jueves, 14 de enero de 2010

NUEVA YORK CON NIÑOS

Había visitado varias veces Nueva York, pero nunca con mis hijos. Nueva York es una ciudad que despierta grandes filias y fobias. Yo soy de los del primer grupo. No solo me encanta sino que creo que no la conozco del todo mal.

Habíamos tomado la escala en Zurich. Un oportuno retraso en el vuelo a Estados Unidos de tres horas en la escala enjugó los 45 minutos de retraso con el que llegamos a Suiza.

Los trámites de la aduana fueron increiblemente fáciles con la que está lloviendo. Supongo que me tendrán fichado y no quisieron que les volviese a ganar otro pleito ;-) Sin embargo, y debido al retraso en la llegada, poco más que cenar una hamburguesa (¿qué si no?) cerca de Times Square podíamos hacer.

A mí me gusta patear las ciudades, y Manhattan es un sitio para patear, lo siento por mis acompañantes...aunque sean pequeños. Al día siguiente nos levantamos pronto. Había establecido un pequeño plan para que los niños (Carmen ya conocía Nueva York de un viaje que realizó conmigo hará unos tres años) viesen lo más importante antes de que acabasen hasta las pelotas.

El primer día decidí dar un paseo por la Quinta Avenida, el Rockefeller Center con la pista de hielo (La retiraban a los dos días), el Empire State Building y, si se terciaba, algo de China Town al atardecer.

Hacia un frio de pelotas pero, bien equipados como se ve, fuimos quemando las etapas.

En Nueva York solo había italianos (Es comprensible, a ver si se olvidan por unos días de Berlusconi) y, a gran distancia, españoles de compras.

Yo conocí las Torres Gemelas. A mí, las vistas desde el Empire State me gustan más que las que había desde el Sur de Manhattan, a pesar de la diferencia de altura. El estar más céntrico y, sobre todo, mi debilidad que es el Flatiron Building (En el cruce entre Broadway y la Quinta), se observa desde un enclave privilegiado. A 300 metros de altura si que había rasca, pero de la de Soria, tios. No apta para pijos.

Tomamos un bus hacia Canal Street, donde antaño comenzaba China Town (Ahora ocurre como en todo el mundo, que los chinos han invadido Little Italy, y parte del East Village). Sin embargo, el leer los nombres de las calles en chino volvió a sorprender a los niños.

Algo que me sorprende, y no sé por qué, es que un Indio de Nueva York habla inglés igual que uno de Delhi (O sea, con la boca cerrada y apuntando mucho la u), y un chino de Nueva York habla igual que uno de Pekin, o sea, generalmente nada, que hay que joderse, que casi llevan 150 años allí, más que muchos.

Nos pegamos una buena paliza. Para cenar me habían recomendado un sitio que decían que daba las mejores hamburguesas de Nueva York. En el vestíbulo de un hotel de lujo, escondido tras una esquina, un local de 30 metros cuadrados, estaba petado dando hamburguesas sin parar. Nos pusimos como Carpanta (Este comentario es para cuarentunos, ya lo sé). Una ración de las que solo existen allí con patatas para alimentar una comunidad de vecinos y mi cerveza favorita, La Samuel Adams Seasonal. Menos de 15 dólares por cabeza. A la vuelta pasamos por el paraiso de más de uno (No yo, todavía, que conste). La casita de las pastillas azules... ;-)

Nueva York tiene muchas peculiaridades. Una de ellas es que un filántropo estableció hace más de un siglo una línea de ferries gratuitos 24 horas entre Manhattan y Staten Island. Hay otros que te sacuden la correspondiente galleta, que te dejan en la Isla de la Estatua de la Libertad y en la de Richard Ellis, donde más del 50% de los habitantes de Estados Unidos tienen un antepasado registrado (Era la puerta de entrada por mar, y debían de pasar un periodo de cuarentena en unas situaciones digamos que de Subsahariano en un centro de detención de Lanzarote)

Desde el 11-S no se puede subir a la corona de la Estatua de la Libertad, que no es que tenga nada, pero a los niños les podía gustar, con lo que decidí tomar el ferry de ida y vuelta a Staten Island y ver las maravillosas vistas de Manhattan y de la Estatua de la Libertad desde allí. No es extraño que haya gente que se confunda, como unos de Segovia que querían ir a la estatua de la Libertad, no sabían inglés y les llevaron a Staten Island. Menos mal que ese día me disfracé de buen samaritano y les ayudé a regresar ;-)

A la vuelta un paseo por el barrio financiero y el solar de las Torres Gemelas. Mi extraña teoría (Ya sé que vais a decir que soy un descreido), es que no les interesa demasiado hacer nada allí, porque entonces se les acaba el chollo, los altares y las fotos de bomberos. No habían hecho nada desde hacía tres años más que cubrir los andamios de los cimientos. Eso sí, obreros con cascos con pines de barras y estrellas para aburrirte.

