viernes, 23 de marzo de 2012

UN FIN DE SEMANA INOLVIDABLE. GALES Y...EL CISNEROS

Hay veces que quieres escribir de algo y no es una mera vivencia. Es un recuerdo que permanecerá a lo largo de los años. Esto que hoy escribo, sé que forma parte de esta categoría.

Porque es tal la emoción contenida que sé que no voy a lograr transmitir todo lo que he vivido este pasado fin de semana.

El Cisneros se jugaba todo en el Partido de Vuelta de la Promoción a División de Honor de Rugby, en Hernani. En Madrid habíamos ganado de 7 puntos. Quedaba la vuelta en Landare Toki.

El Colegio es un Club de Rugby tremendamente peculiar. Tradicionalmente se ha nutrido en su mayor parte de estudiantes que iban a vivir allí mientras estudiaban en la Universidad. Su número, nunca más de 140, en tiempos permitía vivir en la élite del Rugby Nacional. No es ya el caso.

Sin embargo, algo que todavía mantiene el Colegio, es un amateurismo a ultranza, y una formación en los valores clásicos del Rugby. Saber ganar, saber perder, respeto al adversario y al árbitro, educación en la grada.

Aprovechando el partido de vuelta, habíamos organizado unos partidos desde Sub 6 hasta Sub 18 en el Pais Vasco. A partir de Sub 14 contra el Bera-Bera en Anoeta. Hasta Sub 12 en Ordizia. Y un mogollón de papás, aficionados, estudiantes, en 5 autobuses y un montón de coches particulares.

Dejamos a JA en su bus con sus amigos y tomamos la N-I en coche. Destino, Zarautz.

Llegamos a eso de las 2 a nuestro hotel. Era hora de tomar unos pintxos y dimos buena cuenta del primer premio del Concurso de Pintxos del pueblo. (Calamar, Chipirón, berenjena rebozada, tomate, jamón...me dejo algo....delicioso). Cayeron muchos más pintxos de los que recuerdo.

Había llamado durante la semana al Club de Rugby de Zarautz. Gales se jugaba el Grand Slam contra Francia, y un galés de corazón no se lo podía perder. El Pub Mareagora, en la Playa, fue el escenario donde, a fuerza de Gintonics, comencé el fin de semana disfrutando con la victoria galesa sobre Francia.

Una persona de rugby, nunca se encontrará sola allá donde vaya. No es el caso de que si uno es del Madrid y el de enfrente del Barça, lo más fino que se digan sea cabeza de cochino.

Entre los parroquianos viendo rugby, una vez que despues de tres jugadas ya todos hemos puesto sonido a nuestros colores, el primo de un Cisneriano, con el que disfrutaré de la Victoria Galesa aunque a él le tirase más Francia.

El fin de semana comenzaba no bien...muy bien.

El día lo completamos cenando en el Restaurante de Karlos Argiñano. Con un precio tremendamente razonable, nos metimos dos platos, postre y cafe (Foie, un cogote de merluza en su punto y una copa, llamada Eva, de diferentes sabores en estratos, que estaba de sacar a la tal Eva, que debe de ser la hermana del tal Karlos, en procesión por las calles del pueblo).

A la hora de pagar, mientras la camarera nos entrega la factura en una bandeja de alpaca me dice que si quiero me puedo llevar la factura de recuerdo....

"¿Me puedo llevar la bandeja tambien?" pregunto mientras mi hija se tapa la cara no queriendo ver a su padre en otra ocurrencia...

"Fuera tenemos detector de metales" me contesta la camarera...

"¿Ha visto?, Se averguenza de su padre" le digo mientras señalo a María...

"Eso tambien me pasa a mí" Me responde la camarera, ocurrente...

"¿Qué pasa? ¿Usted tambien se averguenza de mí?", pregunto mientras hago blanco y la camarera no sabe qué hacer para salir del jardín en el que ella solita se ha metido...

Y llega el gran día. Habíamos de ir a Ordizia a ver jugar a los niños. Ordizia se encuentra en el km 422 de la N-I.

El comercial de cesped artificial que atiende el Ayuntamiento de Ordizia, o es una máquina y lo quiero en mi equipo...o es primo del alcalde. Porque vender dos campos de hierba artificial en Ordizia no está al alcance de cualquiera. Allá donde mires solo ves cesped. Como un vendedor de hielo en la Antártida...para entendernos.

