domingo, 26 de febrero de 2012

LA CALCUTTA CUP

Edimburgo es una ciudad encantadora. La conocía por razones de negocios, pero nunca me había detenido a pasearla con tranquilidad.

Teníamos unas entradas para ver la Calcutta Cup en directo. La Calcutta Cup es el evento deportivo internacional más antiguo del mundo, si exceptuamos la Copa América de vela. Se comenzó a disputar en 1874 y enfrenta a las selecciones Inglesa y Escocesa de Rugby.

Gracias a una amiga teníamos unas entradas fabulosas, y los chonflis y los kikases nos apuntamos.

Ya en Barajas nos dimos cuenta de que no era un acontecimiento normal. Cuando en la cafetería más cercana a la Puerta de Embarque nos encontramos a dos grupos de personas conocidas

"¿No irás a Edimburgo?"

"¿Dónde si no?"

El 90% del avión, que iba completo, era de aficionados al rugby y acompañantes (Que los acompañantes muchas veces no tienen por qué ser aficionados)

Con esto de Internet, ahora solemos ir a ciegas en cuestión de hoteles. Aunque reservado en Septiembre, las nuestras eran las últimas habitaciones libres. Excelentemente situado no era el Hilton, pero el desayuno era contundente. Las habitaciones estaban como las debió de dejar la Reina Victoria, allá por la Primera Calcutta Cup. No creo que hubiesen hecho ninguna reforma desde entonces.

Un Pub cercano al Hotel que eran cerca de las 9,30 de la noche, y en Países bárbaros están a punto de irse todos a la cama.

Allí, con las primeras Pintas de cerveza tostada, como me gusta, cenamos un haggis, "muy digestivo". El Haggis es una especie de morcilla de despojos de cordero, muy especiado y realmente delicioso. No sé por qué, me di cuenta de que, el que condujesen por la izquierda no era casual, sino que ver la vida al revés lo aplicaban a todos los ámbitos ;-)

Otras dos pintas de cerveza y el primer whisky, que no hay que abusar de mi ácido úrico, y nos retiramos a nuestros aposentos.

En España se estaba sufriendo eso que los periodistas ahora llaman ola siberiana y que en Vitoria, Pamplona, o Burgos, le hemos llamado siempre Invierno. El sábado, día del partido, nos amaneció lluvioso. Bien pertrechado de mi txapela y bufanda, y despues de un opíparo desayuno atendidos por una camarera andaluza que era un derroche de simpatía nos dirigimos hacia la Royal Mile, ¿donde si no? auténtico centro y casco histórico con todo el sabor que puede atesorar una ciudad con tanta historia como Edimburgo.

El tiempo había decidido no darnos respiro y, sobre todo, alrededor del Castillo donde no hay nada que te proteja, la lluvia racheada pegaba pero bien.

La Royal Mile es algo que hay que ver y que se disfruta viendo.

Para los que no hayais estado en Escocia y vuestro inglés sea de batalla, casi mejor os pillais un colega de Edimburgo o de Glasgow, con un buen dominio del castellano. Os aseguro que os merecerá la pena por mucho whisky que trasiegue de gañote...

El Castillo de Edimburgo se alza al final de la Royal Mile y es una delicia verlo desde cualquier rincón de Edimburgo, pero tambien desde dentro. Una visita imprescindible aunque la zorrera que pegaba no nos lo hizo cómodo.

El escocés es una persona tremendamente cordial y simpática. Nada que ver con sus vecinos del sur (Y ya, con los del sur de los del sur, una vez cruzado el Canal, ni hablamos). Se notaba que era día grande. Grupos de aficionados de ambas selecciones compartían la ciudad sin ningún problema como, de hecho, es lo normal en el Rugby y debería serlo en el resto de actividades de la vida. Junto a los grupos de Ingleses confiados, grupos de escoceses vestidos con sus kilt se bebían lo que no soy capaz de describir. A decir de las damas que nos acompañaban, tremendamente masculinos (Y es que a las mujeres ya he decidido no intentar entenderlas ;-) )

El partido era a las cinco (Hora poco rugbystica donde quepa, pero hasta aquí han llegado las exigencias de las televisiones). Era hora de ir dirigiéndonos al campo.