Comimos en Little Italy. De maravilla, la verdad. Desentonaron unas ostras que pedí que estaban insulsas, pero los espaguettis con albóndigas que me metí estaban sublimes.

Los niños aguantaban como jabatos. Por la tarde les volví a poner a prueba porque uno de los paseos que más me gustan es cruzar a pie el puente de Brooklin. Decidí evitarles la ida porque las vistas bonitas son las de Manhattan desde Brooklin y llegamos allí en metro. Les encantó. Sin embargo, al llegar otra vez a la Gran Manzana, Maria estaba harta y hubo que transigir. Tocaban compras.

Como el siguiente día se preveían nevadas, decidimos que era el día de los museos. Carmen no había ido al Metropolitan, con lo que, como meter dos museos a los niños nos parecía mucho, obviamos el MOMA. Sin embargo, antes nos dimos una vuelta por el Guggenheim, para ver la maravilla de edificio que proyectó en los 50 Frank LLoyd Wright.

El Metropolitan me gustó menos que el MOMA. Sin embargo guarda una buena colección de una de mis debilidades, Van Gogh. Solo por eso mereció la pena. Los niños aguantaron, pero en realidad teníamos previsto ir al Museo de Historia Natural despues cruzando Central Park nevado y desistimos. Demasiada presión en la caldera. Pero el paseo por Central Park nos lo dimos, y a conciencia. Una maravilla.

Central Park, un sábado por la mañana de primavera es uno de los sitios más divertidos que conozco (Un domingo no, que hay brunch ;-) ). La gente patinando, andando en bici o jugando al beisbol. Músicos espontaneos en los rincones más insospechados. Una ciudad que respira vida.

Este viernes de enero estaba solitario, pero nevado y precioso.

Los niños querían perritos calientes de carrito, pero con el día que hacía, los de los carritos decidieron que no era buena idea. Nos metimos en el Brooklin dinner de la calle 57. Como veis en la foto, un perrito de casi 40 cms que es casi un gran danés, no en Bilbao, por supuesto ;-)
Como podeis ver, nos pusimos como cerdos. Y lo peor del caso es que lo sabíamos.

Dejamos a los niños en el hotel y salí con Carmen a ver si comprábamos un bolso. Omito detalles, no merece la pena ;-)

Sé que se os está haciendo largo, pero desde luego ha sido un viaje intenso. El penúltimo día nos tocaba el Museo de Historia Natural, paraiso de los Dinosaurios. Y JA alucinó. Estuvimos 5 horas y podíamos haber estado 5 días. Despues de una tarde de compras...a Virgil's, otro de mis sitios favoritos en la 42 a tomarnos dos raciones para 4 como las que veis. Si pedimos 4 raciones nos recogen los GEOS. Al llegar a Madrid he vuelto a un agujero del cinturón que hacía tiempo, mucho tiempo que no usaba.

El último día tenía reservada una sorpresa a Carmen.....

19 comentarios:

Gonzalo dijo...

Tengo varios amigos que han estado en Nueva York y vuelven encantados, y otros tantos que están deseando ir.

Yo es uno de los sitios que tengo en la lista de "no me busquéis ahí si desaparezco". Supongo que es por la mezcla de antisocial y antiurbanita que tengo.

Central Park es lo único de ahí que me provoca un mínimo interés.

Gonzalo dijo...

A todo esto... ¡Bienvuelto!

Kikas dijo...

Bueno, Gonzalo...si eres antisocial...Nueva York es tu sitio, jejeej. La soledad entre la muchedumbre. La ciudad con más solitarios del planeta seguramente.
Si no te llama la atención Van Gogh, o Picasso, o la posibilidad de recorrer los 5 continentes en unas pocas paradas de metro, efectivamente, no vayas.
¿Central Park? Mucho mejor el monte de mi pueblo, créeme

Malvi dijo...

