos

Kikas dijo...

Si tu marido es como mi santa, nos da tiempo no a una caña, a un par de barriles y de tapa una paella para doce...
Eso si, a lo mejor vuelven sin una sola bolsa, pero probarse...hasta los paragueros de pendientes....

Juan Carlos dijo...

¿Pues no viene mi hermana y me dice que me vaya con ella y mi/nuestra madre a mirar escaparates para ver si se compraban regalitos de Reyes? Una taquicardia con arritmias me dio. Por favor ¡qué cruz! Pero también conozco algún profesional de ese estilo: un vendedor de equipación de esquí, dos camareros uno de la facultad. Gente que sabe cómo se debe llevar un negocio. Profesionales, vaya.
Salu2

Kikas dijo...

Vendedor de equipación de esquí....
Ya me estás diciendo quien es....
De camareros voy sobrado, gracias ;-)

PUMI dijo...

a mi me encanta mirar juguetes... el resto de compras.. .no me gusta...
pero la verdad es que si no te gusta y encuentras a un señor reyes, facilita mucho las cosas...
ala, lo tuyo ya debe ser de premio a la fidelidad... o al señor reyes el premio al mejor vendedor...

en fin, sea como fuere.. 15 abrigos tampoco son tantos.. no??

Cesar dijo...

Has dado, a mi juicio, con dos frases antologicas; no sabes si LES gusta probar...o comprar. Y otra, que compras por obligacion. Como este servidor. Miro el escaparate la vispera, si me hace falta y me sirve, al dia siguiente en treinta segundos me lo compro.
Muy bueno lo del Sr Reyes. Uno de los post mejores que te he leido..
Que sean generosos...

Winnie0 dijo...

El señor Reyes debiera leer este post tuyo y seguro que se emocionaría. Mi padre decía que los buenos vendedores se hacen desear. Ya he vuelto mi querido Kikas. FELIZ AÑO nuevo para ti y para Carmen (ah y para los 15 abrigos que se prueba y no se compra jaja) Un beso enorme

Kikas dijo...

Pumi, 15 abrigos es sinónimo de 15 tiendas, de 15 explicaciones, de 15 sostener bolso y abrigo viejo....¿sigo?
¿Que no son tantos dices?
;-)

Kikas dijo...

Cesar, cuando quieras quedamos para ir de compras. Creo que tu método no me iba a ir mal...

Kikas dijo...

A los 15 abrigos los dejamos en paz si no te importa, Winnie, no sea que decida que uno no sabe si le gusta o no y comencemos otra vez el folklore....
Feliz año!

mientrasleo dijo...

"Clavaos" entonces, hoy amenaza con ir a hacer... "las últimas".
Tengo hasta miedo ;)

Kikas dijo...

Por dios...¿maaaaasssss?
¿Vivis en Versalles?
¿Donde lo guarda todo?
Como ves demasiadas preguntas sin respuesta. Me dejas desasosegado.....
;-)

Doña Jimena dijo...

Don Kikas, me gusta su historia del Sr Reyes, me hace acordar a una vivencia diferente pero en esencia igual, alguien que ama su trabajo y lo hace con total entrega ,al menos acá quedan pocos, se trata de "Tito", que era el jardinero de la casa de mi abuelo en la finca, trabajó hasta los 84 años, por que le dio un derrame cerebral, sino hubiera muerto en un cantero de flores, amaba su trabajo, no importaba si el sol era rajante o si llovía, el estaba ahí, cada día, y las plantas le sonreían, se lo juro, nadie ha podido reemplazarlo desde entonces, y no crea que eramos unos desalmado haciendo que trabaje a tan avanzada edad, el nos lo pidió, cuando se le busco un ayudante, le hizo la vida imposible, no le daba ni la tijera de podar, y hoy cuando voy a visitarle a su casa se le llenan los ojos de lagrimas diciéndome como extraña su jardín, y a mi se me llena el alma de emción, por que no he conocido a nadie como el y ese amor y fuerza hacia su trabajo bien hecho. Brindo por los Sr Reyes y Titos de este mundo!!!!

Kikas dijo...

Sin que sirva de precedente hoy no solo le respetaré el comentario, Doña, sino que me uniré a él.
Es lo que tiene estar esperando los reyes, que en el último momento hay que hacerse el bueno....

Doña Jimena dijo...

una de dos, o esta muy cansado y ni tiene ganas de contestarme o de verdad se ha puesto bueno con esto de esperar a los Reyes, no vaya a ser que le traigan un carbon y se lleven sus zapatos!!!

Kikas dijo...

Doña...habría que ser muy tonto para llevarse mis zapatos con lo que huelen...
Menudas costumbres más raras tienen los reyes de por allá. ¿Son Reyes Peronistas?

Lakacerola dijo...

Espero que al Sr. Reyes le falte mucho para jubilarse, si no te veo mal. También puedes preguntárselo y encargarle previamente a la fecha una docena de trajes.
Feliz año si se puede.

Kikas dijo...

Con los años nos vamos haciendo pasotas....
Y yo estiro mucho la ropa, no te creas....
A partir de los 60, en traje de neopreno a trabajar....por si acaso llueve....
;-)

Anónimo dijo...

Me estaban "pitando" los oidos y me he pasado a echar un ojo; no falla!! ; en realidad, dosifico convenientemente los dias de compras.. un par de tiendas (o tres) y... una cañita, o como el otro dia, una taza de caldo gallego que puede revivir a un par de muertos (de frio)... que te quejas de vicio, que lo que mas me gusta es el paseo, el apertivo .. y sobre todo la compañia... Te imaginas que me hubiera comprado el abrigo el primer dia?? pues me tendria que haber inventado otra excusa...
Besos, so quejica.
Carmen

Kikas dijo...

Pues no me puedo imaginar que te hubieras comprado el abrigo el primer día, cariño.....eso es inimaginable....
Despues de 4 y cuarenta abrigos probados, tampoco me explico que no demos con nada....
En fin....Paris...oh, la, la...