Habíamos quedado con Ramón y su mujer, que eran los que habían conseguido las entradas. Seguía pegando bien y, como señores, decidimos ir en taxi al campo.

El ambiente al llegar era espectacular. Grupos de gaiteros, las aficiones absolutamente mezcladas sin necesidad de policia a caballo que les separe, bebiendo y comiendo en total armonía (Algún día deberíamos de estudiar, el dineral que nos cuesta a todos el futbol, independientemente de que no te guste, para que luego los clubes no paguen ni la Seguridad Social)

A Chonfli le iba avisando de que se iba a quedar sin batería para grabar los himnos.
video
Efectivamente, escuchamos respetuosamente pero con desdén el himno a su reina, y, cuando, en mitad del "Flor de Escocia", yo me encontraba mandando a la "Armada de Eduardo a su casa"...nos quedamos sin el documento sonoro...snif (Para eso tantos gorgoritos delante del espejo poniendo cara de escocés...;-) )
video
¿El Partido? Bueno, cuando tu eres del Alavés y solo disfrutas de verdad viendo perder al Madrid o al Barça, muchas oportunidades no tienes, ahora bien, cuando la tienes, ¡joder como la disfrutas! (Y este año, mi Gales me está haciendo rejuvenecer hasta los 70, si me apurais...)

No fue el caso. Escocia jugó mucho mejor y los Ingleses tuvieron mucha suerte. Disfrutamos como enanos del partido y del ambiente y eso ya mereció la pena.

Los bárbaros del Norte saben que se las ven con gente educada y disciplinada en estos acontecimientos, porque de no ser así, peor organización no he visto a la hora de salir. Calles bloqueadas por la mitad en medio de la salida de 60.000 personas no es lo que yo denomino estar preparados en caso de una emergencia (Y a éstos, como a los alemanes, no les pasan más cosas porque dios es justo y misericordioso, que si fuese por su aptitud...en el periódico todos los días)

La cena, en un restaurante de moda en Edimburgo, "El Outsider" es otra de las cosas que tenemos que agradecer a Ramón. Coincidimos con Juanito Arrazola que tambien había ido al partido (O sea, suponemos que Ramón no nos llevó al "Outsider" por casualidad.)

Lo del Servicio al norte de los Pirineos, sea donde sea ese Norte, ya me habeis leido varias veces, deja bastante que desear. No me extenderé, pero ver como tratan el vino en según qué sitios de los que te cobran 40 napos por una botella, es para flagelar a más de un camarero y sus responsables.

¿Qué es eso de estar en Escocia y no meterte unos buenos whiskies?

Un Lagavulin de 16 años, pura turba, delicioso, Un Glenmorangie, siempre clásico, espectacular y, la sorpresa de la noche, un Yamazaki de 18 años, primer whisky japonés galardonado en la prestigiosa IWSC (International Wine and Spirits Competition)

Despues de esto, la vuelta a nuestros cuartos victorianos era lo más aconsejable, que al día siguiente queríamos visitar S. Andrews.

Por cierto, ando hasta las narices del spam, con lo que a los esforzados que me comentan, les voy a molestar un poco más y vais a tener que rellenar la palabrita de rigor.

Para los hijoputas, principalmente rusos y chinos, que me brean con sus mensajes, debo de ser un bocado apetecible, gracias a las más de 60 visitas que recibo por día...¡¡¡¡60!!!!

Si así voy yo, no quiero imaginarme a los profesionales de esto, con dos o tres mil...

23 comentarios:

Lakacerola dijo...

No sabes cómo te envidio, Edimburgo es la siguiente ciudad que me gustaría visitar, pero en agosto por la temperatura y por la Edinburgh Military Tattoo. Si algún día lo hago ya te preguntaré ya...

Winnie0 dijo...

Primero: quiero ir a Escocia...últimamente he visto pelis enn esos entornos y deben ser espectaculares.
Segundo: ¡cómo te lo montas Kikas!
Besitos

Kikas dijo...