Me encanta NY... allá fue mi viaje de novios. Y lo cierto es que coincido en que las vistas del Empire Estate son mil veces mejores, está todo muy grande y muy bien visto, pero como más cerca. Carlos me llevó a ver un espectáculo espectacular (vaya juego de palabras!:)) de jazz, me flipó, y el paseo por el puente de brookling fue insuperable. Yo lo volvia a hacer otras mil veces más. China Town no me gustó cómo olía ni el cerdo entero muerto y tieso que descargaron de un enorme camión. Las hamburguesas de las calles, los perritos... puag! no me gustaban, de nuevo, no me gustaban cómo olían, Carlos me catalogó de milindri totá. Y los museos geniales... el de historia Natural... super chulo. Y ya si me pongo a hablar de Central Park... no paro... Porque las ardillitas me enamoraron, el solecito, la comida en plan dominguero, pero siendo lunes, en medio del cesped, lleno de vida, gente haciendo deporte, jugando con los perros, o incluso durmiendo la siesta... vida, vida y más vida... es lo que se prespiraba allá. Un día empezó de pronto a llover, y no vea, todo el mundo se fue corriendo de Central Park, nosotros, nos guardamos en un árbol. Mientras, taxis de bicicletas iban y venían de un lado para otro, gente que corría, gente que disfrutaba con lalluvia.. Me hubiera gustado, pero me quedaba un poco lejos del hotel y no me venia bien resfriarme... aaaayyy!!! Esque NY es una ciudad llena de cosas.. es una ciudad a la que tenemos que volver

un saludo kikas, y gracias por recordarmelo

Kikas dijo...

Jejeje, Malvi, casi me has escrito otra entrada ;-)
O sea, eres de mi grupo, de los que nos gusta NY.
Yo he ido varias veces, aunque esta es la primera con mis hijos, a los que les ha encantado
Entiendo que un viaje de Novios deja una huella que es dificil borrar. El problema es volver y que los buenos recuerdos se trunquen, no sé, es complejo
Yo fui a Praga. No volví ni de trabajo, y mra que he viajado por más de cien paises, pero procuré evitarlo.
Y si a ti, China Town te parece sucia, jejej, un día me acompañas, con permiso de Carlos, a un viajecito por alguna ciudad de la China interior, Nanchang me vale mismo...jejeje, y o comes las latas que hayas llevado en la maleta, o comes conmigo cerrando los ojos y disfrutas de las delicias de mil sabores diferentes (Sin preguntarte mucho si la cocina estaba suficientemente limpia, que se le quita la gracia) ;-)
Me alegra haberte traido buenos recuerdos

Carrascal Bollo dijo...

Nueva York, madre mía.
Una absoluta pasada.

Siempre que sale el tema entre amigos o compañeros de trabajo en plan: "Qué harías si te tocan 100 millones de Euros" mi respuesta suele ser parecida:

1. Dejar de trabajar
2. Comprarme un piso en Manhattan y vivir allí un mes al año.

Que ciudad, que maravilla. Tanto por descubrir, tanto por hacer.
El puente de Brooklyn imposible describirlo, así como el viaje a Staten Island (no sabía el dato de lo del filántropo), el Soho, Greenwich Village, los museos... es tanto.
Central Park otra locura.

A mí también me gustó más el Moma que el Metropolitano. Me dio bastante coraje, porque a pesar de ser "paisano" siempre he creido que Picasso se pasó un huevo y linda el timo artístico...
Iba yo flipando con los Kandisky, Monet, Dali, Van Gogh... y me encotré con las Señoritas de Avignon, el cuadro que más me ha impresionado nunca, y me molestó. Me enfadé con Picasso.

¡Y eso que fui a NY cuando no había NBA! un absoluto loco del baloncesto como yo.

El día que llegamos Lexington Av. cortada por una especie de mercadillo gigante. Una noche Jazz, otra noche un musical, otra noche los Yankis, otra cena....

Y Time Square, la zona que más me gustó de todo NY.
Curiosamente lo que no me gustó (o al menos a lo que menos jugo le saqué fue al tema compras. Todo el mundo nos hablaba de cuánto íbamos a comprar, de los precios.... tonterías.

