lunes, 26 de julio de 2010

LA PLUMA DEL EMBAJADOR

No os penseis que, debido a mi mordaz ironía, en esta entrada voy a hablar de los gustos sexuales de ningún miembro del Cuerpo Diplomático, no. Realmente, la cruda realidad es mucho más prosaica aunque, es cierto que ésta siempre supera la ficción. (Porque si me lo llegan a contar antes de que ocurriese, no me lo creo)

Estudiante en Madrid. Bueno, decir estudiante a lo mejor queda un poco exagerado. Mejor digamos Matriculando en Madrid. (O sea, aquel que se matricula de algo, no se sabe muy bien para qué)

Recien habíamos creado la tuna el año anterior y comenzábamos a tener cierto éxito. Siempre dudé de la estabilidad sicológica de muchas de las chicas con las que nos cruzábamos por aquel entonces. Para mí, la Tuna fue entrar en una cuarta dimensión. En la vida ligué más diciendo más bobadas. Me sentía como Garagorri continuamente. (Lo siento Carrascal, majo, pero te quedas solo) ;-)

(Y sí, todos tenemos pasado, y el que diga lo contrario miente)

Porque ibas vestido de grillo y decías cualquier chorrada, y siempre encontrabas un coro de damas que se partían el culo. Al día siguiente, de riguroso paisano, decías la misma chorrada y lo menos que recogías era un "¡Serás gilipollas!"

O sea que quien diga que el hábito no hace al Monje miente como un bellaco o no sabe de lo que está hablando.

No sé por mediación de quién nos invitaron a amenizar el cumpleaños de la Hija del Embajador de un país Latinoamericano en Madrid. (Mantengamos el secreto, que a lo peor algo de lo que aconteció no ha prescrito)

Realmente no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar, y lo que nos encontramos superó ampliamente nuestras más íntimas previsiones.

¡Menuda colección de pibones por metro cuadrado! Como díría mi tía (Mujer de lo que comunmente se denominaba, "Buena familia"), "chicas limpias". (Pero con más peligro que un Mihura).

Y ahí nos veis a nosotros, con más hambre que el perro de un ciego, devorando los canapeses que había "a puñaos". Diciendo procacidades a la Mujer del Embajador e invitadas, que retrocedían 20 años y se creían que tenían un pase (Y no tenían uno, tenían unos cuantos, creedme), cantando canciones subidas de tono a la hija y amigas (Ay, aquel "Festival Taurino").., en fín, el Embajador, como patriarca de tan distinguida fauna estaba encantado de haberse conocido.

Tambien se arrancó con la guitarra, mientras alguno de nosotros buscaba algún que otro rincón más o menos discreto, por supuesto empezando por Garagorri que tenía arrinconada a una cuarentona de muy buen ver. Que la tontería que acontecía a las españolas parecía que no se limitaba a según qué nacionalidades ni a según qué edades.

La tarde fue avanzando. Algo que solíamos hacer en estos parches, era regalar la pandereta firmada por los asistentes y esta vez no iba a ser menos. Ahí que tenemos la pandereta de Spontex (Por lo que chupaba, digo), y una maravillosa pluma de oro del Sr Embajador.

Y va pasando la pluma de mano en mano y todos estampamos nuestro autógrafo con su oportuna dedicatoria.

Habíamos pillado, era la Verbena de San Antonio de la Florida, en mitad de Junio (Os podeis imaginar el carrerón que llevábamos más de uno), y, aunque a la Embajadora y a más de una amiga les hubiese encantado dejar al muermo del Embajador atendiendo sus quehaceres y acompañar a Garagorri y compañía (Estando Garagorri, siempre éramos Garagorri y los demás), supongo que no quedaba bien. Eso sí, la hija y las amigas no tenían cosa mejor que hacer y nos acompañaron.

El recorrido que hicimos en coche entre el Paseo del General Martinez Campos y la Avenida de Valladolid fue no apto para corazones débiles. Tunos haciendo el ganso con medio cuerpo fuera de la ventanilla (Lo siento, Rubalcaba, esto en concreto creo que ya ha prescrito), retransmitiendo una carrera ciclista y parodiando a Lucho Herrera ante el regocijo de nuestras invitadas.

Pasamos una noche deliciosa a Orillas del Manzanares. El que no había pillado para entonces... pilló. Bueno, en eso como en todo siempre hay muy notables excepciones, y no haré sangre en este momento, tantos años despues.

Debían de ser las 5 de la mañana. Estábamos en una de las barras de la Verbena pidiendo algo de comer. Con nosotros seguía la hija del Embajador y sus amigas, ya cansadas, pero sin ganas de marchar...