El bus de los pekes llegó solo una hora tarde...se había perdido...¡en la N-I! Lo de algunos conductores de bus hoy en día, confiando en los GPS y sin mirar minimamente una ruta en un mapa, tiene delito. Esto nos trastocó los planes.

Hernani está a unos 40 kms. El partido comenzaba a las 12 del mediodía. Debíamos salir a las 11 si queríamos llegar bien. Se aventuraba ambientazo, y queríamos pillar sitio.

Yo he jugado en Hernani, que recuerde ( y la foto del periódico me ayuda a recordar), una vez. Empatamos a tres. Sería el año 86, el segundo partido de los pocos que jugué en División de Honor en mi vida. Recordaba el Campo como una campa, que era rodeada por un río (Y por ello solo había una grada).

En Hernani el rugby se respira. Hay pocos sitios en España donde un pueblo se vuelque como allí con su equipo.

Y efectivamente, al llegar, ya nos dimos cuenta que era día grande. El gentío abarrotaba la grada, una portátil que habían instalado en un fondo, y todo el perímetro del campo excepto la parte del río. Casi 3500 personas, que hablando de rugby, ya está bien.

La grada portatil era donde la hinchada azul y azul se había situado. Casi 500 personas desplazadas desde Madrid. Una por cada kilómetro que nos separaba. Un ambientazo espectacular. Nervios, pero respeto y educación.

Y comenzó el partido. Eramos menos pero desde el principio quedó claro que no nos iban a callar. El Colegio se debía sentir lo más animado que pudiésemos.

Y, sin embargo, en cada golpe de castigo, en cada interrupción, se respiraba educación deportiva. Ni un silbido cuando el equipo rival tiraba a palos. El silencio, en esos instantes, se cortaba.

En Landare Toki se encontraban desde antiguos jugadores del Colegio, de más de 70 años, hasta niños de la escuelita de 6. Todos animando al equipo de nuestros amores. Fue el día donde se visualizó lo que es el cariño a unos colores.

Ellos y nosotros nos jugábamos todo. Y sigo maravillándome por el ejemplo de civismo que ambas aficiones dimos, jugándonos lo que nos jugábamos. Ni imaginarme quiero este partido en otros campos, y no me hagais decir nombres....(Será porque, al ver Rugby, meo colonia y no veo partidos de futbol de regional)

Sufrimos. Sufrimos mucho y, al final, perdimos de 6. Un punto que valía un ascenso.

Los Hernaniarras, público y jugadores, exquisitos hasta el final, nos felicitaron. Y nosotros estallamos de júbilo y alegría.

Durante mis años en el Colegio siempre estuvimos en División de Honor. Por eso sé la falta que nos hacía retornar a nuestro sitio natural. Aunque esta liga ya tenga jugadores pseudo profesionales y sepa el handicap con el que nos encontraremos el año que viene.

Había una comida organizada para los papis en una sidreria en Astigarraga. Y allí mojamos los nervios y dimos rienda suelta a la adrenalina contenida.

Mientras, el Hernani, agasajaba a nuestro equipo y los aficionados que quisieron en el tercer tiempo. Comida para 400 personas, que ellos creían de celebración.

Hernani tiene una última oportunidad de subir, al jugar otra promoción (Este año la liga aumenta el número de equipos), aunque no será fácil.

Sin embargo, a mí me encantaría volver a jugar el año que viene en Landare Toki, premiando así a un club y una afición señores.

Ha sido un fin de semana maravilloso. Ahora a comenzar a trabajar para el año que viene, que no será fácil.

¡Y dos piedras!

19 comentarios:

Winnie0 dijo...

Sí que creo que has conseguido transmitir en tus palabas esa emoción que sentisteis...¡Qué bueno! Un abrazo Kikas y buen finde (aunque no hace falta que te anime a hacer nada...que tú te lo montas genial siempre jaja)

Kikas dijo...

Si, este finde estoy en Paris...no pinta mal
;-)
Gracias Winnie

Santiago Ríos dijo...

Qué gozada de hinchada¡¡¡ Me imagino lo que debiste de sufrir por lo exiguo del resultado. Pero que bien te sabes cuidar: vaya pinchos y cogote...
Enhorabuena y al año que viene a por todas pero con deportividad

Fernando Solera dijo...

Este texto, una vez más, demuestra lo vitalista que puede llegar a ser un hombre cuando se deja llevar por su pasiones, perfectamente confesables.