No sabia, Kacerola, que eras tan fan de la música militar...a mí no me va tanto
La mejor época para visitar Escocia, en cuanto al clima se refiere, suele ser Junio, pues los días son más largos, pero supongo que no te van a poner 20 regimientos militares tocando la gaita cuando a ti te apetezca, o sea que agosto no tiene por qué irte del todo mal
Edimburgo en particular y Escocia en general es un destino espectacular al que iré con mis hijos más pronto que tarde (Y pronto es este año o el que viene)
Un beso...

Kikas dijo...

Winnie....
Primero, los entornos, lo son, y cuanto más al norte más espectaculares
Segundo, no creo montármelo tan bien. Estudié como un cabrón, trabajo como un idem, y no tengo tanto tiempo libre como más de uno que va de bares todos los días...
Eso sí, no perdono una, no sé si me explico
;-)

Fernando Solera dijo...

Qué raro se me hace que hayas viajado por un partido de rugby ;-)

En fin, celebro que te lo pasaras tan bien. No sabes la envidia que das. Yo me tendré que conformar con demostrarte que no soy un robot :-(

Kikas dijo...

Fernando, yo viajo con cualquier excusa, (alguna hasta absurda)
El rugby no es una excusa, es una razón de peso...
¿Robot? ¿Los robots escriben comentarios?
;-)

Javier dijo...

Como ya parece que el viaje de octubre será a la patria de Braveheart ya me estás preparando un a guía cultural, gastronómica...
Por cierto, no es pecado en Escocia tomar whisky japonés por muy galardonado?

Un abrazo

Kikas dijo...

El Escocés es una persona tolerante, Javier, y nadie nos miró mal...¡Si lo tenian!
Por otra parte, me da que en Octubre tus horas de sol van a ser menos que muy pocas. No intentaré influir, pero el buen tiempo y los dias largos es en Junio...
Esta vez estuvimos solo en Edimburgo y St Andrews, pero comimos de maravilla (Nada que ver con el sur)
Y, por cierto, es el próximo viaje que me gustaría hacer son los niños...

Dinsmoor dijo...

Nos es lo mismo estar en cualquier país rodeado de "borrachos". ¿No, Kikas?

Kikas dijo...

Prefiero, Julieta, estar rodeado de gente que sabe beber, jovial y alegre.
Aunque, no quisiera que me malinterpretases. Hoy me encuentro en Oporto, Portugal, y supongo que sabrás lo que aquí es una borracha....
Efectivamente, es una goma de borrar
Besos
;-)

Nieves dijo...

Tengo unas ganas locas de conocer Edimburgo, así que he disfrutado mucho de tu entrada escocesa. Una compañera mia del trabajo precisamente volvió ayer de Edimburgo también y la ha encantado, aunque tenemos pendiente una caña el viernes para que me cuente más detalles, aunque en su caso, tuvo la anécdota de perder el avión de vuelta y aprovecharon para conocer más la ciudad, ya que estaban en casa de unos amigos. En fin, ¡me conformaré con oiroslo contar a ambos! Por cierto, ya he visto que no te hemos podido ver vistiendo un kilt ¡lástima que perdiera el equipo de Escocia jejeje!

Juan Carlos dijo...

Un par o tres de comentarios: Uno: yo también me fijé en la fondue, lo que son las cosas.
Dos: vaya viaje que te metiste con la excusa del rugby, venga, reconócelo, que te apetecía la cerveza tostada y el Lagavulin (jo, el único güisqui que me ha gustado) y la visita a Edimburgo así que te buscaste esa excusa.
Tres: odio la palabra de verificación ahora doble pero odio más a los gorrinos spaneros rusos y japoneses (o chinos) en mi caso. No obstante, yo sólo pongo la moderación a partir del segundo día de aparición de la entrada y así ya se evitan pelmas.
En fin, que para variar ¡QUÉ ENVIDIA, QUÉ ENVIDIA, QUÉ ENVIDIA!
Salu2 envidiosos todos.

Kikas dijo...