Mejor te compras una bandeja de sushi y te tumbas en central Park, te das un paseo, te vas a ver el Dakota y luego al Museo de Historia Natural, o el Flatiron, el Chrisler, San Patricio, San Juan el Divino, Harlem, la zona financiera...
Hay tanto, que parece broma.

Gracias Kikas.

Jordán Abellaner dijo...

Bueno, bueno, bueno, entre el señor Bollo y usted me están poniendo los dientes muy largos con esto de la Gran Manzana. A mí, que me adapto a todo lo nuevo sin ser demasiado milindri, supongo que me gustaría. Sobre todo las miles de opciones gastronómicas.
Bueno, felicidades por la entrada.
Un saludo

Kikas dijo...

Bueno, que me estoy encontrando con todos los malagueños que les gusta Nueva York, y van a clubes de jazz, y ella está casada con uno que es un forofo del baloncesto y...no sé si seguir haciendo asociaciones de ideas, que generalmente uno se equivoca, ;-)
En efecto, las señoritas de Avignon es un cuadro impresionante, pero no te enfades con el pobre Picasso, jejej; ¿Por qué? ¿Por no haberlo expuesto en Malaga y haberte evitado pensar mal de él tantos años?
Es cierto que, a veces, incluso a los que nos gusta el arte aunque no seamos entendidos (Esto es como los toros, a los que nos gustan y a los que van de entendidos que lo único que hacen es cabrearse porque siempre falta un algo) venmos un cuadro y nos llega dentro. En efecto, tambien me pasó con ése.
De algo de lo que has hablado vendrá la siguiente entrada cuando tenga un poquito de tiempo, que estamos en la empresa planificando el año y no sé muy bien si se nos paga por vender, o por que los burócratas puedan tener trabajo para el resto del año.
Y es que, en efecto, hay tanto por ver, que parece mentira.
Sin embargo, he de reconocer que en este viaje no hice personalmente muchas compras en NY, suponque que porque estaban mi mujer y mi hija adolescente para hacerlas por los 4 y...porque generalmente voy un par de veces o tres al año a NY y ya había comprado toda la ropa que necesitaba la familia para los dos próximos años, porque, en efecto, y con el dolar a 1,4 €, las oportunidades son buenas aunque no seas un consumista recalcitrante.
¿Me he equivocado mucho en mis suposiciones?

Kikas dijo...

Amigo Jordán, iba usted a disfrutar de la gastronomía, aunque uno nunca se acabe de acostumbrar al impuesto revolucionario de 15% de la propina.
Por cierto, la Gran Manzana no se come. Lo digo por si acaso

Carrascal Bollo dijo...

Jajaja, Claro que no, aciertas de pleno, aunque la verdad yo pensaba que lo sabías (y no esperaba menos de un super manager tecnical master de tecnología punta en china, jaja).

¿Tú te crees casarse cuando no hay ya temporada NBA? ayyyy.

Bueno, sobre Picasso, no es ese mi enfado. Mi enfado viene (dentro de no tener ni idea de arte) en que cuando miro, veo, leo me entero y tal, adoro a Dali, me parece Van Gogh un genio adelantado a su época, etc etc... en cambio viendo Picasso creo que es casi un timo, un engaño al personal. Un dibujo que mi sobrino un día inspirado mejoraría.

Y medio lo confirmé cuando visité el POR FIN Museo Picasso de Málaga (ya era hora que le sacáramos algo de partido a que una de las personas más famosas de la historia fuera malagueña)...

En cambio cuando ví las Señoritas de Avignon me quedé de piedra, algo parecido cuando ví el Gernica (aunque fue mucho más impactante las señoritas), y me dio coraje... toda mi teoría se vino abajo ¿Es un timo Picasso? Yo creía que sí, ahora no sé.

Aún así me siguen gustando más Sorolla, Van Gogh, Dalí, Monet... pero he visto sus cuadros mejores, y ninguno como las señoritas... en fin.

Sobre las compras en Nueva York... vale, está bien, el dolar ha bajado y tal, pero gente que va una sóla vez a NY (no es tu caso) creo que pegarte 3 tardes comprando es hacer el ridículo, así de claro.