Sabes que no soy amante del rugby, pero lo cuentas de una manera que a más de un lector le entrará cierta curiosidad por este deporte.

Kikas dijo...

Pues no sufrimos mucho, Santiago.
El Colegio siempre dio sensación de poderío.
Cuando Hernani iba 6 arriba quedaba mucho partido
Cuando nos ensayaron...no dió tiempo...quedaban menos de 5 minutos
Lo pasamos bien...sí señor...

Kikas dijo...

Fernando, no todos podemos ser perfectos....ni tener la suerte que yo tuve de caer donde caí...
;-)
Ahora bien, estoy seguro que si llegas a estar ahí, te enamoras del ambiente
Si solo hacía falta ver a Carmen y a Maria pegar botes al final del partido, jejeej
Quien lo pensara hace años
;-)

Fran dijo...

Que me gusta ver ese ambiente tan sano en el mundo del rugby!! Y encima ascenso y os ponéis hasta arriba de comer bien. Pedazo de fin de semana....

Kikas dijo...

Grande, grande, Fran...
Y lo que no cuento..
;-)

Dinsmoor dijo...

Qué curioso. "Karlos Arguiñano en tu cocina". Me encantaba. Lo veía todas las tardes con mi abuela cuando era chiquita XD
Buen domingo, Kikas!
Saludos!

Kikas dijo...

Y vamos hacia los cien...

Porque un estonio, hablando castellano, esta interesado en echar una canita al aire en Tallin (el juego que dan segun que entradas)..,

Un nuevo país se suma a la colección, lo que hacen 97 los paises desde los que han visitado Dakipalla:

América 25: Canadá, Haití, Estados Unidos, México, Guatemala, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica, Cuba, Panamá, República Dominicana, Puerto Rico, Colombia, Venezuela, Ecuador, Curaçao, Aruba, Perú, Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y Argentina.

Europa 38: Estonia, Noruega, Serbia, Croacia, Albania, Finlandia, Chipre, Reino Unido, Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Malta, Alemania, Irlanda, Islandia, Eslovaquia, Gibraltar, Grecia, Suecia, Polonia, Austria, República Checa, Kosovo, Francia, Italia, Eslovenia, Dinamarca, España, Macedonia, Andorra, Estonia, Rusia, Bulgaria, Portugal, Montenegro, Suiza,Rumanía y Hungría.

África 7: Egipto, Kenia, Nigeria, Tanzania, Camerún, República Centroafricana y Marruecos.

Ásia 25: Bangladesh, Georgia, Indonesia, Bhutan, Dubai, Uzbekistan, Israel, Qatar, Vietnam, Turquía, Arabia Saudí, Filipinas,Irán, Irak, Japón, Taiwan,Tailandia, Mongolia, Pakistán, Singapur, Omán, Malasia, India, Hong Kong y China

Oceanía 2: Australia y Nueva Zelanda

Javier dijo...

Me das mucha envidia en tus post de rugby, aparte de su acompañamiento gastronómico, el que siempre rezuma rivalidad deportiva y, sobre todo, mucha nobleza... yo soy futbolero, así que me entenderás.
Un abrazo y enhorabuena.

Kikas dijo...

En Argentina no se si estaba grabado alli, pero si estaba grabado en Zarautz, identificarias la terraza, el cenador y el mar inmenso...
Una gozada

Kikas dijo...

Te entiendo, Javier, y, como te estimo, no sabes cuanto lo siento...
;-)

Mela dijo...

Sí, debió ser un partido muy emotivo. Reconozco que el civismo y la educación debiera copiarla el fútbol al rugby.
Soy de uno de los equipos que has nombrado y nunca he llamado cabeza de cochino a nadie.

Kikas dijo...

Pero afionados de ese equipo, a un jugador del equipo contrario, le tiraron una cabeza de cochino una vez....

Mela dijo...

Ah, claro, y precisamente los agresores serían aficionados de mi equipo.
Kikas, no sabes cuál de los dos es mi equipo.

Kikas dijo...

No tengo ni idea, pero las cabezas de cochino a mi me gustan para dar gusto a un guiso...no en un campo de futbol....
Supongo que por eso me gusta ver rugby y luego tomarme unas lentejas con oreja...

Mela dijo...

Muy bien, no me gustan las cabezas raras ni en el campo de fútbol ni en el plato de lentejas.
Hoy podías comer unas lentejas con cabezas raras y, por supuesto, que te aproveche.

Kikas dijo...

Hoy comí poco, Mela....