jueves, 2 de julio de 2009

NUNCA VI TANTO CONDON JUNTO

Me juego un huevo a que acabo de captar vuestra atención de un plumazo. No sé por qué me da que esto es como cuando de estudiantes, para que la gente fuese a las fiestas, se ponía en los carteles bien grande ¡¡¡SEXOOOOO!!!, y a continuación te explicaban que había una fiesta.

Pues eso, que estaba en la China profunda, pero profunda de cojones. Podía ser Heze, o por ahí. Cuando fui yo no era habitual que occidentales se perdiesen por ahí. Tenían un proyecto de Radio y Televisión, y yo estaba encantado de contarles como se corren los toros en Sanfermines, como se mata al volapié (Cualquier taurino, el Mono o el innombrable mismos, si me ven en esas demostraciones de sapiencia del Cossio, me desheredan directamente), o qué se toma Raul para el dolor de oidos, si de paso me firmaban un contratito. Porque para eso me querían por ahí. Para descojonarse de mi barba, para que las camareras me tocasen los brazos porque tenían pelo, y para que los prebostes locales sacasen pecho al estar acompañados de un Narizotas y luego lo pudiesen contar.

Nos habíamos metido la cena de rigor, con los 30 brindis habituales, todos contra mí, y ya me habían dejado en el hotel. Mis chinos se habían ido al Karaoke con los clientes para que éstos descargasen el exceso de amor que llevaban debajo del cinturón. La confraternización conmigo no llegaba a tanto como para verles follar, aunque no se lo pagasen ellos.

Atendí el correo, hablé con la oficina, solucioné el trabajo diario y ya me iba a dormir. Debían ser las 11 de la noche cuando estaba en la cama leyendo, con el mismo pijama que Marilyn, pero sin ponerme colonia, que se me irrita la piel.

De repente llaman a la puerta. Las 11 de la noche, pensé. Hombre, ya habrán venido Jin Shi y Li Peng de ayudar a descargar al cliente. ¡Pero qué oportunos son, cojones!

Me puse una toalla para que no pareciese que era una invitación, que mis compañeros chinos, por mucho que Zapatero no hubiese aprobado todavía la Ley de Matrimonios homosexuales, podían pensar que todos los españoles perdíamos aceite, y no de oliva precisamente.

De repente, una chica, no llegaba a los 20, con un condón amarillo en la mano, y el brazo extendido, como un árbitro sacándome una tarjeta, y ante la exclamación de ¡Massage! (Posiblemente la única palabra en inglés que sabía), pretendía entrar en mi terreno.

¡Bu, Bu! comencé a exclamar (Tampoco se mucho más chino yo, y eso quiere decir, No, No) y forcejeando con ella logré cerrar la puerta (Con ella por el lado del pasillo, se entiende).

Volví a la piltra cagándome en todos los porteros chinos de hotel que al ver un occidental llaman a la meretriz de cabecera, le dan los datos de la habitación y, por supuesto, comparten beneficios (Eso que se llama gestión del conocimiento).

Al cabo de unos 20 minutos volvieron a llamar a la puerta. Cagándome en todo decidí que sí, que podían ser mis chinos que querían contarme los progresos de la noche (Sin demasiados detalles escabrosos, que eso no era fundamental para el negocio).

Otra vez toalla alrededor de mi cintura, pecho al aire con mis cuatro pelos al viento (Cuatro pelos más que cualquier chino, por cierto) y abro la puerta. Y aparecen, la chica de antes acompañada de otras dos, las tres con el brazo en alto y, por si acaso no entendía bien el motivo de la visita, cada una mostrando tres condones de colores, en total 9. ¡Menuda variedad cromática!. Lo más parecido a la expresión, "manos como manojos de pollas" que he visto en mi vida

La tía, el portero y su puta madre se debían de haber pensado que o una me parecía poco, o no era mi tipo, y ahí estaba en un pase privado para que escogiese como en los lupanares de la posguerra tal y como hemos visto en las películas.

Y salió el macho que llevo dentro ;-) Y cagándome en todo en un perfecto castellano (Entendían lo mismo que en inglés y yo me sentía más cómodo), y con un tono de voz, que cualquiera que me conozca se puede hacer una pequeña idea, les monté un cirio que alguien que hubiese visto la escena se la contaba a Almodovar: Pavo con una toalla a la cintura, como el innombrable en sus mejores tiempos, tres tías que eran un muestrario de condones, 6 ojos no entendiendo nada, y otros dos no queriendo entender.

Al día siguiente, al abandonar el hotel, el portero me miraba con ojos de Axterix exclamando "Están locos estos romanos". Para una vez que pilla un occidental, le sale maricón

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Kikas, suerte!
Antes muerto que parado

BdJ

Kikas dijo...

Gracias Belle;
Ya ves que voy recuperando el ánimo, incluso a la hora de escribir
Un beso

Kikas dijo...