Nieves, no pasa nada...lo mío es perder, para celebrarlo cuando se gana (Y este año, mi Gales, se sale)
Edimburgo y el resto de Escocia, tremendamente recomendable
Y respecto a lo del Kilt, yo soy muy masculino, pero mis amigos del pueblo no lo iban a entender
;-)

Kikas dijo...

Juan Carlos, me parece que somos más parecidos de lo que parece ;-)
Y para no gustarte el Whisky, el sabor del Lagavulin no es lo que decimos fácil...

Kikas dijo...

Y seguimos sin freno....
Porque un indonesio, interesado por la cultura parisina (Que ya hay que ser...) ha caido en este vuestro blog..

Un nuevo país se suma a la colección, lo que hacen 96 los paises desde los que han visitado Dakipalla:

América 25: Canadá, Haití, Estados Unidos, México, Guatemala, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica, Cuba, Panamá, República Dominicana, Puerto Rico, Colombia, Venezuela, Ecuador, Curaçao, Aruba, Perú, Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y Argentina.

Europa 37: Noruega, Serbia, Croacia, Albania, Finlandia, Chipre, Reino Unido, Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Malta, Alemania, Irlanda, Islandia, Eslovaquia, Gibraltar, Grecia, Suecia, Polonia, Austria, República Checa, Kosovo, Francia, Italia, Eslovenia, Dinamarca, España, Macedonia, Andorra, Estonia, Rusia, Bulgaria, Portugal, Montenegro, Suiza,Rumanía y Hungría.

África 7: Egipto, Kenia, Nigeria, Tanzania, Camerún, República Centroafricana y Marruecos.

Ásia 25: Bangladesh, Georgia, Indonesia, Bhutan, Dubai, Uzbekistan, Israel, Qatar, Vietnam, Turquía, Arabia Saudí, Filipinas,Irán, Irak, Japón, Taiwan,Tailandia, Mongolia, Pakistán, Singapur, Omán, Malasia, India, Hong Kong y China

Oceanía 2: Australia y Nueva Zelanda

María dijo...

Acabo de dar contigo y ya me ha enganchado tu manera de narrar este viaje a Edimburgo.
Te sigo y te enlazo.
No sé si algún día podré ir a Escocia, pero ya he aprendido unas pocas de cosas.

Gracias.

Kikas dijo...

Si te apetece seguro que puedes ir, Maria
Y es uno de esos viajes recomendables
Me paso por tu sitio
Un beso...

Mela dijo...

Edimburgo, una ciudad encantadora, sí. Me han gustado sus calles y edificios y, bueno, los castillos me encantan.
Y el partido debió ser muy emocionante.
En esta entrada explicas lo del spam ;-)
Citas a una camarera andaluza que derrochaba simpatía, lo que debía haber derrochado son platos rebosantes de acelgas y vasos gigantescos de agua... a ver, lo digo por tu ácido úrico.

Kikas dijo...

Si te gustan los castillos (o lo que queda de ellos), Escocia es tu lugar en el mundo...
Ahora, si lo que te gustan son las verduras insipidas que no saben a nada....tu lugar en el mundo son 200 kms más al sur....
No sé si me explico...

Mela dijo...

Te explicas bastante bien, creo.
A mí me gustan los castillos, nada de verduras insípidas. Aunque antes comería verduras insípidas, que tú llamas, que despojos de cordero.
Y discúlpame, quien tiene ácido úrico eres tú, no yo.

Kikas dijo...

Te disculpo, por supuesto, aunque estés equivocada...para variar....
Porque todos tenemos ácido úrico....tú tambien...
Algunos tenemos más y otros menos...
;-)

Mela dijo...

Tú has entendido perfectamente lo que te he querido decir y yo he entendido lo que me has querido decir. O sea, que siempre me equivoco.
Yo diría que el que siempre está bastante errado eres tú, pero no voy a decir nada.
A veces se me olvida que a Su Señoría no se le puede replicar.

Kikas dijo...

Yo no he entendido nada de lo que has querido decir....
Yo no suelo estar errado....si acaso, herrado....
;-)