Y ocurrió. En aquel momento no existían todavía los móviles. Alguien pidió el teléfono de una de las chicas. ¿Vosotros habeis visto un tuno con bolígrafo? Yo...tampoco.

Pero en esta ocasión nos íbamos a llevar una sorpresa...y menuda sorpresa. "El Innombrable", que el bolígrafo más caro que había tenido en su vida era un bic, sacó una pluma de oro que te cagas. Y sin ningún pudor comenzó a escribir el número de teléfono en una servilleta de papel ante la vista de todos.

La hija del Embajador que identifica la pluma, que era un regalo de su mamá a su papá por no sé qué circunstancia. El Innombrable, con un moco notable, que es incapaz de revelar por qué tiene la pluma del Embajador en su poder. La niña que busca una cabina para llamar a Papá. Su Papá que ya había denunciado la desaparición de la pluma a la Policia (Imaginad la lista de sospechosos) y, por supuesto, nosotros, vestidos de negro, de incógnito. (La Policia debía de tenerlo dificil que te cagas para localizarnos)

El Innombrable siempre fue poco presentable, pero de ahí a que fuera un ladronzuelo va un trecho. Debió haber sido el último en firmar y, acostumbrado a manejar plumas de 10.000 €, con todos sus huevos firmó y se la guardó. No tendría nada mejor que hacer.


Huelga decir que nunca más fuimos invitados a dicha Embajada, pero creedme, no sé muy bien si fue por lo de la pluma, o por los cuernos que el Embajador se pensó que le podrían crecer (O que de hecho le crecieron...Garagorri nunca hablaba de sus conquistas, aunque fuesen fugaces)...porque no fue por falta de ganas de las niñas y sus mamás...

13 comentarios:

Javier dijo...

Y yo toda la vida pensando que lo de la facilidad de ligar vestido de tuno y haciendo el gamba era un mito...
La de tiempo que habremos perdido los que no teníamos oído fino.

Un saludo

Kikas dijo...

Aunque era tenor, tuvieron que echarme para un lado. Mi vozarrón no casaba bien con mi oido. O sea que, Javier, la tuya es una vulgar excusa ;-)
Sí he de decirte que a algunos nos ayudaba. A Garagorri....a ése le daba lo mismo, de tuno, de ciclista o de trabajador de artes gráficas

Malvi dijo...

Lo que me faltaba por leer! kikas, trotamundos, trabajdor de la tele... y ¡tuno! miralo él...

A mí me encanta la tuna, quise que cantara alguna en mi boda, pero uno de los dos no quería (yo sí... así que está fácil).

No todos los tunos son graciosos. El verano pasado no... el anterior, fuimos a una boda en Arnedo (un pueblecillo de la Rioja)

Siempre, como costumbre, la noche antes de la boda, los tunos van con el novio a cantarle una cancion a la novia a su ventana. A mí, por supuesto, me encanta el acto, me parece de lo más romántico y bonito, el novio, con un ramo de flores ante la ventana de su amor... ¡ohhh!! Claro, a mi acompañante no le gustaba demasiado, no le gustaba ni le gusta... quede claro.

La cosa es que esos tunos estaban invitados a la celebracion de la boda, eran amigos. Esos tunos, vesidos de escarabajo y de paisano, tenían CERO GRACIA... Pobrecillos iban de graciosos, pero de verdad, cero gracia. Esos seguro que no ligaban, así que si ligaste de tuno... ¡Afortunado chaval! Serías gracioso de verdad... vaya, a mí me lo pareces :) jejej

Ahora... jajajaj, me hubira gustado verte cantando! jajajajjaja aunque pienso que los tunos lo tienen facil, ponen la voz grave y a cantar! Eso es lo que tú hacías??

un ósculo

Kikas dijo...

Jejej, Malvi, como dije...Todos tenemos pasado...yo tambien...y tu ;-)
Garagorri ligaba de tuno...y de cocinero. Yo, de cocinero, ligar no ligo...pero tengo mi puntito
De tuno me he corrido juergas que todavía hoy no se pueden contar porque creo que algunos actos prescriben a los 187 años...pero cuando pasen lo haré
Arnedo, bonito pueblo por cierto, al lado de Autol...alguna verbena en mis años mozos por ahí
¿Qué pequeño es el mundo! ¿Vuestro amigo era zapatero?

Carrascal Bollo dijo...

Tremendo Kikas.
¿Qué necesitas que haga para que subas una foto tuya vestido de tuno? Ten en cuenta que si lo haces, la gente olvidará pronto la foto de la gorra.