23, y con un despistado Búlgaro que buscaba porno en Hungria ¿Un Erasmus pasando el fin de semana? Hacemos 59
Cada vez nos queda menos para Bingo

El 23 dijo...

Ole, ole, y cuando lleguemos a 69, nos la comemos.

No me entiendas mal, me refiero a la comida que pagas tú.

Ah, no, que estás parado.

Entonces puedes sacar un billete de 500 Euros como el Innombrable y pago yo, que para eso voy a cobrar en Agosto los dividendos de Ricky Martin y de Aserejé (mi padre sigue sin saber inglés).

Estoy dubitativo, Kikás: no sé si empezar otra empresa o un ciberdiario.

¿Tú que opinas?

Tendi dijo...

Joer Kikas... yo te aprecio mucho pero.. no estas en edad de desmerecer... Felipe II era un tio bastante más feo que tú y no se las ponian tan fácil... jajajajaja con el tiempo pondrás otro blog que en vez de experiencias vitales serán batallitas virtuales... cuidado!!!

Kikas dijo...

Compruebo con estupefacción, 23, que al innombrable le tienes mucho más respeto que yo, que si te fijas, lo escribo con minúsculas. Supongo que será la confianza...que da asco.
Si lo que quieres es pasta, te recomiendo que montes una empresa. Este agosto tampoco tendrás, como bien apuntas, dividendos de este, tambien tu blog.
Si lo que quieres es diversión, puedes probar con el blog, aunque no sé lo que pensará tu Santa, si mareas lo que mareas con los de los demás.
A propósito, ¿Y por qué no montas una empresa conmigo? De paso me dices a qué me dedico, me pones un sueldo razonable el primer año, y me quitas una preocupación de encima.
Como verás, de la comida no digo nada...que es que ahora tengo la boca llena...;-)

Kikas dijo...

Tendi....¿Estás seguro que estas no son batallitas virtuales?
Yo sé que me aprecias, pero de ahí a creerte lo que escribo...joder.
¡Ah! y gracias por lo de Felipe II, eres un amigo, cabrón.

El 23 dijo...

Es una propuesta interesante lo de hacer una empresa contigo. Yo pongo el capital y la idea y tu TE pones un sueldo.

Así me gusta, "dispuesto a tomarlo todo pero dándolo todo antes". "Win-win situation" que dicen los expertos en negociación.

¿Tienes claro dónde quieres trabajar, por lo menos en que país?

El 23 dijo...

Claro que no tenemos dividendos, porque para tener ingresos es necesario poner anuncios y al lado de esta entrada no veo que aparezca el anuncio de Durex ("si no son Durex, no lo hagas"), o del Ministerio de Igualdad ("ella no es un objeto, no la compres"), o de la Iglesia Católica ("la castidad la haces tú, no tus circunstancias") donde podrías ser un héroe, por tu fidelidad, dados éste y otros episodios que has contado en otras entradas y hablar en la Cope todos los Viernes. Pero tú eres de los que quieren ganar un premio de lotería sin comprar el boleto.

Desde luego, Dios da pan a quien no tiene dientes, ocasiones a quien no sabe aprovecharlas y putas a los castos.

Vaya grupo que hacemos. El Innombrable, felizmente casado y padre de familia. De Tendillo ya sabemos que es un funcionario trabajador y eficaz; hace unas entradas descubrí que el Jevy es un hombre de orden y ahora descubro que tú eres casto.

Cualquier día de estos voy a aprender a callarme a tiempo.

Kikas dijo...

23, soy una persona humilde. Si lees bien, me ofrezco, incluso, a que el sueldo me lo pongas tú, siempre que sea adecuado.
Por lo demás, Martinez, coño, ya lo dije, hay que joderse que tú me llames casto. Lo que pasa es que, cualquier comparación es injusta, pero entre tú y yo desnudos, las meretrices orientales pasarian de ti. Que tontas tampoco son, y ya que es un trabajo, que sea lo más liviano posible.
Y por eso te da rabia, porque hasta ellas me elegirían a mí.

El 23 dijo...

Sí te elegirían a tí porque lo tienes más largo, el pelo de los brazos, y eso les llama mucho la atención.

Eso demuestra que todo producto tiene un mercado, sólo hay que buscarlo.

¿Dónde quieres trabajar?

Kikas dijo...

Casi me da que no quiero trabajar ni de meretriz ni en una peluqueria
¿Alguna idea? (Oferta tambien sería bien vista) ;-)

Mela dijo...

Kikas... me ha costado entender por qué te acostaste con un pijama de Marilyn... y por qué razón te ponías una toalla alrededor de tu cintura
Al final he conseguido entenderlo ;-)
¡Bu, Bu!... jajaja... Ya sé como se dice "No" en chino... Bu se me olvidará ;-)