Insisto: Parece broma de tanto que hay que hacer y ver.

Lo del atraco de las propinas es un tema aparte.

Un saludo y un placer como siempre Kikas.

Kikas dijo...

¡UY!, amigo CB, no me hagas enrojecer, que uno es mucho mas torpe de lo que intenta parecer, solo eso.
Las mujeres es que por fastidiar, ¡hasta eligen fecha de boda fuera de temporada de la NBA!
Un amigo mio, eterno estudiante de Ingenieria, de San Sebastian él y forofo del ciclismo, se casó en su ciudad natal. Todavía no se estilaba retransmitir el Tour por las Televisiones españolas, con lo que los Guipuzcoanos contaban con algo de ventaja ya que allí se recibía la señal de la TV francesa.
En efecto, este forofete se casó, y la primera semana de la luna de miel la pasó en el bonito parador de Fuenterrabía, no por otro motivo sino porque, desde allí, la hora de la siesta podía ser alegrada con las retrasnmisiones del Tour. (A mí, en sus circunstancias, se me ocurre, como mínimo, una actividad mejor que el tour para rellenar las horas de la siesta, pero bueno)
Una vez que el Tour acabó, la segunda semana, efectivamente, viajo algo más lejos que 20 kms desde su casa.
Y no digo yo que para pasar una luna de miel haga falta viajar muchos kilómetros, pero bueno, eso es poner los puntos sobre las ies desde el primer momento para que nadie se llame a engaño.
Con respecto a muchos museos regionales que se montan a mayor gloria del político de turno no voy a entrar, pero sí a compartir contigo que cuando vi el Guernica por primera vez en Madrid fue una impresión tal que todavía lo recuerdo. O sea que no debemos de estar tan equivocados ambos, por muy bien que dibuje tu sobrino.
Por cierto tu reflexión acerca de las compras la comparto plenamente (Y ya me estoy cansando de darte la razón) Viajar una vez y no salir de la Quinta Avenida o de Macys clama al cielo (Los outlets en NY están lejos) ;-)
Pero, efectivamente, es que yo he ido a los USA muchas veces, y hay cosas que ya no me llaman tanto la atención.
Un saludo amigo, que me toca hacer otra vez la maleta, mañana salgo de nuevo

Carrascal Bollo dijo...

¿Mañana? ¿Tú? ¿De viaje? jaja, debes poder dar la vuelta al mundo con tus puntos Iberia, madre mía (aunque si sigues en plan ahorrativo estarás volando con Ryanair supongo).

Tu amigo un genio, eso son las cosas claras, aunque la verdad yo también imagino cosas mejores que hacer en tu luna de miel a la hora de la siesta...

Sobre Picasso, pues sí, llevas razón, por eso me da coraje.

No sé si me siento superior o sólamente me dan pena taaanta gente que me ha dicho: "Uy, has estado en NY, ¿Cuántas veces fuiste a los Outlets de las afueras? Yo me traje 4 Levis, 7 Abercombrie y 5 Tommy" Penoso... y más habiendo internet que se compra ya todo a precios más razonables...

¡Buen viaje! y espero ansioso cualquier otra historia de las tuyas, jeje, un placer.

Malvi dijo...

Uyyyy! Kikas, crei q ya habías hecho algunas asociaciones antes... en fin. jejejjeej :)

China no es uno de los sitios a donde me gustaría ir... uuughhghghghg de pensar en comer en los adentros de China... uhhh me da un "nosequé" jajjaja. Esque los chinos tienen fama de sucillos... :)

PEro soy una milindri... y tengo que educar mi paladar.

Tienes razón, puede que los recuerdos de la primera vez, siendo luna de miel... pueden truncarse, pero... tendré que decirles a mis amigas que se casen pronto que no vayan de viaje de novios a NY, para poder volver siempre... Aun así creo que volveré, pero con mucha gente, con gente con la que nos encontremos bien y poder disfrutar de otra manera. La proxima vez me gustaría salir por allí de marcha, por ejemplo, aunque mi cuerpo.... jajjajjaja, teniendo en cuenta que tenia sueño a eso de las 7.30... jajajajja esque el horario es otro!

un saludo y buen viaje!

Kikas dijo...