Por otro lado, tengo un recuerdo de la tuna muy gracioso.

En mi facultad, había un sitio para la tuna en el "hall" (para que veas que yo también domino el inglés). Y tenían un cartel que ponía: "Cuarto de tuna"

Entonces alguien muy gracioso añadió unas palabras y letras que daban con la frase de "Cuarto y mitad de aceitunas", a la vez que un artístico dibujo de una tapa de aceitunas.

Sobre la tuna... ciertamente por sí misma es bonita, divertida, imagino que tendrá su historia antigua (sino que alguien me explique esos vestidos)... pero mi choque con la tuna es claro: Tienen que ser graciosos por huevos.

Y puedes serlo o no. Pero TENER que serlo...

Por otro lado, curiosamente, y digo curiosamente tengo familia en Quel (al lado de Autol) y en Arnedo (al lado de Quel), y POR SUPUESTO que los de Arnedo son zapateros, jaja.

Cada vez que subimos mi familia se baja con un par de zapatos... Si yo no tuviera un 49 haría lo mismo...

Esa "cosa" que tengo yo con los tunos creo que desaparecerá si conozco alguna tuna en que los tunos sean graciosos por sí mismos, no por el hecho de ser tuno.

Sobre la historia que cuentas, acojonante. Es más, te aseguro que no me habría importado ser tuno. Claro, lo mío habría sido éxito seguro porque mi gracia es intrínseca a mí mismo.

Oye... ¿Y qué pasó con la pluma?

PD: Kikas, dime que eras el de la pandereta...

Kikas dijo...

Hay cosas que no tienen precio (lo de mi foto de tuno)
Para todo lo demás, Master Card, Carrascal.
Por otra parte, CB...teniendo familia en Quel, ¿me pides Patxaran?
¿De donde te crees que saco el anis y el aguardiente para mezclar el Patxaran? ¡Pues de la destilería de Quel!
Joder...si es que hay que explicarte todo...
Mi instrumento...era el triángulo, CB. A veces, en caso necesario, llevaba la botella de Anís "Las Cadenas". Procuraba comenzar la tarde con la botella llena, para matizar las notas según la botella iba vaciándose

Malvi dijo...

jajjajja, vaya con el anís... kikas, el anis se sube muy pronto y sin que te des ni cuenta... lo digo por experiencia... ¡qué pequeño es el mundo! ¡vas a quel!

Ufff! me encantaría verte vestido de tuno kikas, cuando te conozcamos (eso espero que pase algun día) podrias venir vestido de tuno y nos cantas algo... jejejjeej

un osculo

Kikas dijo...

Puedo repetirlo más alto...pero no más claro
¡HAY COSAS QUE NO TIENEN PRECIO COMO ESA QUE PEDIS TU Y TU PRIMO!
Y yo no he dicho que vaya a Quel a menudo...sino que los licores para el patxaran vienen de ahi (No voy a las Highlands tan a menudo como cae una botella de Balvanie, por ejemplo)
De todos modos, creo que se nota que conozco el terreno ;-)
Sin embargo, como riojano de nacimiento, en fin, que no comereis chorizos semejantes por mucho que lo intenteis
Extraño que tu primo no haga una entrada de La Rioja...extraño, si señor
A mí, lo más que me cantan son los pinreles...poco más puedo decir

Fran dijo...

Buenas, acabo de descubrir tu blog por medio del gran guisaillo papa y me parece genial. No voy a tener más remedio que seguirte la pista, je,je.
Si te apetece, te aburres o sientes curiosidad te invito a que visites mis dos blogs, de viajes y de restaurantes.

http://myguiadeviajes.blogspot.com/
http://viajaycome.blogspot.com/

Lo dicho, un saludo.

Kikas dijo...

A Guisaillo, le tengo en nómina. No le llames Gran, no sea que se lo acabe creyendo
Te sigo, un abrazo y bienvenido

Malvi dijo...

Kikas... hoy me han dado un premio... y mira por dónde, he decidido compartirlo contigo, pasate por mi blog y recogelo

un osculo! y felicidades!

Kikas dijo...

Malvi...siempre fui un poquito asocial...esto es como las cadenas esas que si no haces algo, se te va a caer la pilila a pedazos antes de 72 horas
Pero te agradezco un montón que te hayas acordado de mi. Ahora voy a recogerlo...
Un osculo estereo

Mela dijo...

Kikas... Estoy segura de que el Innombrable guardó la pluma de oro sin querer... debió ser un acto reflejo
Si lo hubiera hecho con mala intención, no la hubiese sacado para anotar un número de teléfono en una servilleta
Yo, la detective Mela, he resuelto el caso ;-)