En realidad yo viajaba con Lufthansa, tengo la tarjeta oro (El asiento 47 B, creo que era, salida de emnergencia de un 747-400, fue mi casa durante varios años, jejeje), pero mañana vuelo con Easyjet a París, sí.
Con puntos he llevado a mi familia entre otras cosas a Disneylandia (Somos 4), he volado a Estocolmo con Mi Santa, he dormido en Nueva York con ella en el Paramount, hotel de culto y asociado con los puntos de Lufthansa, en fin, mi vida sería otra si hubiese utilizado solo la RENFE. (ojo, bien sabes que los hoteles en NY son caríiiisimos)
¿Iberia? es que tengo una relación amor-odio con sus azafatas, jejej como escribo en esta entrada:
http://dakipalla-kikas.blogspot.com/2008/11/socorroooooo.html
Tengo la tarjeta plata de Iberia, jejeej, pero no es lo mismo.
Y eso que nunca vuelo en business, o sea, que es que hago más millas que los motores del avión

Kikas dijo...

No Malvi,tengo amigos de Málaga a los que les gusta el baloncesto, o sea que hay más de uno y más de dos. Siendo además de natural discreto....
Y te tengo por una mujer sensible y delicada. Y no te hacía casada con un gourmet más bien tragaldabas, jejeej (Uysss, perdón por lo de gourmet)
Y sí, el chino en general es guarro, para qué nos vamos a engañar. Lo que pasa es que a partir de la neumonía asiática dejaron de escupir a los pies como un acto habitual.
Sin embargo, siendo de Malaga, la marcha de Nueva York no creas que la echaría de menos. Un par de buenos musicales, sí
Un besote

Anónimo dijo...

Compañero del Metal:

Lo del asiento 47B, salida de emergencia para estirar las piernas, pasó a la historia.
Estos muchachos de las aerolineas, que no saben como sacarnos la pasta, se han inventado una nueva clase. En British creo que se llama "economy confort", y en KLM algo parecido.

El invento consiste en poner a la venta esos asientos, por los que tu y yo hemos luchado con la tarjeta "frequent flyer" en mano, por un módico suplemento, que en el caso de Londres<>Vancouver en KLM, está alrededor de 140 €.

Chusmy class con pretensiones. Que le vamos a hacer.

Kikas dijo...

Compañero golfo, o golfero, qué más da;
Tengo dentro de mis deberes escribirte, ya que sufro pensando en el frio que estarás pasando en Vancouver, y en si el tendero te colará dentro de los gastos un forro polar.
No sé si recibiste mi felicitación de Navidad. Dentro de tu mala educación no te dignaste contestarme. A lo mejor debido a los marrones que tenías que solucionar, y eso te disculpa.
Bien dices que las aerolíneas nos sacan los €, ¡qué le vamos a hacer!
Los tenderos tambien, y no nos quejamos
Que me acuerdo de ti, amigo
Un abrazo transoceánico, París-Vancouver

Kikas dijo...

Y Jevy, no hemos necesitado que 23 se nos multiplique por tres, porque un amigo danés ha entrado buscando sexo en Budapest

O sea que tenemos visitantes de 69 paises sin que 23 haya tenido que mostrarse
A saber

América 22: Canadá, Estados Unidos, México, Guatemala, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica, Cuba, Panamá, República Dominicana, Puerto Rico, Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y Argentina.

Europa 26: Noruega, Reino Unido, Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Alemania, Irlanda, Grecia, Suecia, Polonia, Austria, República Checa, Francia, Italia, Eslovenia, Dinamarca, España, Andorra, Estonia, Rusia, Bulgaria, Portugal, Montenegro, Suiza,Rumanía y Hungría.

En África 4: Egipto, Nigeria, Tanzania y Marruecos.

En Ásia 15: Bangladesh, Bhutan, Uzbekistan, Israel, Vietnam, Turquía, Japón, Taiwan,Tailandia, Mongolia, Singapur, Omán, Malasia, India y China

En Oceanía 2: Australia y Nueva Zelanda

A ver qué me pide 23 ahora, sin hacer nada, por cierto

Mela dijo...

Hola, Kikas... Tengo que reconocer que esta entrada me ha gustado... y es raro porque de Estados Unidos solo me llama la atención Atlanta
Pero tu viaje estuvo muy bien planeado y me han encantado la mayoría de lugares que nombras
Buenas noches ;-)